Tone King Imperial MkII

Opiniones de usuario (1)
  • rojocinco
    5
    Opinión de rojocinco el 24/12/2019

    Lo mejor: calidad

    Lo peor: precio

    El ToneKing Imperial MKII es uno de esos amplificadores para toda la vida que, siguiendo un concepto clásico, consiguen cierta versatilidad y facilidad de manejo que en los amplificadores antiguos no consigues con facilidad.

    Consta de dos canales de previo basados en Fender Tweed y Fender deluxe Reverb y una etapa de vávulas con 2x 6v6.

    Además tiene un atenuador reactivo por pasos que puede ser usado con los dos canales o sólo con el canal tweed si queremos mantener el canal deluxe sonando muy limpio (sin atenuar ) y el tweed rompiendo bien a un nivel de volumen similar con la ayudad del atenuador, ya que ninguno tiene controles gain, sólo volume . De esa manera podemos conseguir una buena distorsión rock & Rollera con el canal Tweed, pero si vas en plan metalero este no es tu amplificador.

    Además tiene una Reverb preciosa balanceada para sonar un poco menos fuerte en el canal tweed , el cual tiene mayor compresión y convertiría esa reverb en una guarriverb si mantuviese el mismo nivel de salida que en el canal tipo deluxeReverb.

    El canal más limpio también rompe con facilidad aunque es un tipo de sonido más midscoope, este puesto entre el 6 y el 7 y bien empujado con un pedal tipo tubeScreamer que realce los medios nos da los típicos sonidos de blues rock clásicos de los míticos guitarristas de Fender de toda la vida : SRV, Kenny Wayne Shepherd, etc....

    Por contra el canal tweed rompe mucho más y mucho antes , más si le aprietas con el control de medios llamado MidBite, es como el efecto del tubo screamer incorporado , te aprieta el canal y te da más medios. Es un extra porque ya sólo con el canal limpio bien apretado , el control de volumen de la guitarra y el pedal TS ya tienes versatilidad de sobra.

    Añádele un efecto trémolo mutable también por pedal como el cambio de canal y es un amplificador super versátil si te lo trabajas un poco.

    Es ligero y cómodo de transportar , construcción de lujo y como suele ser en estos casos: muy caro.
    Pero es que los guitarristas somos así , vemos un cacharro con tecnología de principios del siglo pasado bien construido y se nos cae la baba, porque además suena de lujo y es tan mono que a veces dan ganas de sacarle fotos más que de tocar con el.