(Pensamiento) "Siempre con las luces apagadas, cariño"

Frase sugerente donde las haya.

Bien susurrada al oido indicado en el momento propicio es demoledora.

En esta ocasión me sorprendió viendo una película. "Siempre con la luz apagada" susurró la protagonista. No le dí más importancia.

Lo curioso es la similitud que me vino a la cabeza tras unos segundos con mi mundillo musical.

Claro.

Todo cuadra un poco más.

¿No os sucede que vuestros temas os suenan..... no es mal exactamente, es previsibles, inocurrentes, sencillos, sosos...?.

Yo siempre he tenido esa sensación.

La mayoría de las veces bien fundada, pero en contadas ocasiones lo que tenía entre manos era ya una canción por derecho propio. Con toda seguridad no el tema perfecto, ni siquiera un buen tema, pero si una canción con su identidad y su razón de ser.

Su idea, su sonido, su estructura,... pero el hecho de tener el secuenciador delante y el dedicarle dos o tres días ininterrumpidos le restan toda la gracia y cualquier posibilidad de sorpresa.

No solo con mis temas, cuando bajo algún tema de ReasonStation la mayoría de las veces termino decepcionado incluso antes de empezar a escuchar: ¿Solo estas pistas?, ¿siempre 2 melodías?, ¿tan pocos sintes?, ... y en otras ocasiones me aburro durante la reproducción. No tengo el 100% de mis sentidos en mis oidos.

El secuenciador me desvela todos los secretos que encierra la canción antes de haberlos saboreado y me despista. No hay cosa peor que ver actuar al mago desde detrás del telón.

No he sido muy consciente de ello hasta oir la citada frase.

¿No notais diferencias en vuestra propia música al oirla en un iPod junto con otras cosas?. Yo sinceramente si.

Sinceramente me esfuerzo en "masterizar" mis temas o bocetos para que suenen decentes a nivel de volumen y mezcla, de manera que si los reproduzco junto con temas comerciales el salto de calidad de sonido no sea apabullante. De hecho esa es la intención en mi proceso de master.

El caso es que si oigo cosas que hice hace tiempo me parecen mucho mejores.

Me he dado cuenta de que ese es el ambiente en el que disfruto. Tanto de la creación de mis criaturas como de los miles bocetos o de los sonidos que nacen y mueren en mis dedos fugazmente.

Ese ambiente de noche coloreado a penas por los leds de mis cuatro sintes.

Hay parece que quieran hablarme y que todo tiene sentido y objeto.

Y esos momentos son en sí los que me incitan a seguir tratando de sacarles palabras que formen canciones.

 

Eso sí, ahora ya se que todo esto será mejor si es "Siempre con las luces apagadas, cariño".

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.