1
2

Stagg EDB 3/4

Opiniones de usuario (1)
  • Raul Cabezali
    5
    Opinión de Raul Cabezali el 22/11/2017

    Lo mejor: Sonido auténtico. Transportabilidad. Relación calidad precio

    Lo peor: Nada que reseñar. Es perfecto.

    Me compré este contrabajo porque estaba harto de transportar el "de verdad", que requería un coche solo para él. Me vino algo de manteca de unos royalties y, en vez de irme a un clú a pulírmela con unas mançebas que es lo que haría un músico de verdad, me metí en la página de D. Tomás el alemán y me compré el cacharro. Ya lo había probado anteriormente, ya que un compañero de grupo tenía uno, pero estuve dudando entre el de marca blanca Thomann y éste, que tenían un precio similar. Sin embargo, después de haberle dado un tiento al de Thomann - que tiene otro compañero músico, este último me pareció excesivamente pesado y me lancé a por Stagg.
    Viene en una funda de transporte de muy buena calidad, robusta y bien acolchada, y con bolsillos interiores para guardar los "aditamentos" para apoyar la barriga y el brazo.
    El instrumento en sí da muy buena impresión, el clavijero va super fino y permite una afinación suave y precisa. El acabado del mueble es bastante bueno y el diapasón es perfecto. Los dos únicos detalles que tendrían un punto negativo son el acabado satinado de la parte trasera del mástil, que da la impresión de cierta fragilidad y que se puede desconchar fácilmente (es solo una impresión, y nunca le pasó nada en el tiempo en que lo tuve) y que el "aditamento" para apoyar el brazo tenía una de las roscas algo pasada y no era posible dejarlo fijado al 100%, aunque nunca dio el más mínimo problema.
    En cuanto a la electrónica, el sistema de captación del sonido es activo y funciona a la perfección. Dispone de un control de volumen y otro que podríamos denominar de "supergraves", con el cual podemos controlar esa gama de graves profundos de los contrabajos que no suelen tener los bajos eléctricos. Además de la salida de jack 1/4 para el amplificador, tiene una entrada de jack 3.5 estéreo por si queremos practicar con una backing track o una caja de ritmos y una salida de auriculares. Perfecto para ensayar de forma silenciosa.
    La tocabilidad es perfecta, y permite ajustar la altura del puente con unas roscas para adecuarla a nuestro estilo de interpretación, pudiéndose dejar las cuerdas casi pegadas al diapasón sin que cerdee.
    En cuanto al sonido enchufado, no le encontré gran diferencia con el contrabajo de verdad, ya que gracias a ese control de supergraves se emula perfectamente el sonido de un contrabajo de verdad.
    Lamentablemente, de nuevo por falta de uso y exceso de deudas, lo tuve que vender hace un par de años.

    Lo recomiendo encarecidamente, y, como mencionaba antes, si dudáis entre este o el típico "Palatino" o el de marca blanca de Thomann (que son el mismo), id a por éste, que no os vais a arrepentir.