Pensamientos anormales: Mujer

Mi pequeño tributo a las féminas en general, la entrada original es con fecha 14.08.2009

 

Esa dulce a la par que vil criatura, traída por quien sabe quien al mundo, ideada para retorcer, pervertir, malversar y usurpar el alma masculina.

Maestras en el arte del enredo dichos y diretes, clueca como ellas solas cuando se hayan en compañía de sus semejantes femeninas.

 

Tan endiabladamente necesarias para nosotros (los hombres), que llegan a ser nuestra perdición, las hay para todos los gustos, bajitas, altas, más flacas, más gordas, guapas, feas, rubias, pelirrojas, morenas (dependiendo del color de tinte que usen en ese momento), con grandes pechos, pequeños, picudos, caídos, en forma de pera, sandia, melón.
Revolver con ellas ese cuerpo de perdición es el deseo de muchos, recorrer de manera furtiva cada rincón de su anatomía, sobrecogerse con cada suspiro, sentir como se te eriza el pelo al menor susurro, clavar la mirada en sus pechos y ver como sus pezones apuntan hacia el infinito buscando perderse en las alturas, devorar con ansias y enajenación su feminidad más absoluta.
Las mujeres son criaturas hermosas, traídas a este mundo para otorgarnos paz de espíritu aún cuando el caos nos rodea, y crear caos físico y mental allá donde la razón impera. Usadas en fabulas, disfrazadas con cola de pez, mil serpientes por cabello, gestoras de brebajes y pócimas venenosas, brujas, súcubos, hadas.
La verdad sea dicha, son un dulce animalillo al que se le quiere con contrariedades, en ocasiones desearias hacerla desaparecer del mundo para luego desear que desaparezca todo el mundo para estar solo con ella.
Mujer, he aquí mi pequeño homenaje a vosotras.


Loormelotte.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios