Sonido e imagen

Guía de diseño sonoro (7): Cinco raros pero esenciales efectos virtuales

[Nuestra guía de diseño sonoro es una cadena de artículos dedicados a explorar nociones, procesos y reflexiones en torno al diseño de sonido, para cine, para videojuegos, acusmático, etc]

Hablar de los efectos utilizados comúnmente en el diseño sonoro puede llegar a ser una empresa irrealizable, en tanto la cantidad de herramientas disponibles y la amplia gama de tendencias y gustos son igualmente extensas y diversas. Sin embargo, cuando se trata de concebir sonidos para una pieza audiovisual, hay algunos efectos/procesadores de señal que suelen no ser tan obvios de entrada, pero realmente esenciales y útiles en muchas situaciones.

Hay ciertos plugins muy obvios, más conocidos, como un delay, una reverb, un buen ecualizador, etc. Pero hay otros no tan conocidos para muchos, sobre todo para quienes comienzan en el proceso del diseño sonoro, del que podríamos pensar que sin bien no tiene algún estándar de efectos definidos, a lo largo de su historia se han ido implementando elementos específicos de procesamiento de señal en el flujo de trabajo, convirtiéndose en obligatorios para la paleta de colores y la caja de herramientas de muchos, principalmente porque aportan carácter y originalidad a los sonidos. Recorramos algunos:

Doppler

Quizás uno de los elementos más utilizados en el diseño sonoro y que no nos percatamos de entrada a la hora de buscar plugins y demás. Basándose en el efecto físico que lleva su nombre, los plugins doppler buscan una modificación particular de varios elementos interesantes del material sonoro, incluyendo pitch, amplitud y panorama, los cuales se alteran simultáneamente para generar barridos, cambios de tonalidad, sensación de proximidad, efectos varios de alteración de la señal, etc.

Los doppler son esenciales para la exploración de movimientos, no solo para recrear el paso (pass by) de elementos como coches u objetos en el aire o para diseñar transiciones y whooshes; los dopplers también sirven para darle giros extremos a ciertas capas, para crear cierta dinámica en algunos elementos de una construcción, como en el diseño de voces de criaturas o en la forma de estructurar determinados movimientos complejos de una máquina. Esto es porque los cambios de pitch y la forma como pueden modularse, determina radicalmente los movimientos del sonido.

En general podríamos decir que cualquier plugin o combinación de estos que permita modular o automatizar simultáneamente pitch, amplitud y –si se quiere– panorama, puede servir para esta función. Sin embargo, hay varios plugins dedicados específicamente a este proceso, siendo GRM Doppler y Waves Doppler los más populares, aunque también hay opciones gratuitas como Doppler Dome de Aegean Music. También para esto son útiles funciones integradas del DAW, en especial cuando se trata de procesamiento elástico como el motor integrado de control de pitch de Reaper.

Herramienta de realce de graves

Las condiciones de las salas de cine, los contextos “cinemáticos” y la búsqueda constante de fuerza, peso, presencia, carácter y profundidad en los sonidos, requiere por lo general de efectos que procesen la señal en vías que permitan realzar determinados elementos de su espectro de frecuencias, en especial en los graves, los cuales son bastante trabajados en este tipo de medios, no solo por el hecho de contar con una pista LFE para graves, sino ante todo por la necesidad de “engordar” constantemente los sonidos, aunque esto ha de hacerse con bastante cuidado.

Una forma simple de hacerlo es recurriendo a ecualizadores, sin embargo en muchos casos no basta con el mero realce, por tanto se requieren herramientas específicamente creadas para esta función, en tanto trabajan los filtros, el contenido armónico y la dinámica de la señal de formas diversas. En teoría también se puede combinar el proceso de ecualización con algún limitador/compresor multibanda pero en el diseño sonoro son populares algunas herramientas que permiten procesar específicamente los graves o incluso generarlos a través de síntesis de contenido subarmónico, como es el caso de Waves LoAir o ReFUSE Lowender, los cuales permiten controlar el balance de señal original y generada, puerta de graves e incluso drive para agregar más “calor”. Otras herramientas tipo MaxxBass y Renaissance Bass de Waves son bastante útiles también para esta labor.

Paneador surround

Es claro que a la hora de mezclar y armar sonidos, sobre todo si se trata de una sala de cine o un proyecto donde esté implicado el sonido multicanal, se hacen necesaria la automatización de ubicación en el panorama, para lo cual es bastante útil contar con herramientas que permitan ir más allá de lo que los DAW suelen ofrecer, sobre todo cuando se trata de acoplar sonidos a la imagen, donde suelen necesitarse ubicaciones muy específicas o movimientos determinados de la señal.

Ante esto vale la pena contar con algún efecto que no solo se enfoque en distribuir la señal sino que además permita cierta profundidad en el control de la misma, logre pasar la señal de estéreo a surround (tipo Halo Upmix de Nugen), cuente con opciones de visualización de ubicación o fase e incluso disponga de herramientas para filtrar o moldear la señal, como ya vimos con los dopplers. Entre las herramientas más populares encontramos los 360 de Waves o el maravilloso Spanner de The Cargo Cult, el cual además de ofrecer las opciones típicas de paneo, incluye interesantes funciones como la posibilidad de visualizar en video la ubicación de los sonidos, además de incluir una herramienta para iPad que hace más fácil e intuitiva la labor de distribución y automatización.

Agregadores de color/calor

Los conceptos de “color” y “calor” en el sonido es comúnmente relacionado al tratamiento del contenido armónico y la posibilidad de simular diferentes contextos como el analógico, la cinta magnética o la resonancia particular de determinados dispositivos o entornos. Para el diseño sonoro este tipo de herramientas son altamente necesarias en muchos casos, porque le dan cuerpo y presencia a los sonidos, los integran más en la escena, les dan fuerza y originalidad o acople entre sus capas. Por ello tanto para capas individuales como para varios sonidos juntos (en un bus, por ejemplo) conviene emplear este tipo de herramientas.

Hay una sencilla y muy popular entre los diseñadores de sonido para cine: Analog Channel de McDSP, un plugin que simula el color de máquinas de cinta y amplificadores analógicos, agregando a los sonidos un estilo particular que normalmente se traduce en “calor” o “color” en la señal tratada. Asimismo se encuentran muchos otros en el mercado, algunos de ellos integrando opciones más extremas como el Decapitator de SoundToys o formas muy diversas de tratamiento como la que ejercen plugins de convolución como Speakerphone de AudioEase, donde se puede variar el sonido de maneras aún más exóticas.

Control de transitorios

En labores de producción musical es común el uso de herramientas de control de transitorios, sin embargo a la hora de diseñar sonidos, suelen estas ser bastante útiles, tanto desde los procesos de automatización de la envolvente en el DAW mismo, como en términos de efectos orientados a estas labores. Esto es porque al diseñar efectos –sobre todo cuando se manipulan capas de sonidos –, se hace necesario controlar el ataque y sostenimiento de diferentes elementos, en la mayoría de casos para buscar espacio donde cada uno pueda existir sin afectar el otro. Igual a como se atenúan frecuencia de un sonido para crear espacio a otro al cual se le realza el mismo rango de frecuencias que en el otro se reduce, así sucede con la envolvente: a algunos sonidos se les reduce el ataque para que tenga presencia el de otro.

A la hora de diseñar sonidos es propicio preguntarse por la labor que desempeña cada capa en el transitorio global de la sumatoria de sonidos, siendo algunos elementos necesarios únicamente en los primeros segundos de la señal, otros presentes en su sostenimiento, o algunos modulados en todo el transcurso de un efecto. Para ello las herramientas de moldeado de transitorios son bastante útiles, yendo desde sencillas herramientas como el Transient Designer de SPL hasta opciones multibanda como el Softube Transient Shaper. En el diseño sonoro para cine es muy popular el Oxford Transmod de Sonnox, y seguramente tendrá cabida también el Oxford Envolution, más reciente y aún más poderoso.

Ya nos dedicaremos más adelante a otros efectos más generales, procesos básicos de transformación de señal o herramientas específicas como reductores de ruido, multiefectos, limitadores y otros procesos envueltos en el diseño sonoro. Por ahora sería interesante cualquier recomendación de plugins relativos a los efectos y procesos mencionados: ¿Cuales usas tú para estas labores?

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel se define como un oyente e investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es el fundador de varios proyectos relacionados con el diseño sonoro, como Infinite Grain, ÉTER, Designing Sound y Sonic Terrain.

¿Te gustó este artículo?
9
Comentarios
  • #1 por insula el 09/08/2016
    :yuju: :yuju:
  • #2 por denisboidi el 09/08/2016
    Muy interesante. Gracias.
  • #3 por Jack el 09/08/2016
    :ook:
  • #4 por Mister Carrington el 09/08/2016
    Un sabroso repaso a 'los otros'. Gracias.
  • #5 por tatanka el 09/08/2016
    Nice
  • #6 por eTorr el 10/08/2016
    Buenas referencias.
  • #7 por PHONORAMIKA el 11/08/2016
    Uno mas, de tus excelentes y generosos artículos sobre diseño sonoro.
    Muchas gracias por compartir, es muy util, y aporta para mi el ejemplo máximo de lo que debe ser hispasonic. Gracias again!
  • #8 por Magluss el 14/08/2016
    Excelente aporte con estos efectos !! Como siempre . Gracias por tus valiosas aportaciones Misazam
  • #9 por Raygun el 15/08/2016
    buen articulo con informacion muy interesante, gran trabajo