Dudley Mozart

Esas cosas que ocurren. Durante algunos años, a principios de los pasados ochenta, Dudley Moore se convirtió en el rey de la comedia cinematográfica, gracias a dos películas que rodó de manera consecutiva. Se trataba de Arthur y 10, la mujer perfecta. De forma curiosa, en realidad el éxito de ambas películas no tuvo casi nada que ver con el bueno de Dudley, sino con una mujer y con la música. 10 popularizó a Bo Derek y recuperó el Bolero de Ravel —una de las piezas más apasionadamente apreciadas del repertorio del siglo pasado, y una que sigue generando montañas de dinero en concepto de derechos de autor—. Arthur tenía a la siempre deliciosa Liza Minelli y presumía de una comercial banda sonora compuesta por el gran Burt Bacharach y cantada por el asexuado Cristopher Cross. No cabe dudar que la primera, dirigida por Blake Edwards, sea bastante mejor película que la segunda de Steve Gordon, si bien para quien esto escribe ninguna de las dos es para lanzar cohetes.

Algunos años después, Dudley Moore ya sólo rodaba refritos de sus dos papeles más célebres, y terminó su carrera cinematográfica con mucha más pena que gloria, falleciendo en 2002 a los 66 años de edad.

Lo que casi nadie sabe es que Dudley Moore era muchísimo mejor músico que actor. Tocaba el violín y el piano desde los seis años, y pronto se convirtió en un reputado organista. Durante los sesenta militó en su propia banda de Jazz, el Dudley Moore Trio. En aquel tiempo compuso bandas sonoras para varias películas. Uno de sus últimos proyectos antes de morir fue colaborar con el gran director Georg Solti en la creación de un programa de televisión, Orchestra!, dedicado a introducir en la música clásica a las grandes audiencias.

En el gag, rodado a finales de los años cincuenta del siglo pasado, y que no puede recibir otro adjetivo que no sea prodigioso, Moore parodia con una soberana destreza interpretativa y enorme sentido del humor una sonata de piano del clasicismo partiendo de la melodía silbada de la banda sonora de El Puente sobre el río Kwai, el famoso Hitler tenía sólo un cojón o Marcha del Coronel Bogey, el clásico de la música militar por excelencia.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Sullibass el 22/05/2009
    TREMENDO!
  • #2 por NanoBass el 22/05/2009
    Increíble mezcla de talento y inteligencia. Brillante final. un 10
  • #3 por Sejoh el 22/05/2009
    Que crack, con ese talento resulta difícil creer que el tipo perdiera el tiempo haciendo de actor en peliculas cutres, misterios de la vida ..
  • #4 por juanstill el 22/05/2009
    Recuerdame a "El perro de Mozart"; de Leo Masliah, del que no encontré video; pero aquí está el audio http://www.goear.com/listen/1d5e6ea/El-perro-de-Mozart-Leo-Masliah
    Al no estar el video deben creerme: toca y canta en vivo.
  • #5 por BlahBlah el 22/05/2009
    Hubiese sido digno de integrar a Les Luthiers. Este hombre tenía un talento muy comparable a Carlos Núñez-Cortés.
  • #6 por jesus_ginard el 22/05/2009
    Es verdad, blahblah.

    A mi la melodía que repite me recuerda mucho a verano azul.
  • #7 por BlahBlah el 22/05/2009
    Más bien es un guiño al Puente sobre el Río Kwai.
  • #8 por BroderYon el 22/05/2009
    Espectacular. Desconocía esta faceta de Dudley Moore. Awita...
  • avatar
    #9 por --6831-- el 22/05/2009
    Es genial, inolvidable e "intestinal".


    Si me disculpan comento que le veo un cierto parecido con JMJ...

    http://www.youtube.com/watch?v=X5cepKlb4K4&feature=related


    Aquí en un momento malo: http://z.about.com/d/crime/1/0/h/7/mooredudley.jpg

    Aquí en un documental de BBC hablando de las capacidades de los pianistas.
    http://www.youtube.com/watch?v=xVwFqGSGBCU
  • #10 por Juan Ramos el 22/05/2009
    Genial el video, muy buena la parodia del clasicismo con esa cadencia final que no acaba nunca ;) muy bueno el tio..
  • #11 por BlahBlah el 22/05/2009
    Buen post, Iván...
  • #12 por Aikidoka el 23/05/2009
    Impresionante final!!!
  • #13 por maiquemasque el 24/05/2009
    Que bueno !! :D

    Yo más bien le veo un parecido a Mr. Bean. Hasta en los gestos, se le parece un huevo.

    No tenia ni idea de este talento. Solo conocia a este hombre de la pelicula "De tal astilla tal palo".