Monitores de estudio: ¿sonido agradable o sonido preciso?

29/06/2010 por Soyuz

Altavoz

(Por Fabio García) Como músicos o como propietarios de un estudio casero muchas veces nos encontramos ante disyuntivas en el momento de adquirir un nuevo instrumento o equipo para nuestra tarea. En ocasiones buscamos opiniones o consejos, intentando escuchar a usuarios que manifiestan su parecer ante un determinado equipo; pero al fin de cuentas es el propio comprador el que debe decidir utilizando su análisis.

Uno debería preguntarse si está realmente preparado para adquirir un determinado modelo, o mejor dicho, para realizar una evaluación. De no estar preparados, se corre el riesgo de llegar a un veredicto incorrecto.

Después de charlar con usuarios de diferentes modelos de monitores llego a la conclusión de que no existe el monitor de compra obligada para lograr buenas mezclas.

¿Cuál es el mejor?
Los avisos de los fabricantes cuentan las bondades de sus modelos, y muestran gráficos comparativos que señalan el desempeño de sus monitores contra los modelos de la competencia, como si eso asegurara el éxito de un producto.

En cuestión de gustos; ¿tiene sentido intentar explicar a un consumidor por qué razón, por ejemplo, un vino es “mejor” que otro? ¿Tiene sentido intentar explicar por qué un artista es “mejor” que otro? Por supuesto que no.

Cada consumidor decide qué le gusta y no se detiene a pensar por qué, simplemente le gusta. Lo mismo debería suceder con los propietarios de estudios caseros; y digo ‘debería’ porque gran cantidad de personas compran un determinado modelo de monitores porque leyeron una crítica o un reportaje a un ingeniero famoso que alaba el desempeño de un monitor.

Las críticas y reportajes siempre deben ser considerados dentro de un contexto. ¿Cuál es ese contexto? Precisamente, nuestro trabajo, nuestra sala; en definitiva, nuestra propia opinión.

Por motivos de época, no tuve la oportunidad de probar mezclas en los famosos monitores NS-10 de Yamaha, por lo tanto no puedo dar mi subjetivo punto de vista o de audición sobre su desempeño; no obstante mi interés no es criticar a estos monitores NS-10, sino defender al usuario contra los embates de los técnicos que intentan convencerlos de ciertas razones.

Muchos usuarios manifiestan que nunca hubieran utilizado los NS-10 para escuchar música en sus hogares. La referencia hacia un sonido brillante, filoso, molesto, hace que su aplicación como parte de un sistema Hi-Fi no resulte acertada. Sin embargo, casi todos esos usuarios comentan que los NS-10 son/fueron una herramienta muy precisa en el estudio, capaz de indicar con claridad dónde existen puntos de conflicto en una mezcla.

Es muy probable que si los NS-10 hubieran tenido su presentación en el mercado durante estos días, muchos usuarios los habrían descartado inmediatamente haciendo referencias a un sonido filoso. Evidentemente, habrían cometido un error, debido a no aplicar un análisis más detenido.

Sistemas complementarios
Al igual que muchos usuarios, trabajo mis mezclas con dos sistemas de monitores. La mayoría del trabajo se realiza con un sistema 2.1 que me permite conseguir una respuesta confiable en ambos extremos del espectro de frecuencias.

Antes de finalizar la mezcla la escucho en otro sistema que posee altavoces de 8” sin subwoofer, y que se especializa en hacer notar cuando el rango medio se encuentra un tanto exagerado. Es una herramienta ideal para saber, por ejemplo, cuando el tono de las guitarras tiene un sonido nasal. Si sucede eso, vuelvo a la mezcla y ajusto un poco las guitarras.

Se podría preguntar ¿por qué no trabajar directamente con el segundo sistema? La respuesta es sencilla. Sucede que el segundo sistema, aunque dispone de woofers de 8”, no ofrece una respuesta de graves como la que ofrece el primer sistema (gracias a su subwoofer). Por lo tanto, me parece mucho más confiable trabajar la mezcla con el sistema 2.1 y luego probar su comportamiento en el sistema complementario para revisar la respuesta general.

Por supuesto que existen monitores con una respuesta en graves mejor que la que posee mi sistema de 8” pero, en mi caso, esa carencia se compensa con la utilización del sistema 2.1.
El sistema de 8” ofrece un sonido plano, que no resulta atractivo. Si escucho un recital utilizando estos monitores, confieso que el sonido es aburrido y apagado… en definitiva plano. Pero ese no es su trabajo. Su función no es sonar bien, sino decir la verdad.

¿Qué deberíamos buscar en un monitor?
Podemos mencionar que existen monitores para diferentes aplicaciones. Durante la etapa de grabación podemos dejar de lado un tanto la precisión para dar más lugar a la presentación. Por ejemplo, cuando estamos grabando una guitarra y el músico se encuentra presente en la sala de control, el sonido que escucha debería inspirarlo – quizá con un detalle de graves más notorio – en lugar de deprimirlo al notar una diferencia muy marcada con el sonido de su amplificador.

La grabación no presenta problemas de balance. Ante cualquier discrepancia, lo más sencillo es anular cualquier pista que ocasione inconvenientes o molestias para el músico o para el bosquejo de mezcla utilizado para realizar la grabación.

En cambio, durante la mezcla es necesario contar con precisión, con un sistema confiable que le permita al responsable de la mezcla saber que su trabajo se escuchará bien en cualquier medio de reproducción.

Un buen monitor no es necesariamente aquel perteneciente a una determinada marca y que tiene un costo equivalente al de un portaaviones, o uno que se escucha lindo. Un buen monitor es aquel que es capaz de hacernos escuchar qué está sonando mal.

Si sólo creemos que las mezclas se deberían escuchar de manera agradable, estamos equivocados. Necesitamos precisión y balance para que la respuesta en frecuencia que obtenemos sea confiable, y para poder transferir el resultado a cualquier sistema de audición esperando una respuesta adecuada al medio.

En ocasiones el usuario encuentra consuelo o refugio en la idea que expresa que si los CDs que escucha utilizando sus monitores se oyen bien, también le permitirán crear buenas mezclas; al fin de cuentas si esos CDs suenan bien, será posible crear mezclas precisas. Si bien, parte de ese acercamiento podría interpretarse como correcto, lo cierto es que se está dejando de lado un factor muy importante: los CDs comerciales ya están mezclados y masterizados, seguramente por profesionales altamente capacitados, para obtener la mejor respuesta en todo tipo de sistema. En cambio, la música que mezcla un usuario nunca abandonó su sala y por lo tanto podría estar siendo engañado, existiendo muchas posibilidades de error al cambiar de ambiente o sistema de reproducción.

Veamos esto con un ejemplo. Supongamos que estamos escuchando un CD comercial en un determinado sistema de monitores que no posee una respuesta de bajos precisa. Lo que oímos nos agrada, y ofrece una respuesta balanceada. No olvidemos que el CD comercial ya está mezclado y masterizado para lograr la mejor respuesta de acuerdo al sistema utilizado.

Posteriormente, escuchamos nuestra mezcla final y también notamos una respuesta balanceada y un sonido agradable. Podríamos suponer que hemos finalizado el trabajo.
Pero, ¿qué sucede cuando escuchamos el CD comercial y nuestra mezcla, por ejemplo, en un sistema PA? Seguramente, el CD comercial se escuchará con una excelente respuesta de graves, pero en cambio nuestra mezcla se escuchará muy débil, debido a la imprecisa respuesta de graves del sistema de monitoreo original.

La prueba para una mezcla consiste en reproducirla en varios sistemas y que en todos ofrezca una respuesta adecuada. Si la mezcla pasa esa prueba, se puede confiar en los monitores.

No hay que olvidar un elemento fundamental: la sala.

La sala en donde trabajamos destaca ciertas frecuencias y atenúa otras. Su influencia sobre la música es, en cierto modo, similar a la influencia de los monitores.

No obstante, en lo referente a la sala, podemos alterar esa influencia. Agregando determinados materiales o elementos, o en casos más extremos, cambiando la posición de algunas paredes o el ángulo del techo, alteramos la influencia de la sala sobre el audio.

Por supuesto que antes de tomar medidas extremas con la sala se debe hacer un análisis del ambiente. Cada usuario puede adquirir alguno de los paquetes de medición y solución disponibles en la actualidad para lograr ajustar la respuesta de su ambiente de trabajo hasta acercarla a la ideal.

Estos productos combinan grabación empleando micrófonos normalizados, con funciones de análisis de la señal obtenida, aplicando, posteriormente, ecualización de compensación.

Por último…
Aquellos que en algún momento adquirieron monitores de estudio, seguramente buscaron opiniones en foros, sitios de Internet de fabricantes, y preguntando a colegas.

También, seguramente, habrán notado que en muchos casos algunos usuarios recomiendan un monitor, e inmediatamente otros usuarios comentan lo contrario. Hay variedad de monitores, y en consecuencia variedad de opiniones. Lo importante es aprender a decidir por experiencia propia.

Me atrevo a sugerir a quienes están con ganas de cambiar de monitores, especialmente, aquellos usuarios con poca experiencia, a esperar un tiempo y a proceder con un análisis más detenido de la respuesta del sistema actual. Tal vez agregando un subwoofer los resultados serán más acertados.

Es cuestión de no apresurarse a comprar un monitor, simplemente, porque alguien dice que es preciso, acertado, potente y que posee las mejores características. Es probable – y totalmente válido – que para llegar a encontrar el monitor adecuado para cada usuario haya que pasar por algunas etapas intermedias de trabajo con diferentes sistemas. La experiencia que se logra mezclando y mezclando es nuestra mejor amiga para decidir cuál es nuestro mejor monitor.

8
Comentarios
  • #1 por deejaykharma el 29/06/2010
    Muy rico.
  • #2 por kaervek el 29/06/2010
    Delicioso.
  • avatar
    #3 por --100799-- el 29/06/2010
    Buenísimo!
  • #4 por Iernesto el 29/06/2010
    Otro articulo magistral! Yo me encuentro en una disyuntiva a la que ha comentado Fabio y de hecho tengo pensado añadir un subwoofer a mi sistema.Cuando me preguntan sobre que monitor elegir siempre digo que es mejor escuchar cuantos mas modelos mejor y decidir por uno mismo. Creo que es lo mas acertado ya que nadie compra un sinte,por ejemplo sin haberlo escuchado antes no?
  • #5 por music_fanatik el 29/06/2010
    En mi opinion, la gente consciente o inconscientemente elige los monitores que más se asemejen a lo que ellos escuchan en un equipo Hi-FI, es decir va completamente por gustos.

  • #6 por watuse el 29/06/2010
    La verdad que fabio me ha gustado tu interés por escribir este articulo, yo recientemente estaba buscando unos monitores, y muchos me decía los Adam A7 por el rango de frecuencia, otros los Yamaha, otros los KRK, pero yo como tenia experiencia en un home studio de un amigo mío, como los Genelec no hay comparación tengo otro amigo también que tiene los Mackie los MR5 y también so muy buenos, pero ya te digo me pille los Genelec 8020 por mi presupuesto y en realidad quería los lo 8030, pero vamos no están nada mal los Genelec 8020 y próximo me voy a pillar el subwoofer para acompañar los 8020, pero solo con los 8020 tiene un bajo nítido sin distorsión y unos agudos increíble, vamos para mi que he escuchado muchos monitores en mi vida los Genelec son para mi gusto lo mejor.
  • #7 por Aum Project el 29/06/2010
    Excelente artículo. Sencillo, ameno y bien explicado. La elección de unos monitores puede ser muy complicada y es casi seguro que tu primer par de monitores no sea el adecuado. Yo he tenido muchos monitores, todos de gama media, y el sonido cambia de manera radical mezclando con unos monitores y otros. Es importante conocerlos también, pero los vas conociendo con el tiempo y después de haber probado tu material en diferentes equipos de PA. Pero, sin duda, lo que más cambia tu sonido de manera increíble es la sala de control. Incluso unos monitores de clase media pueden dar resultados profesionales en una sala con una acústica excelente. Me ha gustado cuando se dice que no hay que comprar marcas, ya que muchas veces te aconsejan a un fabricante como el que todos tienen que tener, pero eso no es así. Mucha gente ha conseguido resultados excelentes con unos Beringher Truth y no han querido cambiarlos por unos Dynaudio.

    Estoy de acuerdo también con el uso del subwoofer, pero también hay que aprender a trabajar con él. Al principio es un poco complicado ya que siempre notarás demasiados bajos, pero una vez superado, es la mejor manera de controlar todo lo que ocurre ahí abajo. Si haces música electrónica como techno, house o trance es altamente recomendable, ya que los bajos suponen un parte importantísima en la mezcla y deben de sonar potentes y definidos, algo un poco más difícil de conseguir sin el subwoofer lo que no quiere decir que no se pueda. La mayoría de productores son unos cracks y consiguen unos buenos bajos sin subwoofer.

    Salu2!!!
  • #8 por watuse el 29/06/2010
    totalmente contigo Aum Project
  • #9 por Danbeg el 29/06/2010
    Un articulo muy interesante, el unico problema es que no se si el vendedor te dejará los monitores para que los pruebes en tu sala de estudio casero...
  • #10 por DeLoreal el 30/06/2010
    Un consejo evidente... probar siempre los monitores en la sala en donde vais a trabajar. Hay muchas tiendas que se niegan a desplazarse con unas cuantas parejas de monitores para hacer un test en tu sala (por otra parte comprensible si te vas a gastar 200€). En mi caso, he prejuzgado cajas por una escucha en un lugar inadecuado (las Hafler M5 que me parecían horrorosas y ahora no puedo vivir sin ellas). Es sorprendente como unas cajas cambian de una sala a otra. En mi estudio tenemos tres salas; y por ejemplo, unas Genalec 1030 se comportan de una manera muy equilibrada y agradable en una sala, y al utilizarlas en otra resultan agresivas y muy cansinas... Lo dicho... probar las cajas en vuestra sala.
  • #11 por Oscar Selektah el 30/06/2010
    Excelente

    Gracias!! :)
  • #12 por kczion el 30/06/2010
    Tengo el privilegio de poder usar unos NS 10 en mi estudio y realmente no son unos monitores que usaremos en nuestros hogares, ni tampoco se van a parecer a algun auricular etc., pero si puedo decir que te ayudan claramente a encontrar un equilibrio en cuanto a lo que estamos mezclando. Por ejemplo si estas mezclando metal hay que tener claro que si en los NS 10 suena muy pesado o tiene un pequeño realce en los graves lo mas probable que en un equipo de casa (hi-fi) suenen muy saturados las frecuencias bajas. En realidad hay que aprender a conocer los monitores, tambien tengo unos Alesis para usar en mi casa y he tenido que aprender y entender la respuesta de frecuencia que tiene en determinados puntos, creo que el punto es darse el tiempo para CONOCER y ENTENDER los monitores que tengamos.
  • #13 por Tecladista el 30/06/2010
    Pos yo estoy feliz con mis Yamaha NS-10M y claro, también tengo otros dos sistemas distintos a estos para tener otras referencias, pero para trabajar casi todo el tiempo con los NS-10M. He trabajado en otros estudios con varias marcas de monitores, y que wow! uno mismo se queda flipado, pero no se por que, pero siempre regreso a los viejos NS pa estar el día haciendo mis composiciones y ediciones.
  • #14 por dawson el 30/06/2010
    buen artículo

    por cierto (y rozando el offtopic), aparte de los ns10, hay algún otro monitor, de estudio o no, más o menos disponible, que sea de cabinete cerrado / sin puerto bass reflex?
    alguien tiene experiencia con algo parecido a lo que digo?
  • #15 por AntoineZappa el 30/06/2010
    Joder hispasonic, mas entradas de estas y menos "ipads y piraterías". Un placer para la vista y la materia gris.

    Saludos.
  • #16 por miguelinflux el 30/06/2010
    Al comentario 14 de dawson:

    Si no me equivoco Mackie hace sus monitores de esa manera, al menos así son mis HR824.

    Creo que es un artículo muy instructivo y ameno, aunque disiento en que en la fase de grabación no sea tan necesario un monitoreo preciso. Es verdad que a la hora de grabar el músico querrá sensaciones y peso, pero a la hora de estar, por ejemplo, "sacando" el sonido al amplificador, y microfoneando, es muy importante tener una referencia fiable. Yo al menos siempre intento conseguir unas señales que no querré procesar apenas en la mezcla.

    Saludos!
  • #17 por Biblete el 30/06/2010
    de 10 :)
  • #18 por Bassline el 30/06/2010
    Os voy a contar mi experiencia.
    Para mi encontrar los monitores que ahora tengo me ha costado un monton.
    He tenido de gama baja 300 euros media 600 euros (la pareja) y por fin he encontrado algo decente en 800 aprox una pareja de a7
    Suenan de muerte estoy muy contento.
    Y en el portatil tengo unas 6010 y por el tamaÑo _ calidad relaccion exceelnte
  • #19 por PYP el 30/06/2010
    El artículo dice muchas verdades, y muy gordas. Pero al nivel al que nos movemos alguno, la "sala" en la mezcla no cuenta nada, porque es una batalla perdida de antemano, los monitores son de "campo cercano", hay que oir lo que sale del monitor, los "modos" y todas esas cosas que dicen los ingenieros hay que intentar "omitirlos", aprenderse donde están y saber que esa frecuencia tu estudio la "realza" o "atenua" para poder mezclar.

    Como todo esto es relativo, en cuanto te conozcas tu estudio, con sus frecuencias "coloreadas" con las frecuencias que realzan y atenuan los monitores, y hayas escuchado muchas cosas ahí, sabrás mezclar mejor, y luego te resultará raro hacerlo en otro sitio.

    Lo de los estándares, los yamahas,los genelecs, etc...... es simplemente eso, tener un estándar para hacer tus oidos "compatibles" con otros estudios. Yo como soy un cutre me compro unos beheringer, que suenan muy parecidos a unos genelec (mucho, muchísimoo!), y que aunque lleven una electrónica de mierda y se cuele la señal de los telefonos móviles, y tengan una durabilidad muy cuestionable, y un porcentaje de rotura bastante alto (Quien no conoce alguien que haya roto un beheringer), pues me hace el apaño (Ya se que el que tenga un genelec ahora dirá que no suena parecido a un beheringer, pero es que son clones con la electrónica cutre, y la diferencia no es que suenen peor, ni muy diferente, digan lo que digan, la diferencia es que de un meneo se van al cielo de los monitores).

    Con respecto a que luego lo que tu haces suene bien en todos los sistemas, pues no va a quedar otra que recurrir a un estudio de mástering, llevando el material a parte por pistas por si hay alguna "cagada" gorda (por lo menos música y voces por separado), o lo que hacemos otros que es tener una cadena hifi, unos cascos, un sistema para el coche, probar en varios lados, etc......

    De todas formas, cuando se le cogen el truco a unos monitores y a una sala, lo acabas haciendo mejor ahí que en el "superestudio" al cual no estás acostumbrado (por algo los estudios vienen con técnico, a parte de para tirar cables, digo yo!)
  • #20 por 3ɅƦ WøøD el 30/06/2010
    PYP, ¿te refieres a los Behringer B1030A?
  • #21 por CarlosCalos el 30/06/2010
    Lo suyo es sonido preciso no? si no suena agradable es por que tu mezcla no es buena, prefiero verdades feas que mentiras bonitas.
  • #22 por sempervivum el 30/06/2010
    "Joder hispasonic, mas entradas de estas y menos "ipads y piraterías". Un placer para la vista y la materia gris.
    Saludos."

    +1 Excelente artículo
  • #23 por fernando Hernandez el 01/07/2010
    Muchas gracias por la aclaracion. Precisamente estaba planteandome la compra de unos monitores, ya que actualmente trabajo con un equipo 2.1 HIFI muy normalito, pero tras leer tu articulo creo que voy a esperar un poco.

  • #24 por PYP el 01/07/2010
    #20

    No, me refiero a estos:

    http://www.tim-carter.com/music-production/pics/behringer-b2031a.jpg

    que tuve la ocasión de compararlos a unos genelec que tenían en un estudio de madrid y que eran parecidos a éste:

    http://tek4.com/ForSale/Genelec1031/avatar.jpg

    Y es que el sonido que daban es muy parecido.

    También escuche unos Adam con el buffer de 7 u 8 pulgadas(no recuerdo el modelo) y me gustaron más los adam que el mío y el genelec.
  • #25 por k4c el 01/07/2010
    Excelente artículo... un poco desmotivador para mis pretensiones de "Home Studio" XD

    Claramente necesito más que un par de excelentes monitores...