Informática musical

Novation ReMOTE25

Hoy en día ya se puede configurar un estudio completo con un ordenador. La última tecnología en secuenciadores, instrumentos virtuales y plugins hace criar polvo a muchas unidades hardware. ¿Hemos encontrado entonces la panacea de la producción musical? No, realmente. La informática no lo da todo. Muchos quieren tener control en sus manos; sensaciones que no pueden dar una pantalla y un ratón. Para los creadores de música, lo más elemental son unas teclas con las que tocar en directo e introducir notas. Para los que quieren hacer sus mezclas y controlar sus sintes, hacen falta potenciómetros y faders "de verdad", que puedan moverse con los dedos. Y para la figura -cada vez más frecuente- del creador y productor "todo en uno", harán falta las dos cosas a la vez.

Ya existen en el mercado algunas soluciones de marcas como Evolution o Edirol. Todas ellas son alternativas de gama media o baja, a precios ajustados. Son realmente aparatos interesantes para su precio, pero faltaba por rellenar un hueco importante; se echaba ya en falta una mayor calidad y ambición en los diseños de este tipo de aparatos. Y ha sido Novation, marca conocida sobre todo por sus sintes hardware (Supernova, KS-Station, etc), la que ha querido abrir este mercado de gama alta con su ReMOTE25.

Características

ReMOTE25 es un teclado controlador de 25 teclas semicontrapesadas sensibles a velocidad y aftertouch (mono), que ofrece 8 potenciómetros normales y 8 de giro infinito, 8 deslizadores (faders) y 24 botones totalmente programables, además de un joystick para controlar la modulación/pitch y un touchpad configurable. Es una máquina recia, con carcasa de color plateado brillante, hecha de plástico rígido y resistente. Es algo pesado para su tamaño (algo más de 2 Kg), pero esto contribuye a la sensación general de solidez. Si pulsas en la imagen de la derecha verás una imagen ampliada de la unidad que nos ha facilitado [ DMC Music ] para esta prueba.

Y por supuesto, lo primero que llama la atención es precisamente su tamaño. ¿Sólo dos octavas? Este reducido número de teclas tiene su propósito, y no puede tomarse como una carencia. El uso de dos octavas tiene una serie de aplicaciones particulares, que no pueden realizarse adecuadamente con otros teclados más grandes. La más evidente es la portabilidad. Este teclado se lleva fácilmente bajo el brazo, o en una bolsa de transporte o mochila. Encuentra su sitio en cualquier esquina. Hay que tener un estudio muy, muy reducido para no acomodar un ReMOTE25; como alternativa sólo se nos ocurre el [ control mental ], si bien no está muy desarrollado todavía...

Pero la auténtica ventaja de tener dos octavas se manifiesta específicamente ante un ordenador. Si no te importa renunciar a los acompañamientos de la mano izquierda, dos octavas serán suficientes para disparar samples, introducir frases, líneas de bajo, melodías y acordes; esta configuración permite concentrar en un espacio reducido y accesible todos los controles manuales necesarios para la composición y producción. Por otra parte, el ReMOTE25 incluye dos convenientes botones de cambio de octava (arriba/abajo) situados estratégicamente encima del joystick, lo que relativiza aun más la necesidad de octavas extra. En definitiva, sólo los que necesiten en verdad la ejecución a dos manos van a toparse con problemas.

Pues bien; no hablemos tanto de control, y empecemos a palpar ese mismo control donde es natural en un teclado... en las teclas. Su tacto es el mejor que hayamos podido sentir en teclados controladores de estas características hasta el día de hoy, así de sencillo. Parece claro que Novation ha utilizado componentes de sus sintetizadores de gama alta en este ReMOTE25 y las teclas no han sido la excepción: semicontrapesadas, de tamaño completo, se dejan tocar con precisión y ofrecen tacto auténtico de sinte. Podemos escoger entre 8 curvas de velocidad para adaptarlas a nuestra manera de tocar.

A la izquierda del teclado encontramos dos controladores que confirman el cariño que ha puesto Novation en este diseño (pulsa en la foto izquierda para verlos en detalle). El joystick de pitchbend/modulación se aleja de la típica implementación de dos ruedas separadas, habitual en este tipo de aparatos, y también del clásico joystick de Roland, con un recorrido vertical muy corto. Por el contrario, el sistema de Novation consiste en una palanca montada sobre una base esferoidal, que rota en todas las direcciones. Y si le damos la vuelta al ReMOTE25, veremos en su zona inferior un interruptor con dos posiciones. En una de ellas, el joystick se queda anclado en la parte inferior (así es como viene de fábrica); y en la otra, queda liberado para llevarlo hasta el centro, sin retroceso. La verdad, sólo falta la opción de escoger el color de este joystick.

Justo debajo vemos un tipo de controlador raro de encontrar en los teclados actuales, pero resulta ser de los más divertidos: un touchpad. Es una superficie táctil que sigue el mismo principio que los ratones incorporados a los ordenadores portátiles: responde a la posición de los dedos deslizándose a través de su superficie. El touchpad del ReMOTE25 puede controlar hasta 4 parámetros a la vez, dos en cada eje (X-Y), y puede configurarse de distintas maneras (para que al levantar el dedo vuelva al valor cero, o al valor central, o que se mantenga en el último valor enviado). Los que tengan un touchpad en su sinte hardware ya sabrán los buenos ratos que se pueden pasar con él; ahora Novation pone fácil utilizarlo con cualquier sinte o sampler virtual. Toca hacer un poco de "scratch", pues...

Nos centraremos ahora en el meollo de la cuestión; nos referimos a todos esos botones, knobs y deslizadores que dominan la zona superior del ReMOTE25. ¿Qué son, cómo funcionan y qué hacen? Vamos por partes. Antes de nada, os avisamos de que los nombres de controles que podréis ver debajo de cada potenciómetro, botón y slider no están "pegados" o pintados permanentemente en el ReMOTE, claro que no; son plantillas de papel que puedes quitar y poner a tu gusto. Es todo un punto; Novation ha incluido un saquito de ellas, y las hay para todo tipo de sintes y secuenciadores. También han dejado unas cuantas vacías para que escribas tú lo que te convenga.


Son de papel, pero una vez puestas no se nota...

Controles

- Potenciómetros: de entrada, encontramos 8 knobs en la parte izquierda superior del panel. En ellos puede verse una marca blanca que nos indica su posición; el punto central de su recorrido se corresponde con el valor 64, y a cada extremo de este recorrido hay un tope, en los valores 0 (a la izquierda) y 127 (a la derecha). Vamos, que son los potenciómetros de toda la vida; su superficie es ligeramente antiadherente, y giran con suavidad, oponiendo una pequeña resistencia inicial que evita movimientos involuntarios. También podemos ver un pequeño botón debajo de cada knob; esto añade 8 nuevos controles a la cuenta, y aunque pueda parecer lo contrario, los botones no tienen por qué tener ninguna relación con el knob al que acompañan. En el ReMOTE25 podemos configurar cada control manual a nuestra manera, independientemente de los demás, con total libertad. Pero de eso hablaremos luego.

- Potenciómetros de giro infinito (encoders): son 8, situados en la zona inmediatamente inferior. Vemos que no llevan esa marca blanca que hemos comentado antes, y esto los delata; son knobs de "giro infinito". En este tipo de knobs no hay tope en los extremos, giran continuamente, y por tanto, tampoco se puede decir que tengan un centro. Simplemente, al moverlos, enviarán un mensaje relativo, +1 o -1, según el lado al que los giremos, que se sumará o restará al valor actual del parámetro que estemos controlando. No todos los sintes virtuales aceptan este tipo de mensajes relativos, pero sí la mayoría. Hay que decir que oponen más resistencia que los potenciómetros normales, y tienen un tacto inercial: si pegas un "volantazo", aumentarán muchos enteros. Si vas despacio, el incremento o decremento será suave. Es curioso, pero te acostumbras rápidamente. Y de nuevo, tenemos un botón debajo de cada knob. Total, que llevamos ya 32 controles manuales contados y aún acabamos de empezar...

- Display: un fantástico display retroiluminado de color azul y 2 x 16 caracteres domina la parte central del ReMOTE25. Da mucha información de lo que estás haciendo, como veremos después. Sin duda es uno de los puntos fuertes de este aparato; no hay nada que se le parezca en el resto de controladores de este tipo. Alrededor del display tenemos algunos botones con funciones útiles; aparte de servir para el desplazamiento por las páginas de los menús, pueden usarse tambien para enviar un cambio rápido de programa, o para cambiar el canal por el que transmitimos. Un potenciómetro típico "data-value" para modificar datos y parámetros (también puede enviar un mensaje de cambio de banco) completa el set.

-Deslizadores: Hay 8 faders en total, y como en el caso de los potenciómetros, otros 8 botones. Otra vez, y es una constante en el ReMOTE25, todos estos controles se pueden configurar libre e independientemente; por ejemplo, en la foto, y siguiendo las pautas de la plantilla de papel, vemos que los 4 primeros faders controlan la envolvente de amplitud de un sinte, y los 4 últimos, la de filtro. Algunos botones están asignados a una función, y otros no; pero todo es tán fácil de cambiar como puede serlo el sustituir la plantilla de papel...

-Botones: Los primeros 5 botones no son configurables; se utilizan para seleccionar las plantillas de control, cambiar los modos de funcionamiento y configurar el ReMOTE25. Pero inmediatamente a la derecha de estos botones nos topamos con los controles de transporte: paso atrás, paso adelante, stop, play y rec, este último con una luz indicadora que resulta muy útil cuando se está grabando una toma en el secuenciador. Les siguen cuatro botones de función, libremente configurables (al igual que los de transporte); de fábrica, vienen con 4 funciones ya asignadas: enviar un "snapshot" por MIDI de todos los controles, enviar un mensaje "panic" (reseteo de todos los controles MIDI), y avanzar o retroceder por las plantillas del ReMOTE25. Pero ya sabes: puedes cambiar esas funciones a placer.

Por último, en el panel trasero nos encontramos con el conveniente interruptor de encendido y la toma de corriente (que no hace falta si lo tienes enchufado al conector USB que le sigue), entradas para pedales de sustain y expresión, y puertos MIDI: dos de salida, uno Thru y uno de entrada. Sí, este aparato también puede actuar como interfaz MIDI; pero todo a su tiempo.

En total, 57 controles configurables, pedales, un joystick, un touchpad, y otros 12 controles que manejan funciones internas del ReMOTE25. A nosotros nos parece mucho más que suficiente; no hemos visto antes nada igual en un teclado controlador. Es simplemente apabullante, y de hecho, supera a la mayoría de controladores específicos ("sin teclas") del mercado.

Asignaciones

Llevamos ya un rato hablando de la cantidad de controles y de la libertad que se ofrece para configurarlos. Esto puede tener su doble filo; "dominar todas esas posibilidades debe ser una tarea compleja", puedes pensar. Pero no es así. Novation ha resuelto esta cuestión impecablemente, con un sistema intuitivo y muy bien diseñado. Es más; diríamos que ha rizado el rizo, como pronto comprobarás.

De entrada, asignar parámetros a los controles es tan sencillo como pasar al modo "Edit", mover el control deseado, y navegar por un sencillo sistema de menús con el que podremos determinar cada aspecto particular de ese control: qué mensaje va a enviar, de qué manera, por qué canal... desglosemos esto un poco, porque merece la pena.

Cada botón, potenciómetro o fader puede asignarse a cualquier mensaje MIDI imaginable:

  • [ Controladores MIDI ] (CC)
  • NRPN y RPN
  • MMC
  • Pitch Bend
  • Note on/off
  • SysEx (de hasta 20 bytes de largo)
  • Cambio de banco y cambio de programa

Ya ves que no falta de nada; la pregunta aquí es: ¿hay algo que no pueda controlar este aparato?. Por cierto, si eres nuevo con el MIDI, no te vendrá mal echar un vistazo a nuestro [ tutorial introductorio ].

Cada control manual puede actuar de distintas maneras, que podemos elegir libremente (cómo no). Por ejemplo, los potenciómetros pueden enviar mensajes tan pronto como los giramos, o sólo al pasar por cierto valor que nosotros predefinimos al gusto. Los botones ofrecen aun más libertad; con ellos podemos:

  • Enviar un mensaje MIDI al pulsarlos (modo normal)
  • Enviar un mensaje al pulsarlos, y otro al soltarlos (modo momentary)
  • Alternar entre dos mensajes al pulsar una y otra vez (modo toggle)
  • Enviar un mensaje al pulsar por primera vez, y luego, cada vez que se pulse nuevamente, ir incrementando el valor de ese mensaje hasta alcanzar una cifra dada por nosotros (modo step)

Y continuamos con posibilidades: puedes elegir el valor mínimo y máximo que envía cada control. De esta manera, puedes restringir un potenciómetro o un fader al rango 50-100 en todo su recorrido, por ejemplo. Y si pones como valor mínimo 127 y de máximo el 0... pues habrás invertido la acción del potenciómetro. Como veis, no hay límites; la libertad de configuración es total, y sólo estamos rascando la superficie. ¿Vamos más allá? Bien; puedes hacer que cada control individual envíe sus datos por un canal MIDI diferente. De esta manera, podrías controlar un sinte virtual por un lado (a través del USB), y por otro, varios sintes hardware que tengas conectados a las salidas MIDI físicas del ReMOTE... todo a la vez. Y si configuras varios sintes virtuales para que reciban MIDI por un canal distinto cada uno, ¡podrías controlarlos todos al mismo tiempo también! Flexibilidad a más no poder.

Esta última cuestión nos da pie para hablar de la funcionalidad de interfaz MIDI que ofrece el ReMOTE25. En el CD-ROM de serie se incluyen drivers para Windows 98SE, ME, 2000 y XP (los de Mac vendrán más adelante). Una vez instalados, tendremos acceso por USB a todos los puertos MIDI del ReMOTE25. Esto quiere decir que, en muchos casos, vendrá a reemplazar nuestro interfaz habitual, ya que podremos "ver" esa entrada y esas dos salidas MIDI del ReMOTE en nuestros programas favoritos, asignándolas a los dispositivos que queramos. Otro punto al casillero de Novation.

Plantillas

Una vez que tenemos todos los controles asignados, podemos guardar la configuración completa en un "template" (plantilla). Una plantilla es una "foto" que conserva el conjunto de asignaciones de todos los controles manuales del ReMOTE25. Disponemos de 64 memorias para plantillas; Novation ha pensado que sería una paliza ofrecerlas vacías, obligando al usuario a configurar todo desde cero. Por eso ha incluido un buen paquete de plantillas de serie (todas con su parejita en papel):

  • Novation A-Station / K-Station / V-Station, Bass Station Rack, Super Bass Station y Supernova
  • Propellerheads Reason (Subtractor, Maelstrom, NN19, Dr:Rex, NN:XT, Redrum, Mixer) y Rebirth RB338
  • Native Instruments Reaktor, Absynth, FM7, B4, Pro53
  • Roland JP8000 / JP8080, SH-32 y General MIDI 2
  • Clavia Nord Lead 3
  • Korg MS2000
  • Access Virus A, B & C
  • Steinberg Model E y Cubase SX
  • Waldorf PPG Wave 2.2
  • GMedia Oddity
  • Emagic Logic Platinum 5
  • 5 memorias de plantilla libres (vacías, para el usuario)

Cada una de estas plantillas ofrece configuraciones específicas para cada programa o sintetizador. Por ejemplo, si seleccionamos la plantilla del Substractor de Reason, podremos controlar cosas como el corte de filtro o la resonancia con los potenciómetros, y las envolventes de amplitud y filtro con los faders. Si escogemos la plantilla de Cubase (y cargamos en Cubase el archivo de configuración que viene con el CD-ROM incluido), los faders controlarán el volumen de las pistas MIDI y audio, y los potenciómetros, parámetros como el pan y el envío de efectos.

En casos como el de Cubase, Logic o cualquier secuenciador, la cantidad de faders y controles físicos del ReMOTE puede quedársenos corta, porque las mesas virtuales de mezcla de estos programas ofrecen un numero enorme de parámetros, y pueden gestionar muchos canales MIDI o audio. Sin embargo, esto no limita las posibilidades del ReMOTE25. Simplemente tendremos que configurar varias plantillas consecutivas dedicadas al mismo secuenciador, e ir rotándolas según la necesidad. Por ejemplo; en el caso de Cubase, podemos configurar una plantilla de manera que los 8 faders del ReMOTE controlen el volumen de los 8 primeros canales MIDI. La siguiente plantilla puede controlar los canales 9 a 16, y si quisieramos controlar de nuevo los 8 siguientes, sólo tendríamos que añadir una tercera plantilla. El buen uso de controles y plantillas puede darnos acceso a todos los parámetros imaginables, y cambiar de plantilla es tan sencillo como pulsar un botón.

En vivo y en directo

Cuando ya hemos elegido o configurado la plantilla tal y como deseábamos, es el momento de pasar a la acción; a interpretar música y a controlar nuestros aparatos o software, que de eso se trata al fin y al cabo.

El display, muy brillante, nítido y visible desde cualquier ángulo, es la guinda final que realmente nos hará pensar que nuestros sintes virtuales se han convertido en una máquina hardware. Muestra toda la información necesaria para orientarse en la jungla de controles. En la foto superior podéis ver al ReMOTE25 con la plantilla Reason - Substractor 1 seleccionada; empezamos a girar el potenciómetro de corte de filtro, y el display nos presenta inmediatamente:

  • El nombre del control (Filter Frequency, que podemos cambiar a nuestro gusto; ¿te sorprende?)
  • El valor del parámetro (85 pasando ya a 86, ¡ese barrido!)
  • El tipo de mensaje MIDI (CC 105)
  • Los canales por los que estamos enviando los datos (en este caso, enviamos a través de todas las salidas disponibles; U12 indica U de USB y las salidas físicas 1 y 2 del ReMOTE).

¿Quién puede perderse con este display? Realmente enamora la primera vez que se usa, y hace que prestes muy poca atención a las plantillas de papel.

Otra ventaja es la precisión de los controles; la resolución de los potenciómetros y faders es alta, aún con las limitaciones del MIDI y sus 128 pasos; tendremos que hacer movimientos muy abruptos para notar la "pixelización" o granulización del sonido. Y el tacto de todos los botones, faders y knobs es excelente; ya hemos dicho que se han utilizado componentes de gama alta en este aparato. Concretamente, nos hemos fijado en los faders, que son muy similares a los que monta el Novation Supernova.

Queremos llamar la atención de nuevo sobre la comodidad de tener estos botones de transporte al alcance de la mano. Pueden configurarse a medida para manejar cualquier software o hardware (normalmente, enviarán mensajes MMC), y es una auténtica gozada controlar estas funciones desde el propio teclado. Nosotros hemos estado un buen rato usándolos con Reason, y la verdad, ya no vemos sentido a trabajar de otra manera. Unidos al resto de posibilidades del ReMOTE, convierten el trabajo de componer y producir con software en un auténtico placer. Si ya criábamos kilos en la silla antes, esto va a empeorar las cosas...

En cuanto a la alimentación, usando el ReMOTE25 con un ordenador, lo más normal será que esté conectado al puerto USB, y así ya la recibirá sin necesidad de enchufarlo a la red. Pero de todos modos, y para continuar la línea de detallismo y libre elección a la que nos ha acostumbrado Novation, se incluye también una entrada para fuente de alimentación convencional (aunque no la fuente misma). Ah, ¿te parece demasiado normal, no lo bastante detallista? Pues debes saber que si no hay enchufe cerca, puedes usar pilas (6 de las grandes). Vaya, eso ya es un detalle... pero seguro que no esperabas que fuese el último. Y acertaste, hay más: puedes utilizar también pilas recargables... y cargarlas en el mismo ReMOTE25, tirando del alimentador de corriente... o del propio puerto USB. Le faltan unas células solares, podríamos decir.

Conclusiones

El entusiasmo escribiendo esta prueba ha sido creciente, y no hemos querido reprimirlo. Pocas veces nos hemos topado con un producto tan bien diseñado y construido como el ReMOTE25. Ofrece un conjunto de controles y funciones más que completo, incluyendo características originales y muy útiles, y un exhaustivo abanico de configuraciones. En HispaSonic siempre recibimos el material de prueba con un rictus severo, dispuestos a ponerlo a prueba sin piedad. Pero hemos de reconocer que, en esta ocasión, ha habido momentos en que el ReMOTE25 nos ponía a prueba a nosotros. Sus detalles nos sorprendían a cada paso, y muchas de sus funciones nos hacían pensar: "como es posible que no existiera esto antes".

La sensación permanente que produce el ReMOTE25 es la de haber sido concebido por gente que conoce las necesidades del usuario. Novation ha puesto cariño e intención en cada esquina de este teclado. Todo ha sido diseñado y dispuesto con el propósito de hacer la vida más fácil al profesional o amateur, y esto ya vale su peso en oro.

Bueno, ya estamos oyendo.... "menos flores; ¿y qué fallos tiene?". Pues bien; antes de nada, le hemos dado vueltas al tema del precio (350 € más IVA), porque los supuestos competidores del Novation llegan a valer la mitad o menos. Sin embargo, lo descartamos como un punto en contra, porque creemos que este aparato vale cada euro de su precio. No se puede comparar un teclado barato que lleva unos cuantos potenciómetros y un LED de segmentos, con la orgía de calidad, controles y funciones del ReMOTE25. Esto es otra cosa. Como decíamos al principio de este reportaje, el ReMOTE25 inaugura la gama alta de los controladores de 2 octavas, así que su precio es la primera referencia. Y nos parece apropiado.

De todos modos, nuestro quirófano sí ha detectado algunos problemas: de entrada, el manual es algo escueto, poco explicativo, y está sólo en inglés. Hay que cuidarlo, porque está pobremente editado, en papel modesto, y encuadernado con espiral. Por otra parte, en este momento no hay drivers para Mac, y los de PC creemos que pueden mejorarse. Nos dieron un poco la lata con Cubase y Logic, provocando algun cierre no deseado, si bien fue esporádico. Nos consta, eso sí, que habrá un update pronto, y que los drivers de Mac llegarán a finales de verano. Debemos añadir que el OS interno que llevaban las primeras unidades de ReMOTE25 estaba mal acabado; por ejemplo, el botón "Rec" no se encendía, los controles de transporte daban algunos problemas, y la máquina llegaba a colgarse si se dejaba mucho rato sin usar. Por suerte, todos estos problemas han sido subsanados con el OS 1.0.05, que curiosamente no está disponible en la web de Novation en el momento en que publicamos este artículo. Por si alguien lo necesita, lo ponemos a su disposición [ aquí ] (66 Kb).

Creemos también que debería disponer de un editor software a no mucho tardar. Editarlo usando sus propios controles y menús es fácil, intuitivo y bastante rápido, pero con un aparato que va a usarse mucho tiempo delante de un ordenador, cabe esperar un software dedicado.

Y nada más; como conclusión final, sólo podemos decir que si estabas buscando un teclado controlador de 2 octavas con auténtica calidad, que convirtiese tu trabajo de estudio en una permanente sonrisa y mantuviera a raya a todos esos sintes virtuales y secuenciadores rebeldes, ya lo has encontrado. Hemos intentado ser duros con el ReMOTE25, pero ha podido con nosotros. Chapeau, Novation: producto redondo.

NOVATION REMOTE25 - 350 €

Pros

Contras

· Calidad de diseño, componentes y construcción
· Compacto y portable
· Amplia gama de controles
· Configurable hasta el extremo
· Flexibilidad
· Lujo en los detalles
· Manual algo pobre y en inglés · Software mejorable  

Por Xabier Blanco

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.