8

ESP Horizon NT-7

Opiniones de usuario (2)
  • kessel
    5
    Opinión de kessel el 15/02/2018

    Lo mejor: Mastil comodo, sonido

    Lo peor: Poca versatilidad (en principio)

    Compré esta guitarra de segunda mano, medio a ciegas porque no pude probarla en tienda y la compré a alguien que vive a cientos de kilómetros de mi casa. Y digo medio a ciegas porque antes de comprarla ya conocía otros productos de ESP y tenía una idea bastante clara de la muy buena calidad que podía esperar de un producto de la serie estandard de esta marca.

    La NT-7 cumplió todas mis espectativas al llegar el pedido, acabados perfectos, buenas mecánicas, maderas de calidad con una buenisima resonancia, un lacado de apariencia muy resistente y un sonido bestial. Al ser de segunda mano tuve que ajustar la guitarra a mis gustos y necesidades y corregir con ello posibles desajustes del envío o del uso del anterior dueño, pero hecho esto la guitarra demostró dar todo al nivel que da una ESP recién comprada con una notoria mejora en el sonido, que tras el ajuste de la altura de las pastillas y la acción de las cuerdas ganó el punto de definición que conocía de mi otra ESP.

    Una de mis mayores dudas y miedos antes de recibir la guitarra eran las dimensiones del mástil, al tratarse de una guitarra de 7 cuerdas y después de haber probado una prima-hermana suya, la Ltd-H1000, que ya en formato de 6 cuerdas no me terminó de parecer muy cómoda, tenía serias dudas sobre si me sentiría bien con el mástil de esta 7 cuerdas.

    Para mi sorpresa no sólo me sentí bien con el mástil sino que creo que es tal vez el mástil mas cómodo de las guitarras que actualmente poseo solo por detrás del mástil de mi Ibanez RG. Realmente parece un mástil que a pesar de las 7 cuerdas se puede tocar sin que canse durante horas, cosa que por falta de tiempo aún no he podido confirmar al 100%, pero de lo que estoy practicamente seguro.

    Como puntos a criticar diría que la guitarra tiene dos puntos débiles. El más importante es su falta de versatilidad, ya que viene de fábrica con 2 pastillas idénticas en puente y mástil, la EMG 707. A mí personalmente me gusta más en la posición del mástil porque suena muy cortante y algo oscura, que es lo que busco con una guitarra especialmente diseñada para estilos duros. Y en mástil tampoco me desagrada, pero creo que al ser la misma pastilla que en puente el rango sonoro de la guitarra se ve muy reducido.

    Las ESP con pastillas activas EMG son guitarras que no son especialmente versatiles, pero otras combinaciones ofrecen algunas posibilidades más de lo que ofrece la configuración de pastillas de fábrica de esta guitarra.

    Y la segunda pega que le veo, aunque algo menos importante, es que las clavijas de afinación, al ser una más de lo habitual y estar todas en línea en el clavijero, quedan demasiado juntas y hacen a veces un poco difícil su uso, pero sólo un poco.

    Y bueno, personalmente hubiera preferido que el tapizado del interior del estuche que viene con la guitarra hubiera sido negro o incluso rojo o azul como el de algunas Ibanez, el gris que viene de serie parece que sea del color del pelaje de un gato callejero y en cierto modo le resta elegancia a una guitarra que fuera del estuche brilla precisamente por tener un diseño sencillo pero exquisito.
  • kessel
    5
    Opinión de kessel el 24/02/2013

    Lo mejor: Mastil comodo, sonido

    Lo peor: Poca versatilidad

    Compré esta guitarra de segunda mano, medio a ciegas porque no pude probarla en tienda y la compré a alguien que vive a cientos de kilómetros de mi casa. Y digo medio a ciegas porque antes de comprarla ya conocía otros productos de ESP y tenía una idea bastante clara de la muy buena calidad que podía esperar de un producto de la serie estandard de esta marca.

    La NT-7 cumplió todas mis espectativas al llegar el pedido, acabados perfectos, buenas mecánicas, maderas de calidad con una buenisima resonancia, un lacado de apariencia muy resistente y un sonido bestial. Al ser de segunda mano tuve que ajustar la guitarra a mis gustos y necesidades y corregir con ello posibles desajustes del envío o del uso del anterior dueño, pero hecho esto la guitarra demostró dar todo al nivel que da una ESP recién comprada con una notoria mejora en el sonido, que tras el ajuste de la altura de las pastillas y la acción de las cuerdas ganó el punto de definición que conocía de mi otra ESP.

    Una de mis mayores dudas y miedos antes de recibir la guitarra eran las dimensiones del mástil, al tratarse de una guitarra de 7 cuerdas y después de haber probado una prima-hermana suya, la Ltd-H1000, que ya en formato de 6 cuerdas no me terminó de parecer muy cómoda, tenía serias dudas sobre si me sentiría bien con el mástil de esta 7 cuerdas.

    Para mi sorpresa no sólo me sentí bien con el mástil sino que creo que es tal vez el mástil mas cómodo de las guitarras que actualmente poseo solo por detrás del mástil de mi Ibanez RG. Realmente parece un mástil que a pesar de las 7 cuerdas se puede tocar sin que canse durante horas, cosa que por falta de tiempo aún no he podido confirmar al 100%, pero de lo que estoy practicamente seguro.

    Como puntos a criticar diría que la guitarra tiene dos puntos débiles. El más importante es su falta de versatilidad, ya que viene de fábrica con 2 pastillas idénticas en puente y mástil, la EMG 707. A mí personalmente me gusta más en la posición del mástil porque suena muy cortante y algo oscura, que es lo que busco con una guitarra especialmente diseñada para estilos duros. Y en mástil tampoco me desagrada, pero creo que al ser la misma pastilla que en puente el rango sonoro de la guitarra se ve muy reducido.

    Las ESP con pastillas activas EMG son guitarras que no son especialmente versatiles, pero otras combinaciones ofrecen algunas posibilidades más de lo que ofrece la configuración de pastillas de fábrica de esta guitarra.

    Y la segunda pega que le veo, aunque algo menos importante, es que las clavijas de afinación, al ser una más de lo habitual y estar todas en línea en el clavijero, quedan demasiado juntas y hacen a veces un poco difícil su uso, pero sólo un poco.

    Y bueno, personalmente hubiera preferido que el tapizado del interior del estuche que viene con la guitarra hubiera sido negro o incluso rojo o azul como el de algunas Ibanez, el gris que viene de serie parece que sea del color del pelaje de un gato callejero y en cierto modo le resta elegancia a una guitarra que fuera del estuche brilla precisamente por tener un diseño sencillo pero exquisito.