Todas las categorías
  • Todas las categorías
  • Guitarras y bajos

GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR

Por Mestre_Oldschool75 el 19/01/2019 en Valencia
Expiración: 30/04/2019 | Visto 119 veces
1000 €
El usuario ha marcado este anuncio como vendido
GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
  • GRECO - TOKAI LP "GIBSONIZADA" TRUE VINTAGE SPECS. ESTUCHE GATOR
¡Salud, compañeros! Soy Mestre, guitarrista y luthier autodidacta con más de doce años de experiencia. Os presento una nueva forma de entender las seis cuerdas: "cocinar" guitarras conforme a la receta original (desmantelar una buena réplica hasta dejar el "mueble" pelado e instalar complementos con los materiales indicados para convertirla en una verdadera copia "de arriba a abajo", porque esa es la única manera posible de conseguir el auténtico sonido de cada modelo). Empezaremos por la descripción del instrumento, pero si quereis comprender el alma de las guitarras eléctricas (imprescindible para elegir un buen instrumento o sacarle el máximo rendimiento) os invito a que leais los planteamientos teóricos que expongo más adelante. Creo que os compensará cada segundo invertido. Ya que mis textos tienen buena aceptación quiero compartir lo aprendido, porque ese es el sentido y el alma de este foro.

Solo una cosa más antes de empezar: POR FAVOR, NI TRUEQUES NI REGATEOS.


FICHA TÉCNICA RESUMIDA (EXTRAS - MODIFICACIONES MARCADAS CON *)

- MARCA Y MODELO: Greco EG59/70 (réplica de Gibson Les Paul de 1959, mástil intermedio).
- FABRICACIÓN: Japón, 1990 (factoría Tokai).

- MÁSTIL: caoba (1 pieza INCLUYENDO EL TALÓN) encolado al cuerpo, diapasón de palorrosa.
- CUERPO: caoba maciza (3 piezas que son como 2) con tapa de arce maciza (dos piezas bien centradas).

- CLAVIJEROS*: Gotoh SD-510 (postes de latón como los Kluson originales de los 50)
- PUENTE*: tune-o-matic ABR original con postes originales de acero cambiados por postes de latón.
- CORDAL*: Gotoh "stop-bar" de aluminio (más resonancia, definición y armónicos)
- PASTILLAS*: humbuckers "Screamin '82" originales con imanes cerámicos cambiados por AlNiCo V.
- ELECTRÓNICA*: original reconfigurada "años 50" + Orange Drop + Switchcraft.
- CUERDAS*: Pyramid "Nickel Classics" 10-46 (entorchados niquel puro + alma sección redonda).

- CONSERVACIÓN: prácticamente impecable a todos los niveles.
- PESO: 4,40 Kg (nada mal para una LP con cuerpo macizo, sin huecos internos).
- SONIDO: equilibrado entre resonancia / claridad y rotundidad / calidez.


PRESENTACIÓN Y DESCRIPCIÓN DETALLADA

Duele lo suyo dejar escapar una bicharraca vintage como esta (pocas Greco en venta tienen un"mueble" así, ojead las características) tuneada a muerte para darle sopas con honda al 99% de guitarras "del pastazo" que pululan por ahí, pero cuando piensas el peazo jamón curao que estás ofreciendo (y lo que lo va a disfrutar quien lo pesque) si no se te escapa una sonrisa de satisfacción es que tienes el corazón como un torrezno. Prefiero quedarme con la parte grata, la verdad.

Aquí tenemos todo un guitarrón de la marca Greco FABRICADO POR TOKAI en Japón en 1990 (Greco no disponía de factoría propia y subcontrató a distintos fabricantes: en un principio fueron Matsumoku y Fuji-Gen, luego Dyna Gakki y durante un breve periodo a principios de los 90 fue Tokai, como indican en esta guitarra la forma característica de tallar los huecos para las pastillas y el apantallado de la cavidad de la electrónica con pintura conductiva de grafito). Esta es una réplica de Gibson Les Paul muy lograda si no una de las mejores que se hicieron en aquel momento dentro de la gama media (a principios de los 80 las réplicas japonesas de Gibson empezaron a "ponerse serias", a mediados de esa década los japoneses ya hacían mejores guitarras que los estadounidenses en aquellos tiempos y Greco fue la marca que hizo un mayor esfuerzo por mantener el listón bien alto hasta el declive generalizado de los 90). El primer puesto en el podio del vintage japonés se le suele conceder a Tokai, si nos ceñimos únicamente a los modelos de gama alta (cuyos precios actuales son desorbitados) podría ser cierto... pero si consideramos toda la producción y le preguntamos a un entendido, lo más probable es que conceda ese honor a la marca Greco (es la más consistente en cuanto a calidad y sonido de todos los ejemplares que he probado). En cualquier caso, estas relativamente escasas guitarras Greco fabricadas por Tokai conjugan lo mejor de ambos mundos: la calidad material y constructiva del fabricante + la marca no menos prestigiosa de quien lo subcontrató y un precio más bajo, que nunca viene mal (a todos los efectos son guitarras Tokai mucho más asequibles que las Tokai equivalentes de la misma época).

En ocasiones es difícil determinar el modelo de una guitarra vintage, pero tras cotejar datos asumí que es una EG59/70 ("59" = réplica de la Les Paul del 59, mástil de grosor intermedio / "70" = precio en miles de Yens). Por el año de fabricación y por la "O" abierta en el logotipo, pertenece a la aclamada serie "Mint Collection" que es de lo mejorcito que hicieron junto con las anteriores "Super Real". Para mí es LA guitarra, especialmente si hablamos de réplicas de Gibson. Tras haber catado "unas cuantas" LP vintage japonesas de marcas conocidas y otras que no conoce ni el Tato pero no estaban nada mal, las que más me han impresionado siempre han sido las Greco de los 80 (o ejemplares como este de principios de los 90).

En todos los años que llevo estudiando las guitarras vintage japonesas, pocas LP he visto que cumplan tan "a rajatabla" todos los requisitos para merecer la consideración de "copia 1:1" de la guitarra que imitan. Con los herrajes y complementos adecuados, le sacan los colores a cualquier LP actual y a muchas vintage independientemente de su precio (si hay alguna superior será tan cara que a uno le quedarán serias dudas sobre si la diferencia de precio queda justificada por la diferencia de sonido). Como cualquier guitarra de primeras marcas japonesas que tenga más de 30 años de antigüedad presenta una ventaja nada desdeñable: TODAS se revalorizan con el paso del tiempo, al contrario de lo que sucede con el 99% de guitarras actuales que no sean de edición limitada para coleccionistas.

CARACTERÍSTICAS CONSTRUCTIVAS

- Para empezar, un detalle importante: el peso es un factor determinante del sonido, y en las LP probablemente lo sea aún más. El peso promedio de los ejemplares icónicos de los 50 ronda los 4 Kg (la caoba hondureña era muy ligera y en cuestión de caobas peso no equivale a calidad sino a madera densa, poco resonante). Los entendidos coinciden en que esa es la "cifra mágica", pero según preferencias personales puede gustar más una LP en torno a los 3,50 - 4 Kg (menor peso = mayor resonancia y claridad) o una LP sobre los 4 - 5 Kg (mayor peso = mayor rotundidad y calidez). Esa relación entre peso y sonido no es algo "escrito en piedra" (siempre hay excepciones para todas las reglas) pero es una buena referencia que nos da una idea del carácter sónico de la guitarra. Esta guitarra arroja 4,40 Kg en una báscula digital de mano y es un ejemplar manejable cuyo peso y sonido no será ligero como una pluma, pero tampoco es un yunque de herrero con un sonido "muerto" y empastado. En rigor, es una LP bastante equilibrada entre los dos extremos de resonancia / claridad y rotundidad / calidez.

- Otra característica no menos importante: la calidad de las maderas empleadas en las réplicas de Gibson producidas por Greco en los 80 y principios de los 90 es sencillamente impresionante. No hablo solamente de maderas con una densidad o peso más que correcto, me refiero también a la veta y las iridiscencias que producen según varíe el ángulo de incidencia de la luz. La calidad del ensamblaje y los acabados también deja boquiabierto al más pintado (todo el mundo que sopesa y/o rasguea una de estas criaturas, independientemente del grado de conocimiento que tenga del tema, se queda absorto en un silencio respetuoso o lanza algún exabrupto de profunda admiración).

- Mástil de caoba de una sola pieza (sin pala añadida como en réplicas económicas) con la pala del mástil en el ángulo correcto (mejor incidencia de las cuerdas sobre la cejilla = mejor transmisión sonora). El talón del mástil no presenta un zoque añadido en el encaje con el cuerpo como sucede en la mayoría de réplicas incluyendo marcas japonesas de primera fila, sino que constituye una misma pieza con el resto del mástil (un detalle de minuciosidad que además proporciona una mejor resonancia y transmisión sonora). Si la vista no me engaña la veta de la madera no discurre paralela al diapasón sino con la misma inclinación que la pala del mástil, como en los originales de los 50 (de esa manera se desperdicia más madera pero confiere mucha más resistencia en esa zona tan delicada pues las fibras son más largas que con un corte recto). El mástil va encolado al cuerpo, como debe ser en toda réplica de Gibson que se precie (proporciona un "sustain" inigualable y un ataque más lento o sutil, no tan abrupto como en los mástiles atornillados). La unión no es del tipo "long tenon" como en los originales de los 50 (el mástil se prolonga en una especie de "lengua" que llega hasta la mitad de la cavidad de la pastilla) pero esto es lo más frecuente en las réplicas de Gibson hechas por Tokai en aquellos tiempos y el encaje está muy bien enrasado, sin huecos entre las superficies de contacto como sucede en otras marcas japonesas (sin duda es mucho mejor que el encaje de las Gibson "asequibles" cuyo mástil ni siquiera llega a la cavidad de la pastilla, seguramente para que no se vean los huecos). El mástil tiene un grosor tipo '59 o intermedio, llena más la mano que un "slim taper" de los 60 sin ser un tronco como el '58 (en cualquier caso son diferencias de 1 mm más o menos). El contorno o perfil del mástil (algo que influye tanto o más que el grosor en el "tacto" percibido) es muy cómodo, ni muy plano ni demasiado redondeado. El diapasón es de palorrosa de una calidad notable.

- Cuerpo de caoba maciza (nada de agujeros ocultos como en las Gibson post-ochenteras) con tapa de arce macizo de grosor reglamentario, como debe ser en una buena réplica de LP. Ambas maderas son de una gran calidad y presentan un marcado efecto de tridimensionalidad / iridiscencia según varía el ángulo de incidencia de la luz. La base de caoba está realizada en tres piezas que vienen a ser como dos (la más pequeña no llega a 1 cm de grosor, es más bien un añadido a un lado de la culata que solo se nota en el lateral) y una de las piezas constituye unos 2/3 del ancho total del cuerpo (eso por supuesto favorece la resonancia). La tapa de arce consta de dos piezas bien centradas (la mayoría de Greco LP de gama media que se ven en venta suelen tener tapas de tres piezas) y eso le da una mayor resonancia además de un aspecto inmejorable, muy fiel al original.

MODIFICACIONES O "COCINADO A FUEGO LENTO" DE ESTA GUITARRA

Como sucede en todas las réplicas vintage o actuales, independientemente de su precio o de la calidad del "mueble" o base, algunos herrajes y complementos dejaban bastante que desear; sin ser de ínfima calidad, no coincidían con las especificaciones originales y si quería obtener un "sonido LP" lo más auténtico posible sabía bien lo que tenía que hacer con esta guitarra: cambiar todas las piezas que fuera menester siguiendo la receta original. Cuando es procedente, también realizo pequeños cambios en el apartado estético para lograr el mayor parecido posible con la guitarra replicada.

- Clavijeros Gotoh SD-510 idénticos a los Kluson tipo "vintage tulip", ligeros y por tanto favorecedores de la resonancia, con una particularidad imprescindible si uno busca "correción histórica": los postes son de latón como en los Kluson de los 50 (sonido más cálido / equilibrado que con los postes de acero empleados en el 99% de los clavijeros actuales). La afinación con todos los clavijeros de esa marca japonesa es impecable: precisa y estable, como debe ser (fueron y todavía son proveedores de la mayor parte de los fabricantes japoneses).

- Tapa de acceso al ajuste del alma del mástil con la forma "bell shape" característica de Gibson.

- La cejilla original de hueso todavía tiene vida útil por delante. Me limité a tallar los surcos para darle una acción más cómoda y homogénea pero no quise dejarlos super apurados porque si no en cuatro días las cuerdas se los comen y hay que cambiar la cejilla. Normalmente todas las cuerdas van enterradas a ras de la superficie (cuando no algo más hondas) pero con los años se van enterrando más y más dando lugar a dos problemas técnicos: saltos abruptos en la afinación y sonido amortiguado / "muteado". Siempre remato las cejillas de las guitarras tipo Gibson de la siguiente manera: cuerdas finas a ras de superficie y cuerdas entorchadas enterradas solo hasta la mitad de su espesor (favorece la resonancia).

- Las pastillas originales de Greco tienen buena prensa y creo que merecidamente, pero las "Screamin '82" montadas en los modelos de gama media presentan un pequeño inconveniente: aún siendo las mejores pastillas de imán cerámico que he escuchado, no dejan de ser pastillas cerámicas (los imanes AlNiCo proporcionan un sonido más natural, definido y tonalmente equilibrado, ideal para sonidos limpios / clásicos pero también muy favorecedor con saturaciones siempre que no estemos hablando de metal extremo). Anteriormente instalaba otras humbucker con una inmejorable relación calidad / precio como las Tone Rider (mi marca actual favorita en cuestión de pastillas) pero de un tiempo a esta parte prefiero cambiar los imanes cerámicos de las "Screamin '82" por imanes AlNiCo, "como debe ser". Normalmente elijo AlNiCo V por ser el más adecuado para todos los gustos y estilos (buen ataque y pegada con notables graves y brillo acentuado pero agradable que encaja perfectamente con el sonido más bien denso de las LP). Esas pastillas de Greco están realmente logradas como réplica de las humbucker originales (bases y cubiertas de "niquel/silver" que no roban frecuencias agudas, cable revestido con algodón y malla metálica e incluso los espaciadores internos bajo las bobinas son de madera de arce) y únicamente fallan en el apartado de los imanes, pero si corregimos ese aspecto crucial el resultado, según algunos entendidos, queda mucho más cerca de otras pastillas Greco como las "Dry-Z" instaladas en los modelos superiores (aclamadas como las mejores réplicas de las míticas Gibson "PAF" humbuckers) que actualmente alcanzan precios desorbitados cuando son vendidas como piezas sueltas. Siempre dispongo las piezas polares de manera escalonada siguiendo el radio del diapasón (12") para dar una respuesta más equilibrada a todas las cuerdas, y ajusto ambas pastillas a la altura más conveniente (normalmente el máximo recomendado por Gibson siempre que no se trate de pastillas de alta salida y/o con imanes muy potentes) para conseguir el mejor sonido posible: ni demasiado débil ni demasiado "turbio".

- La electrónica de las Greco de esa época tampoco está nada mal y en muchas ocasiones opto por conservar los potenciómetros (30 - 40 años de antigüedad y aguantando el tipo, no se puede decir lo mismo de los actuales), los selectores de pastilla (idem) y el cableado interno (grueso y revestido con algodón y malla metálica como en la guitarra original, mucho mejor que los cables raquíticos usados en muchas guitarras que provocan un efecto "cuello de botella" que estrangula la señal). En esos casos solo cambio el conector tipo jack (una pieza sometida a mucho desgaste) por uno de la marca Switchcraft, mi favorito por su inigualable rendimiento y durabilidad, y reconfiguro la electrónica siguiendo el cableado original de los años 50: controles de tono en paralelo con la salida de los controles de volúmen, no en paralelo con la entrada como lo ha venido haciendo Gibson con posterioridad (el "cableado vintage" proporciona un sonido más rotundo y provoca menor pérdida de frecuencias agudas conforme se va bajando el control de volúmen). Según los entendidos esto es prácticamente obligatorio si queremos un auténtico "sonido Les Paul". En esta guitarra en concreto detecté un detalle donde los amigos de Tokai habían bajado un poco el listón en comparación con las Greco fabricadas anteriormente por Mastumoku, Fuji - Gen y compañía: el cableado interno que va de los potenciómetros al selector de pastillas era de una calidad "regulera" por decirlo amablemente, y a fin de evitar el efecto de "cuello de botella" provocado por los cables raquíticos lo cambié íntegramente por cable tipo vintage forrado con algodón y malla metálica vista, idéntico al que presentan casi todas las Greco de los 80 (no es barato precisamente, pero es una muy buena inversión). Los condensadores de los controles de tono son Sprague "Orange Drop", el standard actual de calidad en estos casos.

- El puente es una de las piezas que más influye en el sonido (es el segundo punto de apoyo de las cuerdas junto con la cejilla). En guitarras tipo Gibson (LP, SG, 335, etc) el cambio es obligatorio si queremos obtener "ese" sonido icónico. Los puentes tune-o-matic "ABR" originales de los 50 presentan bases de zinc fundido, selletas de latón y postes estrechos de latón roscados sobre la madera del cuerpo, provistos de discos de ajuste de altura de latón. Gibson introdujo más tarde el tune-o-matic "Nashville" (base hueca bajo las selletas, sonido igualmente "hueco") con selletas de zinc como la base (sonido menos cálido y definido que con selletas de latón) y postes de acero (los postes de latón suenan más cálidos o equilibrados, con un ataque más sutil o no tan inmediato como el acero) que roscan sobre unas tuercas o "bushings" incrustados en el cuerpo (holguras que compromenten la transmisión sonora, sobre todo cuando hay desgaste por fricción). ESE es el puente que llevan el 99% de guitarras Gibson que no sean re-ediciones históricas o modelos de la Custom Shop (un puente tan cutre como los tune-o-matic de poste ancho de las réplicas de gama baja cuya única razón ser es que resulta más rápido de instalar que un "ABR"). Gibson utiliza actualmente hardware coreano y ya no hacen las piezas con zinc sino con zamak (una aleación que solo debería ser usada para hacer llaveros). Pero volviendo a las Greco tipo Gibson... afortunadamente los puentes "ABR" a partir de los 80 son perfectas copias del original (están alcanzando precios absurdos vendidos como piezas sueltas) y solo cometen un error de bulto que es común a TODAS las réplicas japonesas: los postes son de acero en vez de latón. En todas mis guitarras tipo Gibson instalo postes de latón para dotarlas de un sonido mucho más correcto / auténtico. OJO: si alguien quiere hacer esa "mod" por su cuenta le recomiendo que averigüe cómo hacerlo correctamente (sobre todo cómo quitar y poner los postes, o cómo cortar los extremos con el roscado libre de imperfecciones) porque como se cargue el roscado de la madera o se le parta un poste a ras del cuerpo tendrá un serio problema (no es algo irresoluble, pero tiene mal arreglo y es mejor que no suceda).

- Los cordales tipo "stop bar" originales de los 50 estaban hechos de aluminio (sonido muy resonante y equilibrado con gran riqueza de armónicos) pero pronto empezaron a hacerlos de zinc porque salía más barato (sonido más contundente con menos armónicos y predominio de la nota fundamental, generalmente más "chicharrero" por agudos) y de un tiempo a esta parte Gibson ya usa cordales de zamak que suenan peor todavía (la razón, como siempre, es arañar unos céntimos más de beneficio por cada unidad producida). En casi todas las réplicas los postes del cordal y los bushings donde roscan suelen ser de acero como en los viejos tiempos, pero en algunos casos pueden ser de latón y es mejor cambiarlos (en esas piezas en concreto suele convenir más la inmediatez y el sonido brillante del acero, y si la receta original dicta un material en concreto pues "eso es lo que procede"). En las Greco tipo Gibson de los 80 los postes del cordal y los bushings son de acero "como debe ser", pero el cordal es de zinc y siempre lo cambio por un Gotoh de aluminio como en los 50 (la mejor opción en relación calidad / precio). Ese cordal "abre" el sonido de la guitarra volviéndolo más equilibrado, definido y resonante. En esta guitarra en concreto detecté otro "pequeño detalle" que se alejaba de la receta original y lo que había venido haciendo Greco hasta entonces: al parecer, las Greco hechas por Tokai en los 90 presentan postes y bushings del cordal hechos de latón en vez de acero (por supuesto le instalé unos bushings y postes correctos, "como debe ser").

- Como siempre digo, "la mejor guitarra no vale nada si se hace polvo contra el suelo". Instalé unos botones de correa Gotoh sobredimensionados y muy sólidos, con un diseño recto tipo botón de pantalón vaquero. Con ellos ya podemos ir olvidando los aparatosos sistemas de bloqueo, porque la correa no se saldrá siempre que los ojales estén en buen estado.

- Como toque final y como tengo por costumbre, pulí los trastes con lana de acero fina (eso les devuelve el brillo y deja una superficie de contacto lo más limpia posible) y nutrí el diapasón con aceite de la casa D'Andrea. También lustré manualmente el dorso del mástil y el cuerpo con pulimento de la marca GHS (no deja un residuo cerúleo como otros abrillantadores y proporciona un tacto sedoso pero nada pegajoso, muy cómodo y agradable a la hora de tocar).

- La guitarra está recién ajustada con un juego de cuerdas Pyramid "Nickel Classics" calibre 10-46, uno de los mejores descubrimientos que he hecho en cuestión de cuerdas para guitarra eléctrica (bordones con alma de sección redonda como en los años 50, no hexagonal como en la mayoría de cuerdas actuales, que generan un sonido más "lleno" y redondo potenciado por la calidez y equilibrio tonal de las cuerdas con entorchado de níquel puro).

- Como todas las personas que comemos de buena gana, "me he dejado lo mejor para el final": mirad si lo mío con las guitarras es de juzgado de guardia que a esta guitarra le cambié LOS INLAYS del diapasón, nada menos (ese era el tercer detalle donde Tokai bajó el listón y es una pena porque esas tres cosas desmerecían una guitarra excelente por todo lo demás, pero una vez corregido todo-todo ya me quedé mucho más tranquilo). Las incrustaciones trapezoidales originales no tenían la calidad ni el efecto tridimensional del celuloide empleado normalmente en las Greco hechas de mediados de los 80 en adelante, más bien eran bastante feas (con poca textura y profundidad) y no pude evitar cambiarlas por unas hechas con el material correcto. Limarlas siguiendo el radio del diapasón con los trastes puestos sin aplanarlo o crear hondonadas supone un esfuerzo titánico, pero es algo que ya había hecho anteriormente con buenos resultados y sabía que lo acabaría haciendo igualmente con esta guitarra. Creo que como se puede ver en la foto detalle del diapasón, y aunque esté mal que yo lo diga, quedó francamente bien.

ESTADO DE CONSERVACIÓN

Esta guitarra tiene treinta años justos de antigüedad, eso generalmente se nota pero en este caso se puede decir que está prácticamente impoluta a todos los niveles: ausencia absoluta de grietas o daños estructurales (ni siquiera presenta los típicos craquelados que solo afectan el lacado en la unión cuerpo / mástil, tan comunes en guitarras vintage o actuales con sus horas de vuelo a cuestas) y trastes sin mellas ni estragos serios (tan solo leves desgastes en las posiciones más cercanas a la cejilla) con mucha vida útil por delante.

El dorso del mástil está en buen estado, solo tiene algunas marcas muy leves que no se notan al tacto. La pala presenta un par de pequeñas picadas en el extremo superior de uno de los laterales y la esquina derecha por la parte frontal está ligeramente redondeada (se nota que saltó algo de laca y fue parcheada de manera bastante discreta) pero en verdad ambas cosas son minucias (el 99% de réplicas vintage de Gibson suelen tener la pala tocada, y bastante más que esa). El lacado del cuerpo, como se puede ver, solo tiene un par de marcas o golpes pequeños en un lado de la culata que fueron sellados, lijados y pulidos para evitar que los desconchones fueran a más (se aprecia el cambio de color pero no se nota al tacto). Cerca del talón del mástil hay un par de zonas donde la laca rojiza está algo desgastada pero es poca cosa (la madera no está expuesta al aire) y por no complicarme la vida con eso me he limitado a irlo maquillando de tanto en tanto con un rotulador permamente de la marca Staedtler (su color es el que más se asemeja al fondo rojo empleado en las Gibson y esa tinta soporta bastante bien el manoseo). En cualquier caso las "marcas de guerra" forman parte de la gracia de un instrumento antiguo, o al menos así lo entiendo yo. Quien quiera una guitarra impoluta y no le llegue el parné para agenciarse una vintage "nueva de stock antiguo" (si es que la encuentra) pues que se conforme con una Squier o una Pepiphone (eso sí, luego que no llore cuando escuche una guitarra "de verdad"). El lacado en todas las Greco de los 80 que no sean de gama alta es de poliuretano, pero afortunadamente suele ser muy fino (nada que ver con las costras de más de 1 mm de espesor que he observado en guitarras japonesas supuestamente "punteras" como las Edwards). Tiene el grosor suficiente para no desintegrarse al primer golpe, pero a la vez es suficientemente fino para no comprometer la vibración natural de la guitarra (además puede ser que el poliuretano no sea un acabado tan apetecible o "históricamente correcto" como la laca nitrocelulósica, pero también tiene sus ventajas: tiene una enorme resistencia a los ataques químicos a diferencia de la "nitro", conocida por quedar hecha un asco si la limpiamos con "cualquier cosa" o si dejamos la guitarra durante demasiado tiempo en un stand o colgador con protectores de goma).

Hasta donde yo sé, todos los plásticos en esta guitarra son los originales (salvo la tapa del alma del mástil que sustituí intencionadamente por otra con la forma correcta). Vi que hay un par de orificios extra en el cuerpo bajo los marcos de las pastillas, pero los que lleva puestos en principio parecen ser los de serie (el color, las dimensiones y el radio de las esquinas encajan bien con el golpeador, y el posicionamiento de las pastillas bajo las cuerdas es correcto). Tal vez llevó puestos otros marcos en algún momento y posteriormente fueron instalados de nuevo los originales.

CONCLUSIÓN

Esta guitarra es lo más parecido a una buena Gibson Les Paul de la "era dorada" de los 50 (construida prácticamente con el mismo grado de mimo y fineza) que te vas a poder echar a la cara por ese precio y por bastante más dinero, lo que se dice "con diferencia". Sobre todo después de haberla "cocinado" a la vieja usanza (se puede decir que en cualquier guitarra modificada según las especificaciones originales el 60% del sonido resultante es debido a la calidad del "mueble" y el 40% restante es gracias a las piezas cambiadas, obviamente sin el segundo factor la ecuación se va al carajo). Si la vendo es porque ya tengo dos Greco prácticamente idénticas a ésta (equipadas con diferentes pastillas) que son las únicas LP de mi arsenal que tengo clarísimo que se quedan conmigo "pa los restos". Su precio en el mercado será mayor cada día que pase, es una inversión más segura que un puñado de "bitcoins".

EXTRAS, EMBALAJE Y ENVÍO

La guitarra incluye un estuche rígido de plástico ABS con perfilería de aluminio de la marca Gator, conocida por su buena relación calidad / precio. No ha salido nunca de casa y las pocas marcas exteriores que tiene son muy leves. Las llaves para la cerradura van en el compartimento que queda bajo el mástil. Un detalle muy importante: creo que estos son los únicos estuches para guitarras tipo Gibson en la franja de los 70 - 100 € que tienen en cuenta la inclinación correcta para la pala del mástil y dejan suficiente espacio libre alrededor de la misma (muchos tienen poca profundidad y la pala toca el fondo, con lo cual hay un serio riesgo de rotura por impacto). Además le vienen como un guante a cualquier réplica de dimensiones regulares (ni baila la conga dentro del estuche ni la estruja en plan "tormento chino" al cerrar la tapa). Solo por esas dos cuestiones vitales ya valen con creces cada céntimo que cuestan.

Gastos de envío: 20 € a cargo del comprador para toda la península (bien embalada con cartón de doble capa y abundante relleno por si ese pedazo de estuche no fuera suficiente protección, podeis estar seguros de que llegará entera). Para envíos a las islas, Ceuta o Melilla consultad ANTES de pasar por caja, porque sale más caro.

Si esta guitarra os ha hecho salivar no dejeis de ver las otras que tengo en venta (convertidas igualmente a las especificaciones originales). Creo que más de uno no sabrá cuál elegir, jeje, porque todas tienen algo en común: son guitarrones "de los que ya no se hacen" (desgraciadamente no es una forma de hablar, sino lo que hay de los años 90 en adelante).

Para ver todas las guitarras que tengo anunciadas, haced clic en el siguiente enlace:

https://www.guitarristas.info/anuncios/b/cocinada/todo

Para ver todos mis anuncios en general, haced clic aquí:

https://www.guitarristas.info/usuarios/mestre_oldschool75/anuncios

Gracias por vuestra atención y para cualquier pregunta, ya sabeis dónde encontrarme.


--- PLANTEAMIENTOS TEÓRICOS DE LA COCINA GUITARRÍSTICA ---

¿Qué es eso de las guitarras "cocinadas"? Es algo tan obvio que ha pasado inadvertido durante décadas (incluso para los grandes fabricantes) y me ha llevado media vida descubrirlo, pero me la ha cambiado para bien. Tanto que una vez hecha mi particular "travesía del desierto" y bien aprendida la lección, quiero presentaros los resultados.

Todo tiene una "receta original", desde la fabada hasta las guitarras. Variar la cantidad de un ingrediente o cambiarlo alterará el resultado, pero todavía se asemejará a lo que debería ser. Cuantos más factores variemos, más desdibujado quedará el producto. En el caso de las guitarras se suele llegar a un extremo donde todo parecido entre original y copia queda reducido a la apariencia; de cuestiones como ataque, resonancia o respuesta tonal mejor no hablar (si para empezar las maderas no son las que corresponden, el sonido forzosamente tampoco será el mismo). Alguno pensará que no es tan grave pues "mejor o peor, todas las guitarras suenan"... pero cuando uno aprende a distinguir y apreciar la voz vívida y cantarina de una Stratocaster, el arrullo dulce y rotundo de una Les Paul o la resonante claridad de una 335, no hay vuelta atrás: pudiendo conseguir una guitarra que replique fielmente la construcción y el sonido de un modelo probado y aceptado durante más de 50 años de historia, ¿debemos conformarnos con una que se quede en un "quiero y no puedo"? No es cuestión de presupuesto, sino de informarse y elegir en conciencia (hay guitarras económicas muy logradas y otras carísimas que son un fiasco). Si el carácter sónico distintivo de un modelo es lo que define "su gracia" y lo que hace que encaje con los sonidos que tenemos en mente, ¿por qué renunciar a ello?

Es de vital importancia comprender la influencia de TODOS los elementos constitutivos de la guitarra eléctrica en el sonido de la misma, porque en ese sentido todas las piezas salvo los botones para la correa cuentan. En ocasiones (no siempre, y hay que tener MUCHO ojo con esto) las maderas empleadas se ciñen con mayor o menor fidelidad al diseño original, pero en cuestión de herrajes y complementos estamos muy lejos de las recetas originales de la "era dorada" de los años 50 (el sonido resultante estará igual de lejos del original icónico). Esto incluye a las guitarras caras, a excepción de algunos ejemplares de las Custom Shop o "de boutique" (construidos artesanalmente) cuyos precios quedan fuera del alcance de la gran mayoría. Gracias a internet podemos acceder al conocimiento para "empoderarnos como guitarristas" y obtener una réplica impecable, correctamente construida y "cocinada" / modificada, pagando tan solo una fracción de lo que costaría una guitarra de primeras marcas (que siendo sinceros, vendrá plagada de defectos y carencias tal como sale de fábrica). Si te ves capaz de hacer todo esto por tus propios medios (recopilar toda la información relevante, seleccionar una réplica correcta en buen estado, determinar y conseguir las piezas necesarias, llevar a cabo las modificaciones y dejarlo todo bien ajustado) te felicito y te animo a ello, pues creo que nadie mejor que uno mismo para dejarlo todo a su gusto; si no te ves capaz o simplemente no dispones de mucho tiempo libre, puedes ahorrarte el trámite consiguiendo una guitarra como esta que anuncio. Creo sinceramente que no verás muchas así en venta, por no decir ninguna.

Para mí, "cocinar" una guitarra consiste en conseguir una réplica VINTAGE* realmente correcta a nivel de "mueble" o base (maderas y construcción), seguir escrupulosamente la receta original del modelo reproducido y sustituir todos los componentes que no sean correctos (en rigor, en el 99% de los casos NO lo son) hasta dar con la aproximación más exacta posible. En verdad, esta es la única manera viable de conseguir una guitarra "modelo X" 100% auténtica si uno no dispone de una fortuna para invertirla en un original de los años 50. "Todo lo demás" (véanse guitarras de marca actuales, réplicas recientes de todo pelaje y no digamos las sub-marcas infames de todos los grandes fabricantes) no nos va a servir, como mucho será la forma más eficaz de malversar dinero / energías y acumular frustraciones (* = cuando hablaba al inicio de este párrafo de recurrir a una buena réplica VINTAGE como base o punto de partida para "cocinar una guitarra" me refería a que las maderas empleadas en la mayoría de ellas hasta los años 90 son de una calidad que poco tiene que ver con las maderas actuales, secadas al aire de manera natural en vez de tostadas con hornos y acelerantes químicos, y trabajadas / ensambladas de manera mucho más fiel a los diseños originales; además los asiáticos pusieron todo su empeño y orgullo en la producción de instrumentos musicales mientras que hoy en día el concepto "control de calidad" ya es como las gramolas, un mero recuerdo de épocas pasadas... de esto por desgracia ya no escapan ni las marcas como Tokai, PRS o Parker, cuyas series más "asequibles" dejan bastante que desear teniendo en cuenta los precios y el logotipo que lucen en la pala).

Todas las guitarras que he "cocinado" han sido cuidadosamente elegidas buscando la mejor relación en cuanto a calidad material (maderas) / fidelidad al original (ensamblaje) / precio. Por supuesto factores como su estado estructural y funcional también son tenidos en cuenta. Como esto nunca es suficiente porque los herrajes y complementos rara vez son los correctos, las he modificado siguiendo las recetas originales de los 50 hasta dejar cada parte exactamente "como debe ser". Esto les proporciona un carácter sónico fiel al modelo replicado que brilla especialmente en sonidos limpios, pero también mejora en gran medida los sonidos saturados (les aporta claridad y resonancia, dos factores que siempre se resienten en cuanto activamos el segundo canal del amplificador o el pedal de turno). Solo en ciertos estilos como el metal extremo puede ser aconsejable apartarse de las especificaciones originales, pero para el resto de sonidos recomiendo ceñirse a los diseños clásicos. Creo que no es nada desproporcionado afirmar que estas réplicas bien construidas y provistas de los complementos correctos están, en rigor y en todos los sentidos, mucho más cerca de los originales icónicos de lo que puedan estarlo casi todos los ofrecimientos del mercado actual (incluyendo las principales marcas, cuyas supuestas re-ediciones "históricas" muestran en verdad muy poco respeto por las recetas tradicionales). Al fin y al cabo las guitarras son "una ciencia exacta" como las matemáticas: si se cumplen todos los requisitos indispensables, los resultados son predecibles. Podeis dar crédito a mis palabras o aprenderlo "the hard way": por medio de un proceso de ensayo y error que suele llevar años o dicho de otro modo, comprando y vendiendo una ingente cantidad de guitarras / acumulando buenas dosis de frustración hasta asumir la verdad desnuda y llegar exactamente al mismo punto a donde os invito a llegar ahora por este atajo.

Los instrumentos ya "cocinados" por mí tienen un precio similar al de los mismos ejemplares en estado original (es decir, con notables limitaciones sónicas y funcionales causadas por los herrajes y complementos de serie). Si en algún caso se da una diferencia de precio más significativa, el coste de todos los materiales añadidos ya supera esa diferencia (pagar a un luthier por todas las horas de trabajo invertidas también incrementaría en la misma medida el coste total del instrumento). Teniendo en cuenta que se trata de guitarras "elegidas con lupa" (de las mejores marcas vintage y de los mejores momentos históricos de cada marca) sin problemas estructurales, modificadas a muerte para convertirlas en aproximaciones precisas de los modelos originales y puestas a punto a conciencia, creo que los precios de estas "guitarras cocinadas" son muy razonables (traerlas de fuera de la Comunidad Europea y pagar los impuestos aduaneros ya sale más caro, siempre cabe la posibilidad de que tengan problemas técnicos serios y lo que es seguro es que tendrán que "pasar por boxes" aunque sea para hacerles un ajuste rutinario... y que solo esa eso, pues nunca se sabe lo que hay hasta que lo tienes enfrente). En cualquier caso lo que importa es lo que penseis vosotros de todo esto, y espero sinceramente que mi propuesta os haya parecido interesante.

Salud y buena música!!!

Mestre
Comentarios

Regístrate o para poder comentar