Alejo Stivel

586_640.jpg

    Eran mediados de 1977 y un jovencísimo argentino llamado Alejandro Stivelberg (Alejo Stivel) se unía, junto al también argentino Ariel Rot, a la Spoonful Blues Band en Madrid. Las cosas marchan bien y la recién nombrada Tequila graba su primer álbum, "Matrícula de honor", en 1978. "Necesito un trago" y "Rock and roll en la plaza del pueblo" son grandes éxitos. Con Alejo y Ariel como cabeza creativa del grupo, van dejando, durante tres álbumes más, buen testimonio de su calidad llegando a ser un verdadero fenómeno de masas dentro del panorama español hasta desaparecer de forma discreta en 1983. En ese momento la figura de Alejo Stivel se diluye junto a la de su grupo y vuelve a resurgir como artífice de La Oreja de Van Gogh, Carlos Núñez, Joaquín Sabina, M-Clan, Los Caños y, más recientemente, Rosa y Verónica del programa Operación Triunfo.

¿Qué fue de Alejo Stivel en ese periodo de tiempo?

    El éxito de Tequila nos pilló muy jóvenes. Fueron como 5 ó 6 años seguidos de discos y promoción hasta acabar saturados, por lo que, al acabar Tequila, me tomé unos años sabáticos en los que me dediqué a vivir la noche hasta agotar todo el dinero que había ganado, momento en el que decidí hacer algo más productivo. Tardé un año más en ponerme en marcha y me dediqué a la producción de jingles junto a Nacho Cano (Mecano) desde el 86-87 y, de forma exclusiva, durante aproximadamente 3 años, hasta que me picó el bichito de la producción discográfica y empecé a compaginarlas sin demasiado éxito. Poco a poco, muy lentamente, con mucho trabajo, fue la cosa empezando a mejorar.

Parece como si de repente Alejo Stivel volviera a aparecer a raíz del tremendo éxito cosechado por La Oreja de Van Gogh, Carlos Núñez, Los caños, llegándose a extender la creencia de que todo lo que tocas se convierte en oro? ¿cuál es la "fórmula Alejo" de producción?

    Es una pregunta que me hacen constantemente, pero no existe un método concreto. Si existiera esa fórmula, la vendería y me forraría de dinero. La única forma que conozco es trabajar muy duro y durante muchos años como lo he estado haciendo yo. La experiencia, si tienes imaginación e insistes, te va enseñando lo que necesitas para que te vaya bien; yo soy muy insistente y persistente con lo que hago y no abandono. Sigo dándole y dándole hasta que la cosa sale.

Como productor has hecho producciones bastante variopintas...

    Parece que hago producciones muy dispares pero hay trabajos que no produciría si no me gustan o no las entiendo. Me meto donde creo que conozco y que además entiendo el lenguaje y me gusta. Suele ser música Pop con sus diferentes cruces.

El tema más candente en España en estos momentos es el referente a Operación Triunfo y el mercado discográfico. Aunque, gracias al fenómeno de O.T., las cuentas globales del mercado discográfico en España han cerrado al alza (aunque probablemente sea a Vale Music a la que mejor le han cuadrado). Como sugirió en una ocasión Miguel Ríos, ¿no puede ser un paso atrás potenciar al intérprete frente al compositor?

    Si ojeas las listas de ventas de años atrás verás que siempre han coexistido los autores con los intérpretes, lo único es que, en este caso, se ha disparado todo a causa de un programa de televisión, copando todo el mercado. Supongo que con el tiempo se irá acomodando todo.

Obviando el fenómeno de Operación Triunfo, a causa del cual parece que vuelve a ponerse de moda la canción ligera, ¿no parece existir en España un lastre en la innovación y modernidad musical con respecto al resto de Europa?

    Cada país tiene sus particularidades. El mercado español es muy pequeño y existe una capa de música más underground que no tiene espacio.

Pasando al terreno técnico de la producción, una pregunta clásica: ¿analógico o digital?

    Me encanta la combinación de ambos y pienso que es importante tener un buen set de equipos analógicos mezclados con Pro Tools. En cualquier caso, la elección no fue en base a un presupuesto. Fuimos eligiendo entre el equipo técnico y yo, principalmente Brett (el ingeniero principal del estudio) y yo, el material que más se adecuaba a lo que íbamos necesitando.

Ahora te pediré que te mojes un poco. ¿Cuáles son las producciones que has hecho que más te han gustado?

    Todas son un poco como hijos; si tengo que elegir es complicado puesto que les tengo a todas cariño. Puede ser que mi mejor trabajo hasta ahora hayan sido el de Sabina y el de M-Clan. De todos modos, Los Lunes y La Tercera República son trabajos que me gustan mucho y, ahora, el disco de Rosa (Operación Triunfo) me parece un disco muy completo.

¿Algún consejo a los lectores de HispaSonic que quieran dedicarse a la producción musical?

    Comerse muchas horas de estudio, tratar de tener el oído bien abierto y tratar de oír en tu cabeza cómo tiene que sonar esa canción y exprimirla de la mejor manera.

Curiosamente, parece que los trabajos de peso en este país suelen estar repartidos entre unos pocos productores, ¿realmente hay hueco para más?

    Sí, yo creo que siempre hay espacio para más productores e irán saliendo con el tiempo. Lo que pasa es que se van poniendo de moda por rachas. Creo que debe haber más productores como debe haber más músicos y más grupos. La calidad va haciendo la criba sola.

Una curiosidad para acabar: ¿qué escucha Alejo Stivel en casa?

    Tengo un gusto muy amplio, puedo escuchar desde Bob Dylan, Rollings Stones, música brasileña, Marvin Gaye... últimamente me gustó mucho Coldplay, me gusta la música clásica... de todo un poco.

Por Antonio Escobar

¿Te gustó este artículo?
1
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.