DJ

Review del Korg Kaoss DJ

Kaoss DJ

El pasado enero Korg mostró en el NAMM un nuevo producto que sorprendió mucho a la vez que dejó bastantes incógnitas. Después de bastantes pocas novedades para el mercado DJ en los últimos tiempos, Korg revitalizaba su marca “Kaoss” con lo que en apariencia –engañosa– no es más que un pequeño controlador más para DJs con algunos controles tradicionales reemplazados por superficies táctiles. Pero no. El Kaoss DJ tiene bastantes más funciones de las que aparenta, ya que además de funcionar como controlador lo puede hacer como mixer independiente, y por si fuera poco incorpora una completa unidad de efectos que es comparable a un Mini Kaoss Pad 2 –luego detallaré alguna diferencias– en el centro del aparato. Tras haber probado de pasada una unidad en el Musikmesse me quedé con ganas de más y no paré hasta poder probar más a fondo una unidad; hoy os cuento mis impresiones de esta pequeña maravilla.

Construcción

El Kaoss DJ es relativamente pequeño, sus 31cm de ancho por 16cm de profundo le hacen ocupar algo menos de superficie que un portátil actual, y sus poco más de 4cm de grosor te terminan de dejar claro que probablemente el aparato lo puedas llevar en la misma bolsa o mochila en la que transportas el portátil. El aparato es totalmente de plástico, con excepción de algunos botones que son de goma. Está pintado en color negro mate con un acabado liso, con excepción de las partes táctiles, que tienen un acabado rugoso. Los laterales son de un plástico transparente, dentro están ubicados los vúmetros, que lucen una iluminación en azul y morado –equivalente al rojo– que aunque curiosa, no es muy útil. A pesar de todo el plástico usado la unidad no parece tener un mal ensamblaje ni un tacto excesivamente endeble; lógicamente será mejor no golpearla, pero transportada en una funda o mochila decente puede resistir muchos viajes. Reconozco también que el plástico le da un cierto toque a juguete que a muchos les puede tirar para atrás, aunque probando el aparato se da uno cuenta de que hay aspectos positivos que suplen esa cuestión.

Controles y funciones  

El Kaoss DJ tiene controles físicos de mezcla para dos canales, tres potenciómetros de EQ y uno de ganancia. Los tapones de los potenciómetros son pequeñitos y –creo– no se pueden reemplazar, aunque tienen iluminación propia en la parte superior y lateral –súper práctico– de color morado, y hay espacio suficiente entre ellos para cogerlos cómodamente. Los faders son de 45mm, igual que el crossfader. Los faders ofrecen una buena resistencia y son suaves, el crossfader es extremadamente suave, aunque lamentablemente inapropiado para turntablism por su elevado cut-lag. La curva del crossfader es ajustable desde el software incluido –Serato DJ Intro– cuando es usado el Kaoss DJ como controlador, aunque es el encoder de navegación lo que se emplea para este ajuste cuando se usa como mixer autónomo. En la parte superior izquierda tenemos los potenciómetros para el volumen y mezcla de auriculares, así como el volumen master. Los controles de tempo/pitch quizá sean los peor parados de los controles físicos, son al igual que los faders, de 45mm. Al ser tan pequeños el más mínimo movimiento produce un salto en el pitch de +/-0,13% en Serato DJ Intro. Queda uno un poco abocado al Sync.

Los botones de la parte inferior están dedicados a las funciones de transporte, son pequeñitos aunque de una goma agradable al tacto, con retroiluminación azul. Sobre los botones tenemos los jogwheels táctiles, dos superficies redondas de tacto rugoso sobre las que deslizar el dedo haciendo círculos, siempre por su parte más externa porque la zona central de cada jogwheel táctil no tiene respuesta. Son útiles para hacer pitchbend o buscar con precisión un punto exacto de cue en una canción, pero yo los encuentro absolutamente inútiles para scratch.

Sobre cada jog táctil hay una tira táctil con tres puntos de luz, cada punto de luz indica una zona de la tira sobre la que tocar. Estas tiras tienen múltiples funciones que se seleccionan con el botón que tienen justo al lado, y estas son setear y disparar hotcues, loops automáticos y manuales, modo del jog táctil, sampler de DJ Intro y pitchbend. En modo standalone también se usan para controlar el filtro bipolar que el aparato tiene en cada canal.

En la parte central tenemos los controles de la unidad de efectos táctil tipo Kaoss que Korg lleva tantos años popularizando entre DJs. Tenemos una superficie táctil del tamaño de la del Mini Kaoss Pad 2, cobre ella un encoder para elegir el efecto y programa y un display que muestra el programa elegido con una codificación de letras y números. En modo controlador, los efectos se aplican sobre el audio de la salida master del Kaoss DJ. Cuando usamos el Kaoss DJ como mixer autónomo sí podemos elegir aplicar de manera independiente los efectos del a una u otra fuente. Adicionalmente, podemos usar también en modo controlador la superficie táctil de control de efectos para controlar los efectos de Serato DJ Intro.

Respecto a los programas incluidos hay un total de 120, aunque no todos son efectos. 22 son sonidos de bajo y sintetizador, y por cierto, son muy interesantes y puedes incluso elegir el tipo de escala y tonalidad al disparar los sonidos. Los efectos muchos son de los incluidos en el Mini Kaoss Pad 2, aunque no son los mismos exactamente. Tienes filtros, efectos de reverberación y delay, todo tipo de modulaciones, efectos de dinámica, todo tipo de loopers… De cada grupo de efectos hay alguno más o alguno menos que los que tiene el Mini KP2, incluso hay algunos como los de dinámica que el Mini KP2 no tiene. En general me han gustado los filtros, los efectos de modulación y alguno de delay. Es ligeramente incómodo navegar por la tan extensa lista de programas moviendo un pequeño encoder, sobre todo si quieres usar efectos muy separados los unos de los otros en el listado. La unidad de efectos por supuesto cuenta con la función Hold, que al usarla aunque levantes el dedo de la superficie táctil el efecto sigue activo como si mantuvieras el dedo, hasta que toques en otra posición o desactives la función.

Conexiones

En el lateral izquierdo el Kaoss DJ tiene el puerto USB a través del cual se conecta al ordenador y recibe alimentación. Cuando se usa en modo mixer autónomo, esta misma conexión se emplea para alimentar el aparato con un transformador de 5v con puerto USB, y que no viene incluido con el aparato. Junto al puerto hay un pequeño interruptor para seleccionar si queremos usar el Kaoss DJ como controlador o como mixer.

En el lateral derecho tenemos la salida Master en formato RCA. Lo habitual en aparatos de este tamaño. Detrás tenemos dos entradas en formato RCA a nivel de línea, cada entrada es para cada canal del aparato al usarlo en modo mixer autónomo. No podrás conectar platos directamente al carecer de entradas con previo phono, para dicha tarea necesitarías comprar previos independientes aparte. En la parte frontal tenemos la conexión de auriculares de ⅛” y una conexión de micro. El volumen del micro lo tenemos curiosamente detrás, ¿un poco raro, no?

En uso

El dispositivo no necesita drivers en OSX pero sí en Windows. El software incluido es Serato DJ Intro y con posibilidad de actualizar a Serato DJ pagando el upgrade. Es por cierto el primer aparato de Korg para DJs con certificación para Serato, algo bastante significativo ya que anteriores mixers de la marca lo habían estado para Traktor. Lo cierto es que DJ Intro va muy bien con el Kaoss DJ y es bastante fácil y divertido mezclar canciones mientras disparas sonidos de sinte con la unidad central o hace modulaciones marcianas. Como siempre, los amantes de los efectos se lo pasarán pipa con una unidad Kaoss. Destacar que usado como controlador el volumen de auriculares no es muy bueno –como pasa en muchos dispositivos que se alimetan por USB–, aunque curiosamente este problema es menos notable cuando usas el aparato como mixer autónomo.

Tanto usándolo como controlador como mixer autónomo la ecualización tiene full kill, anula totalmente la banda al bajar a tope el potenciómetro. Es de agradecer que haya controles de ganancia para ser un dispositivo pequeño, últimamente los fabricantes tienen la mala costumbre de recortar esa función y automatizarla en dispositivos pequeños. Los vúmetros como decía antes son muy exóticos y visuales aunque no demasiado prácticos, al menos puedes elegir la fuente que reflejan.

El sonido de la unidad es francamente bueno. Korg ha puesto conversores de 24bits y 48khz que suenan realmente bien, con un sonido bien definido en agudos y unos graves redondos. Ojalá todos los equipos de este precio sonaran igual.

La mayor pega que le veo al aparato es la gran cantidad de funciones que aglutinan las tiras táctiles y el tener que estar cambiando de modo entre una y otra función según lo que quieras hacer. Si pretendes saltar rápido de una función a otra esta cuestión te frena. Es un poco peñazo hasta que te acostumbras a las diferentes combinaciones de botones y toques en las tiras táctiles para hacer y deshacer las cosas.

Conclusiones

El pequeño Kaoss DJ tiene aspecto de juguete que inicialmente tira para atrás, pero sirve para mucho más que para jugar. Aunque no es para todos los públicos, encandilará especialmente a DJs aficionados y ocasionales que gusten de pinchar en todo tipo de fiestas y necesiten un aparato muy portable y con muchas posibilidades. Si además eres un experimentador sonoro, la unidad de efectos Kaoss integrada te encantará. El poder usarlo como mixer autónomo –y con buenos resultados– aumenta lo flexible que es el aparato. Es un aparato ideal para fiestas privadas, DJs de dormitorio, raves, e incluso me atrevería a decir que como equipo de emergencia en sitios pequeños o discomóviles. 

Las funciones táctiles del aparato satisfacen sólo hasta cierto punto. Los jogs dejarán contentos a quienes sólo los usen para pitchbend o búsquedas, pero olvidemos el scratch. Las tiras táctiles aglutinan demasiadas funciones, si sólo te interesan algunas está bien, pero si quieres usarlas todas te volverás un poco loco al principio. Quizá el concepto de extenderlo todo a lo táctil hay que usarlo con más mesura. 

El hecho de que Korg se alíe ahora con Serato para este producto es realmente curioso. Si Korg sigue lanzando más dispositivos de este tipo pero de gama algo más alta sería muy interesante ver la interrelación que tienen con Serato DJ. Podría ser el principio de una bonita amistad.

Su precio final en tiendas parece que está sobre los 350€, cifra que encuentro justificada por la unidad de efectos que lleva integrada el aparato y por el buen sonido que tiene.

Lo mejor:

  • Muy portable.
  • La unidad de efectos integrada.
  • Poder usarlo como mixer autónomo. Muy buen sonido.

Lo peor:

  • Faders de tempo muy pequeños
  • La navegación por los programas de la unidad de efectos.
  • Demasiadas funciones en las tiras táctiles.
Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios
  • #1 por Raygun el 26/05/2015
    vaya, en el diseño no an sido nada originales...

    stantonscsystem3.jpg
  • Ban
    #2 por Evil@klon el 26/05/2015
    #1 Hoy en dia por 60 dólares te haces del set de 3 controladores de stanton ( tremendo herror por no decir horror de stanton )…… me pregunto que intentaron estos de korg …. si bien la unidad de efectos integrados llama la atención así como la función de mesa autonoma , es mas un juguete que un controlador o lo que sea que pensaron que seria en si ( a opinión propia ) Por el precio no se a quien pueda estar enfocado y no le auguro buen futuro como a los juguetes de satanton.