El despertar de la oscuridad

Siempre como sombras de la legión del poder, ocultas en las tinieblas de la desmedida muerte.

 

Saber que el mundo es alimento para nosotros, durante el vuelo nocturno buscando entre tus ríos.

 

Sangre, alimento divino dador de vida a seres muertos, que destruyen el alma.

 

Maldición o bendición ver pasar los tiempos, sin daño alguno por la perdición.

 

Solo al purgar con las ruinas de las almas perdidas. En la miseria de su codicia y disfruto con ellas acabar.

 

Soy el que limpia  del pecado al hombre, para que pueda algún día purificarse.

 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.