4
1

Fender Heartfield Talon IV

Descripción

La Fender Heartfield Talon IV tiene un cuerpo de tilo, mástil de arce, diapasón de palo de rosa, dos humbuckers DiMarzio DP152 Super 3, una pickup Fender de bobina simple, tremolo Floyd Rose y 24 trastes.

Longitud de escala de 25,5" (648 mm), incrustaciones de aleta de tiburón en el diapasón.

Fabricada en Japón.

Opiniones de usuario (3)
  • randyjakezakk
    4
    Opinión de randyjakezakk hace 5 dias

    Lo mejor: Su sonido, el look, su comodidad.....

    Lo peor: Mástil demasiado fino y plano, acción demasiado baja lo que dificulta un poco la tarea ritmica....

    En general, una gran guitarra, me enamoré de ella la primera vez que la vi en un especial de la revista Metal Attak de la Metal Hammer, dedicada a guitarristas. Casualmente meses después cuando pude con mi primer sueldo comprar una guitarra "buena" entré en una tienda y nada más verla recordé aquella preciosa guitarra con formas muy estilizadas....una Talon I.

    Todavía la tengo conmigo aunque no le doy mucho uso, pero la guardo como un gran tesoro. Los "pros" del modelo en concreto que compré eran el floydrose original, el acabado y la construcción en general muy buena, propia de fender...

    Las "contras"....venía mal ajustada de fábrica, la electrónica en éste modelo (más bien las pastillas) de serie eran bastante regulares y con muy poca "chicha". Con los años y ya abierto a más terrenos musicales, te das cuenta de que es un instrumento demasiado enfocado al rock duro y sobretodo al shred-solista....por lo que no lo hace un instrumento totalmente versátil en cuanto a estética y prestaciones; no por eso en cuánto al sonido ya que tiene ese "toque" chillón Fender y en limpio suena de fábula (con un buen upgrade de pastillas) y la pintura del hardware es bastante mala, no aguanta mucho la corrosión del sudor por más que la limpies durante todos estos años.

    Actualmente la tengo con una dimarzio super distortion en puente, una ibanez S1(ibanez rg) en el medio y una dimarzio paf pro en mástil y es un AUTENTICO CAÑONAZO. Bien ajustada es una guitarra resistente y aguanta muy bien la afinación. No es pesada en exceso....

    Si te llama la atención hacerte con una y ves alguna de 2a mano ni te lo pienses, ya que otra ventaja es que hoy por hoy no son para nada caras....

    Debo reconocer que a parte de la estética lo que me convenció y enamoró de ésta guitarra era el factor Vinnie Moore que por entonces las endorseaba.....


    Saludos.
  • mactaco
    5
    Opinión de mactaco el 27/02/2015

    Lo mejor: El grosor del mástil. Pick ups Dimarzio

    Lo peor: Mástil atornillado.

    Que tal. Durane años traté de conseguir alguna Fender Talón. Ahora tengo 2 la Talon IV en color negro y la Talón II en rojo. Lo que más me gustó de ambas ha sido el grosor del brazo, delgado a más, muy cómodo. A pesar de tener el brazo atornillado al cuerpo, no se dificulta el acceso a las cuerdas de abajo, aunque en las gamas altas (IV y V) hubieran preferido fuesen diseñadas en una sola pieza. El modelo IV tiene Floyd Rose PRO mientras las serie II tiene el Floyd rose "Orginal" Hasta ahora la única difernecia entre ambos ha sido que el primero es más suave que el segundo, algo es seguro: ninguno desafina. Los acabados son estupendos, se aprecia en seguida que son guitarras de alta calidad: Los micrófonos:las 2 Dimarzio que monta no me agradan demasiado, aun así su sonido es bueno, tiene buena resonancia, sonido muy versatil pra metal y para blues. A la Talon V le monté un hambucker Seymour Duncan en el puente y se nota la diferencia de sonido respecto a la DiMarzio, definitivamente el sonido mejoró, aumentarón los armónicos y la resonancia.
  • J.Gabriel Navalón
    5
    Opinión de J.Gabriel Navalón el 10/11/2013

    Lo mejor: Versatilidad, comodidad, caracter

    Lo peor: La pastilla sigle de medios recoge muchas interferencias.

    Guitarrón!! Desde que llegó a mis manos en el 94 ó 95 siempre ha sido entre mis otras guitarras, la preferida y principal en los directos y en estudio. Cómoda, versátil para cualquier estilo, con un tono y sustain increibles. La guitarra es pesadita, pero merece la pena por el sustain que consigue y la expresividad que transmite con todos los estilos. Las dos pastillas DiMarzio Paff-Pro tienen un tono bluesy impresionante.

    Combinación perfecta del típico sonido Fender con un cuerpo de super-strato tipo Ibanez Jem, más pensado para shredding (velocidad sin limite) y un ajuste perfecto en mástil y la altura de las cuerdas para digitar limpiamente con rapidez y sin trasteos. Cambié el Floyd Rose original por un Schaller (serie alta) mucho más preciso y resistente a la corrosión. Lleva ya mucho tiempo batallando conmigo, con sus visitas periódicas al Luthier para ajuste y puesta a punto y cada vez me da la sensación de que suena mejor. No la cambiaría por nada!!