El paso del tiempo, el lienzo del músico.

 

Sé que irás con prisa pero, por favor, deja pasar cinco segundos (aprox...) antes de comenzar a leer el artículo.

 

Recuerdo un fenómeno muy curioso que me ocurrió en repetidas ocasiones en la época en la que estudiaba guitarra clásica en el conservatorio. Había obras, posturas, pasajes que al principio me parecían imposibles de pulir. Atravesaba fragmentos donde el avance era muy lento, apenas notaba mejorías de una semana a otra. Recuerdo esa época con cierta incomodidad, ya que, por aquel entonces yo estaba más interesado en las asignaturas de armonía, análisis, etc, que en la del propio instrumento, el cual durante todo el ciclo de grado medio (ahora grado profesional) es obligatorio.

Por tanto, en épocas de vacaciones yo dejaba a un lado la guitarra clásica y me centraba en avanzar más en las asignaturas teóricas o simplemente aprovechar ese tiempo para componer.

Al regresar a clase, tras esos días en los que no había tocado absolutamente nada la guitarra (hablo de una semana o dos como máximo) mi sorpresa era que no sólo el nivel de ejecución no había disminuido sino que notaba que tocaba mejor, ¡y tocaba mejor!. Me encontraba mucho más suelto por aquellos pasajes en los que antes mi mano se mantenía totalmente rígida, y las piezas fluían de una manera más natural.

Si el tiempo de descanso era mayor (los periodos veraniegos y una época en la que sufrí una tendinitis) luego sí que precisaba un tiempo de adaptación para recuperar el nivel. Aun así parecía que algo había avanzado en mí, en cuanto a ejecución instrumentística, el tiempo en que había permanecido parado.

Una pediatra me dijo no hace mucho que los recién nacidos y los niños necesitan muchas horas seguidas de sueño, ya que ese es el momento en el que el cerebro fija todos los recuerdos y asienta todo lo aprendido. Me parece que esto puede extrapolarse a otras muchas cosas durante el resto de nuestras vidas.

En nuestras vidas hay momentos en los que se hace necesario recapitular, poner en orden todas nuestras cosas, hacer balance. Al parecer nuestro organismo funciona de la misma manera y necesita periodos de descanso regulares para asentar lo aprendido.

Los deportistas de élite saben esto bastante bien y dedican al menos un día a la semana a descansar para que el cuerpo “asimile” todo el ejercicio desarrollado en las intensas jornadas de entrenamiento. Incluso algunos deportistas dedican varios días seguidos al descanso en vísperas de competiciones importantes.

Supongo que esto tendrá una gran variedad de explicaciones, pero al igual que al amor se le puede dar una explicación romántica o una explicación asépticamente química, con esto también puede hacerse algo parecido.

 

Por favor, deja pasar cinco segundos más antes de continuar.

 

 

Muchas de las facetas de un músico instrumentista son fácilmente comparables a las de un deportista. Pero no sólo el ejercicio físico necesita periodos “sabáticos”. El trabajo mental y el “espiritual” (o como cada cual quiera llamarlo), también precisa de esos tiempos.

Para que algo se integre dentro de nosotros hace falta que pase el tiempo. Para que algo madure tienen que pasar los días. Hay cosas que sólo el tiempo puede generarlas, que no dependen en parte de nosotros. El tiempo mantiene todo en movimiento, la propia música se nutre de él. Sin el paso del tiempo y la percepción que nosotros tenemos de él, la música no existiría, lo necesita como nosotros el oxígeno. Otros artes no requieren por igual de ese paso del tiempo. Si una obra musical dura 20 minutos, hay que escucharla esos 20 minutos para conocerla, no sirve hacer una sinopsis de ella, ni una mirada fugaz.

Es evidente que sin el tiempo nada existiría pero la música tiene una especial dependencia e integración con él. Probablemente esa sea una de las causas por las que la música es tan poderosa.

En el artículo anterior hablaba de las apoyaturas, para que una apoyatura tenga sentido ha de pasar el tiempo. Ha de haber una tensión y una resolución. Y no es como una película, no pueden contártela, no pueden resumírtela ni acortarte la escena, hay que dejar que el tiempo transporte el pasaje sin una sola interrupción. No es como un libro que podemos cerrarlo un día y continuar al día siguiente incluso a mitad de un capítulo. Una canción no se puede dejar a mitad. No es como un cuadro donde el espectador decide el tiempo que le va a dedicar a observarlo. La música te impone un tiempo determinado del que no te puedes salir. La música trabaja de tú a tú con el tiempo y comparte con él muchos elementos.

 

Por favor, deja pasar cinco segundos y continúa.

 

 

La música en sí misma también necesita silencios, necesita pausas. No sé si habrás parado a lo largo de este artículo en los momentos en los que te lo pedía. Si lo has hecho (en caso contrario también puedes imaginarte haciéndolo) habrás notado cómo prestabas más atención a lo escrito, cómo quizá te sumergías algo más en el texto y cómo, obviamente, se delimitaban más unos párrafos de otros. Al igual que necesitamos del aire (entre otras cosas) para respirar, necesitamos del tiempo (entre otras cosas) para poder transmitir ciertas sensaciones, para pulir ciertas ideas. Simplemente del tiempo, dejando que pase.

Los grandes silencios en música provocan una sensación similar, te sumergen en la obra, desnudan esa complicidad que tienen con el transcurrir del tiempo y, de paso, hacen que se asiente y quede más concretado. Y en cierto modo le otorga cierta solemnidad tanto al pasaje anterior como al siguiente. El músico esculpe directamente en el tiempo y los efectos que produce el tiempo van a impregnar su música. Somos como pintores que hacen sus garabatos en el tiempo en lugar de hacerlos en un lienzo.

Esa es una de las tres razones por las que te pedía que pararas, en varias ocasiones, durante el transcurso del artículo, para que comprobaras esa sutil (o no tan sutil) diferencia de percepción del texto. Otra es comprobar cómo, para que eso tuviera sentido, al final debía darte una explicación. De nuevo hacía falta tiempo. Muchas cosas sólo pueden entenderse correctamente con la perspectiva que da el tiempo. Por tanto, la razón más importante viene al “final” :)

 

¿Una última pausa antes de concluir?

 

 

En este artículo he tenido que pedirte que pararas, tú podías hacerlo o no, dependía de ti. En la música la cosa cambia, el espectador está a merced de la obra, tú no pides que paren, la música los para. Tú los mueves, los arrastras al ritmo de tus pasos por el camino que has trazado. Tú conduces y sólo tú tienes el volante. Podrán “apearse” cuando quieran pero mientras estén montados contigo tú has sincronizado sus relojes con el tuyo.

Si van a escuchar nuestra música, si por tanto van a entregarse, a dejarse llevar por el camino que hemos diseñado, merecen que les mostremos un buen recorrido.

Juan Ramos

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios
  • 1
  • 2
  • #1 por peladometal666 el 17/03/2012
    Buenissimo pero no pude hacer los parates entre lineas soy un lector compulsivo!!!!!!!!! en cuanto alo otro la musica ya creo yo que descansar es bueno asi como entodos los aspectos de la vida descansar es reponer fuerzas y reorganizar pensamientos salud !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
  • #2 por dajrt el 17/03/2012
    Gracias Juan, es un placer como siempre!
  • #3 por Pablo Isidro el 17/03/2012
    Genial el artículo, una maravilla. Has dado con un punto del que cuesta bastante "tiempo" darnos cuenta.

    A mi me ha pasado con todos los instrumentos que he aprendido, pero también en el caso de la producción por ordenador, me quedo sin duda con lo mejor del artículo:

    "Si van a escuchar nuestra música, si por tanto van a entregarse, a dejarse llevar por el camino que hemos diseñado, merecen que les mostremos un buen recorrido."
    :plasplas: :plasplas: :plasplas:
    1
  • #4 por Artguz Lie el 17/03/2012
    Muy buen articulo, precisamente estoy en la estapa de grabacion de un proyecto personal y creo que el tiempo es nuestro mejor aliado, si lo sabemos manejar:)
  • #5 por Sebastian el 17/03/2012
    Interesante articulo Juan, algo muy importante que es no hacer todo de corrido sino saber manejar las cosas.. con el tiempo
    1
  • #6 por Alex Ocsoden el 17/03/2012
    Que grande!!
  • #7 por fb.602509218 el 17/03/2012
    "tras esos días en los que no había tocado absolutamente nada la guitarra (hablo de una semana o dos como máximo) mi sorpresa era que no sólo el nivel de ejecución no había disminuido sino que notaba que tocaba mejor"
    Siento no estar de acuerdo en absoluto con esta frase. Mi profesor de oboe decía: "Cada día que no estudies, habrás perdido 2, lo que no has aprendido y lo que se te ha olvidado", y puedo asegurar que es completamente cierto.
  • #8 por MisterOwn el 17/03/2012
    Muy interesante como siempre Juan. Gracias

    Alguien escribió:
    Siento no estar de acuerdo en absoluto con esta frase. Mi profesor de oboe decía: "Cada día que no estudies, habrás perdido 2, lo que no has aprendido y lo que se te ha olvidado", y puedo asegurar que es completamente cierto.

    Yo creo que sí es importante la práctica y el estudio pero también es muy importante tomarse ese "Tiempo" necesario para asimilar lo aprendido y verlo desde ese punto de vista precisamente... no se trata de estar 2 semanas parado, sino de cambiar el chip, y verlo desde otra perspectiva.
  • #9 por JM72 el 17/03/2012
    Buenísimo el contenido y como lo has expuesto!!!
  • #10 por Noraz el 17/03/2012
    Ha sido genial el artículo. La interacción con el lector mediante las pausas para dar esa explicación al final, de la importancia del tiempo, ha sido increible. Muy original.

    El tema principal del articulo es muy interesante y desde luego que da para un par de interesantes charlas exponiendo opiniones.

    Como siempre, un placer leer tus artículos Juan.
  • #11 por Diego Conde el 17/03/2012
    Muy bueno.
  • #12 por Rubinetto (aka Klóniko) el 17/03/2012
    #7 Al hilo de lo que comentas, un gran guitarrista (¿Joaquín Rodrigo, Paco de Lucía...? no recuerdo bien ahora) decía que si dejaba de estudiar un día, lo notaba él y si dejaba de estudiar una semana, lo notaba su público.
  • #13 por medrano el 17/03/2012
    Pues yo si que estoy de acuerdo con lo de dejar descansar un tiempo para que la mente asimile todo lo que ha ocurrido. Y creo que esto se puede extrapolar a otros aspectos de la vida.
    Llevo toda mi vida sintiendo eso que dice Juan, cuando dejo unos días de tocar, o una pequeña temporada, y después lo retomo, mi visión de todo lo que ocurre entre mi mente y el instrumento es más clara. Incluso a la hora de componer, un descanso refresca la mente y surgen ideas distintas y nuevas.
  • #14 por Naray el 17/03/2012
    Gracias Juan, siempre tan interesante.
    Un día leí que los ejercicios en la música hacen que las manos se llenen de música. Es cierto que si dejas de tocar el cuerpo se olvida, así que es importante estudiar todos los días para que la memoria muscular (cinética) se afiance. La cuestión es que ese mismo esfuerzo continuo produce tensiones musculares y contracturas que luego son muy difíciles de sanar, puesto que requieren de un descanso prolongado que le haga al cuerpo olvidar, y de un nuevo aprendizaje.
    Igual que la memoria se fortalece con el olvido (dicen que hay que olvidar siete veces las cosas para aprenderlas) la memoria muscular requiere descanso. Un descanso prolongado puede hacerte mejorar mucho tu técnica pues hace que el cuerpo aprenda a corregir los movimientos que lo sobrecargan. Sin embargo esto no siempre es posible. A este fin la técnica instrumental de la Escuela Rusa hace memorizar todo lo que se estudia a fin de poder prestarle atención a los mas mínimos detalles de los movimientos y a la relajación.
  • #15 por donjose el 17/03/2012
    Un punto de vista genial, como siempre. Soy aficionado al piano y a la guitarra y no puedo estar más de acuerdo. Además de procesos mentales que desconozco, está claro que parar unos días te hace retomar con más ganas y eso se tiene que notar en la ejecución.
  • #16 por fb.602509218 el 17/03/2012
    "La cuestión es que ese mismo esfuerzo continuo produce tensiones musculares y contracturas que luego son muy difíciles de sanar"
    Esto es básicamente producido por dos cosas, 1, por la falta de técnica en cuanto a la postura correcta de tocar y falta de ejercicio físico orientado a esa actividad, y 2, por un exceso de estudio (el cuerpo humano tiene un límite, estudiar 10 horas diarias acaba pasando factura).
    Soy partidario de apartar temporalmente ciertos ejercicios u obras que se "atascan" en un momento dado, pero de ahí ha colgar el instrumento y ver pasar los días...
  • #17 por Charles1 el 17/03/2012
    Qué gran artículo. Gracias.
  • #18 por farroyo el 17/03/2012
    Y el que no lo entienda así, le da a la música la mitad del valor que tiene. Muy bien escrito. Además me identifico con tus palabras. Ojalá "El paso del tiempo, el lienzo del músico" se transforme en una célebre frase. Yo de momento me la apunto y la diré por ahí. Enhorabuena por el artículo.
  • #19 por buendiainside el 17/03/2012
    Una exposición magnífica, pedagógica, de libro! Aparte, comparto el contenido, yo también lo entiendo así. Me recordó un artículo muy interesante sobre la periodización del entrenamiento:

    http://www.guitarraonline.com.ar/index.php?sec=articulos/entrenamiento%20del%20guitarrista&titulo=Articulos

    "Somos como pintores que hacen sus garabatos en el tiempo en lugar de hacerlos en un lienzo." . Genial!
    Enhorabuena y gracias por este nuevo artículo.
  • #20 por SamPS el 18/03/2012
    Excelente como siempre.
  • #21 por liquidliquid el 18/03/2012
    Sabias reflexiones, siempre es un gusto leer tus párrafos....tiempo para centrarse, para sentir, escuchar y ofrecer.... me encanta!!!
  • #22 por Belosound el 18/03/2012
    Como dice: fb.602509218
    "La cuestión es que ese mismo esfuerzo continuo produce tensiones musculares y contracturas que luego son muy difíciles de sanar"
    Esto es básicamente producido por dos cosas, 1, por la falta de técnica en cuanto a la postura correcta de tocar y falta de ejercicio físico orientado a esa actividad, y 2, por un exceso de estudio (el cuerpo humano tiene un límite, estudiar 10 horas diarias acaba pasando factura).

    Una falta de técnica que ya en los primeros años de enseñanza se tenía que dar mucha importancia ya que puedes sufrir posteriores problemas físicos comunes como engarrotamiento de la mano, tendinitis, tensiones en el hombro, bloqueos, es una observación de ser conscientes entre la relajación y la tensión cuando tocamos y atajar donde tensionamos para que la técnica predomine ante las emociones expresivas y la forma de estudiar no es cuestión de repetir un pasaje, solo por el mero hecho de memorizar sino con tecnica, cada obra que se estudia tiene una variedad de técnicas que hay que superar y dominar, una buena digitación y un metodo de estudio hace que la memoria cinetica se exprese en su mayor dimensión, incluyendo la medida metronómica con y sin metrónomo por pasajes y para luego pasar al periodo de memoria y posteriormente a la de expresion musical. El tiempo se encarga de afianzar, de avanzar y superar los obstáculos técnicos sin tensiones para llegar a la interpretación donde todo parece natural y todo fluye como si no hubiera ni técnica, ni estudio, ni esfuerzo anteriores.
  • #23 por TRANS-FUSION el 18/03/2012
    Interesante exposicion y juego para realizar este gran articulo,eres un fenomeno de la explicacion,haciendo de tus hilos,una verdadera fuente de riqueza,enhorabuena.
  • #24 por JFelipe el 19/03/2012
    "Deja de tocar la guitarra un día y lo notarás tú. Deja de tocarla dos días y lo notará tu maestro. Deja de tocarla tres y empezará a notarlo el público" .

    Esa frase la he escuchado muchísimas veces pero debo decir que las mejores interpretaciones que he hecho han sido porque descansé el día anterior. Conozco profesores que cuando tienen un concierto, no tocan el día antes y otros profesores que dicen que hay que tocar hasta el último minuto antes de una presentación. Supongo que cada uno tendrá su propia "filosofía".

    Claro está, que no estoy hablando de descansar 1 mes entero. Hablo de que después de una semana de practicar horas y horas y horas, es necesario un pequeño descanso... cada quien sabrá que tan largo debe ser ese descanso.
  • #25 por Iu Gob el 19/03/2012
    "El paso del tiempo, el lienzo del músico" Bellísima metáfora. Enhorabuena.
    La música es precisamente eso : sonido en el lienzo del tiempo. Y el músico su pintor. Y es arte si expresa sentimientos y sensaciones.
    Mozart era quien decía la alusión que haceis de la apreciación personal o ajena si se deja de practicar...
  • 1
  • 2