Todas las categorías
  • Todas las categorías
  • Guitarras

Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.

Por Mestre_Oldschool75 el 30/03/2021 en Valencia
Expiración: 29/05/2021 | Visto 260 veces
550 €
Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
  • Maison SA-610 / 335, Corea años 80. Tuneo integral + mods y estuche vintage.
Sigo aligerando y espero que os guste el material, pero antes que nada: POR FAVOR, NI TRUEQUES NI REGATEOS. Como decir esto nunca es suficiente lo diré más claro todavía: REGATEO = BLOQUEO (quien me venga con milongas pese a estar avisado ya no me podrá comprar nada ni ahora ni en un futuro).

Introducción: cuando pescaba esas Greco LP ochenteras de gama media que ya andan por los mil pavos me costaban unos 450 € incluyendo envío desde Japón y los de Aduanas no estaban "a la que cae". El mundillo del vintage todavía no era un tema "del dominio público" y por el precio de una Gibson o una Fender te montabas un buen arsenal. Año tras año los precios se disparan y la demanda sigue creciendo, un círculo vicioso que ha finiquitado el chollo en unos quince años. Visto que cualquier guitarra japonesa ya costaba un dinero deduje que los guitarristas se abalanzarían sobre las guitarras coreanas y "el futuro ha llegado" porque sus precios también han ido subiendo. Si una buena réplica japonesa queda fuera de presupuesto lo mejor es recurrir a ciertas marcas coreanas que son el peldaño inmediatamente inferior en cuanto a rigurosidad o calidad material y constructiva (Maison para copias de Gibson y Vester para copias de Fender en la franja intermedia de precios, o Legend para copias de Fender en la franja baja). Siempre será mejor opción que una copia japonesa "de segunda o tercera fila" con maderas o construcción no tan fieles al original, y esto es aún más cierto para guitarras tipo Gibson dada su mayor complejidad. Por si alguien tiene alguna duda al respecto: NO, no hay Epiphone (quitando las Elitist que cuestan un huevo) ni Squier ni ninguna otra sub-marca actual de los "grandes dinosaurios" que tenga nada que hacer frente a una réplica coreana bien parida... y NO, una Tokai LP de las "económicas" tampoco va a ser la panacea (ni siquiera llevará las maderas correctas a no ser que hayan cambiado la serie ALS y no me consta que así sea). Quien quiera que me crea y se lo aplique, por la cuenta que le trae :-)

Una vez dicho esto, "vamos al lío".

Guitarra eléctrica Maison modelo "SA-610", réplica de Gibson 335 construida A MANO en Corea hacia mediados - finales de los años 80 (en sus inicios no disponían de máquinas de corte programadas y todos los modelos eran construidos artesanalmente). Un pedazo de jamón curado con unos 35 ó 40 años de historia y en mi opinión una de las mejores réplicas de 335 producidas en ese país (ni Samick, ni Vester, ni leches... ESTAS son "la buena mierda" de veras). Calidad material y constructiva (en cuanto a características principales y uso de las maderas correctas) muy a la par con las Greco de los 80 que a mi entender son las guitarras vintage por excelencia, con el único "pero" si hilamos muy fino de que el mástil de esta Maison es atornillado de serie en vez de encolado como en las Gibson 335 (en cualquier caso ya me ocupé de realizar una "mod" que lo convierte a efectos prácticos en un mástil encolado de serie, es algo que ya he hecho en muchas réplicas de Gibson con mástil atornillado y si lo haces como es debido siempre da buen resultado). El modelo SA-620 sí presenta un mástil encolado de serie, pero como es lógico su precio es sensiblemente superior y además se ven muchos menos ejemplares en circulación (yo apenas habré visto dos o tres en venta durante los quince años que llevo estudiando el material vintage). La calidad de las maderas empleadas en la tapa y el fondo del cuerpo de estas Maison tipo 335, así como el esmero en el corte y ensamblado en dos piezas siempre simétricas o "bookmatched con un dibujo o veteado espectacular, hacen palidecer a más de una 335 japonesa de primera fila y precio de pasmo (en ocasiones la madera de la tapa, sin ser de mala calidad, tiene un tintado tan sutil que a simple vista parece madera de balsa sin veteado alguno y eso inevitablemente le da un aspecto bastante "pobre"). En caso de duda echad un vistazo en internet y lo podreis comprobar vosotros mismos.

Mención aparte para el tema de la madera empleada en la construcción del mástil: si en ocasiones ya es complicado hallar una réplica vintage japonesa o coreana que cumpla los "requisitos mínimos" en cuanto al empleo de las maderas y los procesos constructivos más correctos o fieles al original y que a la vez su precio no se ponga en un pastazo indigno (sobre todo teniendo en cuenta la escalada incesante de precios durante los últimos quince años) cabe decir que en el caso de las réplicas de Gibson 335 el problema es mucho más grave. Hay un sinfín de copias de Gibson de todas las épocas, precios y procedencias cuyos mástiles son de madera de arce en vez de caoba "como debe ser" pero por la razón que sea, cuando se trata de réplicas de LP o SG se puede decir que la gran mayoría suelen usar la madera correcta para el mástil y una parte relativamente pequeña se sale de la "receta original"... y cuando se trata de réplicas de 335, podeis creer que lo difícil es hallar una (ya sea actual o vintage) que tenga mástil de caoba como es debido, sobre todo si el presupuesto queda por debajo de precios que rayan lo prohibitivo (mil eurazos o más, por decir algo). Por supuesto no es una cuestión meramente estética : las maderas que más determinan la respuesta tonal de una guitarra son las que componen el mástil y el diapasón, e inevitablemente si cambiamos cualquiera de esas dos maderas estaremos alejando el sonido resultante del que cabe esperar si nos ceñimos al instrumento original. La caoba entrega un sonido dulce y equilibrado con notable contenido en frecuencias medias más bien cálidas, mientras que el arce siempre da una especie de "ecualización en V" con una gran patada en graves y brillo en abundancia, con lo cual las frecuencias medias quedan bastante soterradas en comparación (además proporciona un ataque más rápido que hace que las notas suenen más abruptas o inmediatas). La "matemática guitarrera" no falla y los ingredientes siempre van a condicionar el sonido resultante. Estas consideraciones que acabo de compartir con vosotros bastan para describir y diferenciar los sonidos característicos de las guitarras Gibson frente a las Fender. Si una vez dicho esto alguien todavía no tiene del todo claro lo que significa la presencia de un mástil de arce en una guitarra que por definición debería tenerlo de caoba (o viceversa) se lo resumiré en dos palabras: "un desastre".

Creo que el precio de este ejemplar (tuneado de arriba a abajo respetando en gran medida las "specs" y materiales que dicta la "receta original" de las Gibson LP de los 50, dotado por tanto de un sonido mucho más cercano y algún que otro "giro" muy interesante que detallaré a continuación) es muy razonable: antes de que algún "iluminao" brame que ha visto nosedónde una Maison como esta sensiblemente más barata ya os digo yo que hoy en día se pueden ver en venta en torno a los 400 € pero luego habrá que ver "con lupa" cómo se conserva la bicha (siempre puede haber alguna pega que transforme un supuesto chollo en una pillada de dedos) y en cualquier caso su sonido no tendrá mucho que ver con este ejemplar dado que los herrajes y complementos condicionan enormemente el sonido, los que vienen de serie nunca son "pa echar cohetes" (ni siquiera en las guitarras caras) y en este caso ya me ocupé de mejorar TODOS los apartados con los materiales más adecuados. Esta guitarra está prácticamente impoluta (si exceptuamos el "relicado" artificial), tiene el mástil recto y además se trata de un ejemplar bastante privilegiado en cuanto a materiales y construcción (las maderas son mejores que en otras Maison SA-610 que he visto, el peso es óptimo y ambas cosas benefician a su sonido). Lleva un dinero considerable en materiales añadidos y cualquier luthier cobraría una suma aún mayor por darle semejante "meneo" a cualquier guitarra, así que espero que los exaltados se lo piensen dos veces antes de decir que me he pasado con el precio.


CARACTERÍSTICAS CONSTRUCTIVAS:

- Mástil de dos piezas de caoba encoladas después de la cejilla (mucho mejor que una pala "al estilo Epiphone" añadida a partir del tercer traste, un despropósito porque la unión queda bajo el diapasón y además es más frágil al tener menor superficie de encoladura). Las dos piezas están bien casadas y solo se nota alguna discontinuidad en la veta si lo observas muy de cerca.
- Diapasón de palorrosa, y no uno cualquiera: firmo donde haga falta que su calidad está bastante por encima de lo que suelo ver en guitarras actuales de cualquier "pelaje" a no ser que estemos hablando de precios con muchos ceros a la derecha (lo del bajón de calidad de esa madera a lo largo de las últimas décadas y los "sucedáneos" utilizados en su lugar es bien triste y daría para un par de libros).
- Cuerpo compuesto por tapa, aros (laterales) y fondo de madera laminada y moldeada como es habitual desde que la Gibson 335 vino al mundo (solo unos pocos fabricantes "de boutique" realmente colgados se molestan en tallar una tapa maciza para darle la forma panzuda y eso se paga de mala manera porque si hacer eso en un violín ya es un currazo magno pues no veas cuando se trata de una tapa y un fondo unas seis o siete veces más grandes). Odio repetirme pero la madera de la tapa y el fondo me parece mucho más vistosa y bien ensamblada que en el común de 335 japonesas incluyendo algunas que cuestan el doble. El bloque central de madera que discurre de un extremo a otro entre tapa y fondo (elemento diferenciador de las 335 con otras Gibson cuyo cuerpo es similar pero completamente hueco por dentro) es un tocho de madera maciza y eso obviamente proporciona mejor resonancia, "sustain" y respuesta tonal que cuando se trata de un cacho de madera laminada tal como sucede en muchas réplicas peor construidas. Las Gibson 335 originalmente llevaban bloques centrales de madera de arce aunque hay muchas vintage que tienen el bloque de madera de álamo, tilo y otras maderas blandas que suenan más "apagadas". Estas Maison tienen un bloque central de caoba maciza y eso da lugar a un sonido más comedido en frecuencias graves y agudas que si llevasen un tocho de arce macizo, pero ya lo tuve en cuenta a la hora de elegir los materiales añadidos para compensar la respuesta tonal y aproximarla en la medida de lo posible a la de una 335 cien por cien "reglamentaria".
- El acabado es en poliuretano pero estas Maison tienen un lacado muy fino comparable al de las mejores réplicas japonesas (igual que el tapaporos previo, que en otras guitarras es aún más grueso que el lacado) y eso beneficia la resonancia de la madera. La laca "nitro" será un acabado más noble, pero es muy delicada (se derrite con ciertos limpiadores o el contacto prolongado con soportes de goma).
- Peso: 3,6 Kg (un buen peso teniendo en cuenta que lleva un bloque central de caoba y eso ya da una idea de la calidad de la madera empleada). No solo es muy de agradecer para la espalda, es que las míticas 335 de los 50 rondaban los 3,6 - 3,9 Kg y los entendidos coinciden en que ese es el "peso mágico" (muy por encima de 4 Kg suenan muy "leñeras" pero también muy apagadas, y muy por debajo de 4 Kg van sonando cada vez más "anémicas").


EXTRAS Y CAMBIOS:

- Como es evidente, todo el lacado fue sometido a un proceso de "relicado" o envejecido artificial. La guitarra ya tenía algunas peladuras fruto del uso que no se veían demasiado bien en contraste con el color del lacado, así que opté por "relicarla" procurando no pasarme de frenada y que quedase lo más creíble posible. Las zonas del lacado desgastadas a golpe de lija de agua y pulimento caen allí donde se suelen producir los desgastes naturales por rozamiento en los instrumentos antiguos, no son simples "pelones" hechos sin ton ni son donde me haya dado la gana (ese es el error más frecuente y más flagrante de los "relicadores" primerizos). Solo yo sé los golpes de lija y paño con pulimento que hay detrás de este trabajo, dos días de curro como mínimo. La capa previa de tapaporos NO ha sido eliminada, de modo que la madera sigue estando protegida frente a la humedad y la suciedad (esto es especialmente de agradecer en la zona del dorso del mástil, pues el tacto es exactamente igual de sedoso en las partes "coloreadas" que en las partes desgastadas). Mucha gente opta por dejar un acabado mateado tras el relicado pero yo prefiero envejecer el lacado y luego darle un pulido a muerte hasta que me duelan los brazos (creo que resulta más creíble ese aspecto de "instrumento más que curtido por el uso que ha sido limpiado y sometido a un pulido a conciencia"). El mateado fruto de un lijado más bien precario y un posterior pulido más bien inexistente "canta" a fraude por soleás y bulerías.
- Mástil encolado al cuerpo gracias a la "mod" que comentaba anteriormente. Es un trabajo bastante farragoso (marcar línea de enrasado del talòn con el zócalo, decapado de ambos planos en contacto hasta retirar el tapaporos y dejarlos en "madera viva", aplicación de cola Titebond Original, re-atornillado del mástil, posterior eliminación de los cuatro tornillos y sustitución por cuatro espigas de madera de haya, enrasado de las espigas con la superficie del cuerpo y "maquillaje" a efectos de tinte y lacado) pero siempre vale la pena llevarlo a cabo en replicas de Gibson con mástil atornillado de serie porque les confiere las cualidades sonoras propias del mástil encolado: mayor "sustain", mayor pegada en frecuencias graves y medias - graves y ataque algo más sutil o lento. Tuve que lacar la zona del talón en el cuerpo con un color tabaco prácticamente opaco para ocultar los extremos de las espigas de haya y a partir de ahí es realmente difícil lograr un difuminado sutil a golpe de lija y pulimento (los degradados "industriales" se obtienen a base de pulverizar capas de laca poco cargadas de tinte y su aplicación en spray facilita la creación de sombreados). La transición entre colores no habrá quedado todo lo bien que yo quisiera pero considero que no es algo que llame especialmente la atención dado que el resto del lacado ha sido "relicado" artificialmente y sobre todo creo que la mejoría en cuanto a respuesta sonora bien vale y justifica la "cirujía mayor" llevaba a cabo en esta guitarra. El talón del mástil en estas Maison 335 es largo, tanto que ocupa toda la cavidad de la pastilla de mástil más allá del final del diapasón... por tanto NO será exactamente una unión tipo "long tenon" como en las Gibson de los 50 o en los mejores ejemplares japoneses, pero al menos ese talón extra largo redunda en un sonido más "lleno" y con mayor "sustain" que si el talón terminase justo a ras del diapasón (el mástil de las Gibson actuales más "económicas" tiene un encaje realmente cutre: un talón más corto metido en un zócalo "ciego" que no llega hasta el hueco de la pastilla de modo que la transmisión sonora no es tan efectiva y cualquier error constructivo como huecos "de órdago" queda completamente oculto, en ocasiones ninguno de los flancos del talón llega a tocar las paredes del zócalo y ambas piezas quedan "agarradas" por cuatro pegotes de cola... como si pegaras una foto en la pared con un moco, vaya).
- Remate "open book" en la pala del mástil + logotipo incrustado a mano. La forma de la pala originalmente es "estilo Guild" y si le rebajas un hoyuelo en el centro queda la forma "libro abierto" típica de Gibson. Como se puede apreciar en las fotos, eso es precisamente lo que le hice a este ejemplar y ya puestos me molesté en incrustarle un logotipo de Maison hecho a mano en celuloide auténtico (si algo tienen estas guitarras que me parece feo de solemnidad, es el logotipo serigrafiado con una tipografía "pa darle de comer aparte"). Añadí una pegatina en vinilo ultrafino con la misma forma que el "floripondio" que suelen llevar las Gibson 335 y luego apliqué cianocrilato sobre toda la pala, que una vez lijado y pulido es un acabado tan respetable y duradero como el poliuretano. Dado que la guitarra iba a estar "relicada" opté por dejar un aspecto "no impecable" en el frontal de la pala para que no desentonara tanto como si estuviese perfectamente liso y reluciente (además apareció un leve craquelado en torno al logotipo incrustado, algo bastante excepcional cuando se usa cianocrilato a modo de acabado, y no quise que se echara a perder ese efecto que me parece ideal para un instrumento en plan "relic").
- Clavijeros sellados / autolubricados sacados de una guitarra japonesa de los años 70. Son estables, precisos y duraderos, y las manetas tipo "tulip" quedan genial en esta guitarra (una de las cosas que más me duelen a la vista de los herrajes originales de estas Maison 335 son los clavijeros con manetas cuadradotas que a cualquier guitarrista más o menos "purista" le chirrían como un cristo con botas). En la trasera de la pala se pueden ver los orificios de los clavijeros originales y otros que habrá llevado en algún momento (tipo Kluson con un tornillo arriba y otro abajo) pero aunque son bastante visibles a corta distancia todos están bien sellados y enrasados con la superficie de la pala. Tratándose de una guitarra "relicada" no me disgusta porque potencia esa apariencia de instrumento añejo sometido a muchas modificaciones a lo largo de su existencia.
- Tapa del alma del mástil tipo "bell shape" como en las Gibson (la tapa original es bastante fea y desmerece el aspecto general de esta guitarra).
- Cejilla de "hueso vintage" / no blanqueado cortada, ranurada y pulida a mano (el hueso sin blanquear queda genial en guitarras de corte clásico y su contenido en grasa facilita el deslizamiento de las cuerdas favoreciendo la estabilidad de afinación). Altura de cuerdas calculada para obtener un tacto "dócil" y una afinación precisa mantieniendo un márgen de vida útil por delante.
- Trastes pulidos a mano para facilitar los "bendings" o estiramientos de cuerdas (en rigor fueron rectificados, recoronados y pulidos tal como comentaré más adelante para dejarlos en perfectas condiciones).
- Pastillas experimentales tipo "Unbucker" contruidas por mí partiendo de la combinación de piezas de varias pastillas prefabricadas (imanes AlNiCo, por supuesto, ya que hace muchos años que no soporto las pastillas con imán cerámico). Las Lindy Fralin "Unbucker", al igual que las Gibson "burstbucker", presentan una bobina con más vueltas de hilo que la otra de modo que el sonido en modo humbucker es más vivaz y definido que el de una humbucker "al uso" con ambas bobinas iguales porque se da una menor cancelación de fase entre los sonidos de ambas bobinas (uno de los ingredientes que dan lugar a la "magia" de las Gibson PAF humbuckers de la era dorada de los 50 es precisamente el uso de bobinas descompensadas) y a la vez cuando son conmutadas a modo "single coil" (una sola bobina activa) el sonido es algo más potente y definido que en el común de humbuckers "spliteables" dado que la bobina que queda activa tiene más vueltas de hilo de lo habitual (el valor promedio de una HB más o menos clásica o típica ronda los 8 K de impedancia y si la conmutamos a modo "single coil" se queda en una sola bobina de 4 K... eso explica que normalmente suenen bastante "anémicas" en comparación con una single coil tipo Fender cuya impedancia suele andar más en torno a los 6 K por término medio). En este caso la diferencia de impedancias entre bobinas queda en torno a 1,5 - 2 K para cada pastilla y eso da lugar a un notorio "efecto Unbucker". La pastilla de mástil tiene una impedancia total algo mayor de lo habitual en una HB clásica (unos 9 K en vez de los típicos 7,5 - 8 K) y la de puente tiene una impedancia aún mayor de lo habitual (unos 11 K si no recuerdo mal) y eso favorece un sonido más "lleno" y potente con una leve acentuación de las frecuencias medias que en mi opinión favorece bastante el sonido de las guitarras tipo 335 (al no tener una tapa de arce añadida como en el caso de las LP carecen de ese extra de brillo y pegada en graves que aporta la tapa de arce). La placa base de estas "Unbuckers caseras" es de latón. Tengo otro set muy similar (hecho igualmente por mí) con placas base de "nickel-silver" que es el material empleado en las humbuckers de los 50 pero consideré que en este caso convenía más instalar las Unbuckers con base de latón porque dan lugar a un realce más o menos moderado pero notorio de las frecuencias graves y creo que eso también beneficia a las 335 ya que por naturaleza son guitarras con un sonido más liviano y sutil que las LP y SG. Estas pastillas son conmutables a modo "single coil" para poder exprimir al máximo el potencial de la tipología "unbucker" y combinadas con una "mod" que detallaré en el siguiente apartado dan lugar a una gran variedad de sonidos.
- Electrónica cambiada por completo con componentes "reciclados" de varias guitarras, de calidad más que decente y en buen estado. A mi entender, la "mod" estrella en el apartado de la electrónica cuando se trata de guitarras con pastillas dobles consiste en convertir el control de tono en un mezclador "single coil > humbucker" de modo que no solo disponemos de los modos "SC" o "HB" sino también de todos los puntos intermedios entre ambos modos (pasando por una buena aproximación al sonido de las pastillas P90 con el mezclador en torno al 4,5). Viene a ser como tener tres pastillas diferentes en cada "hueco" más todas las gradaciones intermedias. A fin de aprovechar al máximo los cuatro potenciómetros acabé ideando una configuración que cuenta con un control Master Volume y un control Master Tone (comunes a cualquier selección de pastillas) más un mezclador independiente para cada pastilla. Creo que es la opción más completa y versátil. No puedo imaginarme mis guitarras con humbuckers sin esta mod. El sonido de la pastilla de mástil con el mezclador en torno al 0,5 - 1,5 (una especie de "single coil vitaminada") me parece una gozada en limpio (más "lleno" que una single coil tipo Fender, más vivaz y expresivo que una HB y menos bronco que una P90) y el sonido de la pastilla de puente con overdrives y el mezclador en torno al 4,5 es más preciso e inteligible que el modo "100% HB".
- Capuchón del selector de pastillas color marrón / ámbar al estilo de las Gibson de los 50. Cubrebotones tipo "witch hat" nuevos (envejecidos prestando gran atención a imágenes de cubrebotones originales del año la caspa que pude hallar en internet) y punteros metálicos bajo los cubrebotones, como es de rigor en cualquier réplica detallista y como es de sentido común si queremos hacer ajustes precisos en los controles de la guitarra.
- Puente GFS tipo ABR-1 con base de zinc y selletas de latón comprado expresamente a una tienda de Estados Unidos, una réplica más que decente y lograda del clásico tune-o-matic de los años 50 (muy superior a los puentes tipo "Nashville" usados por Gibson e imitadores de los años 70 en adelante). Las selletas de latón garantizan un sonido más "lleno" y cálido que las selletas de zinc comunes en los puentes baratos, y su construcción a partir de bloques macizos mecanizados / fresados para darles la forma definitiva proporciona algo más de ataque y frecuencias medias que en el caso de las selletas "a la vieja usanza" hechas con latón fundido e inyectado en moldes (considero que esto también beneficia la respuesta tonal de las guitarras tipo 335). Este modelo de Maison trae de serie un puente de poste ancho (si ya es difícil hallar una 335 vintage con mástil de caoba que no se vaya a los 900 y pico pavos, cazar una que además tenga puente de poste estrecho de serie ya se convierte en misión imposible) pero ya me ocupé de corregir ese detalle llevando a cabo una "mod" infalible cuya efectividad ya tengo más que contrastada después de haberla efectuado en un zillón de réplicas de Gibson: retiré los dos "bushings" incrustados en el cuerpo donde van roscados los postes del puente, taponé ambos orificios con espigas de haya, las enrasé con la superficie del cuerpo, tinté y laqué los extremos para camuflarlos en la medida de lo posible, taladré dos orificios finos y largos y rosqué en ellos dos postes de latón "métrica 4". De ese modo matamos dos pájaros de un tiro: por una parte cambiamos los postes originales de acero por unos de latón tal como dicta la "receta original" de las guitarras Gibson (los postes de acero dan un sonido más "chicharrero" por agudos que me molesta sobremanera) y por otro lado cambiamos un poste ancho roscado sobre un bushing con bastante holgura por un poste estrecho anclado firmemente sobre la madera del cuerpo (creo que huelga explicar cuál de los dos suena mejor y por qué). Este es uno de los puntos más importantes en cuanto al hardware y me parece mucho más crucial que instalar unas pastillas mejores pero por desgracia no es algo "del dominio público"
- Cordal de zinc sacado de una guitarra japonesa de los años 70. Algunos guitarristas optan por cambiar el cordal original (casi siempre de zinc) por uno de aluminio como en las Gibson de los 50 porque da un sonido más "abierto" con menor presencia de la nota fundamental y mayor contenido de armónicos, pero otros consideramos que en el caso de las 335 vale la pena dejar el original de zinc dado que son guitarras que por naturaleza suenan más etéreas o livianas que las LP y pueden llegar a sonar bastante "anémicas" con un cordal de aluminio. Postes de cordal Gotoh hechos de latón (tradicionalmente han de ser de acero pero en este caso el latón viene bien para redondear o dulcificar un poco más la respuesta tonal de las 335) torneados para eliminar la "aleta" o rebaba inferior a fin de poder bajar un poco más el cordal y obtener un mayor ángulo de incidencia cuerda / selleta (esto mejora la transmisión sonora, da algo más de "cuerpo" y definición y además da lugar, a efectos prácticos, a unos postes de cordal "autobloqueantes" dado que cuando los apretamos al máximo el cordal queda atrapado entre los postes y el borde del bushing, circunstancia que redunda nuevamente en una mejor transmisión sonora).
- Botones de correa Gotoh extra grandes, los más recios y seguros (la correa no se saldrá a no ser que tenga los ojales hechos polvo).
- La guitarra lleva puesto un set de cuerdas Pyramid "Nickel Classics" calibre 10-46 (las mejores que he probado) y está recién ajustada.
- Incluye un estuche vintage (calculo que debe ser de los años 70 más o menos) con perfilería de aluminio en los bordes de ambas caras (eso le da un plus de resistencia y longevidad frente a trompazos durante el transporte). La superficie está algo curtida por el uso pero apenas tiene arañazos o peladuras, tan solo algo de "solera" acumulada en la textura del tapizado (podría haberlo frotado a muerte con un paño de microfibra pero opté por no dejarlo limpio como una patena, al fin y al cabo es un estuche viejo y eso le da mayor autenticidad). Las bisagras y los cierres aún están en buen estado, alguno va un poco más duro o más flojo que el resto pero creo que les queda vida útil por delante. El tapizado interior está algo desgastado en algunas partes pero los he visto en mucho peor estado. En cuestión de estuches siempre aplico la misma máxima y os recomiendo que hagais exactamente lo mismo por la cuenta que os trae: más vale estuche que venga algo holgado y rellenar huecos con esponjas y/o trapos para que la guitarra no baile que un estuche que apriete como zapato nuevo (un estuche mal elegido puede dar lugar a una deformación irreversible del mástil o incluso a una rotura de pala en caso de impacto). Al menos con un estuche holgado uno puede elegir dónde, cómo y en qué medida amortigua y afianza la guitarra en su interior. En este caso puedo dar fe de que la guitarra ni da tumbos dentro ni queda aprisionada, y la pala queda bien lejos del fondo del estuche (como quede peligrosamente cerca o peor aún, apoyada contra el fondo, ya os podeis imaginar lo que sucede al primer golpe serio).


ESTADO DE CONSERVACIÓN:

Cero grietas, estropicios serios o reparaciones. Todo el envejecido que se puede apreciar en las fotos es artificial y si bien se buscó darle un aspecto "curtido" propio de las guitarras vintage más usadas y abusadas, esta guitarra en verdad ha sido bastante cuidada y mimada. Mástil recto y prácticamente libre de marcas (apenas un par de toques muy leves en el lacado del dorso que no se notan al tocar). Los trastes tienen algo de desgaste como es de esperar en toda guitarra con cierta antigüedad pero fueron recoronados y pulidos para dejarlos en óptimas condiciones (no hay nada peor que unos trastes con las coronas convertidas en planicies, las notas pierden definición y pueden llegar a sonar "ahogadas" por la mayor superficie de contacto entre cuerda y traste). Como tengo por costumbre, recomiendo al "respetable" que esté MUY al tanto del estado de los trastes de las guitarras que se anuncian aquí o en cualquier otra parte: cada vez estoy más asqueado de ver trastes en las últimas y lo raro es que el vendedor tenga el detalle de indicarlo. Encontrarte con la sorpresa poco grata de que tienes que rascarte 150-200 € más si quieres dejar la guitarra en condiciones es un putadón. "Avisaos estais": aguzad la vista, que os conviene :-) En cuanto a sonido y tocabilidad, esta guitarra está mucho mejor que nueva: todos los herrajes y complementos han sido mejorados a conciencia y le auguro muchos años de vida útil por delante.


UNAS CONSIDERACIONES FINALES ("a título personal", como no podría ser de otra manera)

Las Greco de finales de los 70 a mediados de los 80 son, a mi entender, LA guitarra vintage japonesa por excelencia. Las Tokai siempre son aclamadas como las mejores pero creo que en relación "material / construcción / precio / sonido" las Greco ganan por goleada (más aún desde que las Tokai antiguas se pusieron en unos precios inalcanzables). Se nota el grado de obsesión por los detalles y la minuciosidad al replicar formas, dimensiones, técnicas constructivas, etc. Pueden ser consideradas como auténticas "copias 1:1" salvo por el acabado en poliuretano en las gamas medias y bajas (sinceramente yo prefiero un lacado de poliuretano, siempre que sea delgado).

Los japoneses empezaron copiando las Gibson y Fender de los 70 (plagadas de incorrecciones que se apartan de los originales de los 50 dado que ambas marcas estaban ya "en horas bajas" tras haber sido compradas por una discográfica y una empresa que hacía autopistas, nada menos) pero pronto se dieron cuenta de que "la buena mierda" eran las Gibson y Fender de los 50 que hoy en día cuestan una fortuna. Entonces concentraron todos sus esfuerzos en replicar esos originales considerados como "el Santo Grial". En la mejor época de la luthiería japonesa (finales de los 70 a mediados - finales de los 80) ellos construían guitarras memorables mientras los yankies andaban más perdidos que un pato en un garaje. No soy el único que opina igualmente que en aquellos tiempos los japoneses conseguían mejores maderas que los americanos (unos querían producir las mejores réplicas y competían entre ellos, los otros se conformaban con "vivir de rentas"). Si en los años 80 los japoneses estaban "en la cresta de la ola" de su buen hacer como constructores de guitarras y conseguían mejores maderas mientras los americanos estaban "de capa caída" en cuanto a calidad material y procesos constructivos... ¿qué guitarras salen más a cuenta, sobre todo si comparamos precios? Con el dinero ahorrado da para tunear "como es debido" y de arriba a abajo esa guitarra y todas las demás que uno tenga (y aún puede sobrar algo para comprar OTRA guitarra más, jaja). Ahí lo dejo, y que cada cual piense lo que quiera :-)

Ahora bien, como decía al principio de este anuncio... si definitivamente no te llegan los cuartos para agenciarte una réplica japonesa bien parida (cosa nada difícil dado que las jodías se han puesto por las nubes y la cosa solo puede ir a peor) no todo está perdido: "siempre nos quedará París" (las réplicas coreanas más decentes mientras sigan siendo medianamente asequibles... cuando se pongan igualmente por las nubes ya se verá, tal vez entonces la gente tendrá que construir sus propios instrumentos si no quiere acabar tocando escobones con cuerdas vendidos a precio de caviar y seguramente ya le pondría más amor que los fabricantes actuales, jaja). Si quieres saber cómo eran las 335 de los 50 más ligeras, vivaces y definidas que las anclas de buque que nos han estado endiñando durante las últimas cinco décadas, esta bien podría ser tu guitarra. Si quieres que tu réplica tenga unas "specs" medianamente fieles a los originales de los 50 (o al menos tenga un mástil hecho con la madera correcta) creo que es una opción muy a tener en cuenta sabiendo cómo está el panorama en cuanto a calidades constructivas y precios. Si además quieres catar eso de los mezcladores "single > humbucker" pues "razón de más", porque casi nadie incluye esa mod en sus guitarras (lo cual me parece una pena tremenda, no saben lo que se están perdiendo) y actualmente solo unos pocos modelos cuentan con esa prestación de serie (algo es algo, tal vez algún día será algo tan común como los controles de tono o al menos debería serlo en vista del mucho potencial que tiene).

Solo una cosilla más: insistiré en el hecho de que el precio habitual de estas guitarras sin un solo extra en los circuitos habituales de compra-venta de instrumentos rara vez baja de los 400 € (antes de la crisis llegué a ver este mismo modelo en venta por encima de los 650 €). Los materiales añadidos cuestan un dinero y sobre todo la pechá de horas de trabajo que lleva encima le costaría media nómina al más pintado si tuviera que pagar los honorarios de un luthier que llevase a cabo todas esas mods. Visto así en perspectiva... quien tenga bemoles de decir que esta Maison es una jartá de cara que lo haga si le place, pero que tenga al menos el detalle de argumentar algo coherente o lo mando a cagar a la vía, hablando en plata :-)


ENVÍO A TODA LA PENÍNSULA: 15 € a cargo del comprador (islas, Ceuta y Melilla consultar ANTES de pasar por caja porque sale más caro, sabiendo el código postal puedo averiguar el precio exacto). Embalaje a prueba de bombas y de manazas.


En mi perfil podeis comprobar mi reputación intachable como comprador y vendedor. También podeis ver todos mis anuncios haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.guitarristas.info/usuarios/mestre_oldschool75/anuncios

Gracias por vuestra atención, amigos. Salud y rock and roll!!!
Estado: Bueno
CONSULTAS SOBRE EL ANUNCIO

Regístrate o para poder comentar