Sobre las críticas

Existe un festival de la canción, en un pueblo de Albacete, en Chinchilla concretamente, donde por carambolas de la vida del músico me encontré participando hace unos años. Es un festival local, pero acude mucho público de la zona, los artistas que se presentan son desde cantautores hasta coros rocieros, pasando por una amalgama de estilos más que curiosa entre la que abundan los cantantes solistas acompañados de bases instrumentales grabadas.

Hace ya unos años de aquello y aunque casi me zampé el festival entero hay un artista al que recuerdo por encima del resto (como para olvidarlo...). Un cantante que creo que no llegó a afinar ni una sola nota. Y si afinó alguna fue de pura casualidad. Era un chico, serio, de entre 25 y 30 años. Recuerdo que vestía muy elegante y cantaba una canción de estilo italiano/melódica, de aquellas de los 70/80.

Todos hemos visto alguna vez a algún “cantante” subir a un escenario, medio de cachondeo, y destrozar una canción a sabiendas de que lo suyo no es precisamente la “técnica vocal”. Pero en este caso yo no percibía que aquel chico fuera consciente de que no daba pie con bola. Se le veía convencido de que lo estaba haciendo bien. No sé si me explico, no era aquella sensación de “sabe que no es bueno pero no le importa, es feliz...(y valiente...)”. No, lo que yo veía era a un tipo que estaba convencido de que lo estaba haciendo fenomenal y a un grupo de amigos vitoreandole (alguno riéndose)

¿Amigos? Lo primero que pensé fue: “este chico no tiene amigos (o al menos no de los de verdad), si los tuviera le habrían advertido, era evidente que no estaba preparado para cantar (por llamarlo de alguna manera) delante de más de mil personas (ese año, en la plaza principal, no cabía ni un alfiler) Alguien debería de haberle avisado de que iba a hacer espantosamente el ridículo.

Quizá esté equivocado, y este chico lo sabía, quizá tuvo algún amigo que se lo dijo y no hizo caso, vete tu a saber. Pero sé que existen muchas situaciones en las que la gente que nos rodea prefiere darnos una palmada en la espalda a ser sinceros y mostrarse como verdaderos amigos diciéndonos las cosas tal y como son, o como ellos las perciben. No para que abandonemos nuestros sueños y vocaciones si no para que no vayamos a la deriva sin ser conscientes de ello.

La sinceridad a veces duele. Pero cuando uno hace música está siendo sincero, está exponiendo parte de su alma (o en muchos casos eso pretende). Es lógico esperar que sean sinceros con nosotros.

Tener a alguien al lado que sepamos que es sincero, que nos dará su opinión (por supuesto siempre personal) y que no pretende alimentar nuestro ego, ni quedar bien, ni al contrario criticarnos gratuitamente, no tiene precio.

Pienso que las opiniones de los demás no hay que creérselas, hay que escucharlas. Luego, tanto si estamos de acuerdo como si no, para afrontar una cosa u otra hay que ser valientes. Y creo que tan importante como escuchar una opinión es conocer a quién nos la esta dando.

Entre la gente que me rodea, después de tantos años (tantos... que exagerado soy) he comenzado a saber quién es excesivamente crítico, quién excesivamente benévolo, de quien no me puedo fiar y quién hace un esfuerzo por ayudarme intentando dar una visión lo más objetiva posible.

No siempre estoy seguro de lo que hago, sobre todo cuando trabajo estilos con los que me cuesta desenvolverme o cuando el papel de la música persigue un fin muy específico. O cuando he machacado tanto una pieza que siento que ya no soy objetivo con ella. En muchos casos, me gusta tener la opinión de los demás. En sonido por ejemplo para mí es muy importante. Que alguien me diga “oye, el bajo retumba”, por ejemplo, puede hacer que me fije en esa parte que me había pasado desapercibida. Pueden tener razón o no, pero eso siempre es secundario.

Siendo un chiquillo eran mis padres los primeros en escuchar mis temas. En ellos se daban los dos extremos. Mi madre raro era el día en que no se emocionaba, a mi padre difícilmente le gustaba un nuevo tema, al menos en la primera escucha (aunque eso es algo que actualmente ha cambiado, quizá me esté haciendo la pelota...). Al final, como siempre, uno debe de filtrar las críticas teniendo en cuenta de donde provienen y el contexto (qué importante es siempre el contexto).

Siendo un chiquillo no asumía ninguna crítica. Lo confieso. Mi vanidad no tenía límites en ese aspecto. Si pedía a alguien una opinión era esperando a que esta fuera positiva y alimentara mi ego, en el momento que esta era una crítica negativa automáticamente me ponía a la defensiva. Luego en casa, tras haber defendido, a muerte, que “yo tenía razón”, sí que hacía algo de autocrítica. Me comía el orgullo, pero a solas...

Tardé mucho en aprender por culpa de aquello y avancé muy lento durante aquella época (¡eh!, quien más y quien menos ha tenido de jovencillo épocas tontunas..). Al final aprendí que si quería hacer algo serio debía aprender, y para saber qué aprender antes debía conocer mis carencias. Algunas de las críticas que me hacían (algunas, no todas - conservo parte de ese orgullo... -) me estaban indicando parte del camino.

En el lado opuesto he conocido compañeros músicos extremadamente sensibles a la opinión de los demás. A veces, nos condiciona mucho lo que dicen otros, independientemente de que sea cierto o no. Recuerdo a un músico, con el que trabajé mucho tiempo, que si recibía cien críticas buenas y una medio mala, aquello podía quitarle el sueño durante una semana, o incluso quedarsele pegado como un chicle indefinidamente.

Una crítica es una valiosa información sobre nuestra música. Una información que puede ser correcta, incorrecta o subjetiva. Los únicos que podemos certificar su validez y si procede aprovecharla somos nosotros. Nuestra música, el lenguaje musical que vamos desarrollando necesita de una formación. No todos los “maestros” se encuentran en la escuela ni todas las lecciones están en los libros.

No debería terminar este artículo sin incluir algo tan obvio como que hay gente de la que no te puedes fiar. Personas envidiosas, criticonas o a las que simplemente les gusta demostrar que saben más que nadie (sea esto cierto o no). Es obvio, pero a muchos (quizá a todos si nos pillan en un mal momento) esta gente les puede poner la zancadilla.

Cuando uno consigue escuchar críticas sin que le afecten entonces adquiere la valentía y la seguridad para que esa obra, esa interpretación, etc, que acabamos de crear y que es buena, ¡sabemos que es buena! (sabemos que es buena porque hemos aprendido, observando desde dentro y desde fuera, a saber cuando no es buena) podamos defenderla con uñas, dientes y lo que haga falta.

“Lo que haga falta” a veces es toda una carrera profesional.

Juan Ramos

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • 1
  • 2
  • 3
  • #1 por pitusthor el 12/11/2011
    Chapó!
    1
  • #2 por MisterOwn el 12/11/2011
    Muy interesante. Has dado en el clavo:
    "Una crítica es una información que puede ser correcta, incorrecta o subjetiva. Los únicos que podemos certificar su validez y si procede aprovecharla somos nosotros." ;) supongo que eso también se aprende, ¿como dar o no validez a un comentario/critica de alguien a quien no conoces? pues únicamente teniendo la certeza de que lo que hacemos es realmente bueno... supongo
  • #3 por Ricardo Romero el 12/11/2011
    Amén, Juan! Mejor no se puede describir. Ese es el dilema que a veces navega por nuestras mentes cuando "creas" un tema...Ayer mismo lo comentaba con otro compositor. Yo creo que no soy un buen crítico porque respeto la obra de cada artista...Es el artista el que sabe, entiende y conoce en profundidad lo que ha querido transmitir con cada nota. Hay oídos que lo sabrán apreciar, y otros que no, pero no deja de ser mágico que alguien tenga el "don" de poder expresar tantas emociones, sentimientos y sensaciones a través de las notas musicales. Esto me merece todo el respeto del mundo. Las críticas son personales, y como dices, Juan, pueden ser correctas, incorrectas o subjetivas. Los únicos que podemos certificar su validez y si procede, aprovecharla, somos nosotros.
  • #4 por nunain el 12/11/2011
    Yo lo tengo fácil. Si la crítica viene de alguien que ha estudiado y sabe mas que yo, lo leo con detenimiento y respeto. Si es uno de la calle, le doy el valor que tiene: el de uno de la calle. :) un saludo
  • #5 por yume el 12/11/2011
    Me encantó, sobretodo los dos últimos párrafos. De esa gente hay mucha y no hay que dejarse influenciar. También está la gente que simplemente no opina nada y que les da totalmente igual el trabajo que hayas realizado, esa abunda.

    Besos Juan :)
  • #6 por Danbeg el 12/11/2011
    Muy buen texto. Como dice un amigo, la verdad jode pero curte.
  • #7 por muabdib el 12/11/2011
    genial !
  • #8 por baltardesign el 12/11/2011
    Estupendísimo! :D
  • #9 por MrLoFi el 12/11/2011
    Estupendo articulo. Yo añadiría que, hay que saber hacer la pregunta adecuada a la persona adecuada. Intentar encauzar la pregunta según el perfil de la persona que la va a contestar.
  • #10 por Aum Project el 12/11/2011
    Las críticas, a veces, son tan necesarias como innecesarias. Todavía hay gente que después de una actuación fantástica donde el público ha disfrutado enormemente, se sacan alguna crítica con el fin de estropear esos momentos.

    Una persona siempre tiene que entender que no le puedes gustar a todo el mundo, pero gustarle a una o a varias personas de manera sincera también puede ser un éxito porque te lo dicen de verdad. Eso siempre te dará ánimo para seguir trabajando.
    1
  • #11 por dawfliz el 12/11/2011
    "Siendo un chiquillo no asumía ninguna crítica. Lo confieso. Mi vanidad no tenía límites en ese aspecto. Si pedía a alguien una opinión era esperando a que esta fuera positiva y alimentara mi ego" También, creo que todos hemos pasado por eso, incluso creo que seguimos haciéndolo cuando le ponemos mucho empeño, esperamos criticas positivas, que no nos destrocen la ilusión ni todo el merito, pero las negativas ayudan.

    Yo por ejemplo, en canciones no pido muchas criticas, pero las pido que me digan con sinceridad que les parece, y mas o menos si hay alguna negativa intento apañarla un poco, pero hay que tener en cuenta que la música está hecha para unos oídos y para otros no, así que tampoco se puede cambiar entro el tema, ni mucho menos, pero nunca están de mas esas criticas negativas que te ayudan a "mejorar" y darte cuenta de las cosas. En diseño gráfico, fotografía, dibujo y demás siempre pido criticas pero con argumento se discute por si hay un error y au.

    Y mi ex era cantante y lo sige siendo, igual a la persona que mencionas, se cree que lo hace bien y la gente le advertimos, no puede cantar lo que canta, ¿una voz melodica cantando BYOB de System of a Down o Smell Like Teen Spirit?, o cantando incluso Nickelback... destroza todo y siempre dice, no lo he hecho bien, con el animo de decirle que ha salido de perlas, el ego le puede, incluso piensa que llegará a ser famosa si o si, lo que mas rabia me daba, no quiere arreglar sus fallos y aquí si no te das cuenta de los errores siempre tu música será un gato atropellado.

    En fin, una de las review que mas me han llamado la atención, me quito el sombrero.
  • #12 por JM72 el 12/11/2011
    Muy buen articulo y más cierto todavía.
  • #13 por fanfan el 12/11/2011
    si el que me hace la crítica ha hecho otras antes y veo que son acertadas, me hago a la idea de que tiene criterio y acepto su critica, la analizo e intento aprovecharla de manera constructiva

    si el que me hace la critica solo escucha a Bisbal y Bustamante y cuando escucha lo que yo hago dice "eso es ruido"... pues fácil : no le hago ni puto paso
  • #14 por JRB Marcia el 12/11/2011
    Criterio, esa es la palabra clave, criterio y valentía. Criterio para poder crear con coherencia y saber dilucidar entre las criticas aquellas que te pueden hacer mejorar y valentía para afrontar esos cambios y luchar para llevar adelante un proyecto, para defender tu criterio ante el criterio de los demás y sobre vivir.

    De joven escuchaba muchas criticas sobre los Héroes del Silencio, antes de que fuesen conocidos, que si no se tocaba rock con arpegios, que si el batería tocaba con metrónomo y mil historias que hicieron tambalearse al grupo, pero impusieron su criterio sobre el de los demás y fueron valientes y han llegado a ser el grupo de rock mas importante de España...(O casi)
  • avatar
    #15 por --18997-- el 12/11/2011
    Con la cantidad de millones de archivos música que pululan por ahi..myspace, soundcloud,hispasonic..etc etc.. la gente no se marea la cabeza..Temazo o un 1, y a veces..o mejor dicho, la mayoria de veces ni eso..es lo que toca.Sociedad de consumo.
  • #16 por telefunk el 12/11/2011
    Gracias por tus palabras!
  • #17 por albertus el 12/11/2011
    Un articulo de 10.
    Cuando entras a un bar y le dices al camarero, que esto o el otro plato no te ha gustado, y empieza a mirarte con mala cara, trabajando en la atencion al cliente aprendes que una queja o reclamación, a parte de para tocarte los c___s es un oportunidad de aprender, un indicador de que algo no es correcto. El problema es que para criticar debes aprender a hablar, y no con 50 palabras, con más. Debes saber exponer tu crítica correctamente, para no dejar lugar a malentendidos, y los criticados debemos aceptar todo, siempre y cuando no sea ofensivo.
  • avatar
    #18 por --62133-- el 12/11/2011
    ojala uno pudiera decir lo que piensa sin que nadie se enfade,un ejemplo es la música que se sube a hispasonic,no puedes decir esta canción es maslisima por que te lapidan,no se puede ser sincero y entre halagos y mas halagos la gente hace mala música por no ser sinceros,si se sube algo es para tener algún reconocimiento o algún consejo constructivo
  • #19 por FRAN-J el 12/11/2011
    pues ahora voy a criticar yo tu articulo...... jejejejeje... la verdad es que no me a sorprendido, por que llevo mucho tiempo opinando lo mismo sobre las criticas, sera por que al empezar y les ponia a mis amigos lo que hacia, pues ya empezaba a ver estos comportamientos y la realidad es que muchas veces las criticas estan vasadas en los gustos de el que lo escucha y no en su experiencia, despues en el curro, (no e tenido la suerte de currar en algo relacionado con la musica) cuando se enteraba algun compañero de lo que hacia y me decia "pasame algo que lo escuche" y yo pensaba "si, tu eres un rumbero y yo hago electronica underground, que puedo esperar de tu opinion" esto me a llevado a ser yo el mayor critico mio, pero eso si, teniendo en cuenta de lo que te dicen y filtrandolo..... pues eso, no puedo estar mas deacuerdo contigo... saludos
  • #20 por Pablo Isidro el 12/11/2011
    Muy bueno, me siento completamente identificado con todo lo que dices. De hecho mucha de la música que hago es "clásica" y otra electrónica.

    Se que no puedo poner a escuchar un tema de Drum and Bass a alguien que no haya oido ese género nunca, porque no podrá entender ni apreciar si la mezcla está bien etc.
    Lo mismo pasa en el caso contrario.

    Me encanta poder vivir de 2 tipos de críticos:

    1º Amigos en masa que me dicen que esta bien salga como salga (cosa que, aunque ya lo sepa me hace ilusión).

    2º Gente que yo conozca bien y que sea muy crítica con mi música. Estos ultimos son los mejores, porque pueden comparar mis progresos, fallos y son bastante imparciales.

    Como bien dices, hay que escuchar las críticas y luego valorarlas según del tipo de persona que vienen :)

    Chapeau!
  • avatar
    #21 por --106651-- el 12/11/2011
    #11 puedo sentir por ti y la situacion con tu ex. tengo una persona muy cercana de mi que si yo digo blanco, esta persona te garantizo que dira negro. si digo negro yo, por mi vida, ella dira blanco. en situaciones donde la definicion de algo es muy importante, usara palabras que se puede interpretar de mil maneras, pero 999 de ellas podrian ser entendidos negativamente..... como digo, es una persona muy cercana, pero no me puedo fiar de su opinion.

    Llevo haciendo musica - con pausas por mudanzas y cambios de paises - poco menos que 20 años. cuando empeze, todo lo que podia permitirme era un atari, el steinberg 16 me lo regalo un abogado de BMG que escuchó un trabajo mio, junto con una targeta de visita suya y las palabras: cuando tienes mas cosas hechas quiero que me llames... pero yo, tonto que era, me fui de mi tierra para perder tiempo en otros paises...pero no considero esta temporada como algo importante a nivel musical porque para hacer algo guay necesitabas competir con gente con arsenales de sintes y estudios buenos buenos... era la era cuando el hard house hacia su camino por Alemania y el trance estaba por todos los sitios... acid era lo que querías escuchar y hacer...pero competíamos con gente como Paul van Dyk, westbam, Marusha, carl cox y un montón de dj´de alto nivel pero menos conocidos. Que tenian en común? pues algún amigo con un estudio, con la informática o con dinero.

    En mi caso, mis padres no pensaban que un arte seria buena selección para la futura vida y no me apoyaban en nada. así que, me busque la vida, poco a poco. Muy poco a poco.

    Ahora, muchos años mas tarde, empiezo de nuevo. Llevo un par de años envolucrado en la musica, produccion y composicion. Lo raro es que, estando en España, la mayoria de los artistas para que trabajo son del extranjero y me han encontrado ó por otro artista que ha trabajado conmigo en el pasado ó porque el sonido de mis obras en mi myspace les ha llamado la atencion.

    El unico "cliente" que tube en este tiempo de españa, con el cual he hecho uno de los trabajos mas laborosos al ser una banda sonora para una opera moderna, se fui de barcelona, dejando la gente colgada y se fui a su querida murcia, presentando su obra, cobrando entrada y recibiendo subvenciones, de todo esto claro, me he enterado por otras personas. Él, cuando estaba en bcn, pasaba por persona de lo mas guay, pobre, honrado y considerado. al final, era todo lo contrario.

    Cuando estudie sonido me di cuenta que entre los que hacemos musica hay dos tipos: los que entienden algo y tengan algun talento, y los que creen que con un preset puedes masterizar cualquier tipo de obra y te ofrezes por 50€ en las paginas de anuncios, destrozando y infravalorando de este modo por completo todas aquellas personas que lo hacen con el alma.

    Para mi, prefiero las criticas y que me explican que critican y porque, a que me digan que fantastico que es... soy mi critico mas duro, y digan lo que digan, siempre pienso que algo se puede mejorar y siempre se puede. eso lo complica mucho.

    Saludos
  • #22 por carhart el 12/11/2011
    Gracias por el artículo. Muy a tener en cuenta.
  • avatar
    #23 por --153613-- el 13/11/2011
    Cuando recibo critica (sea constructiva o de otra forma), voy a escuchar el material de quien la escribio (si hay algo disponible) y eso me dara una idea de si debo tomarla en consideracion.

    Me ha parecido un articulo muy oportuno e interesante.
  • avatar
    #24 por --104025-- el 13/11/2011
    Tienes toda, toda, toda la razón.

    Por eso jamas he aceptado que me palmoteen la espalda creyendo que he hecho algo bueno.

    Siempre me cuestiono todo lo que hago, y si muestro algo es porque mas de un puñado lo encuentra "decente".

    Para gustos, los colores. Sabiendo eso estoy consciente que lo que yo hago, para muchos es basura, pero mi basura es lo que me sale del alma, y a mas de alguien le puede tocar en el alma... la mia.
  • #25 por supersonicman el 13/11/2011
    Yo en los años que llevo aprendí algo:

    Si el que critica es del sector, valoro en cierta medida su opinión porque es profesional
    Pero si el que critica es de la calle la valoro mucho mas porque es quien va a gastar su dinero en mi producto y el que va a ir a los conciertos.
  • 1
  • 2
  • 3