Reflexión

La mayoría de seres duermen tranquilos,

soñando que están despiertos, en un mundo con un concreto y largo trecho como futuro.

Esa percepción de la realidad es falsa, y tambien dañina, pues nos impide "estar" en la realidad verdaderamente despiertos.

NO hay "ninguna" seguridad, ningún lugar de refugio absoluto.

SOLO tenemos el AHORA Y el AQUÍ.

CUando uno alcanza esa "percepción" (debido a circunstancias no siempre deseables) de la fugacidad...todo se transfigura, y sobre el fondo de grisud y rutina de lo cotidiano emrge con fuerza aquello que realmente IMPORTA

AMAR, darse, estar abierto al otro..valorar cada pequeña y minúscula porción de existencia y darle todo el cariño y la entrega que se merecen.

Vivimos inmersos en el misterio

El dolor nos sugiere la presencia de la libertad como inevitable premisa del verdadero amor.

La cultura y los medios nos inundan con narcóticos de realidad: Haz planes, deja para mañana lo importante, la muerte solo les ocurre a los otros, pierde el tiempo tranquilamente ante el televisor, compra y acalla la ansiedad que somatiza el cuerpo (que si intuye la verdad).

Si estás tranquilamente aburrido de tu vida ...¡Deja de soñar! y ponte a vivir de verdad por favor.

Os ama.

Exhelon.

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.