Todas las categorías
  • Todas las categorías
  • Bajos

Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.

Por Mestre_Oldschool75 hace 3 semanas en Valencia
Expiración: 29/05/2021 | Visto 194 veces
590 €
Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
  • Bajo "shortscale" / escala corta Klira SG, Alemania principios 70 + funda ESP.
Sigo aligerando y espero que os guste el material, pero antes que nada: POR FAVOR, NI TRUEQUES NI REGATEOS. Como decir esto nunca es suficiente lo diré más claro todavía: REGATEO = BLOQUEO (quien me venga con milongas pese a estar avisado ya no me podrá comprar nada ni ahora ni en un futuro).

Bajo eléctrico tipo SG de escala corta fabricado por Klira a principios de los años 70. La calidad constructiva y material me parece más que notable (las fotos no le hacen demasiada justicia a esa caoba impresionante, si puedo repetiré las fotos para que podais apreciar bien el veteado). Hay un bajo de la misma época muy similar y más conocido por ser de la marca Hofner (modelo "187 Bass") así como hay otros modelos parecidos hechos por otras firmas europeas, pero de entre todas las variaciones alemanas este Klira es superior si nos fijamos en aspectos tan importantes como el puente, que es el punto de apoyo principal de las cuerdas (casi todos tienen un puente más bien cutre y un cordal separado que consiste en una simple plancha atornillada al cuerpo, pero en este caso tenemos un puente tipo Fender Jazz Bass mucho más sólido y firmemente anclado con cordaje a través de la placa base y cuatro selletas individuales más recias y ajustables que en los otros modelos). Por lo que sé de guitarras creo que puedo afirmar, aún sin haber probado el Hofner 187 ni ningún otro "pariente" alemán más o menos cercano, que este Klira tiene que sonar mejor dado que es el único que cuenta con un puente de calidad.

Los bajos de escala corta no dan tanta "patada" como un Fender Jazz Bass por poner un ejemplo bien conocido de graves aplastantes (aunque siempre se puede buscar aproximaciones a ese sonido jugando con la ecualización del amplificador) porque esos Fender son malas bestias con una escala tan larga que a los guitarristas nos entran ganas de pedir un taxi para ir de un traste a otro... pero eso sí, un bajo de escala corta lo que pueda perder en contundencia lo gana en claridad (frecuencias medias más definidas y sobre todo más presentes, si comparo mi réplica de Jazz Bass con este bajo Klira el JB es pura "pelota de graves" con poca definición) y sobre todo es que "se tocan solos", los jodíos. Llevo tocando guitarras tipo LP desde el año 92, de todas las eléctricas más populares son las que tienen una escala más corta... y cuando pillo un bajo de escala corta es que las manos vuelan (dentro de mis limitaciones, claro, no soy un virtuoso) y no me resulta más "complicado" que cambiar de una LP a una Strato o una Teleca porque la escala de este Klira no es mucho más larga (incluso el "tacto" es muy similar en cuanto a dimensiones, dureza de cuerdas, etc). Si tú tambien pasas las de San Amaro para tocar las notas bien definidas y a tiempo con un bicharraco tipo Jazz Bass, bueno es saber que estos bajos te permiten marcarte escalas frenéticas sin esfuerzo como con cualquier guitarra y con una definición brutal (incluso permiten hacer acordes, algo que normalmente cuesta horrores con un bajo de escala larga). Sin duda "suena a bajo", pero cuando llevas un rato con él te da la sensación de estar tocando una especie de guitarra barítona.


CARACTERÍSTICAS CONSTRUCTIVAS:

- Mástil una sola pieza de caoba encolado al cuerpo, como es de ley en cualquier réplica tipo SG que se precie. No me gusta repetirme pero es justo decir nuevamente que la calidad de esa caoba es del tipo "esto no hay foto que le haga justicia, hay que verlo en vivo" (muy a la par con la caoba que he podido ver en las réplicas japonesas de Gibson más "punteras", si no un pelín por encima... y ya puestos voy a mojarme y diré que si no es caoba hondureña, sin duda es lo más parecido que he podido ver a esas Gibson de los 60 que dan ganas de pegarles un bocado). Juraría que la cejilla es de nylon como en las Gibson de los 50, o cuando menos tiene el mismo aspecto (blanco homogéneo, brillo más "plasticoso", etc).
- Diapasón de palorrosa (no tan oscuro como es habitual en instrumentos vintage japoneses, que los tengo en un pedestal por su calidad material y constructiva, pero "mala cara no hace" y no es nada raro ya que los alemanes solían usar un palorrosa más claro en la fabricación de guitarras y bajos).
- Cuerpo de caoba de la misma calidad indiscutible, solo que en el caso del cuerpo se aprecia mucho mejor esa riqueza de fondo / "textura" y veteado que en el tiro o la pala del mástil.
- El acabado yo diría que es en poliuretano pero es muy fino y comparable al de las mejores réplicas japonesas (igual que el tapaporos previo, que en otras guitarras es aún más grueso que el lacado) y eso beneficia la resonancia de la madera. La laca "nitro" será un acabado más noble, pero es muy delicada (se derrite con ciertos limpiadores o el contacto prolongado con soportes de goma).
- Peso: tan solo 3,8 Kg. Algo prácticamente impensable con cualquier bajo eléctrico de escala larga.


ESTADO DE CONSERVACIÓN:

Normalmente todos mis instrumentos acaban tuneados de arriba a abajo más pronto que tarde, pero en este caso puedo decir que (hasta donde yo sé al menos, y lo he inspeccionado por dentro y por fuera) todo en este bajo es cien por cien original salvo los botones de correa (los que llevaba puestos no tenían pinta de ser los originales y su forma era una garantía de que la correa se iba a salir al menor descuido, así que le puse unos botones recios y seguros). La electrónica también es la original y llama la atención la "modernez" del sistema de conexionado de las pastillas a los controles (una especie de clavija "quick plug" muy avanzada para su tiempo, recordemos que este bicho tiene unos 45 tacos de antigüedad como poco). Por supuesto se podría cambiar toda la electrónica con componentes "de qualité" pero en vista de que todo funcionaba correctamente opté por conservarlo tal que así.

Los trastes están algo gastados como cabe esperar de cualquier bajo que tenga "unos cuantos" años de antigüedad (las cuerdas de bajo igual no son tan dadas a provocar mellas en los trastes como las cuerdas de guitarra, pero su entorchado más grueso suele crear rozaduras paralelas a la cresta del traste). En cualquier caso todavía les queda vida útil, no se puede decir que estén "hechos un zarrio" y pidiendo un cambio a gritos. Como se puede ver en las fotos el lacado tiene algunos toques y picotazos aquí y allí (sobre todo en la trasera del cuerpo, por la culata) pero creo que en general se conserva muy bien para los años de trote que lleva a cuestas (el dorso del mástil está especialmente limpio, solo un par de marcas leves que apenas se notan al tacto). En algunos puntos como uno de los bordes de la pala o junto al binding del diapasón hay pequeñas zonas más desgastadas donde clarea un poco el color del lacado, pero es poca cosa y más en un instrumento tan antiguo como este. Al lado derecho de la cejilla se aprecian unas líneas utrafinas (tanto que ni me he molestado en tratar de captarlas en las fotos, pues a duras penas se ven con las narices pegadas a la laca y buscando reflejos) que podrían ser craquelados muy superficiales que solo afectan al lacado, aunque también podrían ser simples arañazos y en cualquier caso el "codo" de la pala se ve tan sólido como el primer día. Hay dos grietas no demasiado severas en el cuerpo y he tratado de mostrarlas en las fotos: una muy corta que va de la cavidad de la electrónica hacia el lateral del cuerpo y otra más larga que parte igualmente de la cavidad de la electrónica y va hacia la culata (ambas fisuras están convenientemente reparadas y selladas). El pico derecho de la pala está reparado con un pequeño trozo de caoba añadida pero la zona restaurada no comprende el anclaje del clavijero más cercano y no resulta muy visible a no ser que lo observemos muy de cerca porque el color es homogéneo y se repuso el trozo de binding que faltaba en el borde frontal de la pala (para mayor claridad he trazado una línea verde en la foto detalle señalando la línea de encoladura de la reparación). Como se puede ver no es una rotura de pala típica de las Gibson ni nada parecido, sino una cuestión menor que se queda en algo meramente estético. Por lo demás no hay nada que reseñar y creo que este bajo se halla en un estado bastante irreprochable teniendo en cuenta los años que tiene, y puedo decir que he visto otros mucho más recientes en peor estado de convervación (que todos los males en los instrumentos usados fueran esas minucias a nivel estético, yo ya firmaría).

Este bajo lleva un set de cuerdas Fender especiales para bajos de escala corta recién puesto y está correctamente ajustado de arriba a abajo. Incluye una funda con relleno de espuma semi-rígida de la marca ESP que venía con una guitarra Edwards tipo LP, el bajo cabe holgadamente dentro de ella y le aporta una protección más que suficiente para el almacenamiento, transporte y manejo cotidano (para un uso intensivo y bolos o giras siempre recomiendo un "softcase" o estuche rígido pero las fundas pueden ser muy convenientes en ocasiones). La funda está en buen estado, tiene algún desgaste por la parte interior donde roza la pala pero aún tiene mucha vida útil por delante. El tirador de la cremallera se rompió hace años, le puse otro más recio y no ha vuelto a dar problemas.


UNAS CONSIDERACIONES FINALES ("a título personal", como no podría ser de otra manera)

Si descartamos los instrumentos vintage hechos en USA, cuyos precios a día de hoy son muy prohibitivos, las únicas opciones que todavía quedan al alcance de la gran mayoría (pese a la incesante escalada de precios registrada durante los últimos diez o quince años) se reducen a los instrumentos vintage asiáticos (principalmente hechos en Japón y Corea) y los instrumentos vintage europeos (principalmente hechos en Italia y Alemania). A juzgar por lo que tengo visto se diría que los italianos fueron "versos sueltos" en cuanto a que su producción es más personal y no busca exactamente copiar a pies juntillas ningún modelo yankie conocido (aunque algunas marcas italianas sí lo hicieron) sino crear instrumentos relativamente originales que si bien se pueden parecer en ocasiones a otros productos japoneses igualmente muy "sui generi" (esas Strato "futuristas" producidas por Teisco recuerdan bastante a las construidas por marcas italianas como Eko o Bartolini, y viceversa) en cualquier caso iban bastante "por libre" y generalmente recurrieron a una estética bastante recargada por no decir barroca a más no poder (abundancia de materiales sintéticos como celuloide y perloide, formas muy bizarras, profusión de botoncejos y pulsadores que recuerdan mucho a aquellos interfonos de oficina de los años 60-70, etc). Seguramente la afirmación de que Italia es "el país del diseño" es bastante cierta porque esa preocupación por la parte estética se deja ver en muchos de sus productos. En cambio los alemanes, preocupados mayormente por la funcionalidad sobre la estética, se centraron más bien en producir instrumentos y amplificadores tan recios como un tanque Panzer (los métodos constructivos y la precisión y solidez de los herrajes de producción nacional no dejan lugar a dudas y explican mejor hechos como que Schaller fuese el mayor proveedor de "hardware" para todos los grandes fabricantes yankies como Fender y Gibson durante muchas décadas). En ocasiones el diseño de esos productos alemanes raya el estilo industrial o cae directamente en lo cutre (he tenido más de un amplificador alemán que era feo de solemnidad pero eso sí, cómo sonaba y qué potenciómetros y selectores tan sólidos como el día que los parieron) pero sin duda cuando se proponían imitar instrumentos conocidos hechos en USA, algo que hicieron mucho más a menudo que los italianos, tenían buen gusto y sabían hacer las cosas como es debido. Tres cuartos de lo mismo se puede decir de los instrumentos fabricados en Rusia, aunque eso ya es harina de otro costal y no he visto tantos ejemplares (la producción seguramente también fue menor). Yo no digo que este bajo Klira vaya a ser lo mismito ni vaya a sonar igual que una bajo Gibson tipo SG de escala corta hecho anteayer, sobre todo porque no he tenido ocasión de compararlos personalmente... pero si tenemos en cuenta que el Gibson puede costar fácilmente unos 1.400 - 1.500 € nuevo en tienda creo que se puede decir que el Klira es un regalo, y me apuesto un huevo a que por lo que respecta a la calidad de la caoba el Klira le da sopas con honda a cualquier bajo Gibson producido desde mediados de los 70 hasta nuestros días.


ENVÍO A TODA LA PENÍNSULA: 15 € a cargo del comprador (islas, Ceuta y Melilla consultar ANTES de pasar por caja porque sale más caro, sabiendo el código postal puedo averiguar el precio exacto). Embalaje a prueba de bombas y de manazas.


En mi perfil podeis comprobar mi reputación intachable como comprador y vendedor. También podeis ver todos mis anuncios haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.guitarristas.info/usuarios/mestre_oldschool75/anuncios

Gracias por vuestra atención, amigos. Salud y rock and roll!!!
Estado: Bueno
CONSULTAS SOBRE EL ANUNCIO

Regístrate o para poder comentar