“Eso no es música, es masturbación”

Recuerdo una secuencia de la popular película “Fama” (la de 1980 dirigida por Alan Parker, la otra no la he visto), el personaje de Bruno replicaba a su profesor de música Shorofsky, diciéndole que él no necesitaba una orquesta para ejecutar buena música ya que disponía de los medios electrónicos y modernos suficientes para realizarlo todo él solo. Shorofsky, que acababa de hacer una comparación entre una buena ejecución musical y hacer el amor, le contesto: “Eso no es música, eso es masturbación”.

Estamos hablando de 1980, habían pasado apenas siete años del nacimiento del Tubular bells de Mike Oldfield. Jean Michell Jarre y Vangelis entre muchos otros ya habían publicado algunos de sus principales trabajos. A nivel popular y también en el terreno académico, sobre todo en las escuelas y conservatorios tradicionales, era novedoso aquello de que un solo tipo no sólo fuera compositor de una obra si no que además interpretara todas las partes, bien una por una en el estudio o incluso en directo mediante algún tipo de secuenciación.

En aquella época comenzaba a extenderse una práctica que hoy en día, desde hace bastante tiempo, es de lo más habitual. Tan habitual, que lo que llamaba tanto la atención del profesor Shorofsky ha quedado completamente desfasado y superado. Lo que se veía como un nuevo modelo en la forma de realizar música era también el comienzo, gracias a las nuevas tecnologías, de un camino en el que el artista que lo deseara, o lo necesitara como veremos, podría continuar vistiendo su obra, con sus propias manos, en las distintas estaciones por las que puede pasar hasta llegar hasta el público.

Hemos dado un paso más en ese “hazlo todo tú mismo”, en muchos casos porque no hemos tenido más remedio, en el que el compositor e intérprete ha traspasado la barrera de lo estrictamente musical. Os pongo un ejemplo personal: Para el último tema del proyecto Mei Ming (un proyecto muy personal e independiente, que muevo en mis ratos libres, al igual que este blog) no sólo realicé la música. Interpreté, grabé y mezclé cada uno de los instrumentos (salvo la voz, afortunadamente...), además diseñé la caratula, realicé el “videoclip” (pongo el enlace sobre todo para que nadie piense que voy de genio, el vídeo, por llamarlo de alguna manera, es lo que es....) y las labores de marketing: realizando la nota de prensa de rigor, la distribución del tema entre los seguidores y demás actualizaciones en las webs pertinentes, facebook, twitter, myspace, blogs etc, etc...., nada que no hagan muchos de los músicos que andan por aquí. He expuesto un ejemplo propio por proximidad, pero fácilmente podría haber puesto el de muchos de vosotros.

Si para el profesor de música de Fama lo de Bruno era masturbación, lo que hacemos ahora debe de ser un tipo de perversión tremendamente retorcida...

Tenemos las herramientas para hacerlo todo, por eso lo hacemos. Si esas herramientas hubieran estado antes, antes lo habríamos hecho. En algunos casos porque nos gusta hacerlo así, en otros, como decía antes, porque no tenemos más remedio. No tenemos recursos para pagar a un diseñador pero disponemos de ordenador, buenas cámaras de fotos y un programa de edición. No podemos pagar a una productora para que nos haga un videoclip pero tenemos nuestra cámara, un archivo infinito de imágenes de recurso en la red y ordenadores potentes para editarlo todo. No podemos ni soñar con contratar una empresa de marketing y pagar una campaña de publicidad, pero tenemos Internet (bastante saturada en este aspecto, eso sí...). Sobre todo tenemos los medios para hacer que no descanse nuestra imaginación después de terminar con la música.

Esa “masturbación” de la que hablaba el profesor Shorofsky y que yo extendía al modo de trabajar de muchos de nosotros hoy en día, aunque nos llegue impuesta, puede tener sus ventajas. Por ejemplo, si uno sabe exactamente lo que quiere (en principio) cada elemento respetará la inercia del rumbo que hayamos querido marcar. No sólo eso, cuando se va más allá de lo musical, se puede extender el mensaje de la creación principal, de la obra estrictamente musical. Si hay algo que quedaba por decir, o que quizá no quedaba del todo claro, puede reforzarse en los siguientes escenarios asociados a la obra o que parten de ella, sean caratulas, vídeos, puestas en escena e incluso el mensaje que se traslada a los medios en forma de nota de prensa en relación a ella. El simple hecho del placer de hacerlo todo uno mismo (cuando se dispone del tiempo necesario) también deberíamos incluirlo.

Pero quién puede negar que si pudiéramos no recurriríamos al mejor profesional para cada una de las áreas. Cuando recibo un encargo en el que no traspaso la barrera de la partitura, es un verdadero placer escuchar como son interpretadas cada una de las partes por el profesional de cada instrumento. Por como cada uno se ha centrado en cada una de sus notas, dándoles un valor mucho mayor que el que a ti apenas te da tiempo de dar cuando lo ejecutas todo, dándoles verdadera vida en definitiva. Ni que decir ya del proceso técnico de la mezcla y las áreas que van más allá de lo musical, y por lo que uno aprende y se lleva consigo de cada uno de los profesionales que rodean su trabajo.

Pero todo esto no siempre está al alcance de nuestra mano, sobre todo cuando realizamos proyectos propios sin presupuesto, al margen de encargos y contratos.

Cuando no se trata de una imposición, por falta de medios, si no de una opción, no podemos sentenciar que hacerlo todo uno mismo sea negativo ni tampoco lo contrario, al menos la amplia parte musical (dominar la extra musical además de la musical debe estar al alcance de muy pocos). Cada autor y cada obra puede requerir una cosa u otra. En algunos temas la calidad de la interpretación es muy importante y unos buenos músicos le harán más justicia que un “aprendiz de mucho y maestro de nada”. Ya hemos hablado en otros artículos (e insistiremos) de lo importante que pueden ser las diferentes visiones de distintas personas al frente de una idea.

Por el contrario otros temas no requieren de un virtuosismo esencial en la ejecución para desarrollarse tal y como son. Quizá el toque personal del autor en cada una de las piezas que lo forman hagan que se exprese con su verdadera personalidad. Ponía como ejemplo más arriba el genial Tubular bells (el original...) de Mike Oldfield, quizá otros músicos más experimentados en los instrumentos que toca Oldfield hubieran realizado una mejor ejecución pero probablemente también le habrían hecho perder la magia y personalidad que pocos álbumes tienen (escúchese por ejemplo su malograda versión orquestal). En Tubular bells se siente el aliento inspirado del autor en cada nota.

La forma de ser da cada uno, cuando se mezcla con el arte, también es atractiva y esa forma de ser, para no ser distorsionada, a veces también precisa de pequeñas “imperfecciones”.

Incluso en lo extra musical algunos artistas deciden involucrarse por decisión propia. Tanto en el diseño audiovisual vinculado a la obra como incluso más allá. Me viene a la cabeza por ejemplo la banda The Clash, que decidió reducir los costes de dos de sus álbumes más importantes (London Calling y Sandinista) a costa de sus beneficios, para ser coherentes con sus ideas e idiosincrasia, con lo que representaba su música y letras.

Deseo trasladar el mensaje de que aunque hay elementos y mecanismos de los que quizá no dispongamos porque no dependen de nosotros, disponemos de medios con los que hace apenas unos años podíamos soñar. Donde ahora tenemos el “No” ya lo teníamos antes, pero ahora tenemos un “Sí” en cosas que nosotros podemos manejar, donde antes, por falta de medios, también existía un “No” casi incuestionable.

Regresando al enunciado inicial, terminaré opinando que la frase del profesor Shorofsky no es correcta en un contexto amplio, más allá de compartir o no la ejecución de una obra en grupo, o interpretar varias partes en solitario que es a lo que se entiende que él se refería. Cuando uno hace música, lo hará como considere oportuno y raramente el objetivo será otro que aterrizar en oídos del público. Es decir, el objetivo de la ejecución o composición musical dificilmente se va a quedar en lo solitario. Aunque todo esté generado por un solo músico siempre habrán receptores que participarán de ello.

Masturbación musical, para mí, más bien seria estar, reiteradamente, escuchando solo nuestra propia música (no hablo de hacerlo por trabajo, por ejemplo durante procesos de mezcla o de arreglos, si no por deleite). Algo que, en lo sexual no lo sé, pero en lo artístico probablemente sea algo de lo que no se deba abusar demasiado.

Juan Ramos

Visita también:http://juanramosblog.blogspot.com

 

(Imagen de cabecera: Estudio de Mike Oldfield en 1982)

¿Te gustó este artículo?
1
Comentarios
  • 1
  • 2
  • 3
  • #1 por kocoloco el 24/09/2011
    100% deacuerdo, sufro los mismos sintomas doctor ;)
  • #2 por dawson el 24/09/2011
    leyendo el título, pensaba que el artículo trataría sobre el jazz (o sobre el rock progresivo...) xD
  • #3 por Pablo Isidro el 24/09/2011
    Muy bueno jaj. Lo que tenemos hoy en día es una maravilla.

    Aunque cada vez queda menos para que las canciones se hagan solas xD
  • #4 por romusicprog el 24/09/2011
    coincido bastante, me ha gustado el artículo!
  • avatar
    #5 por --390065-- el 24/09/2011
    La informática musical a democratizado el perfil del artista/compositor, todo un logro.
    Cuando yo empecé a interesarme por todo esto costaba muchas pesetas tener un home-studio: Pc, secuenciador, workstation y otros adminículos disparaban el coste, sobretodo porqué en la mayoría de casos ese workstation que valía 2000 € (de la época, hará unos 20 años) más o menos no era suficiente por que necesitabas más sonidos.
    Con esos 2000 € hoy en día ya tienes un buen pc, un secuenciador digno, un teclado midi, una tarjeta de sonido , micro y monitores.

    Gracias siglo XXI.
  • #6 por milesybird el 24/09/2011
    Las posibilidades que tenemos hoy en dia son una maravilla, lo que no lo es, es la musica que se hace (no al 100% claro, faltaria, hay alguna excepcion).
    Es curioso, aparte, como no por avanzar la tecnologia, los discos suenan mejor, sino al reves. Tengo que escuchar cintas de cassette en el coche de los 80/principios de los 90 para darme cuenta de lo bien que puede sonar una bateria. Desgraciadamente, el ser un DIY como yo mismo, y no tener dinero para tener una sala como Dios manda con su gran cola y la bateria, me hace recurrir a samples, y claro, no suena igual. Pero es que en los grandes estudios con todo 'lo necesario', hoy en dia, tampoco lo hacen sonar.
    En fin, siento la parrafada, es que pongo la radio a veces en el coche y me pongo de los nervios.
  • #7 por Fj Martin el 24/09/2011
    el onanismo musical mola,pero la música en grupo es pa flipar...jejej
  • #8 por TRANS-FUSION el 24/09/2011
    Muy interesante el articulo,y muy buenos los ejemplos.CHAPPO.
  • #9 por TRANS-FUSION el 24/09/2011
    El video me ha parecido ,real,certero y con un gran mensaje.La chica canta de perlas tambien,Venga a por todas con el proyecto,CHAPPO.
  • #10 por klon_beats el 24/09/2011
    Hacia tiempo que no leia un articulo tan acertado. Sinceramente me ha encantado, y si bien yo mismo soy "aprendiz de todo, maestro de nada" estoy completamente de acuerdo en que un trabajo puede ser tan bueno tanto como si hay división de tareas,en cualqueira de los ambitos ,como si se encarga de todo uno mismo. La portada que comentas me ha gustado mucho la idea del peon sangrando y lo cierto es que para no tratarse de una edición profesiónal veo muy correcta la tecnica, tanto la fotografica como tipografica, y sobre todo, lo que prevalece en estos casos, es una buena idea¡¡¡.

    En cuanto al tema y al video, aunque no es el tipo de musica que escucho habitualmente he de reconocer que me ha gustado bastante, y mas aun acompañado el tema de un articulo como este.

    Saludos Lenguaje musical, echare un vistazo a tu blog de vez en cuando¡¡¡¡.

    (por cierto, me he quedado a cuadros cuando as comentado que la foto de cabezera era del estudio de mike olfield en 82... ¿como sera ahora? jeje)
  • avatar
    #11 por --390065-- el 24/09/2011
    #10 Ahora el estudio de Mike será un iMac, un teclado midi, una Duet 2, un par de monitores y para de contar :mrgreen:
  • #12 por Los Hilos de la Marioneta el 24/09/2011
    #11 y un helicoptero y aeroplano sin motor de aeromodelismo, no lo olvides.
  • #13 por Carlos Deza Sonido el 24/09/2011
    #6 En los grandes estudios con todo lo necesario no es que no lo hagan sonar (entendamos una batería "como Dios manda") sino que hacen que suene como dicta actualmente las tendencias. Si a finales de los 70 predominaban las cajas con colas interminables y en los 80 se impusieron más los ritmos electrónicos más secos, actualmente lo que manda son esas baterías enlatadas con bombos gruesos muy comprimidos y cajas resampleadas con un intento de toque retro que suenan mal de cualquier manera. Pero si un tema se convierte en todo un hit gracias a ese "toque" mágico de batería, toda la porquería que salga después llevará el mismo sello de identidad. Será así y tendremos que soportarlo hasta que alguien decida cambiar la actual tendencia.

    Yo personalmente estoy bastante cansado ya de tanto rollo retro a 8 bits, da igual el estilo de música que se escuche, siempre tiene que haber alguien que lo incluya de algún modo.
  • #14 por _Tex_ el 24/09/2011
    Gracias por el artículo Juan (me ha gustado también la canción y tu vídeo).
    Me siento identificado por este artículo, ya que anteayer terminé (porque decidí que algún día tenía que publicarlo) mi primer tema grabado "en serio".

    Y ha sido algo así como se menciona este artículo: al ser aprendiz de mucho y maestro de nada. Con lo cual me ha costado bastante grabar bajo, guitarras (en mi caso también voz), mezclar, "producir" y también hacer un "videoclip".
    Más por pasión/diversión que otra cosa.

    Personalmente llevo ya años al estilo yo me lo guiso yo me lo como y ahora empiezo a ensayar también con gente y poco a poco intento unir los dos mundos (composición en casa y tocar en el local de ensayo).

    Intento ver cómo puedo llevar a la práctica las cosas que he ideado o si soy capaz de idearlo pensando en su ejecución. Son mundos aparte.

    Pienso que ningún compositor se debería limitar a lo que puede ejecutar pero no cabe duda que a la hora de grabar es una limitación. Sobre todo si se trata de instrumentos "reales". Y por otro lado pienso que en los directos es donde un tema cobra "vida" aunque no suene como esperas que suene.

    Dejo el enlace del vídeo que hice anteayer por estar relacionado con el tema:
    (por si alguien tiene curiosidad de verlo xD)

    Más info aquí:
    http://www.hispasonic.com/musica/what-doesnt-kill-you/59967

    Saludos Peludos
  • #15 por hu3rrik el 24/09/2011
    Simplemente acertado Juan, gracias por darle letras a ese sentimiento que sin duda muchos en la comunidad compartimos.
    (Cabe aclarar que de ser masturbación muchos por aca ya tendriamos pelos en la mano XD)
  • #16 por Abird el 24/09/2011
    Jaja, y los grupos son extraños aquelarres con brujas con escobas entre las piernas...

    No quiero pensar en las orquestas, donde el sumo sacerdote insemina hasta al silencio...

    ¿Una sección de sexo en Hispasonic? :juas:

    PD: Por favor, nadie tome esto como despecho. Bien por el autor que demuestra una postura moderada, sabia y peluda!!!
  • #17 por igny el 24/09/2011
    Salut maestro.

    Excelente reflexión.
  • #18 por dajrt el 24/09/2011
    Gracias Juan!!!, muy bueno como siempre.
  • #19 por Novo el 24/09/2011
    Hola a tod@s.

    Yo soy de los de la "perversión retorcida": lo hago prácticamente todo, al menos en un 90 %...

    El problema es que hasta hace unos días, el iMac no me dejaba trabajar más de una hora. Conseguí verificar el disco duro con la Utilidad de Discos en un descuido de sus bloqueos y desde el arranque, y resultó que estaba dañado. Pude repararlo... Ahora me deja trabajar dos horas seguidas sin que se me bloquee (al menos he conseguido doblar las horas de trabajo, y eso es más de lo que he tendido en los dos últimos meses).

    Estoy de acuerdo con el usuario que dice que una cinta de cassette y un vinilo suenan mejor que toda la música digital de hoy en día (sobre todo la comprimida). Yo siempre he visto el mp3 como escuchar una cinta pero sin el siseo ni la distorsión armónica.

    De mucho trabajar con el Audacity editando audio, pienso que el problema está en los dBs, sobre todo en la potencia real, la RMS (yo la llamo "intensidad sonora"), que por culpa del exceso del uso de los compresores (tanto en la mezcla como en el mastering: en cualquier editor de audio se traduce en que la "huella" del sonido tiende al rectangulo), se acerca demasiado a la potencia de picos (yo la llamo "amplitud sonora") y de ahí que la intensidad sonora sea mayor y tengamos todos los sonidos en primerísimo plano, en vez de en un primer plano que nos haga distinguir toda la dimensionalidad sonora de la grabación.

    Al pasar vinilos y cintas al ordenador y digitalizarlos, al editarlo para reducir ruido, me he dado cuenta de eso, de que las grabaciones del año 2000 hacia atrás, tienen mayor distancia entre la frecuencia RMS y la de picos. De hecho, hay tanta intensidad en muchas de las grabaciones actuales que yo las reedito para, al escucharlas, no haya primerísimos planos que me impidan escuchar con la suficiente nitidez todas las sonoridades y matices de la grabación. Remasterizo siempre a 24 bit / 96 khz, y al comprimir en mp3 para escuchar en el iPod, el Audacity me ajusta la frecuencia a 48 khz. Sinceramente, en algunos casos (sobre todo en grabaciones del 2001 hasta la fecha), suenan mejor mis mp3s remasterizados que los mp3s de originales.

    Espero haber aportado. NOVO.
  • #20 por undercore el 24/09/2011
    Estoy de acuerdo en que lo preferible sería un profesional por área, lo discutía con otros usuarios en un vídeo sobre producción, sostenían ellos que el productor, al usar samples o loops para conformar el ritmo o presets de sinte para sus melodías, no era 100% "dueño" de su obra...yo por el contrario no sólo opinaba lo contrario, sino que el hecho de contar con el trabajo de profesionales en esos campos (creación de samples rítmicos, loops o síntesis) le daba un sonido final mucho mejor (y menos costoso de conseguir) que si lo hubiese hecho él solo todo.

    Dicho esto, creo que el problema de la música hecha por profesionales radica precisamente en su costo, al final necesitas a alguien que ponga la pasta para pagar todo el proceso, y el que pone la pasta no lo hace "por amor al arte" sino que quiere ver su inversión recuperada y superada, lo que le lleva a querer controlar el producto final en el que invierte, tomando las riendas de éste a fin de conseguir su máximo rendiemiento comercial...el resultado lo conocemos todos, sólo hay que poner alguna de esas radios con sus radio fórmulas para saber en que suelen quedar la mayoría de esas obras.

    Por lo tanto, al final, lo que suponía una clara ventaja se transforma en un handicap y por el contrario, lo que suponía un handicap el hecho de hacerlo todo uno solo, se transforma, en la mayoría de casos, en música más fresca y atrevida, mejorable en lo técnico, pero buena o muy buena en su parte puramente artística, a eso habría que sumarle que cada vez hay más información al respecto (esta web por ejemplo) y mejores y más baratas herramientas, por lo que esa falta de calidad técnica cada vez disminuye más.

    En mi opinión vivimos una época cojonuda.
  • #21 por Jamboneirus el 24/09/2011
    hace poco tiempo relativamente (por ahi del 2001) escuchaba a un famoso productor decir "las buenas noticias es que cualquiera puede tener su estudio de grabacion" y agregaba: "- la mala noticia es que CUALQUIERA puede tener su estudio de grabación". Que tan cierto es esto con sólo cambiar la interpretación de un texto. Al final, queda el talento y creatividad para hacer sonar algo bien, y en este caso la multitarea unilateral de la promoción de nuestra música.
  • avatar
    #22 por --157843-- el 24/09/2011
    No estoy muy de acuerdo con el artículo y menos con el homosexual de chorizorwski.
    Una sola persona no compone/interpreta como dos, ni dos como cuatro, ni cinco como doce ni cuarenta como tres... la tecnología nos permite intentar que sólo una parezca lo que le dé la gana, tres o doce, otra cosa son los resultados prácticos.
    Con todas las herramientas actuales si queremos y sabemos, podemos.
    De todas formas yo siempre prefiero parecer una.
    Sl2.
  • #23 por Naray el 24/09/2011
    Me parece que es evidente, que un trabajo realizado entre varias personas que compartan una misma idea, será siempre más rico y más profundo que el que está hecho por una sola persona. Pero para ser un sueño hecho realidad debería de ser lo primero eso, un sueño.
    Hace años, solía acompañar en su estudio a un amigo sintetista que se pasaba horas y horas retorciendo botones y programando sonidos. Su mayor satisfacción llegaba siempre cuando, de forma casual, se producía un nuevo giro en el sonido que le abría otro mundo de posibilidades. Él tiene buena memoría, pero siempre pensé que esa aleatoriedad por más espectacular que fuera, no pasaba de ser una casualidad sin demasiado sentido. Esto era a finales de los ochenta. Hoy las estaciones de trabajo permiten ir guardando ese trabajo, y sin embargo, aunque repetibles, los resultados aleatorios solo nos brindan un adorno. Las ideas musicales son fruto de la creatividad, que siempre está en función de nuestra capacidad de imaginar, de soñar. Algunas de las canciones más famosas (Imagine de John Lenonn, creo que es una de ellas) fueron soñadas antes de ser compuestas. ¿Qué necesitamos para conseguir ese nivel creativo? El amor por la música, esa es la cuestión.
  • avatar
    #24 por --390065-- el 24/09/2011
    #20 Vives en una utopía dónde el compositor independiente es la repera y el que trabaja en una major es un pastel. Mira que te empecinas en ello, macho, y todo es fruto de ese recelo hacia la industria, Una industria que si no sé mal, aporta el material con el que se nutre esa radio dónde trabajas... ¿ me equivoco ?.
    En la profesionalidad hay de todo, desde el que trabaja para Kate Perry hasta el que lo hace para Katie Melua, no es una cuestión de dónde se origina el producto final, si no de la calidad para ser bien considerado por su público.
    Esa independencia que tú ligas tan a gusto con la excelencia musical realmente no va ligada lo uno con lo otro, es más fácil crear un buen tema con medios suficientes que con la parquedad del que se lo cocina todo él.
    Bájate de esa nube de "amateur=calidad" y desciende a los infiernos de "si es bueno, con dinero es mejor".
  • #25 por undercore el 25/09/2011
    #24

    tú aprende a leer y luego replica mis mensajes
  • 1
  • 2
  • 3