Sonido e imagen

El sonido de las aves como nunca antes lo habías visto

Las formas de visualizar el sonido son hoy en día tan amplias que no nos detendríamos en su búsqueda. Además de la implacable utilidad que tiene "ver" el sonido a la hora de interpretarlo, entenderlo o trabajar con él, la visualización de lo sonoro nos abre caminos para la forma en la que concebimos la vibración como elemento integral de la realidad en tanto nos lleva a una constante sinestesia donde los sonidos, las imágenes, las cosas o los espacios, se entrelazan como manifestaciones no solo relacionadas, sino mutuamente correspondidas y alteradas.

Es claro que desde tiempos ancestrales han existido formas de asumir el sonido en el territorio propio de otros sentidos, como desde la representación visual, la elucubración metafórica o la fusión constante de lo alegórico y lo simbólico en torno a aquello que suena. Sin embargo, ha sido en las últimas décadas cuando lo sonoro se ha logrado expresar tangiblemente en otros medios de formas antes inimaginables. En ello mucho tiene que ver la constante exploración de la idea del cinema y la posibilidad de un contrato entre lo visual y lo audible que nos permite un tejido bidireccional de relación, esto es, una forma donde la imagen habla de lo que suena y viceversa.

Ejemplos de estos procesos son muchos, sin embargo, más allá de métodos fijos de exploración visual de lo sonoro como los experimentos de cimática o las diversas expresiones de videoarte, hay un sector de lo sonoro que se ha beneficiado particularmente de la visualización del sonido, aunque por lo general con fines técnicos o concretos dentro de una determinada disciplina. Se trata del estudio del paisaje sonoro, donde el análisis de sonogramas y la constante exploración visual de la espectralidad del entorno sonoro, es sumamente importante tanto para fines científicos como para exploraciones estéticas.

Sin embargo, en este proceso de análisis, quizás son muy pocos los que se han aventurado a expandir las posibilidades creativas de lo que visualmente puede darse en los entornos sonoros de forma natural. Un caso de estos es el artista digital Andy Thomas, quien en su obra, ejemplificada perfectamente en su más reciente instalación llamada "Sonidos Visuales de Finlandia", ha logrado condensar entre la realidad cruda y la virtualidad más surreal, su visión del sonido. Literal, su visión, en tanto su enfoque principal es la visualización (y transformación) imaginaria de sonidos de aves y entornos naturales, buscando formas abstractas de expresión visual donde lo sonoro se refleja a partir de simulación de partículas y formas logradas en entornos digitales de gráficos 3D en movimiento combinados con acuarelas y tecnologías de grabación y procesamiento de sonido

Con un trabajo de más de dos décadas de exploración, Thomas refleja la flora y la fauna de la tierra de una forma sinestésica asombrosa, capaz de trascender la idea básica del hiperrealismo para componerse de capas donde se sugieren nuevas expresiones de la naturaleza misma. Lo interesante es cómo su exploración se ha ido dirigiendo a lo sonoro en los recientes años, experimentando con sonidos de animales –especialmente aves–, para recrearlos en formas visuales o manipularlos digitalmente y que aludan asi a interpretaciones personales del fenómeno sonoro en cuanto tal, además de sus propias invenciones de naturaleza sintética y cruces entre paraísos cibernéticos y entornos naturales como selvas de Australia, la Amazonía o Finlandia, donde se refleja constantemente lo que él mismo considera como una“representación simbólica de la colisión de naturaleza y tecnología”.

Interesante eso de “colisión”, porque no es una mera relación, no es un mero encuentro, no es simplemente una idea que relaciona dos elementos, sino que, como refleja su arte mismo, se trata de una constante mutación de procesos, donde se crean espacios, elementos y sensaciones que aunque se sujetan a las pantallas y parlantes, parecieran aludir a sus propios ambientes naturales, parecieran reflejar mundos dentro de las voces del entorno, como universos ocultos en el canto de un pájaro.

Hay muchos más vídeos en su canal de Vimeo. También hay más información e imágenes en su web oficial.

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel se define como un oyente e investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es el fundador de varios proyectos relacionados con el diseño sonoro, como Infinite Grain, ÉTER, Designing Sound y Sonic Terrain.

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios
  • #1 por Mister Carrington el 31/08/2016
    Precioso trabajo.
  • #2 por SOHAM el 31/08/2016
    Brutal!!
    Ojalá hubiese un soft que hiciese esos videos de esa calidad metiéndoles audio en directo.
  • #3 por T el 31/08/2016
    #2

    Timepo tho timepo...
    1
  • #4 por Mister Carrington el 01/09/2016
    #2 Si te gusta la programación lo puedes hacer en cualquiera de los programas de 3D (Maya, 3D Max, Blender, Cinema 4D, etc.), asignando frecuencia y tiempo a partículas y reacciones físicas. ¿Fácil? No, dificilísimo. Mi explicación es básica para no asustar :-)