Sonido en vivo

Cómo sonar bien en una sala pequeña

Ladies Rock Camp en el Beerland de Austin
Ladies Rock Camp en el Beerland de Austin
Rodolfo Gonzalez

[ Viene de ¿Para quién hacemos sonido? ]

Considero que los técnicos norteamericanos definen muy bien en qué consiste la profesión del técnico de sonido en directo. Ellos llaman a este trabajo Sound Reinforcement (Refuerzo de Sonido) frente a los británicos, que lo describen como Live Sound (Sonido en Vivo), así que personalmente creo que un refuerzo de sonido es lo que realmente debería ser el trabajo a realizar, al menos en un recinto de unas dimensiones reducidas. Esta idea también nos vale para hacer monitores incluso en un escenario al aire libre (pues sigue siendo un espacio de unas dimensiones acotadas y en general ciertamente reducidas).

Lo primero creo que es asumir el concepto de lo que es un buen balance acústico. Una banda debe sonar bien balanceada ella sola; esto quiere decir que, por ejemplo, hay instrumentos como la batería acústica cuyo volumen y balance dependen directamente del propio músico. 

Un baterista podrá tocar más fuerte o más flojo, pero deberá tocar balanceado: debe asumir que su instrumento suena tan bien como lo sea su propia mezcla acústica, y que esta depende directamente de la intensidad con la que se toque cada uno de los elementos. 

Como el oído humano no es plano en su respuesta en frecuencia (no responde con la misma sensibilidad a todas las frecuencias), el balance lo consigue el propio músico jugando con la sonoridad dentro del espectro y con la intensidad con la que golpee los diferentes elementos de su batería. 

Pongo un ejemplo: supongamos que tenemos un set de bateria que cuenta con cuatro toms (timbales): uno medio agudo, otro medio, otro medio grave, y un último grave,
(12", 14", 16" y 18"). Si se les golpea con la misma fuerza mecánica, los más graves se oirán con menos potencia acustica o sonoridad (volumen); ahora bien, si de verdad se tiene en cuenta el balance acústico para que todos los timbales suenen igual de potentes, en realidad el músico tendrá que golpear sutilmente con diferentes intensidades, para así equilibrar lo que nos demuestran las curvas de igual sonoridad de Fletcher y Munson.

Lo mismo ocurrirá con su set de platos o con el balance que debería haber entre el bombo, la caja y el hi-hat. Como es obvio todo se puede compensar técnicamente, o eligiendo elementos que tengan más equilibrio entre sí, o poniendo un micro a cada elemento y amplificando cada uno por separado para ir corrigiendo las intensidades con diferentes ganancias de entrada. De hecho, el efecto de proximidad de un micro cardioide nos ayudará a compensar estos desequilibrios tímbricos en la más baja frecuencia. Digamos que en este caso no hay mal que por bien no venga. 

Bien, ahora asumamos que nuestro batería se sabe mezclar a sí mismo de un modo acústico y que no vive obsesionado con el volumen. Mejor siempre calidad que cantidad; en una sala pequeña no se suele microfonear una batería al completo: a veces solo bombo, caja y algún que otro timbal, si fuera necesario incluso compartiendo micro (uno para dos timbales aéreos por ejemplo). 

He de decir también, en honor a la verdad, que un sonido acústico puede sonar feo por defecto de intensidad o por exceso, ya que si se golpea débilmente, el sonido es pobre en armónicos, y si se golpea muy fuerte, el sonido suena bruto y comprimido, como sin matices. Hay que buscar una pegada en función del timbre que consideremos que realmente nos suena bonito (también hay que confiar en la amplificación, que para eso se inventó), por lo que hay baterías (instrumento), apropiadas para cada estilo musical y circunstancias, así como diversos tipos de parche. Hay parches que responden mucho mejor a diferentes dinámicas, como son los parches rugosos Ambassador de Remo, u otros como los de aceite, que son más secos y "rockeros" y tienen menos muchos matices en su respuesta dinámica, por poner un par de ejemplos. 

Encontrar tu sonido como baterista a veces es una cuestión de años y años de probar muchas combinaciones (dejaros seducir siempre por lo que os digan vuestros oídos musicales), por lo que en la medida de lo posible hay que ir probando muchas todo tipo de opciones (platos, parches, tamaños, tensiones de parche...), y eso que no quiero entrar en el mundo de las baquetas o de las mazas de los bombos, porque nos da como para escribir un libro. 

Micros de batería

Volvamos al lío: el volumen global de la batería dependerá por lo tanto de la intensidad en la pegada del baterista. ¿Tiene mucho sentido golpear dejándose la vida en ello como si no existieran sistemas de PA en la tierra en pleno siglo XXI? Pues lo cierto es que no: un productor o un ingeniero de sonido prefiere un baterista constante en términos de intensidad, o que module su pegada de un modo totalmente musical para acentuar algunos pasajes o detalles de una canción. Tocar "fuerte" no te hace mejor baterista; tocar balanceado y controlando la dinámica según las diferentes partes de la canción sí. 

Ahora que ya "tenemos" un baterista que piensa como un buen músico (que hace una buena labor como mezclador acústico) y que ya no piensa como un atleta, ahora ya sí que podemos dar el siguiente paso. 

Os recuerdo que estamos en un escenario pequeño, así que debemos adecuar el volumen de los amplificadores de las guitarras, el bajo y los teclados si los hubiese (Leslie o Fender Rhodes) en base a esta referencia del instrumento acústico llamado batería, pues no tiene volumen regulable como un amplificador. 

Probablemente la banda ya suene empastada aún sin un solo monitor funcionando y el sistema de PA cerrado. Esto simplificará mucho las necesidades de las mezclas en el escenario en cuanto a monitorización, pues si ya sonamos a pelo, sólo debemos plantearnos qué es lo que realmente nos falta por amplificar. En este caso es muy simple: serán los instrumentos que carecen de amplificadores, como sintetizadores, cajas de ritmos, samplers... y las omnipresentes voces.

Cuanto menos volumen haga falta arriba del escenario, menos sonido saldrá del mismo y más control de la mezcla va a poder ejercer el técnico de sala. 

Supongamos de nuevo que al guitarrista se le va un poco la cabeza con el volumen de su ampli y pone su Marshall al 8. Esto obligará sin querer a un cambio de volumen del resto de la banda y puede que el baterista toque mucho más duro, algo que derivará en toda una serie de problemas. Puede que de este modo nuestro baterista se agote físicamente mucho antes, por lo que difícilmente llegará con esa pegada al final del concierto, a no ser que recurra al dopaje (cosa muy poco recomendable). Esto desbalanceará la mezcla acústica de la banda a lo largo del concierto, lo que obligará al técnico a retocar la mezcla constantemente dentro y fuera del escenario. 

Solución: empecemos a tomar como referencia ese instrumento acústico llamado batería y ajustemos nuestros amplis en consonancia. Amplificar sólo una voz o un teclado en los monitores y poco más es más simple que tener que hacer mezclas complejas y muchas veces del todo surrealistas. 

Una guitarra atronadora puede hacer que un baterista necesite bombo y caja "extra" en un escenario pequeño porque no oye bien su instrumento, pues queda enmascarado por una guitarra con exceso de presión sonora. Esto a la larga sólo nos traerá problemas; por ejemplo: puedo garantizar que el técnico de la sala no tiene un fader milagroso que baje el volumen de una guitarra que se oye a 12 km a la redonda (por lo que ya puedes tocar bien, porque será lo único que se oiga en toda la sala). Por otro lado, tocar más alto acrecentará las posibilidades de llegar a una sordera prematura de todos los miembros de la banda a corto/medio plazo, además de que, como es obvio, impide que el técnico que mezcla para el público tenga opciones de hacer sonar a tu grupo decentemente bien, pues se complica el balance de planos con una PA normalmente acorde a las dimensiones del pequeño recinto o sala. 

Señores músicos: si un técnico te pide que bajes tu volumen es para que tu banda suene bien de cara al público. El mejor aliado de un músico será siempre un técnico; si desprecias sus sugerencias, estarás tirando piedras contra tu propio tejado. Si tú como músico no quieres que tu banda suene bien (porque no te dejas aconsejar), ¿por qué lo va a querer un técnico que te acaba de conocer?

Siempre hay un motivo para todo: si no suenas bien, habrás perdido la oportunidad de conquistar a parte de tu público. El directo es la prueba del algodón de los artistas y bandas, pues salvo el playback, no hay trampa ni cartón, así que no desperdicies la oportunidad de hacer las cosas bien. 

Piensen con las orejas, pónganse en el lugar del público y asuman para quién hacemos música.

[ Sigue en Cómo sonar bien en un festival sin prueba de sonido

Michel Martín
EL AUTOR

Productor musical, ingeniero de sonido, consultor independiente y formador en CICE. Titulado en Sistemas de Audio y Sonorización por la Universidad Politécnica de Valencia, y con estudios de electrónica, psicoacústica, música, acústica y electroacústica, cuenta con una gran trayectoria profesional: más de 35 años en el mundo de las grabaciones y la sonorización, en multitud de giras de gran renombre (más de 4.500 conciertos). Miembro y vocal de la AES España, ASARP y portavoz de AMPE. Inventor del sistema de realidad virtual 4D VR.

¿Te gustó este artículo?
24
Comentarios
  • 1
  • 2
  • #1 por Mister Carrington el 08/08/2016
    ¡Por Dios, alguien hablando de una reducción de presión sonora en bien de la música!

    No me lo creo. Es más te 'regalo' el interruptor maestro de salas y escenarios para que cortes la luz por exceso de volumen. Fijo nace el silencio y la inteligibilidad.

    Gracias por tus consejos, deseos y explicaciones. Pero creo que estoy a punto de tirar la toalla en este ámbito. Te animo a que hagas un próximo artículo sobre higiene sonora.

    Un saludo.
  • #2 por JavierB el 08/08/2016
    Todo cierto. Muy buen artículo.
  • #3 por abrahamsonido el 08/08/2016
    Levantar los amplis del suelo. Siempre siempre siempre. Se consiguen maravillas.
    4
  • #4 por JoséLanot el 08/08/2016
    A veces pienso que dios me castiga por haber sido tan animal como guitarrista durante tantos años, poniendo el ampli a todo rabo independientemente de las dimensiones del recinto donde tocaba. Cuando le pido a un guitarrista que se baje "un poco, sin perder ese sonido tan de puta madre que tienes ni el crunch ese tan molón", hay músicos que escuchan y hacen caso, otros que hacen como que hacen caso y otros (u otras) que directamente se cierran en banda y dan por hecho que no les entiendes y que no tienes ni puta idea de lo que intentan hacer, que eres un moñas que odia el volumen "inherente al rock" y bla bla bla. Es difícil hacer comprender en una hora a personas que en ocasiones no tienen un concepto global de cómo tiene que sonar su propio grupo que muchas veces menos es más (no siempre, claro), que de verdad quieres que suenen con caña y con matices, que te has escuchado su disco, que encima te gusta lo que hacen y que además te encanta tu trabajo. Para los miembros de un grupo resulta muchas veces un salto en el vacío (hasta un salto de fé, como el de Indiana Jones) confiar en un técnico al que acaban de conocer y poner en sus manos su sonido, sus emociones, su esfuerzo, forma parte de nuestro trabajo ganarnos la confianza necesaria para que nos permitan ayudarles a sonar. Yo me lo tomo con alegría un día sí y el siguiente también, el 95% de las veces todo acaba fluyendo y salgo de currar bien contento. Muy buen artículo, Michel.
    9
  • #5 por Venturajr7 el 08/08/2016
    En mi grupo si tocamos en una sala pequeña, solo sacamos por monitores las voces, y los técnicos siempre nos lo agradecen mucho. Veo un sin sentido pedir tu guitarra o la caja por monitores cuando los tienes a 2 metros de distancia. Tener el escenario "limpio" hace que el resultado fuera sea muchísimo mejor.
    6
  • avatar
    #6 por --636920-- el 08/08/2016
    En mi vida sólo toqué (y a la vez serví de ingeniero) a un grupo (y especialmente el baterista, sin perder un microsegundo de tiempo) capaz de controlar sus niveles, y eso que toqué en docenas (y quedé "tocado" :desdentado: ).
    Lo veo muy difícil (en mi experiencia) pero no imposible... :roll:
    :guitarraelec:
  • #7 por David Otero Fernandez el 08/08/2016
    Gracias por el artículo, no tiene desperdicio, y si, un músico bueno es consciente de la importancia de los volúmenes, y del margen que hay del mismo para no estropear la mezcla. El buen oído no miente, los mejores discos de la historia no sólo contienen la mejor obra de los mejores músicos, también poseen lecciones maestras de producción y edición de audio. Saludos.
    1
  • #8 por superguitarrero el 08/08/2016
    Genial, los que somos músicos y técnicos lo sabemos, los músicos con mucho ego que desprecian técnicos (que muchas veces somos también músicos de más nivel que ellos) no lo tienen tan claro. Por suerte, la gente tiene cada vez más claro que cuanto menos nivel tengas en el escenario mejor, y cada vez más guitarristas toman conciencia que 100 wattios a válvulas y un 4x12 pueden ser contraproducentes. No sólo por nivel, a veces también por directividad.
    Sólo apuntar que a partir de ciertos niveles de presión la respuesta del oído se va haciendo más plana, como se ve en las curvas isofónicas.
    2
  • #9 por Optimuff Prime el 08/08/2016
    Como músico y como técnico entiendo lo que dices. Es una labor muy complicada (realmente imposible muchas veces) hacerle entender a los músicos que "bajar el volúmen es bueno para sus intereses".

    Juega mucho el estilo (si son de rock, punk o géneros similares es casi más fácil convencerlos de que son del planeta Gliesse :desdentado: ).
    También la edad: Con el tiempo vas interiorizando en todos los sentidos de la importancia del "menos es más".
    Porque entender lo entiende todo el mundo. Pero lo que es interiorizarlo de verdad... Ya es diferente.

    Yo entiendo perfectamente qué me quiere decir un guitarrista punkarra que me explica que su rollo es eso:
    -"Pegada y mucho volúmen, tío... No buscamos limpieza, buscamos hostiar a la gente con un bofetón de realidad..."

    De verdad que entiendo lo que me quieren decir y es cuando comprendo que ser técnico de sonido es una labor artística por un lado y técnica por el otro.
    Y es en estas ocasiones cuando ambos mundos entran en conflicto y se hace complicado sonorizar.

    No obviemos NUNCA que los técnicos de sonido tenemos que aplicar mucha psicología en nuestra labor. A veces casi tanta como ecualización y compresión... xDDD

    Y que conste que esto no lo digo de manera irónica o con desprecio por "esos músic@s que no se enteran de qué va el percal".
    Yo los entiendo muy bien: Vivir el punk cuando se tiene 20 años no es lo mísmo que llevar el sonido en una sala y tratar de que el concierto suene bien.

    Por una parte intento no tomarme de manera personal cuando un músico (haciendo caso omiso a lo que le he dicho) se sube el ampli de estrangis.
    Hay que pensar: Allá él.
    Está tirando piedras contra su tejado...

    Pero también está el problema de que si suena mal, el público y -lo más crucial-, la gente de la sala que nos paga nos mirarán como si fuésemos los responsables.
    ...Y lo jodido es que somos los responsables! #-o
    2
  • #10 por Dani Te Odia el 08/08/2016
    Gacias y gracias!!, nada mas que añadir señoría.
    Saludos desde la 'pequeña' y humilde Sala Marearock, Alicante.
  • #11 por lascasspector el 08/08/2016
    Grande Michel!!
  • #12 por Albert el 08/08/2016
    #1 En el escenario de sonar hall (del sonar de día), ví un cartel en el FOH que decía "Always below 105dBA", me pareció una locura, nos estaban dejando sordos. La gente se tapaba los oídos en ciertos conciertos.

    A qué distancia podía estar la FOH de la PA???....

    Como apuntas, es un tema que se tiene que debatir, y tomarse más enserio. Yo soy muy joven, y más de un día he salido de un concierto con cierta molestia/dolor de oídos. Ahora resulta que tendré que ir a todos lados con tapones!!
  • #13 por carlosdingo el 08/08/2016
    Lo bueno de aplicar estas sencillas reglas es que cuando toca subirse a un escenario en un festival y no hay prueba de sonido previa si no tan solo un chekeo de lineas (lo cual pasa mucho) la banda se siente cómoda con facilidad y no te pasas los 40 minutos que te han dado para la actuación rallado perdido por no sentir presión sonora sobre el escenario.
  • #14 por plusl el 08/08/2016
    En una sala pequeña a la segunda copa el guitarrista se viene arriba y pone el amplina todo rabo, siempre y destroza toda la mezcla.
  • #15 por Antena el Rock vive el 08/08/2016
    Así se escribe.
  • #16 por José María Moreno de la Viuda el 08/08/2016
    Como responsable de una discoteca con aforo para 500 personas en el centro de mi ciudad, con un escenario formado por 8 tarimas de 2x1 a 40cms del suelo (16m2) en un local situado en los bajos de un edificio de viviendas y después de realizar más de 1000 bolos en mis 38 años de experiencia, en diferentes salas, he llegado a ciertas conclusiones:
    La mayoría de los músicos están sordos o tienen graves caídas en ciertas frecuencias. Si son jóvenes, a la segunda copa ( algo muy poco profesional, lo de beber o drogarse, antes o durante el concierto ) se vienen arriba y no tienen sentido de la medida y si son veteranos, no oyen u oyen poco. Estoy totalmente de acuerdo en lo que dice Michel y sería lo ideal si la capacidad auditiva de los músicos fuese la correcta. También hay que tener en cuenta esa misma capacidad en el técnico. Muchos, lógicamente, están cómo tapias. Es muy difícil y complicado conseguir una mezcla compensada, con dinámica, que suene bonito y no moleste en una sala pequeña y el problema, para mí, comienza en el escenario con los músicos, unos por veteranos y sordos y otros por estar muy verdes y no tener disciplina, aparte de también estar algo sordos.
    Gran artículo que guardo, Espero los siguientes capítulos.
    1
  • #17 por ToneMonster el 09/08/2016
    Hombre, yo soy técnico y guitarrista a partes iguales, y he de reconocer que cuando toco Rock o Blues necesito el ampli a mucho volumen para poder controlar la dinámica a mi antojo con el ataque.
    Moraleja, para salas pequeñas aparco el Marshall y la 4x12" y toco con un Tweed Deluxe de 12w, pero eso sí, A TOPE
    1
  • #18 por _Leo_ el 09/08/2016
    Me ha encantado el artículo. No soy técnico de sonido, pero me encanta aprender y cada vez que voy a un concierto acabo viéndolo todo de forma distinta gracias a lo que uno aprende aquí.

    Sí que es cierto que a veces he podido ver que a costa de la propia diversión de los músicos-grupo, el directo deja de ser bueno. Supongo que como consecuencia de todo lo que comentas en tu artículo. Puede que haya que buscar la harmonía o el equilibrio entre el disfrute de la banda y del público para que la cosa funcione.

    Me ha llamado mucho la atención cómo te has referido al baterista y su forma de tocar. Es algo que extrapolo a cómo grabo en mi "estudio":
    Soy o me considero guitarrista (cómo se quiera llamar) y cuanudo grabo algo, a veces me pregúnto cómo hacerlo o a qué volumen, por la falta o exceso de ejecucción a hora de tocar la guitarra, buscando ese equilibrio, para que nunca me falte expresividad y demás. Lo que me lleva a youtube y ver cómo tocan direfentes músicos en directo. Debe ser de tal forma que la dinámica sea equilibrada y tengan el suficiente margen para ganar intensidad en un pasaje, así como para pretender ser sutiles sin los problemas a evitar que he podido leer en el artículo.
    Y eso con cada instrumento, cada músico (de su padre y de su madre), independientemente del estilo de música,....

    Vamos que la tarea de un técnico no es tarea fácil. Teniendo en cuenta que todavía le queda lidiar con personas a las que "aconsejar" cómo hacer las cosas para que suenen..... luchando con "egos" continuamente.
  • #19 por Jesus Lopez Lacambra el 09/08/2016
    Buenas reflexiones... también es verdad que en muchas salas pequeñas el técnico exige bajar el volumen para poder controlar más el sonido, como si fuera un equipo grande cuando su labor se trata de hacer un simple refuerzo.... esto hace a veces que el grupo pierda mucha intensidad .... y a la postre ensordeciendo al personal con las frecuencias graves. En mi opinión uno de los principales problemas con técicos músicos y salas pequeñas son las frecuencias subgraves que lían el asunto. Mi recomendaciónes son:
    controlar el volumen del bajo sin que lleque a comerse la dinámica de toda la banda, recortar graves en los amps de guitarra, como bien por arriba dicen si te gusta "crujir" el amp de guitarra usar uno pequeño (con 20 ó 30W a válvulas sería suficiente), usar difusores para los amps de guitarras y microfonear lo menos posible (voces bombo y ambiente podría ser suficiente). ah, y si un músico necesita oirse a todo trapo es que tiene un problema .... pero para eso están los in-ear
  • #20 por Mister Carrington el 09/08/2016
    #12

    F.O.H. (Front of house). Es la parte de la mezcla de sonido que va hacia el público. Normalmente, desde la mitad hasta el final de la audiencia. Por eso la mesa de sonido se pone entre 20 a 50 metros del escenario, dependiendo de su tamaño.

    Sobre presión sonora en eventos hay legislación para enterrar a un par de jueces: municipal, provincial, autonómica, nacional; y por supuesto, europea.

    El comentario del cartel del SONAR que comentas me ha dejado pálido literalmente. Directamente es para irse al juzgado de guardia. De verdad y sin dudarlo.

    #16 Ya he comentado varias veces en este foro que cosas tan aparenmente nimias como alcohol o una aspirina son ototóxicos. Osea, que al exceso demasiado habitual de dB añades un poquito de tóxico a tus preciados oídos y... Lo mismo es que algunos piensan que 'eso de la sordera; a mí, no me toca'.

    #17 Por lo menos lo tienes claro: local pequeño, menos amplificación. No te creas que algo tan básico lo piensan los instrumentistas.
  • #21 por erjosel el 09/08/2016
    Bastante de acuerdo, y respecto que el técnico puede ser tu mejor aliado, eso es así generalmente, pero por experiencia diré que también puede ser tu peor enemigo. Cuando no entienden el estilo de música que haces, o no han escuchado a tu grupo, y deciden unilateralmente que tienes que sonar como a él le parezca.
    Con los técnicos buenos no suele pasar.
    1
  • #22 por lpla el 09/08/2016
    105 dBA en el control de FOH es un nivel de SPL MUY prudente.Cualquier bateria tocando "a pelo" puede llegar a ese nivel sin dificultad.Si le sumamos el resto de amplis,monitores etc.....Otra cosa es que el técnico que esté en la mesa no lo respete.
    Hay festivales en Europa en los que junto al técnico de P.A. hay un funcionario con un sonometro.Si te pasas una vez,te dan un toque.A la segunda,o bajas el nivel...o suspenden el festival(y te comes la responsabilidad por no cumplir la normativa vigente).
    Nos queda mucho todavia.....
    1
  • #23 por Mister Carrington el 10/08/2016
    #22

    Sin quitarte un ápice de razón, decir que 105 dB(A) es un nivel prudente, me preocupa. Y porque sea algo repetido no significa que sea verdad; o en este caso 'bueno'.

    Del tema que cuentas en Europa, recuerdo que Suiza tenía la legislación más restrictiva ¡y tela con el funcionario! Tonterías las justas, y me alegro.

    Por otra parte, ya vamos viendo percusionistas con auriculares de aislamiento acústico, no para seguir la claqueta, sino para protegerse de su propia energía generada y de la circundante.

    Entre ensayo y actuación, pongamos 4 horas a 106 dB(A), un par de veces a la semana, significan unas dosis de presión sonora MUY altas. Y como consecuencia directa, más allá del maldito tínitus, es una pérdida auditiva rápida. (Si alguien quiere consultar más sobre esta cuestión existen tablas homologadas sobre tiempos de exposición y presión sonora).

    Un absurdo vivido de primera mano producto de la cultura de la época: El grupo Tequila (1976-1982) llevaba la misma potencia en monitores que en sonido exterior. ¿Cómo lo véis? Los que han sobrevivido son ahora sordos de solemnidad. Y siendo buenos músicos es triste.
    1
  • #24 por eljulio el 10/08/2016
    Buen artículo :plasplas: :plasplas:
  • #25 por lpla el 10/08/2016
    Saludos

    Quizá no me expresé corréctamente.Tienes razón,es lo "habitual",no lo "prudente".
    Lo prudente es alejarte del equipo o de la fuente de ruido en cuanto notes que no estás cómodo.Yo escucho los conciertos desde la barra o mas lejos y si sigo notando demasiada presión en el local,me voy.Yo como de mis oidos,y no puedo permitirme el lujo de estropearlos.Con 53 años todavia me salen las audiometrias que sorprenden a los médicos....
  • 1
  • 2