El poder de la música

El poder de la música

En la antigua Grecia, se consideraba la música como un elemento de mucho poder llegando a estar reglamentada en las primeras constituciones de Atenas y Esparta.

Se pensaba que imitaba los estado emocionales del alma por lo que podía introducir dentro de nosotros determinadas sensaciones y sentimientos que por consiguiente influirían en nuestra conducta.

En nuestros días continua con matices, en muchos ámbitos, esta percepción. Un ejemplo podría ser el interés que se mantiene desde finales del siglo XX por la musicoterapia, son muchas las universidades que hoy en día ofrecen másteres en esta ciencia (un día me gustaría hablar de esto).

¿Qué capacidad de poder tiene realmente la música? Personalmente dudo que la música por si misma sea capaz de cambiar la conducta de alguien, tal y como pensaban los antiguos griegos. Pero combinada con otros elementos la música puede llegar a ser determinante y tener la última palabra.

Por ejemplo, la música asociada a una ideología puede tener una influencia tremenda. No nos debe extrañar que cada partido político tenga su propio himno y, como no, cada nación, ciudad o pueblo.

Uno puede sentirse atraído por un discurso político y una buena música al final, junto con una masa alrededor enfervorecida, puede consolidar esa idea. La música por sí misma no va a introducirnos una ideología pero puede ornamentarla para que nuestras emociones la digieran mejor.

 La música puede lograr que algo teórico se convierta en algo emocional. Que un concepto inerte cobre vida. Si el elemento que la compaña es profundo y la música está bien diseñada la mezcla es explosiva.

Una música no va ha hacer que nos enamoremos de alguien que no nos gusta pero una canción concreta en el momento preciso puede hacer que nos lancemos a besar a esa persona por la que sentíamos algo a pesar de que quizá aún estuviéramos albergando dudas.

¿Es la música como el alcohol? ¿Hemos tomado decisiones en nuestra vida que sin la influencia de determinadas música no habríamos tomado?

Durante la historia la música también ha sido reprimida debido a su poder emocional. La iglesia antiguamente prohibía determinadas obras o formas de componer. Rechazaba algunas que consideraba que eran demasiado emocionales y que por consiguiente distraían del  mensaje de la letra. Criticó en su día el réquiem de Mozart porque sonaba demasiado trágico, considerando que la muerte no debería mostrarse con ese dramatismo musical.

Determinadas músicas han sido prohibidas en algunos países, sobre todo en dictaduras o en épocas donde cierta “moral” ejercía un alto poder en la sociedad. Hace apenas 60 años cuando algo tan inocente para nosotros hoy como el rock and roll era censurado por la clase conservadora norteamericana, por ser considerarse una música “pecaminosa” que inducía a sus hijos a mantener prácticas sexuales (no puedo evitar reírme mientras escribo esto…)

 

Arriba escribía que la música por sí sola no puede inducirte a pensar de una determinada manera . En realidad muchas veces he pensado lo contrario. Adquirir una cultura musical, sobre todo una sensibilidad para emocionarse con la música, debería transformarnos en personas más receptivas ante las emociones en general y por consiguiente más empáticas con todo lo que nos rodea.

Desgraciadamente (y curiosamente también) la música por sí misma es capaz de ponernos los pelos de punta, de hacernos llorar, de llenarnos de energía y felicidad, pero parece que no posee la suficiente capacidad para hacernos mejores personas. Sanguinarios dictadores han sido grandes aficionados a la música clásica. Incluso algunos psicópatas y asesinos en serie disfrutaban de algo tan exquisitamente emocional como la opera.

Es como si la música precisara de la combinación junto a otra idea para tener el verdadero poder de influir en el ser humano.

Esto me lleva a hacerme una serie de preguntas creativas:

¿Cómo compositores debemos tener en cuenta los elementos extramusicales que pueden otorgarle un “poder” mayor a nuestras obras? ¿Si consideramos incluir elementos extramusicales en nuestros trabajo, estos deberían considerarse parte de él ,y por tanto, ser valorado en el conjunto resultante?. El arte plástico contemporáneo es un ejemplo de ello. Hoy en día muchas obras se integran en entornos no manipulados por el autor y que alteran la percepción de la obra construida. Sin irme hacia el terreno más conceptual, me vienen a la mente esas maravillosas esculturas de Chillida que parecen cobrar todo su sentido únicamente si las contemplamos en los parajes naturales sobre las que han sido integradas. De algún modo hace suyo el escenario y consigue que la inmensidad de la naturaleza forma parte de su obra.

Si se ha usado la música para reforzar otras ideas, también podemos utilizar otras ideas para reforzar nuestra música o hacerlas formar parte de ella.

La música, desde la antigua Grecia hasta nuestros día ha evolucionado tremendamente. El nivel de sofisticación melódico, armónico y estructural en general ,es inmensamente más rico. Si aquella música, para nosotros hoy primitiva, era para ellos algo tan poderoso ¿Qué opinarían aquellos griegos del patrimonio musical occidental de los últimos 400 años?

 

Juan Ramos

www.juanramos.es

www.musicalisis.com

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • avatar
    #1 por --101232-- el 18/02/2011
    muy interesante, siempre esta bien salpicarse de cultura general
  • #2 por dajrt el 18/02/2011
    Gracias Juan. Muy buen artículo!!!
  • #3 por sapristico el 18/02/2011
    más de esto y menos de "eso otro"...en hispasonic!!
  • #4 por sfp el 18/02/2011
    genial por instruirnos, muy buén artículo.
  • #5 por gonza_es_metal el 18/02/2011
    suerte que lo leí todo porque discrepaba un poco con tigo hasta que leí esto
    "Arriba escribía que la música por sí sola no puede inducirte a pensar de una determinada manera . En realidad muchas veces he pensado lo contrario. Adquirir una cultura musical, sobre todo una sensibilidad para emocionarse con la música, debería transformarnos en personas más receptivas ante las emociones en general y por consiguiente más empáticas con todo lo que nos rodea."
    Desde mi punto de vista, muchas veces es más importante que esos elementos a los que te referis, que te harían captar la música de otro modo y... no ser un genocída clasicista XD, siempre depende mucho de nosotros los oyentes (no hay que hacerlos cargar con todo a los compositores) y de como lo interpretemos. Un ejemplo claro es Charles Manson que se inspiró en el tema Helter Skelter de los Beatles para hacer todo lo que hizo...
    La música merece que uno la aprecie y la interprete a su manera pero... hay que ser cuidadoso.
    Sin embargo el artículo es genial! muchas gracias por crearlo ;)
  • #6 por Dr_No el 18/02/2011
    esos hierros herrumbrientos están integrados en el paisaje, anda ya!.
  • #7 por Naliam el 18/02/2011
    Por supuesto que influye.
    Por supuesto que tiene un enorme poder.
    Al fin y al cabo, cosa que se te olvida, no es un hecho aislado, no es un clima un ecosistema, es algo que a su vez es parte de nosotros, es nuestra creación, y de las más preciadas. Y de las que salen más de dentro y duran sólo mientras se contemplan.
    Si no nos influenciara, no sé qué seríamos.
    Me ha hecho gracia lo del requiem, la verdad es que otro artículo para dar de comer a parte sería como nos influyen la música, "que si tal o cual suena demasiado trágico..." y esas percepciones diferidas y borrosas de los no músicos a los músicos. Como propuesta para siguiente artículo quizá, el poder sobre la música.
  • #8 por Turkil2 el 18/02/2011
    Interesante artículo. Hoy día, desde el punto de vista etnomusicológico, ya no se considera a la música (en cualquiera de sus facetas) desligada del contexto cultural en el que se desarrolla. Quiere decir esto, que todos los elementos que podríamos considerar "extramusicales" forman parte desde un inicio de la actividad musical, son parte de un todo y no compartimentos estancos. Aunque como compositores podamos llegar a pensar que cuendo se genera una idea musical esta es "pura" (pensamiento deudor del s. XIX) la realidad es que estamos completamente mediatizados por nuestra experiencia musical anterior, en el sentido más amplio y completo. Aquello que hemos escuchado, incluido el momento y a lo que estaba asociado perfila las lineas de nuestra actuación futura, nuestras asociaciones inconscientes a la hora de componer. El trabajo de un compositor, en mi opinión, se basa más en la sensibilidad para percibir esas asociaciones y jugar con las espectativas de los oyentes con respecto a ellas. Si uno escribe un himno para un partido político, seguirá unas determinadas directrices para que sus oyentes interpreten esa música como un himno, porque hay características escuchadas en himnos anteriores que definen el género. Sin embargo también podrá realizar cambios que dependiendo de su habilidad, permitan sorprender a la audiencia sin dejar de cumplir su función primordial.
    Siempre hay un contexto, aunque creamos que no, y nuestra capacidad de comunicación dependerá de como juguemos con las espectativas de nuestros oyentes en el marco en el que se desarrolle la actividad musical.
  • #9 por Bubs el 18/02/2011
    Como dice Sapristico, mas de esto en hispasonic!!!
    Gracias por el articulo!!
  • avatar
    #10 por --66454-- el 18/02/2011
    recomiendo el Alfarabi, es el libro padre de la cultura arabe, en el se habla de distintos metodos de sanacion apartir de buscar la frecuencia en la que resonaba determinada tension muscular para aplicando musica influir sobre esta, los descubrimiento a los que llegaron desde el aspecto psicologico no fueron muy positivios, ya que en algunos casos la musica podia relajar al paciente o bien irritarlo.
  • #11 por beitenhetwil el 18/02/2011
    de acuerdo con #8

    La música es un arte. Pero tradicionalmente
    la pintura o la literatura, gozan de un desarrollo teórico más dinámico y adelantado. Los músicos se pierden en la música y lo "extramusical" es un mundo ajeno.

    Cuando se habla del poderoso efecto (que sí lo hay) de la música pop en subculturas tipo hip hop, punk, etc., aparecen los sociólogos y hablan duro; los músicos callan.

    Muchos de los músicos "educados" llegan al colmo de ver la música pop como asunto artesanal, complicando aún más las carencias que como arte la música y los músicos tienen para defenderse, para situarse.

    Mientras esto pasa, los musicólogos trabajan en círculos de élites impenetrables.
  • #12 por John'O Perdono el 18/02/2011
    Que buen artículo.... Hago mención de éstas lineas:
    "¿Cómo compositores debemos tener en cuenta los elementos extramusicales que pueden otorgarle un “poder” mayor a nuestras obras? ¿Si consideramos incluir elementos extramusicales en nuestros trabajo, estos deberían considerarse parte de él ,y por tanto, ser valorado en el conjunto resultante?"

    Mi respuesta a la primera pregunta es que sí, totalmente, aunque a veces nos sea dificil encontrarlos y muchas veces (hablo en mi caso) no los encontremos. Y en respuesta a la segunda cuestión... (y parte también a la primera) si rotundo también, debemos de considerar parte de nuestra obra esos elementos extramusicales y valorar todo como un conjunto, ya que, ayudan al oyente a hacerse una mejor idea de lo que el compositor quiere comunicar con su música a la persona que la percibe, por ejemplo, en el rap muchas veces los productores usamos secuencias de películas para introducir o finalizar una instrumental exactamente por éste motivo (al menos yo lo hago con ese fin), adoptamos las palabras de otros para ayudar a la comprensión del mensaje que queremos dar con la música, por lo tanto creo que deberiamos de evaluar el conjunto de todos los elementos de la obra.
  • #13 por tonovox el 18/02/2011
    Qué sería de Apocalypse Now sin "La cabalgata de las Valquirias".
    Me ha gustado mucho el artículo y pienso que la música tiene mucho poder de sujestión.
  • #14 por TheRunner el 18/02/2011
    Si señor, mola mucho este tipo de articulos que tratan temas menos técnicos y más emocionales y socio-culturales (no se me ocurre mejor denominación en estos momentos aunque no sea necesariamente la más acertada). El tema es que quería añadir una cosa al punto de hasta que punto la musica influye en nuestro estado de ánimo, sentimientos y manera de comportarnos derivada. Creo que es increible. Que es tremenda la influencia que llega a tener en nosotros la música. El tema es que tampoco es ni blanco ni negro y menos mal que no lo es. Es decir, si todos nos pusiesemos a freirnos y a mutilar a peña oyendo a Slayer (que sus temas tratan precisamente de eso en un 80% y ellos mismos lo dicen)(por no hablar de que pudiesemos hacer oyendo grabaciones de guerra..)entonces seríamos máquinitas teledirigidas. No lo somos.He estado infinidadde veces en garitos de música trallera y la gente no se pone agresiva por ello. Es aquel que decide ser agresivo el que acaba enzarzandose con cualquier motivo en cualquier tipo de ambiente. A lo que voy es a que la müsica sin duda representa estados de ánimo de una manera escepcional y fascinante, pero el ser humano está muy por encima por el mero hecho de saber esto, no?
    Probablemente la relación y el grado de relevancia que tiene la música con el alma, sea tan compleja como el alma misma. Y ya sabemos que tipo de mar es ese.

    Por último decir que me ha encantado este articulo y quuiero animar a quien lo puso a que lo haga más amenudo!
    Saludos
  • #15 por Tony Correa el 19/02/2011
    Bueno, la verdad es que no creo que haya que intelectualizar la musica tanto, no hay que convertirla en mera matematica, porque no lo es. Al Cesar lo que es del Cesar, es decir la matematica a la matematica, y la musica a ese otro lugar, a ese lugar que en realidad nadie puede explicar...

    La musica bien compuesta, y por supuesto bien entendida, es pura filosofia, ese elemento, y para mi 1º Arte (que oficialmente creo que la arquitectura hasta es considerada un arte de mayor orden que la musica, cosa que me parece aberrante, risas de arquitectos?) que es capaz de cambiar la forma estructural de las moleculas de agua. Dudo mucho que el himno de un partido politico represente sus ideales, aunque por el contrario apoyo la idea de que con solo la musica puedes hacer pensar a una masa una determinada cosa, porque como he dicho la musica bien comprendida tiene un significado.

    ¿Acaso pensais que el rock and roll lo prohibieron por la cuestion sexual?, ¿Acaso creeis que el LSD (previamente legalizado) lo prohibieron porque creaba asesinos esquizofrenicos?. Lo que ocurre es que en este mundo en el que vivimos, todo aquello que te libera de la manipulacion, ha de ser suprimido con mano de hierro: Lennon, Hendrix, Kennedy (aunque no sea musico), Michael Jackson y un largo etc, han sucumbido tarde o temprano a este estigma.

    Quizas me he desviado un poco del tema, pero es que la musica es muy grande...

    Saludos!
  • #16 por igny el 19/02/2011
    Gracias, como siempre, maestro.
  • #17 por Ulyssei el 22/02/2011
    Fantástico artículo, en mi opinión. Muchas gracias por colgarlo e ilustrarlo tan acertadamente. Creo que aquí se plantean todas las cuestiones esenciales y desde mi punto de vista, al autor le honra el generoso reconocimiento que hace a la Antigua Grecia, a la que tanto debemos intelectualmente sin que "ella" nos haya pedido nunca nada...Ahí están las siete modos básicos cuyos nombres lo dicen todo sobre su origen: jonio -mayor- (2212221); dórico (2122212); frigio (1222122); lidio (2221221); mixolidio (2212212); eólico -menor- (2122122) y locrio (1221222). Expresamente he puesto al lado de cada modo la sucesión de semitonos que lo definen. La base matemática de la música existe y es muy real, aunque casi nunca la hacemos consciente ni cuando componemos ni cuando tocamos ni mucho menos cuando la escuchamos. Pero la música es un lenguaje emocional y por tanto, puede ser considerado también como filosófico y por supuesto cultural, puesto que incide en la evocación y en la memoria profunda. Con la música no se puede hacer una narración como hacemos a veces con las palabras pero es verdad que muchas veces llega mucho más lejos. Sucede tal vez que también las palabras tienen su propia música. Pero decía Dalí que la música era un arte menor, porque no podía ser descriptiva, en comparación con las grandes artes que para él eran la pintura, la escultura y la arquitectura. Aunque hay arquitectos que afirman que han aprendido a construir de la mano de Beethoven. Para muchísima gente la música es algo íntimamente ligado a la vida, a su vida. La mitología clásica dice que fue Hermes, nombrado mensajero de los dioses por Zeus, quien, cuando aspiraba a convertirse en el 11º dios del Olimpo, llegó a un acuerdo con Apolo para que le apoyara, a cambio de regalarle la flauta y la lira, que él había inventado. No fue menor por tanto aquél descubrimiento.

    Precisamente en España radica uno de los estudios de interpretación de música antigua más importante del mundo, el que dirige Gregorio Paniagua, quines han interpretado magistralmente lo poquísimo que nos ha llegado a lo largo de los siglos, apenas unas pocas notas escritas en sistemas musicales antiguos en distintos papiros y que debían haber acompañado las representaciones del teatro de Eurípides o Esquilo o los míticos Misterios de Eleusis...

    Sin duda, como Juan Ramos plantea en su excelente artículo, la herencia musical de los últimos cuatrocientes años es inmensa, inabarcable. Creo que ni los antiguos sabios de cuyo legado todavía hoy somos deudores, no podrían apreciarla en toda su extensión.
  • #18 por romusicprog el 23/02/2011
    Gracias Juan! interesante artículo, como compositor y músico, estos son los temas que mas me gusta encontrar en Hispasonic,

    un saludo!!
  • #19 por Yoberog el 03/03/2011
    Muy bueno el articulo. =D>
    Aunque noté en falta algún comentario sobre los orígenes primitivos de la música, cuando no existían instrumentos musicales o estos eran muy rudimentarios y sólo se usaba la voz.
    Imagino que en aquellos tiempos los cantos de los "chamanes", "brujos" y demás guías espirituales sí que tendrían un poder real.
    También recordar el tremendo poder de sugestión de los cánticos que se celebran en ciertos ritos religiosos.

    Saludos.