Estudio de Piano sXX

Libres
#1 por Libres el 26/07/2019
Hola, toco piano clasico pero me gustaria sumergirme un poco mas en obras del siglo XX. Estudie algunas piezas del Mikrokosmos de Bartok y Nubes grises de Liszt. He intentado tocar algo de Schoenberg pero se me ha dificultado. ¿Conocen metodos u obras faciles para introducirme en esta sonoridad?
Subir
Liberto acojonatus
#2 por Liberto acojonatus el 26/07/2019
Libres escribió:
pero se me ha dificultado

¿Que te ha resultado difícil?
No soy pianista, y menos a ese nivel pretendido; pero, ya teniendo un nivel serio, me huele a curso de verano a cargo de especialista en ese repertorio (que va a ser difícil encontrarlos todos con una descripción tan general), o que algún profesor especializado te pille a mano,o a curso en Viena o San Petesburgo para pianistas sobresalientes.
Para hacerlo uno mismo, muchas horas, grabarse uno (incluido vídeo para comprara manos y posición) y comparar con otros tantos.
No se yo...
Subir
Libres
#3 por Libres el 26/07/2019
No entiendo tu respuesta.. No soy un pianista profesional. Simplemente pregunto si conocen metodos de piano u obras para ingresar de a poco a la sonoridad del siglo xx.
Subir
mikrokosmiko
#4 por mikrokosmiko el 26/07/2019
Hay un montón de literatura pedagógica a cargo de grandes compositores en el s.XX. Y más o menos cada autor tiene su propio lenguaje, así que es interesante ir echando un vistazo rápido a cada uno de los importantes a ver si hay alguno que te llame más la atención que otro. Lo primero que me viene a la cabeza sin ningún orden en concreto es:

- Casella: 11 piezas infantiles: una buena muestra de técnicas de armonía de primera mitad de siglo
- Poulenc: Villageoises: sonoridades más amables
- Prokofiev: Piezas infantiles
Visiones fugitivas: son miniaturas, algunas muy difíciles, otras facilitas, muy características del compositor
- Shostakovich:
24 Preludios: mismo comentario que la obra anterior
- Satie: casi toda su obra para piano: Gymnopedies, Gnosiennes, Piezas frías, Pecadillos, etc.
- Schoenberg: 6 pequeñas piezas op.19: miniaturas justo antes de empezar con el dodecafonismo
- Kurtàg: Juegos: son 6 volúmenes de piezas para principiantes, algunas MUY locas
- Ligeti: Música ricercata: son 11 piezas para piano, la primera compuesta con dos notas, la 2ª con tres, etc, hasta llegar a las 12
- Kachaturian: Álbum para la juventud
- Bartok: aparte de los 6 volúmenes del Mikrokosmos, tiene montones de canciones populares y piezas cortas apropiadas para principiantes, como los 2 volúmenes de For Children. Una sonatina fantástica también.
- Turina: Danzas gitanas: mezcla de impresionismo y música andaluza popular. Espectacular y no muy difíciles.
Subir
2
{] ∞Ω∞ [}™
#5 por {] ∞Ω∞ [}™ el 28/07/2019
Libres escribió:
¿Conocen metodos u obras faciles para introducirme en esta sonoridad?


Tienes una lista excelente de Mikrokosmiko en la respuesta anterior

Pero yo incidiría en el aspecto estético, emocional e intelectual. En ocasiones el estudio de la teoría de la música lleva a suponer que toda la música es el mismo lenguaje musical. Al encontrarnos con músicas que no nos son familiares, de las que no hemos asimilado el lenguaje por experiencia casi materna, nos encontramos con que no entendemos nada. Lo cual explica esta frase:

Libres escribió:
He intentado tocar algo de Schoenberg pero se me ha dificultado.


Libres escribió:
Estudie algunas piezas del Mikrokosmos de Bartok y Nubes grises de Liszt.


Pues es un buen punto para empezar a reflexionar sobre los lenguajes de principios del XX. El lenguaje de Bartok en microcosmos es fundamentalmente rítmico y de exploración de sonoridades que encontró en la música tradicional de Hungría. Se tiende a verlo (o escucharlo) de manera muy matemática, pero es ritmo vivo y expresión de una cierta melancolía por lo popular, la leyenda, lo mágico,... Algo más cercano a lo romántico que a esa abstracción matemática que proponen algunos estudios que reducen su creación musical a cálculos de secciones aureas. Escucha música tradicional húngara y trata de enlazarla con el piano de Bartok, con su evocación no literal del ambiente.



Las experiencias de Liszt (también húngaro), como las de otros románticos, con las divisiones simétricas de la octava también evocan mundos mágicos, leyendas, paisajes misteriosos...

Schoenberg tampoco está muy lejos de esto. Las piezas que te recomienda Mikrokosmiko son especialmente interesantes. Le pasa un poco como a Bartok, se le identifica por su teoría serial dodecafónica tan sesuda. Pero su música es más expresiva de lo que supone la teoría. Entra en ese romanticismo mágico, evocador de misterio, leyendas,... la melodía ya no es la protagonista. Precisamente la melodía se "miniaturiza" en el motivo. La expresión de cada motivo debe ser intensa, única. La expresión muy intensa así como el uso del rubato. Cada compás es casi una micropieza.

Disonancia-Color

Lo que más cuesta es entender la disonancia como color y no como tensión. El lenguaje más materno, el que oímos en la música más clásica y en el pop que nos rodea, usa la disonancia como tensión que resuelve. El juego tensión-distensión es la base de dicho lenguaje tonal. En mucha de la música del siglo XX la disonancia es solo color más intenso. Por tanto, para los oídos no entrenados, la disonancia necesita resolución, de modo que todo suena horriblemente tenso y caótico. Pero no.

¿Cómo ir habituándo el oído o la interpretación a estas disonancias? Dedicando tiempo a escuchar. Escuchar acordes disonantes. Elige una combinación de sonidos o tómala de una obra (un acorde denso) y tócalo solo en el piano, deja que resuene. Prueba a tocarlo pp, p, mp, mf, f, ff, pero déjalo mantenido, escuchando su resonancia y descubriendo sus armónicos casi hasta que se extinga el sonido. Hazlo sin pedal al principio y posteriormente con pedal y compara los colores que se consiguen. Céntrate en el sonido y no en lo que ocurre con las armonías encadenadas. Es posible que, poco a poco, vayas descubriendo que esos acordes únicos tienen su encanto, un encanto diferente a las secuencias armónicas, la riqueza de contrastes y colores suple el diálogo tensión-reposo de la tonalidad.

Ritmo-Expresión

El ritmo, que no suele ser regular y repetitivo, suele ser desconcertante respecto a la forma de la frase más clásica. Tiene algo de visceral e improvisado. La música no intenta ser regular sino nacer del fondo de la emoción del alma. Un sentimiento algo primitivo poco civilizado. Vamos como desmelenarse. Así que no debe ser solfeado y mecánico.

Forma-motivo

Si algo es importante en Schoenberg es la forma reducida a la relación motívica derivada del desarrollo motívico en su ídolo Brahms. Los motivos son gestos, ritmos, breves y con personalidad marcada. Encontrar la relación de afinidad, variación, desarrollo u oposición entre motivos es clave para entender la música y disfrutar tocándola.

Timbre-color

Complementa a la disonancia. La interpretación de esta música deja al pianista ante la posibilidad de sacar una riqueza tímbrica sin igual del piano. Ya no hay que buscar la igualdad uniforme, sino experimentar con los colores.

Si dedicas tiempo a tocar-escuchar cada pieza breve que te ha recomendado Mikrokosmiko con este tipo de pautas, no solo entenderás la música del siglo XX sino que disfrutarás escuchándola tanto como un adolescente el reggeton.

Hay un ensayo muy interesante que es una pena nadie haya extendido a otros compositores que me abrió lo oídos a esta línea de acercamiento: "How to teach and play Debussy" de Maurice Dumesnil. En el fondo volvemos al punto de partida. Toda la música utiliza notación y figuración similar, pero no es un lenguaje único, hay que indagar en lo que el compositor nos propone.

http://www.stevepur.com/music/debussy_piano/dumesnil/dumesnil.html
Subir
4
Libres
#6 por Libres el 09/08/2019
Muchas gracias por tomarse su tiempo en explicar, me ha sido muy util! Conoci obras que nunca habia escuchado.
Subir
Hilos similares
Respuesta rápida

Regístrate o para poder postear en este hilo