5

Gibson SG Faded

Descripción

Guitarra con cuerpo de caoba y mástil de arce, diapasón de palo rosa, pastillas 490R y 490T, 22 trastes, escala 24'75", afinadores vintage, hecha en EEUU.

Opiniones de usuario (3)
  • Juan Jesus Martin Dominguez
    5
    Opinión de Juan Jesus Martin Dominguez el 04/01/2020

    Lo mejor: Sonido y tacto

    Lo peor: Resistencia del acabado

    GIBSON SG en mayúsculas y de todo derecho. Comprada por 500€ nueva en 2008 realmente tiene un nivel de calidad muy superior al precio.
    El tacto de la guitarra es un lujo, es una guitarra que no te cansas de tocar, con una afinación super estable y un mástil muy cómodo.

    Las pastillas, un clásico, 490t y 490r de Gibson. Quizás sería aún mejor con otro set de pastillas, pero las de serie cumplen a la perfección. Si tienen un punto flojo es en sonidos limpios, pero para todo lo que sea rock funcionan muy bien.

    En cuanto al acabado de serie es precioso (para el que le gusten los acabados no mate seminaturales) pero obviamente es más sensible al paso del tiempo. La parte positiva es que la guitarra adquiere el acabado relic natural con más facilidad que la acabadas en laca nitro o poliuretano
  • urcelaycampeon
    4
    Opinión de urcelaycampeon el 26/12/2019

    Lo mejor: El acabado es muy fino y con el tiempo relica naturalmente, el hardware es bueno.

    Lo peor: Pastillas muy chillonas

    Para mi es una guitarra muy equilibrada en cuanto a construcción, no cabecea como me ha pasado con alguna otra SG y se siente cómoda al tocar sentado con ella.

    En tema clavijeros, aguantan bien la afinación y el puente y cordal son de calidad.

    El cuerpo es una gozada, un acabado muy bonito y bastante natural.

    Las pastillas no acompañan al tipo de guitarra, para mi resultan muy chillonas y con una tendencía a potenciar en exceso los agudos en detrimento de los graves, lo mejor que se puede hacer es un cambio para dejar un guitarrón.

    Yo le daría un 8/10 siendo críticos, en su día (2012) adquirí el modelo por 420€, es una pena que hoy en día valgan el doble, es una guitarra de nivel medio de calidad y quizás los 750-850€ a los que se encuentra hoy en día hacen que resulte algo cara.
  • Xaverius Textor
    4
    Opinión de Xaverius Textor el 17/10/2019

    Lo mejor: El acabado "raw"

    Lo peor: Detalles descuidados

    La verdad que es una guitarra que me sorprendió bastante en su día y a día de hoy me sigue sorprendiendo.

    Para ser una guitarra de una gama "barata" de Gibson la verdad que es una guitarra muy pintona y que con los años envejece bastante bien.

    La construcción de la guitarra es muy buena, dos piezas de caoba, diapasón de palorrosa, y sin acabado o como dice Gibson, el acabado "faded", que en el caso del modelo de color marrón envejece muy bien, la madera con los años va cogiendo su propia pátina le da un aspecto muy "vintage", de hecho yo la tengo tuneada con cubrepastillas cromados, perillas tipo sombrero de bruja y marcos en las pastillas y parece una guitarra de los años 70.

    En los modelos negro y cereza no se exactamente que tal envejecerá el acabado pero me imagino que será del estilo.

    La verdad es que las series "faded" han sido muy criticadas desde que salieron, que si eran peores de calidad, que si eran una mierda... es como todo, he tenido varias "faded" sobre todo dos Flying V y la verdad, yo creo que es más cuestión del año de fabricación que otra cosa, porque he tenido modelos "faded" y modelos acabados a la nitro de varios años y entre un año y otro cambiaba un mundo... supongo que por las maderas... pero por ejemplo en el modelo 2004 el sonido entre una Flying "faded" y una a la nitro, la diferencia sonora era nula.

    Como aspecto negativo, diría que los detalles de la guitarra no son muy allá, la tapa del alma es muy sosa y la pala es muy sosa, en otros modelos como la Flying V eran menos cantoso, pero en las Les Paul y en las SG faded, los detalles de la pala quedan muy pobres y en la SG, en la zona de las pastillas sin el marco queda bastante cutre a la vista, lo cual es la excusa perfecta para tunearla un poco.

    En cuanto a la tocabilidad, pues es una guitarra muy ligera y cómoda de tocar, no pesa prácticamente nada, tiene un mástil muy cómodo y rápido y el sonido que tiene es cremoso pero ligeramente medioso... una máquina de hacer rock.

    Por lo general es una guitarra excelente en cuanto a relación calidad-precio.