Informática musical

Steinberg Cubase SX

Introducción

703_640.jpg

Si hay un nombre que ha destacado los últimos 15 años en el mundo de la informática musical ese es Steinberg. Esta compañía alemana es la artífice de Cubase, que, tras 5 versiones (con un sospechoso salto de la versión 3 a la 5) para varias plataformas, se ha impuesto por derecho propio como uno de los secuenciadores más usados del mundo y ha asentado tecnologías que muchos toman por propias, estando siempre a la cabeza de la innovación. Recientemente, Steinberg sorprendió a propios y extraños con Nuendo, un programa de post-producción musical de sencillez y potencia abrumadoras, en un terreno donde, aparte de Pro Tools y su costoso hardware, existían pocas opciones nativas (Samplitude y Sequoia de Sek'd y Vegas de Sonic Foundry son las más destacables). A pesar de su elevado precio, Nuendo fue designado por Steinberg para convertirse en el buque insignia de la compañía.

La salida de Nuendo evidenció las carencias de Cubase: se estaba quedando anticuado y descolgado con respecto a sus competidores. Las posteriores actualizaciones de Cubase, hasta la versión 5.1, añadían pocas novedades en su funcionamiento y sus carencias eran cada vez más evidentes: deshacer infinito, proceso off-line de audio, más potencia en ciertos procesos, mezcla para nuevos sistemas de audio surround (Dolby Digital y otros), una automatización más potente, un aspecto más moderno, claro, menos rígido y, algo fundamental, un mejor motor de audio. Nuendo poseía todo esto y muchas cosas más, pero no estaba exento de problemas: su funcionamiento era a veces caprichoso y contenía numerosos errores -cosa que se fue mejorando con sus posteriores revisiones, a pesar de que alguna intermedia lo empeoró-, requería altos requisitos de hardware y, su implementación MIDI, disponible desde la versión 1.5, era realmente reducida y sólo incorporaba un editor tipo pianola (Key Editor). A pesar de esto, estaba claro que el secuenciador ideal sería una mezcla de lo mejor de Nuendo con lo mejor de Cubase y, de esta idea, nació Cubase SX: lo mejor de ambos programas y muchísimas mejoras.

Descripción

El Cubase SX viene empaquetado junto a una guía de iniciación, la documentación para el registro y una llave USB como protección contra copia. El CD que contiene el programa no es multiplataforma, es decir, sólo contiene una versión, en nuestro caso la versión PC. Es una pena porque queríamos comparar su rendimiento con la versión para Mac, a parte de ser ya habitual la inclusión de ambas versiones en la mayoría de los casos. El resto de los manuales, en perfecto inglés, están en formato PDF en el interior del CD. Los requisitos del sistema son bastante altos: un P3 a 500 Mhz y 256 MBytes de RAM es el punto de partida, siendo recomendado cualquier sistema igual o superior a 1 Ghz y 512 MBytes de RAM. El manual hace hincapié en la necesidad de Windows XP o 2000 para su funcionamiento y, por supuesto, un puerto USB donde conectar la llave de protección.

Cubase SX es un completo secuenciador audio y MIDI, con función de deshacer infinito, compatible VST, VSTi, DirectX, VST Link y Rewire y con posibilidades para mezcla surround. El nuevo concepto no limita el número de pistas. Las pistas son creadas dinámicamente dependiendo de las necesidades de cada momento y de cada proyecto, siendo la única limitación la capacidad de la máquina. Como antes se ha comentado, el Cubase SX tiene mucho más que ver con Nuendo que con el Cubase del que desciende. El programa está dividido en ventanas; cada ventana tiene una función específica, una barra de herramientas y un menú contextual, seleccionable a través del botón derecho del ratón, asociados.

704_640.jpg
Menús contextuales

La entidad básica es el proyecto y, por lo tanto, es esta también la ventana principal del secuenciador, denominada Project Window. Sustituye al Arrange Window de las versiones de Cubase y rompe con la dualidad entre canción y arreglo (Song y Arrange) que tanto despistaba. En la ventana de proyecto se construye añadiendo pistas de diferentes tipos y, dentro de esas pistas, se ordenan los trozos de secuencias MIDI o fragmentos de audio, dando forma a la canción. Cada pista permite una completísima automatización de todos los parámetros, con diferentes tipos de herramientas e incluso patrones automáticos, pudiendo permanecer oculta mientras no sea necesaria o, simplemente, para que no ocupe espacio. También existen tipos especiales de pistas, como la de marcadores, vídeo, automatización del master, grupos e incluso carpetas que contendrán varias pistas. Las carpetas permiten la agrupación de varias pistas que serán editadas de forma simultánea; del mismo modo, la carpeta pude ser cerrada ocultando esas pistas y salvando preciado espacio, sin que afecte a la reproducción de las mismas. La ventana Project permite varias opciones muy interesantes, algunas completamente nuevas. Destacaremos el inspector, que es, probablemente, uno de los añadidos más importantes en la ventana Project. Es un área que se crea a la izquierda de la ventana Project y que contiene parámetros y controles adicionales referentes a la pista seleccionada en ese momento. El inspector es imprescindible para acceder a ciertos parámetros que, de otra forma, permanecerían ocultos. El trabajo dentro de la ventana Project es sumamente cómodo, permitiendo la posibilidad de alinear los fragmentos a una rejilla configurable. Cada fragmento de audio permite la edición directa de un fundido de entrada o de salida y un volumen propio, que no afecta al volumen de la pista, siendo esta última opción especialmente útil. Con referencia a los fundidos, Cubase SX (también heredado de Nuendo) tiene un completo editor de fundidos y fundidos cruzados que harán las delicias de todos.

705_640.jpg
Mezclador

La ventana del mezclador es otra de las grandes beneficiadas con mejoras en Cubase SX. Los tres mezcladores de Cubase creaban cierta confusión y el mezclador de Nuendo se revelaba a veces algo limitado. En el mezclador tienen representación las pistas MIDI, las de audio, los instrumentos virtuales, los grupos y los canales de salida de Rewire, tecnología con la que es totalmente compatible. Todas las pistas, a excepción de las que contienen información MIDI, tienen asignadas por defecto un ecualizador de 4 bandas paramétrico, 8 inserciones y 8 envíos (estos envíos pueden ser a efectos o a grupos). Como novedad, las pistas MIDI permiten 4 efectos de inserción y 4 envíos a efectos. En esta ocasión, el mezclador funciona de dos formas diferentes: normal y expandido. En la forma normal, muestra todas las pistas con sus controles básicos. La versión expandida dobla en altura a la anterior, permitiendo elegir lo que quieres controlar de forma individual en cada pista. En ambos mezcladores, el ancho de cada pista es controlable de forma individual. Lo único que falta es un modo donde estuvieran todas las opciones del mezclador de forma simultánea... quizás lo veamos en Nuendo 2.0. Las pistas del mezclador son agrupables y permite grabar y recuperar la configuración del mezclador al completo o de pistas individuales.

También hay otras ventanas importantes: una es la denominada Project Browser, donde están cada uno de los fragmentos y eventos que se han añadido en la ventana Project, permitiendo una edición más precisa de todos los parámetros y destacable es la denominada Pool que es una ventana donde se organiza los fragmentos de audio y vídeo y sus vínculos.

La vieja caja de herramientas de Cubase ha sido sustituida por una barra de herramientas fija que aparece de forma contextual en cada ventana. En la mayoría de los casos, cada herramienta tiene asignado un número del teclado, de forma que es muy sencillo conmutar de una a otra sobre la marcha.

Edición

Como no podría ser de otra forma, Cubase SX tiene editores especializados para los fragmentos de audio y secuencias MIDI. En el caso del MIDI, hay cuatro editores específicos a parte del Project Browser:

· Key Editor: es el clásico editor tipo pianola (piano-roll). En esta ocasión, está heredado de Nuendo, mucho más cómodo y funcional que el clásico de Cubase. Permite la automatización de cualquier controlador MIDI. Lo único que se le echa en falta es la posibilidad de editar más de una pista de forma simultánea, opción magníficamente implementada en Cakewalk Sonar y no demasiado práctica en Logic. · Drum Editor: es un editor de percusiones que permite definir mapas de percusión multipuerto.

706_640.jpg
Drum Editor

 

· Score Editor: es un completo editor de partituras, muy similar al ya existente en Cubase VST. Entre sus múltiples detalles, no olvida la inclusión de un generador de tablatura para guitarra y opciones para partiturizar la percusión. Permite exportar las partituras como ficheros gráficos.

707_640.jpg
Score Editor

List Editor: muestra una lista con los todos los eventos MIDI de forma que puedan ser editados de forma precisa. Como detalle diferenciador del resto los editores por lista de eventos, la ventana proporciona dos zonas más que muestran de forma gráfica las notas y un parámetro seleccionable entre todos los posibles, incluidos los controladores.

708_640.jpg
List Editor

Además de estos editores, las partes MIDI pueden ser modificadas mediante el menú MIDI de la barra de menú general o mediante las opciones de su menú contextual, donde no falta detalle (cuantización, reducción de polifonía, borrado de dobles y un largo etcétera). Si estas opciones no satisfacen, Cubase SX proporciona un editor lógico con funciones de transformación. Estás opciones son también accesibles a través del transformador de entrada, situado en el inspector cuando seleccionas una pista MIDI. A grosso modo, el transformador de entrada permite modificar a antojo los eventos de entrada antes de llegar a la pista. Esto podría servir, por ejemplo para convertir las notas MIDI en cambios de controlador o cualquier cosa que puedas imaginar.

El audio tampoco se queda atrás en posiblidades: existen dos editores, uno de muestras (Simple Editor) y otro de partes (Audio Part Editor).

El editor de muestras permite hacer cualquier tipo de edición que pudieras necesitar. Es más parecido a un editor tradicional de audio y permite muchas opciones, como definir regiones, normalizar, cortar, pegar, aplicar efectos, cambiar el tono o modificar el tiempo (para estos procesos proporciona varios algoritmos, incluido el popular MPEX, desarrollado por Prosoniq y uno de los mejores). Todas las modificaciones, en este caso destructivas, que hagas se almacenan en un histórico y puedes volver atrás cuando quieras. Existe un historial para los efectos aplicados off-line, de forma que sea posible deshacerlos o modificarlos, aun habiendo aplicado más efectos a posteriori. Gracias a esto, Cubase SX vuelve a aplicar todos los efectos a partir del cambio. Otra novedad es la inclusión de un detector de "hitpoints", o lo que es lo mismo, detecta los cambios de dinámica y genera puntos de corte y divide la selección en trozos delimitados por ellos, dando un resultado idéntico a los obtenidos con Recycle. Esta función también puede ser usada para generar un patrón de cuantizado.

El editor de partes (Audio Part Editor) permite editar eventos dentro de un fragmento de audio. Por ejemplo, si troceas un bucle mediante la detección de cambios de dinámica, este será el editor que se te abra al pulsar dos veces sobre el audio. La ventana tiene un funcionamiento muy similar a la de proyecto, con varias pistas, cuyo número aumenta a medida que se va ocupando las pistas existentes, siendo audible sólo los fragmentos que estén en la última pista. Una de las posibilidades más importantes que ofrece este editor es la de consecución de una toma perfecta. Combinado con la grabación en ciclo, podemos seleccionar partes de varias tomas y montar la mejor toma posible. Siempre es posible acceder al editor de muestras pulsando dos veces con el ratón un fragmento de audio en nuestro editor de partes.

Efectos e instrumentos virtuales

Como no podía ser de otra forma, Cubase SX viene repleto de efectos e instrumentos virtuales, algunos heredados de Cubase, otros de Nuendo y alguno nuevo, con un aspecto renovado.

Efectos de audio Tiene una completa colección de efectos de audio, desde los más comunes a alguno más esotérico. En general todos suenan bastante bien, exceptuando las reverberaciones que no llegan a la altura de las exigencias profesionales. Los efectos de dinámica son bastante transparentes, aunque no se ha incluido un compresor multibanda (que sí existía en Nuendo). Los efectos de modulación son los que más abundan y hay mucha variedad. Un vocoder, un generador de SMPTE y un dither de Apogee ponen la guinda a los 51 efectos incluidos. Los efectos de modulación y los delays son sincronizables al reloj del secuenciador. Se echan en falta efectos multicanal para mezcla surround, ya que sólo está incluido un codificador 6-2.

709_640.jpg
Slots de efectos y ecualizador

Efectos MIDI A pesar de ser una novedad, Steinberg se ha asegurado de que nadie eche en falta ningún efecto: arpegiadores, generadores de acordes, eco, secuenciadores por pasos, conversores de eventos, hasta un total de 14 efectos. Si alguien cree que su efecto no está programado, puede usar los creados para Cakewalk o intentar recrearlo mediante el transformador de 4 capas del que dispone.

Instrumentos virtuales Compatible al 100% con el estándar que Steinberg creó, Cubase SX incluye todos los instrumentos virtuales ya disponibles en la versión 5.1: VB-1, Neon, CS40, JX16 y las sintetizadores de batería LM-9 y LM-7 (a 24 bits). La única novedad es el A1. Diseñado en conjunción con Waldorf -y sin documentación disponible- viene acompañado de una buena colección de preselecciones, siendo su sonido una agradable sorpresa. El A1 es un sintetizador substractivo de hasta 16 voces y consistente en dos osciladores con 4 formas de onda (seno, triangular, cuadrada y diente de sierra), modulables entre ellos mediante FM, modulación en anillo y en ancho de pulso, e incluye un generador de ruido. Todo esto está encaminado hacia una sección de filtrado multimodo, conmutable entre 2 y 4 polos. Están disponibles dos generadores de envolventes, una para el filtro y otra para el amplificador y un LFO. Remata el sintetizador una pequeña sección de efectos con chorus y flange. Se echa en falta la inclusión de un reproductor de muestras básico, que no se limite a la percusión, pero para eso Steinberg comercializa su completo sampler HALion.

710_640.jpg
Steinberg A1

Como se ha comentado anteriormente, Cubase SX es compatible con efectos de audio en formato VST y DirectX e instrumentos virtuales VSTi. Resulta extraño que no de soporte a los nuevos instrumentos DXi, basados en DirectX 8. Mediante un adaptador disponible en su web, permite cargar efectos MIDI diseñados para trabajar con Cakewalk Pro Audio y Cakewalk Sonar. Aunque Steinberg anunció la compatibilidad con la nueva tecnología de Yamaha, presentada en el Mussikmesse de este año, Open Plug-in (ver [ http://www.hispasonic.com/noticia225.html ]), no hay referencias al respecto en el manual.

Y más...

Un añadido de primer orden es el revolucionario sistema VST System Link, que permite conectar varias máquinas para formar una red que comparta un proyecto. Steinberg propone los siguientes ejemplos de sus posibilidades:

· Repartir el proceso entre distintas máquinas: puedes dedicar un ordenador para cargar instrumentos VST mientras grabas pistas de audio en otro. · Puedes repartir las pistas entre varios ordenadores. · Puedes usar una máquina exclusivamente como rack virtual de efectos VST.

En vez de estar basado en Ethernet, el VST System Link comunica los equipos mediante las entradas y salidas digitales de audio, sea cual sea su tipo, formando una red de tipo anillo. Las latencias se ajustan automáticamente y la sincronización es perfecta. No existe problema alguno en compartir proyectos de las futuras versiones de Nuendo con proyectos de Cubase SX o el próximo Cubase VST (compatible VST System Link), independientemente del sistema operativo o plataforma que use.

Cubase SX es compatible al 100% con Rewire 2.0 (y por extensión con la 1.0), que permite encaminar hasta 256 canales de audio y un completo control MIDI, sincronizados al mínimo. En esta versión no se ha incluido la compatibilidad con Rocket Network (la comunidad on-line para desarrollar proyectos compartidos), pero suponemos que no se hará esperar.

Un aspecto importante es la migración desde otras versiones de Cubase. Cubase SX permite importar proyectos desde versiones anteriores, pero, desgraciadamente, no es tan precisa como cabría esperar, dejándose fuera muchos parámetros. No sorprende que, sin embargo, abra directamente los proyectos de Nuendo, aunque uno de ellos cerró el programa cada vez que lo intentamos abrir.

La prueba

Un programa tan completo como Cubase SX requiere una prueba intensiva. Había varios puntos en particular que no queríamos dejar en el aire: rapidez y sencillez de uso, calidad y fiabilidad. Hemos utilizado nuestro equipo de trabajo, consistente en:

Equipo de prueba
· Microprocesador Pentium III 1 Ghz, placa base Asus CUSL2-C (chipset i815)
· Memoria DIMM 512 MBytes
· Tarjeta de vídeo Hercules Prophet 3D DDR-DVI (chipset nVidia GeForce)
· Tarjeta de sonido Creative SoundBlaster PCI 128 y M-Audio Delta-44
· Almacenamiento Disco duro Seagate ATA 100 7200 RPM de 20 Gb para sistema y otro de 40 Gb de iguales características para audio
· Interfaz MIDI Emagic MT-4.

Como referencia hemos optado por unos Tannoy Reveal, monitores de pequeñas dimensiones, aislados magnéticamente y con un sonido bastante redondo y detallado. Como software adicional hemos dispuesto de Propelledhead Reason para comprometer más la estabilidad y probar la correcta implementación de Rewire.

711_640.jpg

La instalación del programa (en español) es sencilla y, tras reiniciar el equipo y conectar la llave, todo funciona perfectamente. El programa está parcialmente traducido al español, pero, para mantener la congruencia con la documentación, hemos preferido cambiar el idioma al inglés. El aspecto es muy similar al de Nuendo, incluidas la mayoría de las combinaciones de teclado, con lo que en cinco minutos está configurado y nos ponemos en marcha. Con referencia al teclado, comentar que entre los presets incluidos para su configuración encontramos listados para compatibilizar el teclado con Cubase, Logic y Cakewalk.

En nuestra primera prueba se compuso una canción usando Reason, instrumentos VST y un modulo externo Yamaha MU100R. Se hizo uso de inserciones en pistas de audio y MIDI, envíos, grupos y secuenciación directa a los módulos de Reason. Para completar la prueba, se grabó varias pistas de audio y se importaron bucles que se trocearon y ajustaron al tempo mediante la utilización de "hitpoints".

712_640.jpg
Cubase SX en acción

La segunda prueba ha consistido en una mezcla multipista. En un principio se intentó cargar un proyecto ya creado en Nuendo, pero, como se ha comentado antes, el programa insistía en salirse. Aunque la carga de otros proyectos se realizó de forma muy satisfactoria, se prefirió construir la mezcla desde cero. En total fueron 31 pistas, 20 compresores, dos reverbs (una de ellas la Waves TrueVerb DirectX) y diversos efectos de inserción.

El programa se ha comportado siempre como se esperaba, sin comprometer la estabilidad. El rendimiento del programa fue muy similar al de Nuendo e inferior al que proporciona Cubase VST o Logic. La calidad del nuevo motor de audio se hace notar y el MIDI siempre mantuvo una temporización perfecta. Algunas funciones nuevas, como el correcto uso del editor de partes, requirieron alguna visita el manual PDF. El programa es, en general, muy intuitivo y directo. La mayoría de las operaciones requieren pocos pasos intermedios y están bien organizadas, siendo el trabajo con él una delicia.

Conclusión

713_640.jpg
Automatización de Cubase SX

Steinberg nos ha premiado con un programa que, sin duda alguna, ha dejado a todos sus competidores muchos pasos atrás. Sus claves son claras: estabilidad, potencia e integración. Es resaltable este último punto, sobre todo con la llegada de Logic Audio 5. A pesar de que las mejoras acontecidas en Logic Audio son un gran paso adelante y desde el primer momento se hacen imprescindibles, se nota que algunas soluciones, como la automatización, son un parche sobre el resto. Nuendo ha resuelto todas las mejoras sobre Cubase VST de forma magistral y Cubase SX lo ha heredado y potenciado, dando como resultado una integración total, clara y no forzada, sin dejar de ser potente. La configuración es un juego de niños, las pistas se generan dinámicamente y sólo hay que preocuparse por usarlas. El soporte para surround y para una pista de vídeo es un paso adelante y lo acerca a la post-producción.

También hay que felicitar a Steinberg por la alta estabilidad, ya que no hubo cuelgue alguno o fallo durante las pruebas y la ausencia de bugs importantes. De hecho, sólo se han encontrado los siguientes:

· Falla al usar REX. Los archivos generados en Recycle se cargan perfectamente, pero cuando vuelves a cargar el proyecto no los encuentra.

· De forma aleatoria, un par de veces ha fallado al iniciar la reproducción cuando estaba definido un ciclo. Es un fallo menor, pero es un fallo.

· Cuando se activan las pistas Master L-R en Rewire de Reason, ambas se renombran en el mezclador a Mix L.

· Si se realizan operaciones que requieran mucha CPU mientras que se reproduce MIDI, algunas notas se quedan pulsadas.

· Si no hay ningún evento más al finalizar una secuencia con arpegiador, la última nota se queda pulsada.

· Los nombres de los colores salen en alemán en el editor de partes cuando el idioma escogido para el programa era el inglés.

Existe una revisión de Cubase SX, la versión 1.01, que está disponible para su descarga en Internet y que soluciona algunos fallos menores. Nosotros optamos por no instalarla para poder probar el programa tal como fue editado y poder comprobar el nivel de calidad alcanzado en el momento del lanzamiento.

¿Se puede mejorar Cubase SX? Hay algunas cosas que se han dejado en el tintero y que seguramente veremos en las próximas versiones:

· Posibilidad de exportar cada pista en formato audio de forma individual. Aunque Cubase SX permite hacer una mezcla final (mixdown), esta se realiza sobre el Master y no hay opción de que genere pistas individuales. Truco: Cubase SX si exporta de forma individual cada pistas en un sistema surround. Diseña un sistema surround y encamina pistas de forma individual a cada salida de ese sistema. De esta forma, puedes procesar varias pistas en una sola pasada.

· La mezcla se realiza off-line, es decir, sin reproducir la canción, por lo es más rápida que el tiempo que dura la canción. Si se usaran efectos externos, sería necesaria su grabación previa e incorporación como pista de audio. Esto se solucionaría si permitiera una mezcla total on-line.

· Exportar pistas de audio y MIDI a un editor externo. Es algo que prometió con Nuendo y no ha sido incluido.

· Efectos con función de encadenado (side-chain). Esta importantísima función aún no ha sido implementada en ningún efecto.

· Pistas del editor de partes de audio encaminables a otra salida que no sea la propia de esa pista. Aunque el editor de partes (Audio Part Editor) no fue diseñado para eso, podría expandir mucho su utilidad.

· Captura de una toma no grabada. Es algo que ya existe en Logic y que es realmente útil.

· Tecla o función para que las ediciones afecten a todas las pistas. Es algo que ya existe en Pro Tools (y bastante útil, por cierto).

· Posibilidad de ocultar pistas. Aunque ahora se puede hacer creando una carpeta, también sería un añadido muy práctico cuando tienes muchas pistas.

· Comentarios en las pistas. También existente en Pro Tools.

· Lista con los grupos creados en el mezclador. Sería de agradecer porque no viene indicado en ningún lado.

· Reordenar el mezclador. El orden actual es claro, pero cierra las posibilidades.

· Ajuste de bucles al tiempo de forma automática (time stretching). Es algo que ya hace Cakewalk Sonar.

La principal duda que surge es qué será de Nuendo. Según reveló Charlie Steinberg en nuestra [ entrevista en exclusiva ], Nuendo seguirá existiendo como tal, potenciando en él su orientación para la post-producción musical. Probablemente veremos en su versión 2.0 algunas de las pocas cosas que quedaron en el tintero en Cubase SX, pero lo que no cabe en ninguna duda es que estamos ante el mejor secuenciador del mundo y mucho tienen que cambiar las cosas para que pierda su trono a corto plazo.

Steinberg Cubase SX - 835 €

Pros

Contras

· Sencillez, claridad, potencia
· Integración. La automatización es un lujo
· Cantidad y calidad de los efectos
· Nuevo sintetizador A1
· Localización no completa. Hay muchas opciones que aparecen en inglés con el idioma español seleccionado
· Manuales en inglés (de momento). No hay documentación para el A1

 

Por Antonio Escobar

Etiquetas: Cubase
¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios
  • #1 por chicahiphop el 22/02/2011
    quiero el cubase descargarmelo gratis,
  • #2 por dreamspeed el 03/02/2012
    mi pregunta es si la version 6 va con los apple g5 dual?
  • #3 por dreamspeed el 03/02/2012
    vale hablo de la 5 la más nueva.