Schecter Hellraiser C-7 FR S

Opiniones de usuario (1)
  • Gabriel Gómez
    5
    Opinión de Gabriel Gómez el 05/01/2020

    Lo mejor: Calidad, sonido

    Lo peor: Algunas piezas y partes baratas,

    Esta fué mi primera 7 cuerdas, y dio la casualidad que apareció al mercado cuando me gustaban las movidas de sustain infinito de Steve Vai y las guitarras de rango extendido.
    La verdad que puedo decir muchas cosas buenas de esta guitarra, me quedo con las más personales y voy a decir las más útiles.
    Pros:

    Calidad: Se trata de un modelo de fabricación coreana y de una gama bastante alta dentro de esta marca. Igual no es equiparable a gamas custom o guitarras boutique de otras marcas, pero la calidad de las maderas, la construcción y el cuidado en muchos detalles como acabados, hardware, sonido, durabilidad... la convierten en un instrumento plenamente funcional y profesional. Es una guitarra que me ha respondido estupendamente desde el primer día y no he tenido pegas salvo por un par de fallos.

    Sonido: Tuve bastante suerte ya que buscaba una guitarra de 7 cuerdas con EMG 81, ya que me gusta un sonido más cortante y con buena presencia de medios para hacerla crujir haciendo palm-mute, y la guitarra viene de fábrica con esa pastilla instalada. Es una guitarra muy adecuada para meter caña con estilos metaleros, además el sonido de la caoba del cuerpo aporta unas frecuencias graves muy cálidas, lo que a mis oídos daba un poco de vida a ese sonido tan falto de dinámica que se les discute a las EMG en ocasiones. Lo que no me esperaba realmente era el sonido de la pastilla Sustainac. Aquí hay una sorpresa y es que a pesar de tener formato humbucker con dos bobinas, un día que la desmonté para ver como era me di cuenta de que una de las bobinas es solo una carcasa de plástico vacía. Por tanto es formato single, lo cual me plantea dudas de por qué no la fabricaron con ese diseño y se ahorraron el fresar más madera a la guitarra. Volviendo al sonido, realmente me parecía bastante peculiar y moderno. Si tuviera que hacer una comparación, diría que es similar a las pastillas DiMarzio Ionizer de Tosin abasi en una de las posiciones de pastillas simples o split-coil. El sonido es muy percusivo y con mucha presencia de medios, algo que para técnicas como el thumph viene de lujo, aunque si se busca un sonido más de Les Paul no resulta tan agradable.

    Comodidad: Después de llevar años con guitarras picudas y una Les Paul para mí esta me pareció una guitarra muy bien diseñada y funcional. No me llevó mucho tiempo acostumbrarme a tocar con 7 cuerdas, No es una guitarra muy pesada (unos 3,7kg y la escala para mis manos se hace bastante cómoda (más de 27-28" me cuesta estirar los dedos para algunas posiciones).

    Hubo sin embargo cosas que no me gustaron. Por ejemplo, que la pastilla Sustaiac, a pesar de tener la longitud suficiente, no es una pastilla muy acertada para 7 cuerdas, puesto que los dos polos que recorren esta se dividen en el medio creando un espacio por el que pasa por encima la 4ª cuerda. Eso hace que, en la posición del mástil esta cuerda suene unos decibelios por debajo de las demás, algo que resulta poco perceptible tocando con mucha distorsión y a lo que se puede uno acostumbrar, pero que también es un fallo a tener en cuenta. De la misma forma afecta al sustain de esta cuerda cuando se activa el circuito, ya que si la pila está a medio gas el sistema no funciona con esa cuerda a menos que hagas bending para acercarla a uno de los polos.

    Otra cosa que no me gustó fué que la salida de jack se estropeó a los dos años y empezó a hacer ruidos. Tuve que pedir que trajeran una desde el servicio oficial de Schecter porque las demás no eran acordes con la configuración de los cables, cerraban el circuito y gastaban las pilas aunque no se usara el sustainer. Tardó muchos meses en llegar.

    Por último, algo que es un detalle más pequeño e igual un fallo solo en esta guitarra, en los compartimentos de las pilas las tapas estaban muy duras, tanto que deformé la pestaña de una para abrirla.

    Aún así la guitarra me ha respondido verdaderamente bien, mantiene la afinación que da gusto, con unas buenas cuerdas suena pepino y permite tocar con afinaciones más graves manteniendo ese sonidazo. Me deshice de ella porque me dejó de gustar el Floyd Rose y porque me emperré por una Strandberg, pero teniendo las dos en frente y probándolas la verdad que ambas me parecieron de una calidad muy similar.