Cory Doctorow y el copyright

Cory Doctorow

¿Y por qué debería importarnos todo eso de la reforma del copyright? ¿Qué nos estamos jugando?

Todo.

Hasta hace poco tiempo, el copyright era una regulación industrial. Si caías en las redes del copyright era porque estabas utilizando un pedazo de aparato industrial. Una imprenta, una cámara, una prensa de discos. El coste de estos aparatos era extraordinario así que añadirle un par de miles más por el servicio de unos buenos abogados especializados en copyright no era lo que se dice un desfalco. Añadía simplemente un par de tantos por ciento al coste de hacer los negocios.

Cuando entidades no industriales p.ej. gente, escuelas, iglesias, etc. comenzaron a interactuar con trabajos protegidos por el copyright, empezaron a hacer cosas sobre las que la ley del copyright no tenía que decir; escuchaban música, cantaban alrededor del piano o veían películas. Comentaban lo que habían disfrutado. Cantaban en la ducha. Se lo contaban —cada día con una variación distinta— a los niños antes de irse a la cama. Citaban. Pintaban igual las paredes de la habitación de los niños.

Llegaron los primeros días del copyfight. La era analógica, la de los grabadores de vídeo, los radiocasettes de doble pletina, las fotocopiadoras, y otras primitivas herramientas para la copia. Ahora ya sí era posible hacer cosas que invadían el reino de las actividades reguladas por el copyright. Copiar, interpretar, visualizar, adaptar. La gente empezó a leer novelas fotocopiadas, los chavales a cambiarse cintas de casette, o incluso te podías llevar programas grabados de la tele y hacer una fiesta.

Aún había comparativamente poco peligro en el proceso. Aunque se trataba de actividades dudosamente ilegales —aunque ya los propietarios de derechos comparaban los grabadores de vídeo con «el estrangulador de Boston» y aseguraban que «grabarse cintas en casa mata la música»— el coste de la lucha legal contra ellas era demasiado alto. Los proveedores de contenidos, las discográficas y los estudios no podían estar en casa de todo el mundo para ver qué hacían, no al menos sin una carísima red de cotillas cuyos salarios habrían excedido con mucho las pérdidas que hubieran evitado.

Pero llegaron el ordenador personal y la Internet. Estas dos tecnologías representan el impulso perfecto para trasladar las actividades cotidianas de la gente al reino del copyright. En cada hogar hay un aparato que permite actos masivos de violación de copyright, y dichos actos tienen lugar en la plaza pública —la Internet—, donde es posible monitorizarlos de forma económica, multiplicando por mil la posibilidad de acusar de delitos a la gente normal.

Lo que es más, las transacciones en Internet suponen una ofensa al copyright más sencilla que sus equivalentes offline. Simplemente porque cada transacción en Internet significa una copia. La Internet es un sistema muy eficiente para hacer copias entre ordenadores. Una charla en la cocina sólo provoca una pequeña perturbación en el aire causada por el sonido. La misma conversación en Internet significa miles de copias. Cada vez que pulsas una tecla, esa pulsación es copiada varias veces en tu ordenador, luego copiada al módem, luego copiada en un conjunto de routers, de ahí a un servidor que podría hacer cientos de copias, efímeras o backups, hasta llegar al destino de la conversación, quien podría causar unas cuantas docenas de copias más.

La ley del copyright sigue considerando a la copia un acontecimiento raro y valioso. Pero en la Internet la copia es automática, masiva, instantánea, libre y constante. Recorta una viñeta de Dilbert y pégala en tu corchera y no estás violando el copyright. Sácale una foto a la corchera y ponla en tu página web para que tus compañeros puedan verla, y acabas de violar la ley del copyright. Dado que la ley amenaza la copia como si fuese una actividad extraña, permite penalizaciones de cientos o miles de dólares cada vez que la violas.

Hay una palabra para todo lo que hacemos con el trabajo creativo, hablando, cantando, actuando, dibujando y pensando. Lo llamamos cultura. Y la cultura es vieja. Mucho más vieja que el copyright.

Es la existencia de la cultura lo que hace valioso al copyright. El hecho de que tengamos un insaciable apetito de canciones que cantar juntos, de historias que contarnos, de arte que ver y que añadir a nuestro vocabulario visual, es la causa de que la gente pague dinero por ello.

Permítaseme repetir esta idea; el motivo por el que existe el copyright es porque la cultura crea un mercado para el trabajo creativo. Si no existe un mercado para el trabajo creativo, no hay ningún motivo para ocuparse del copyright.

El contenido no es el rey, sino la cultura. El motivo por el que vamos al cine es para tener algo de que hablar. Si te mando a una isla desierta y te digo que elijas entre llevarte tus discos o a tus amigos, serías un puto sociópata si eligieses la música.

La cultura es compartir información. Los lectores de Ciencia Ficción lo saben. El tío con el que te encuentras en el metro con una novela de CF en sus manos es parte de tu tribu. Los dos habéis leído los mismos libros, compartís las referencias culturales. Tenéis algo de que hablar.

Cuando oyes una canción que te gusta, la tocas para la gente de tu tribu. Cuando lees un libro que te encanta, se lo prestas a tus amigos para que también lo lean. Cuando ves un buen programa en la tele, le dices a tus amigos que también lo vean. O buscas alguien que también lo haya visto para tener una conversación con él.

Así que la inclinación natural para alguien en posesión de un trabajo creativo es compartirlo. Y dado que compartirlo en Internet significa copiarlo, al hacerlo los defensores del copyright te pondrán la cruz. Pero todos copian. Dan Glickman, el ex congresista que ahora manda en la Motion Picture Association of America —los mas obsesionados con el copyright que te podrías imaginar— admitió haber copiado el documental This Film is Not Yet Rated de Kirby Patrick —una devastadora crítica del sistema de puntuaciones de la propia MPAA— pero se excusó dado que la copia había sido realizada en una cámara de seguridad. Pretender que nunca copias es adaptar la retorcida hipocresía de los Victorianos que afirmaban nunca haberse masturbado. Todos sabemos cuando estamos mintiendo, pero es que solemos saber también cuándo otro nos miente.

El problema con el copyright es que, encima, los que copian están contentísimos de admitir que lo hacen. La mayor parte de los usuarios de Internet americanos practican compartir ficheros ilegalmente. Si sus redes de intercambio cerrasen de un día para otro, se cambiarían los mismos ficheros, y más, mandándose por correo discos duros, pendrives y tarjetas de memoria. Muchos más datos cambiarían de manos. Sólo un poquito más despacio.

Los que copian saben que hacen algo ilegal pero no les preocupa, porque creen que la ley no va a criminalizar lo que están haciendo y asumen que la ley se preocupará más de formas de copia masivas como la venta de DVDs piratas en la calle. Pero es que, de hecho, la ley del copyright penaliza de forma menos severa vender DVDs en la calle que compartir el contenido de los mismos en Internet, gratis. Y resulta que el riesgo cuando compras uno de esos DVDs en la calle —para vigilar eso hay que contratar policías, ya sabes— para ti es menor que si te lo bajas.

Los copistas están creando su propia ética de lo que deberías y no deberías compartir, con quién y bajo qué circunstancias. Se unen a círculos de copia privada, acuerdan unas normas, y crean una plétora de para-copyrights que reflejan un mucho mejor entendimiento cultural de lo que se supone que están haciendo.

La tragedia es que ese para-copyright no tiene nada que ver con la ley del copyright actual. No importa que realmente lo intentes, lo más probable es que estés violando la ley. Si te gusta hacer anime music videos —videoclips de música pop inteligentemente mezclados con extractos de películas anime, busca «amv» en Google y verás muchos ejemplos— puede que te ajustes a las reglas de tu grupo sobre que no debes enseñárselas a extraños, o que debes usar sólo ciertas fuentes para la música y el vídeo. Pero es que cada vez que te sientas frente a tu teclado estarás de todas formas violando la ley por millones de dólares.

No es sorprendente que para-copyright y copyright no tengan demasiado que decirse entre ellos. Después de todo el copyright regula lo que grandes empresas se hacen entre ellas, y el para-copyright regula lo que los individuos se hacen entre ellos con sus posesiones culturales. ¿Por qué sorprenderse de que las reglas sean tan distintas?

Es perfectamente posible que al final pueda llegarse a un acuerdo entre copistas y propietarios de copyright. Un conjunto de reglas que consiga defender a la cultura y no sólo a la industria. Pero la única forma de traer a los copistas al buen camino es dejar de insistir en que cualquier copia no autorizada es un robo, un crimen y el mal. La gente sabe que la copia es sencilla, es buena, y cuando te oye decir lo contrario piensa que dices gilipolleces o que le estás hablando a otro.

Si la copia en Internet terminase mañana, sería el final de la cultura en Internet. YouTube desaparecería sin sus miles de clips que violan el copyright, LiveJournal estaría muerto sin todos esos pequeños iconos de sus usuarios y los fascinantes extractos de libros, noticias y blogs. Flickr se secaría por completo sin todas esas fotos de escenas, trabajos y objetos protegidos por copyrights y marcas registradas.

Todo de lo que hablamos es el porqué de que nos guste esto de que hablamos. Fanfic lo escriben gente que lee libros. Los clips de YouTube los hace la gente que quiere que veas las fiestas que se montan. Los iconos de LiveJournal demuestran que alguien disfrutó trabajando en ellos.

Si la cultura pierde la guerra del copyright, el motivo para que exista el copyright muere con ella.

Visto en Locus Online vía Slashdot.

copyright

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por sognus el 01/12/2008
    Gran articulo de Cory, pero deberías de puntualizar algo importante: lo que dice se aplica a la ley de los USA, en España _sí_ _es_ _legal_ copiar y compartir cultura sin ánimo de lucro.
  • #2 por Malve el 01/12/2008
    A ver cuanto dura eso, ultimamente se está debatiendo mucho al respecto entre los grupos parlamentarios, y más de uno quiere adoptar el sistema británico, donde por cierto, el 70% de los usuarios a los que se les ha dado algún aviso han dejado de utilzar redes P2P.
  • #3 por MartinSpangle el 01/12/2008
    Eso de que el 70% de los usuarios han dejado de usar el P2P... en fin. Han dejado de usar redes P2P a través del canal en que lo hacían, eso es seguro, pero que hayan parado del todo no se puede saber. Tal vez se hayan cambiado de compañía, hayan puesto la cuenta a nombre de su esposa/o o hermana/o, o incluso hasta se hayan ido a usar la red wifi de algún centro comercial o lo que sea. Lo que habría que preguntarse es esto: dado que tanta gente aparentemente dejó de usar el P2P en UK, ¿Cuanto han aumentado las ventas de CDs y demás? ¿Han aumentado algo al menos? La respuesta más probable es: muy poquito, o nada. Con lo cual habría que acabar preguntándose de que valen estas medidas, que aparentemente acaban con una riqueza cultural sin generar una mayor riqueza económica.

    Salu2.
  • #4 por Naliam el 01/12/2008
    Contestando al Hombre rana.
    Sirven para que la gente obedezca y punto. "Sino que es eso de saltarse a la torera las leyes de la sociedad..."
    Si compartir por internet estuviese institucionalizado, con canones, tasas y todo ese royo. No importaría tanto, porque está bajo el sistema.
    Los que gobiernan el mundo no quieren gente culta que hable/haga/disfrute con lo que quiera. Quieren que hablen de lo que ellos quieren que hables(agenda setting), hagas lo que ellos quieren que hagas(propuestas masivas de ocio) y disfrutes conozcas =(propuestas másivas de cultura y arte). Un ejemplo de ello está en Qué esta de moda en los media(radio televisión) y qué está de moda en la realidad, que se ve mucho más clara a través de internet.
    Yo creo que la guerra entre individuo(colectividad) e industria cultural(intereses privados) solo se ganará cuando sepamos que no hay posibilidad de unos intereses privados, en especial lucrativos si la colectividad ejerce su poder desde la posición crítica de cada individuo.
    Dejar de consumir cultura programada, y en lugar de consumir, disfrutar y comprender, sin por ello menospreciar el trabajo de otros. Yo creo que todos tenemos el derecho ciudadano/humano de disfrutar gratuitamente de la cultura. Solo que ya desde que escribía Adorno sobre la industria cultural y antes, una ética racional y crítica del acto cultural JAMÁS ha interesado a los que venden la cultura.
  • #5 por Malve el 01/12/2008
    Simplemente doy datos que he leido, no me interesa tanto el tema como para ponerme a escarbar, la verdad.
  • #6 por mac_mad el 01/12/2008
    naliam tu comentario me parece tan pedante como la forma lírica en la que lo escribes
  • #7 por Javier Zumer el 01/12/2008
    Pues yo estoy sí que estoy con Naliam; hay que tratar de alejarse de la mierda prefabricada que nos intentan vender para que estemos lo más ocupaditos posible y no nos quejemos demasiado. Eso sí que es una ofensa a la cultura aunténtica. Cuando alguien crea una obra de arte creo que lo debe tener en mente no es precisamente si se va a poder vender bien, ¿no?
    Internet es imparable y no lo van a poder controlar nunca, por muchos parches que traten de poner.
    Yo tengo claro que registraré todo lo que haga en creative commons, ¿Y vosotros?
  • #8 por Angeluisalcedo el 01/12/2008
    Parece que ya muchos estamos de acuerdo en que deberiamos poder disfrutar de la cultura gratuitamente. Aplicado a la musica: bajarnos canciones sin pagar.

    La pregunta es ¿Tiene derecho el artista que "crea" una parte de esa cultura cobrar pasta por ello? Y si opinais que si: ¿Como hacemos compatible lo uno con lo otro? ¿Como nosotros como consumidores podemos disfrutar de esa cultura gratuitamenre y a la vez el creador de esta no morirse de hambre?¿O tiene el artista que trabajar en la obra para comer y dedicarse componer en sus ratos libres?

    Siempre he sido partidario del P2P, el copieteo masivo de Cds, etc. y tengo ganas de ver morir a las discograficas (quien sabe si sucedera). Pero el dinero para los artistas tiene que salir de algun sitio, y no veo de donde. ¿El directo da pasta como para comer?

    Si, la idea de paga lo que quieras de Radiohead esta muy bien, y les salio bien la jugada por ser pioneros y por ser Radiohead, pero si todos los grupos hicieran eso no ganarian ni para comprar papel del vater para el tecnico de sonido de turno. Al menos eso pienso, a lo mejor ese es el futuro.

    Hombre Rana: cada vez que hablas muere un anti-pirateria (es como cada vez que alguien dice no creo en las hadas!). Tienes el 100% la razon.(Muy guapas las canciones de tu myspace, por cierto)
  • #9 por Ismael Valladolid Torres el 01/12/2008
    "en España _sí_ _es_ _legal_ copiar y compartir cultura sin ánimo de lucro"

    Rotundamente. En tiempos de aprobación del canon, los de la SGAE acudieron al congreso con camisetas en las que se leía "sí a la copia privada". En el Reino Unido la copia privada es ilegal en cualquier caso. Igual lo del canon no es la peor de las ideas.
  • #10 por S3RG10 el 01/12/2008
    A ver... Aquí estamos con el tema de siempre... Esto no se va a acabar nunca?? Ya cansa.

    Creo que no estaría mal esperar un poco a ver que pasa con todo en general
    ..y después seguir con la cantinela 'copyright', 'copyleft','Copia Ilegal/Privada', 'P2Ps', 'SGAE', etc

    Simplificando muchísimo y repitiendo muchas de las ideas y teorías habladas por millones de webs...
    ...diré que creo que ha habido un abuso bestial por parte de una 'gente' (discográficas o entidades gestoras del copyright,etc..) que solo velaban por sus intereses económicos amparándose hipócritamente en fines mas nobles (proteger la propiedad privada...)
    Eso tarde o temprano deja de funcionar al igual que los viejos partidos políticos corruptos que ya han olvidado sus ideales en pos a su bienestar y estirán excesivamente de la cuerda hasta que se rompe o aparece un enemigo (aparentemente) invencible(internet)...
    Entonces llegan otros nuevos jóvenes con muchas ideas y muy 'comunistas'... hasta que se hacen mayores y avariciosos... Y entonces vuelven a abusar... y así sigue la canción bla bla bla..
    'El comunista de la moto' que decía mi padre..

    Lo bueno de todo esto es que los que hacen la música (o cualquier otro método de expresión) siempre están ahí dispuestos a hacerlo gratis... Hasta que también se vuelven avariciosos y perezosos y dejan de currar... Pero quieren mantener su nivel de vida...
    Pues se les va a acabar la buena vida a unos cuantos.. aunque desgraciadamente mucho me temo que no será para tanto (los que están arriba han acumulado demasiado para volver al rebaño, así que lo de 'rodarán cabezas'... dudo que se repita)

    A (nosotros) los músicos 'pobres' todo esto no nos debería de inquietar. No nos afecta sino que nos beneficia.
    Si observáis a vuestro alrededor, no creéis que incluso ahora hay mas diversidad cultural/creativa que hace 3 años?? Hay música por todas partes y sin control.
    A todo esto se podría llamar la 'Democratización de la música'.
    Y esto es algo que me gusta. Porque jode a los ricos. Porque pone a cada uno en su sitio. Si quieres vivir de la música... ¡curratelo! Y deja de pensar en la pasta.

    Y ya veremos lo que pasa mas adelante... Que estamos en transición...

    (que 'Ford' nos guarde)
  • #11 por S3RG10 el 01/12/2008
    (Ivalladt, sorry por el muermo que he lanzado.. me dio una arcada y aquí te dejo la criatura... Y es que... que cojones! Aunque a groso modo son mas de lo mismo... me agradan estos textos. Y disfruto de estas vitorias en medio del fragor de la batalla...)
  • #12 por k4c el 02/12/2008
    No soy español pero tengo entendido que de acuerdo al sistema continental (francés) del derecho de autor que separa el simple hecho de la copia del ánimo de lucro(cosa que no se distingue en el copyrigth) que, sin embargo, si es delito o al menos puede llegar a constituirlo el hecho de "ofertar públicamente" (incluso por medio de redes) material protegido.
    Al respecto creo que hay un artículo publicado en Hispasonic transcribiendo una conferencia de un experto en esa materia.

    Por otro lado el dogmático concepto del copyrigth creo que es, muchas veces, irracional pues como ya decía Salomón, o los romanos, "Nihil novum sub sole", es decir, no existe nada nuevo bajo el sol, y así, en materia musical occidental no existen muchas posibilidades matemáticas y, por consiguiente, formas de combinar 7 (o 12) sonidos de modo que no se parezca a algo que hayas escuchado en tu vida o a alguna pieza musical de estos 2000 años D.C.

    Aunque para ser más preciso también hay que admitir que el concepto del lucro, aunque más casuístico, es insuficiente para proteger la la propiedad intelectual.

    Quizás el problema pasa por encontrar un sistema legal que no llegue a el extremo de sancionar cualquier conducta que el autor estime violación a su copyrigth ni tampoco dejar impune a todo aquel que afirme no tener fin de lucro.

  • #13 por Ismael Valladolid Torres el 02/12/2008
    "sorry por el muermo que he lanzado"

    Eh, el muermo ha estado muy bien, lo de "ya cansa" sí que acojonó un poco. :)
  • #14 por Sound Factory el 04/12/2008
    Para ser DIRECTO: EL COPYRIGHT NO ES MAS QUE UN INVENTO JURIDICO PARA MANTENER LOS MARGENES DE GANANCIA Y DE MERCADO A NOMBRE DE LAS MAJORS, YA SEAN DE LA MUSICA O EL CINE, ES DECIR, EL ARTISTA PROMEDIO NO TIENE LA CAPACIDAD DE DISTRIBUIR SU TRABAJO O VENDERLO DE FORMA GLOBAL, POR LO QUE "VENDE " SU TRABAJO Y OBRA A UNA MAJOR A CAMBIO DE UN PORCENTAJE DE GANANCIA... ¿NO SE PARECE ESTO A SER MERCENARIO, PARA EVITAR UNA VIDA ARTISTICA EN LAS SOMBRAS?

    AHORA: el Internet abrió las puertas a la distribucion Y promocion DIRECTAS : ¿NO SE PARECE ESTO A LA LIBERTAD INDIVIDUAL ARTISTICA?
    AHORA EXISTEN TAMBIEN LOS P2P, QUE SON EL DERECHO A LA LIBERTAD INDIVIDUAL Y DERECHO CIVIL DE TENER UNA COPIA DE "ALGO" QUE YA PAGUE POR EL, ¿NO ES ESTE EL DERECHO A LA PROPIEDAD PRIVADA?

    ¿POR QUÉ SE PERSIGUE LA LIBERTAD INDIVIDUAL, EL DERECHO A LA PROPIEDAD INDIVIDUAL?
    ¿SERA PORQUE SE ACABARON LOS MARGENES DE GANANCIA Y ESTAMOS CERCA DEL FIN DE LA EXPLOTACION COMERCIAL DE LA MUSICA POR PARTE DE VERDADEROS ESCLAVISTAS Y MERCENARIOS QUE A VECES NOS LLAMAN PIRATAS A QUIENES NO COMPARTIMOS SU FORMA DE VER EL MUNDO?.