Un ángel nunca muere

UN ÁNGEL NUNCA MUERE

Cuando mires adelante
verás que no hay una línea.
No hay rectas ni trazas,
todo es deliciosamente curvo.
Ese claustro pegajoso
en el que te sientes atrapada
es la bella telaraña de tornasoles
que se presenta
hasta que cierres los ojos.
Déjate atrapar,
en vano es resistirse
al arácnido tejido del destino.
Parece que nos tragará una bestia
de multitudinarias extremidades.
Descansa niña de leche y pan,
recuéstate
en la comodidad de la paz
de lo que crees tu ocaso.
Sueña con ese jardín
de matices esmeralda
y rubíes sobre los tallos
disfrazados de flores.
Quizá esa mordida en tu cuello,
de delgada textura,
te traiga a muerte
de un pasado suplicio.
Morir y renacer.
La muerte de la noche
será la mañana que te escuche
respirar calma sobre el lino pulido
de tus sábanas
y abras tus ojos de cristal bordó.
No temas al abrazo de tu liberación.
Muchas veces haz partido
en brazos de la muerte,
mucho mas que dos veces.
¿Pero, que te espera?
Quién sabe.
Si lo supieras
te sería insípido, insulso.
Déjate ir sin miedo,
porque te alejas
de un viejo sufrimiento.
Transpira y desintoxícate
de pasadas caricias
que resultaron de las garras salvajes
de un rapaz tormento.
Parte a través de la inocencia
No pienses que eres ingenua.
Los tules te envuelven
y flotan acordes a la brisa
de un viaje nuevo.
No arrastres ponzoña
bajo las alas de tus pies,
trae de ese agua que brota
del manantial de tus ganas
de lluvia en la espalda.
Dale oportunidad de una sonrisa
a tu sombra celeste.
Si llegaras por aquí,
tal vez te reconozca y te invite
un tazón de café humeante,
que moleremos en mortero de marfil,
frente a un hogar de piedra.
Quizá la rojiza luz crepitante
de sus brazas
le devuelvan el rosa a tus mejillas
y te susurren al oído
que de amor no haz muerto,
que de amor,
solo se puede regresar a la vida.

                         *******yessuangel*


 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.