Bricosound (XIII): Pared Interior

 

En este artículo vamos a poner, por fin, la última capa de DM, por lo que habremos llegado a la última reducción de espacio interior. El espacio que quede tras esta operación será el espacio habitable de la cabina.

El procedimiento que seguimos fue dividir la cabina tal y como lo habíamos hecho al poner el COPOPREN, ya que a la hora de fijar las planchas finales DM utilizamos la viga central para atornillarlas.

Teniendo esto en cuenta, lo que hicimos primero fue cortar los paneles del suelo y el techo.

 

 

 

 

Estos últimos los colocamos usando los puntales y apoyando sin problemas en el suelo estable  de DM.
Una vez colocados en su ubicación pero sin atornillar aún, colocamos los DM de los laterales e igualmente sin fijar del todo, colocamos el DM del fondo, el cual lleva el hueco para la ventana.

 

 

Una vez con todo ello colocado en su sitio nos dispusimos a fijar firmemente los paneles de DM. Para ello, atornillamos tanto el panel del techo como los paneles laterales que se apoyaban sobre la viga central a esta misma.

En cuanto a las esquinas, es fácil ver que si los paneles están bastante justos de ancho, al colocar por ejemplo el de la cara que contiene la ventana, se ajustarán haciendo presión sobre los paneles laterales quedando ya de entrada bastante fijos. A la hora de encajar los paneles de esta forma hay que tener en cuenta la deformación del COPOPREN, el cual se comprimirá al apretar el DM.

 

El panel del techo, quedará cosido a la viga en el centro de la cabina y perfectamente apoyado sobre los otros DM en todo su perímetro.

Un vez colocados los DM lo que hicimos fue dar a todas las esquinas del perímetro la mezcla que venimos utilizando desde el principio de serrín y cola blanca. De esta forma conseguimos sellar todas las esquinas perfectamente.

 

Una vez terminada la primera mitad de la cabina nos dispusimos a montar la segunda mitad. Esta mitad tiene como particularidad salvar puerta de la cabina.  El procedimiento fue el mismo que para la primera parte, por supuesto, teniendo en cuenta los pequeños ajustes dependientes del marco de la puerta. Entre otras cosas porque el grosor de la puerta es de 11 cm y no 15 cm como el resto de las paredes de la cabina y hubo que hacer un pequeño rebaje de unos 4 cm en la pared como podéis ver en la siguiente foto.

 

Si os fijáis en encima del marco en la imagen, podéis ver el pequeño hueco que queda entre este y el techo, aunque pequeños detalles como este no tiene mucha dificultad después de todo lo que hemos hecho. Se corta una tira muy fina de DM y se ajusta. Después, a la hora de sellarlo todo bien con la masilla de cola blanca quedó perfecto.

 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.