Movida en los Brit Awards

Desde que comenzaron a entregarse los Brit Awards en 1977, la ceremonia anual ha terminado siendo muy popular por el mal comportamiento de los músicos invitados, los premiados y los no premiados. He aquí un resumen de los momentos más memorables.

1989

La por entonces popular Samantha Fox —modelo de la página tres, en graciosa definición del autor del artículo en el que éste está basado— y Mike Fleetwood pasaron a la historia por convertir la ceremonia del año 1989 en una memorable confusión. Equivocaron en intercambiaron en múltiples ocasiones el orden de las actuaciones según su guión: Samantha llegó a presentar a Boy George como The Four Tops. La organización puso también su grano de arena: Un mensaje pregrabado por Michael Jackson nunca fue difundido, a pesar de que la ceremonia terminó varios minutos antes de lo previsto.

El ministro Kenneth Baker fue abucheado por la audiencia delante de las cámaras. Fairground Attraction fueron los grandes vencedores al llevarse los premios al mejor álbum y al mejor sencillo, Perfect.

1992

La favorita del autor y por desgracia hasta donde conoce no disponible como vídeo digital en parte alguna. The KLF, inspiradores de estilos hoy masivos como el Trance o el Chill-Out, y precursores en la asociación de la cultura Copyleft con la creación musical utilizando samplers, interpretaron una versión virada hacia el Heavy Metal de su hit dance 3 a.m. Eternal junto con la banda punk Extreme Noise Terror. Tan estridente debió ser la actuación que se dice que el director de orquesta Georg Solti dejó el escenario corriendo.

Durante la actuación, Bill Drummond sacó una ametralladora y disparó con ella munición de fogueo contra el público. Finalizada la actuación, el presentador Scott Piering declamó «Señoras y señores, The KLF acaban de dejar el negocio de la música». Por supuesto, ganaron el título a la mejor banda, si bien no salieron a recogerlo, haciéndolo en su lugar el motorista de una empresa de mensajería.

Tres meses después, en efecto, la banda se separó, no sin antes ejecutar la quema ritual de un millón de libras esterlinas, en billetes cabe esperar que sin marcar.

Actualización: Al fin, el video.

1996

Posiblemente la más recordada. Durante la interpretación de Michael Jackson de su tema Earth Song, Jarvis Cocker, intérprete de Pulp —ya desde la distancia, una de las bandas pop más encantadoras de la pasada década— invadió el escenario y comenzó a bailar junto al grupo de niños que acompañaba a Jackson. Cocker fue detenido por la policía y poco después liberado sin cargos.

Noel Gallagher recibió un premio del aún vivo intérprete de INXS Michael Hutchence. Durante el agradecimiento escupió «los han-sido no deberían entregar premios a los van-a-ser».

Prince ganó por séptima vez el título de mejor artista internacional.

1998

El guitarrista de Chumbawamba, Danbert Nobacon —seudónimo de Nigel Hunter— derramó un cubo de agua con hielo sobre el entoces Primer Ministro suplente, John Prescott. Minutos después, durante su actuación, la banda cambió sobre la marcha la letra de su éxito Tubthumping para intentar engatusar a Prescott. Su compañía, EMI Europa, no tardó en intentar disculparles ante los medios, si bien poco después la banda anarquista siguió en su línea:

«Si John Prescott tiene los cojones de presentarse en eventos como Brit Awards en un vano intento de hacer aparecer a los laboristas como algo molón y de moda, se merece todo lo que le tiremos encima.»

Mick Fleetwood reapareció después de la nefasta sesión de 1989 para recoger un premio a toda su banda, Fleetwood Mac.

The Verve —inolvidables— acumularon tres premios.

2000

El DJ Brandon Block apareció en el escenario sin invitación para recoger un premio que no le correspondía. Sus amigos le habían emborrachado y, una vez pedo, le convencieron de que el premio se lo estaban dando a él. Ronnie Wood, quien estaba entregando el premio junto a Thora Birch —menuda pareja— intentó desalojarle del escenario, y Block le derramó encima la bebida que llevaba en ese momento —incomprensiblemente aún no bebida—.

Robbie Williams ya era por entonces el solista más importante del imperio, y acaparó cinco títulos.

Actualización: Un comentario de ciercita añade a lo ya contado lo sucedido en la pasada edición de los Brit Awards. La cadena de televisión organizadora recibió durante la sesión casi trescientas llamadas de espectadores protestando por las bromas del presentador, Russell Brand.

«Creo que sería un gran avance para la humanidad que los soldados americanos y los británicos se dijeran los unos a los otros dónde están.» —citando un incidente de fuego cruzado—.

«El botiquín de Robbie Williams» —señalando hacia una enorme cerradura—

«¿De verdad que si alguien te diera un sobre con el sello personal de la Reina, no mirarías dentro?»

Ha sido necesario disculparle: Se entiende que bromas así son aceptables en el contexto de una ceremonia de este tipo, e incluso que «la audiencia siempre espera cierta cantidad de controversia». En particular, «las referencias a la cultura popular hechas por el presentador fueron lo suficientemente oscuras como para estar más allá de la comprensión de los niños» y «los comentarios contenían referencias anatómicas, no exactamente sexuales» —memorable—.

También publicado en La media hostia.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • avatar
    #1 por --6831-- el 31/08/2007
    Jarvis Cocker vacilando durante la interpretación de Michael Jacksonen el 1996
    http://www.youtube.com/watch?v=dQ7YB06fYbU
  • #2 por Briar el 31/08/2007
    Bill Drummond, Jimmy Cauty y Jarvis Cocker siempre han sido una gran fuente de diversión para mí... Ellos y el público de los Brit Awards tienen todo el sentido del humor que les falta por ejemplo a los Premios Amigo De Los Cuatro Amigos españoles...

    Todavía quedan cosas divertidas, como los libros de Drummond o una sesión de grabación con Cauty y sus altavoces de P.A. para mezclar...
  • #3 por Ismael Valladolid Torres el 01/09/2007
    Uf... Drummond y Cauty tuvieron el talento para crear sus propias referencias y no utilizar en su música ni en su "ideología" ninguna de las ajenas. Para mí eso les pone en las alturas de Picasso o de Kubrick.

    «En 1988, uno de los primeros singles creados por Cauty y Drummond, "Doctorin' the Tardis" llegó al número uno en las listas británicas. La canción es primordialmente un collage con piezas del tema para la serie de televisión "Doctor Who" y del clásico de Gary Glitter "Rock and Roll (Part Two)". Cauty y Drummond siempre presumieron de haber participado en la primera creación deliberada de un número uno e incluso escribieron un estudio, "The Manual (How to Have a Number One the Easy Way)" sobre, entre otras cosas, cómo reciclar a Gary Glitter supone un éxito seguro al menos una vez a la década. Antes, en 1987, con "Withney Joins The JAMs", la estrategia de colisión con el establishment había consistido en mezclar muestras del tema de "Mission: Impossible" con partes del "I Wanna Dance With Somebody". Pero el ejemplo más memorable resultó haber sido "The Queen and I", el cual utilizaba grandes partes del mítico sencillo de ABBA "Dancing Queen". Por supuesto, la grabación recibió la atención de los abogados de la banda sueca y, después de una intensa batalla legal, el álbum tuvo que ser retirado de las tiendas. Drummond y Cauty viajaron a Suecia con la esperanza de ser recibidos por ABBA y llegar a un acuerdo, junto con un periodista y un fotógrafo de la NME y ¡el resto de las copias del LP! No llevándose a cabo la reunión, sí que se ejecutó la quema ceremonial de dichas copias y el arrojo de sus cenizas al Mar del Norte. "Artísticamente justificado" siempre según Cauty.»

    <a href="http://lamediahostia.blogspot.com/2006/06/klf.html" class="xx" target="blank_">La media hostia: The KLF</a>
  • #4 por micol el 03/09/2007
    Anda?