DJ

Pioneer CDJ y XDJ: guía de compras de segunda mano

Hoy os ofrecemos una completa guía para orientar a todos aquellos que pretenden comprar unos reproductores Pioneer de segunda mano. Actualmente los reproductores de esta marca tienen una popularidad totalmente disparada y representan un estándar tanto dentro de las cabinas de clubs y festivales, como en cabinas domésticas donde profesionales y aficionados practican y preparan su sets. Sin embargo no siempre los precios de reproductores nuevos están al alcance de todo el mundo, y es cuando hay que recurrir al mercado de segunda mano, donde actualmente se puede encontrar casi cualquier modelo de la marca que se haya comercializado en los 10 últimos años. Por ejemplo, podéis probar aquí en Mercasonic, con los Pioneer CDJ o los XDJ.

Sin embargo, la elección no es fácil puesto que además de tener el dinero hay que comprar un modelo adecuado que cumpla con nuestras necesidades y que además esté en buenas condiciones de uso y conservación. Vamos en primer lugar a dar unas directrices generales con respecto a todos los modelos, para después tratar de guiaros en los detalles a tener en cuenta de cada modelo de forma independiente, tanto a las necesidades que puede cubrir gracias a sus características, como en las posibles averías que pueda tener específicas el modelo, así como factores de especial atención. Empezamos.

A tener en cuenta en todos los modelos de reproductores Pioneer

A pesar de los años algunas cosas no han cambiado en los reproductores Pioneer DJ, y ciertas averías o funcionamientos erroneos se producen por desgaste en casi todos sus modelos. También hay “accidentes” que pueden haber sufrido y que se hayan tratado de ocultar, pero con un poco de vista puedes detectarlos. Pon mucha atención a las siguientes comprobaciones cuando examines una unidad de segunda mano:

Comprueba los tornillos

Su dueño asegura que no ha necesitado ninguna reparación pero, ¿estamos seguros? Una forma de saberlo es comprobar el estado de los tornillos y tratar de observara si tienen desgaste en la cabeza o marcas a su alrededor, signo inequívoco de que ha sido abierto para alguna reparación.

En la mayoría de los modelos más antiguos con simplemente darles la vuelta ya podrás ver las cabezas de unos cuantos tornillos necesarios para abrir los reproductores. En modelos más nuevos como los XDJ además de darles la vuelta tendrás que mirar en la parte de las patas, concretamente en huecos interiores –tranquilo, se ve a simple vista poniendo una fuente de luz cerca–. En el caso específico del XDJ-700 necesitas desmontar la pieza de los bajos y las patas para poder verlos.

Tornillo inferior en un CDJ-850
Tornillo inferior en un CDJ-850

El jogwheel por arriba y por dentro

Los jogwheels de los reproductores Pioneer –salvo los reproductores dobles XDJ-RX, RX2, R1, Aero y el reproductor CDJ-200– detectan que tienen una mano encima mediante un sistema mecánico basado en sensores y muelles; al ejercer una leve presión sobre la tapa superior los muelles bajan y se activan los sensores. Es imprescindible comprobar el buen estado de este mecanismo, ya que pueden producirse dos averías: que los muelles estén tan desgastados que la tapa del jogwheel esté totalmente hundida y se active sola o se active con girarlo –parándonos la música si está el modo “Vinyl” activado– o que el sensor esté en mal estado y por mucho que aprietes no te haga caso el jogwheel. La comprobación simplemente debe basarse en que el jogwheel responda en todos sus puntos a una presión que consideres cómoda y adecuada –si acabas con dolor de codo para girar cinco o seis veces el jog mal asunto– y que no salte simplemente al girarlo usando el borde exterior ni de forma aleatoria.

Por otro lado vigila cómo gira, un jogwheel que necesite algo de lubricación puede mostrarse más duro o ligeramente más ruidoso que otros y es una medida de mantenimiento que no resulta difícil de hacer uno mismo ni tampoco cara que nos la hagan. Sin embargo, huye de jogwheels que se frenan en un punto concreto al girarlos o que emiten chirridos: probablemente tengan rodamientos o alguna otra pieza desencajada, y lo peor es que esto puede ser por algún golpe que haya recibido y que pueda haber generado alguna otra avería que no estés viendo ahora.

Jogwheel de un XDJ-1000
Jogwheel de un XDJ-1000

Si un jogwheel se frena en algún punto pero no emite chirridos piensa mal: le puede haber caido algún líquido “pegajoso” como refrescos o cerveza por su uso en algún club, y al secarse haber quedado restos en el mecanismo.

Los botones, todos hacen click

Comprueba absolutamente todos y cada uno de los botones, deben hacer "click" e iluminarse si poseen esa función. Es normal que tengan el “click” más blandito los modelos más antiguos, pero no es normal que no emitan un pequeño chasquido al pulsarlos, ni tampoco que estén hundidos al fondo de su recorrido. Debes huir también de todas aquellas máquinas que al probarlas, ocasionalmente, al pulsar un botón se active otra función diferente a la asignada: suele ser un signo de gran deterioro de los componentes internos, y la reparación suele ser más que cambiar un simple pulsador.

Botonera de looping
Botonera de looping

Los botones también son buenos para saber si le ha caído algún líquido pegajoso a los reproductores, observa en los huecos alrededor de ellos si hay restos de manchas brillantes, un claro signo. Y bueno, si un botón se queda pegado tras pulsarlo no hace falta mucha imaginación.

Conectores, todos bien sujetos

Todas las conexiones deben estar bien sujetas al aparato y no “bailar” al tocarlas o introducir un cable. Una de las reparaciones más frecuentes es la sustitución de la placa del aparato en la que va montado el conector USB y el RJ45 de red por la cantidad de tirones que se llevan, así que comprueba especialmente bien estas conexiones. Si tienes tiempo para probar un reproductor usado, no te cortes en conectar y desconectar varios pendrives y asegurarte que no hay excesiva olgura ni tampoco los pendrive se desconectan aleatoriamente.

En los XDJ-700 recomiendo especialmente mirar el conector de alimentación, ya que usa un conector para el adaptador de corriente que lo sujeta tan firmemente que los usuarios dan tirones excesivamente fuertes para soltarlo, y si los tirones son con excesivo ángulo pueden estar en mal estado las conexiones.

Conexiones de un XDJ-700
Conexiones de un XDJ-700

Pantallas táctiles, sin una sola marca

No compres un solo reproductor Pioneer que tenga una marca visible a simple vista en la pantalla táctil. Aunque funcione bien en el momento de probarlo a pesar del golpe, es muy probable que la pantalla se deteriore con el tiempo por ahí y empiece a fallar en el futuro justo en ese punto. Es normal que unidades con marcas en las pantallas táctiles se vendan con especial descuento, pero a pesar de ello ignóralas.

Unidades lectoras en forma

Cuando pruebes las unidades lectoras de CD de los reproductores, debes tener en cuenta que los modelos más antiguos dan algunos problemas con los CD-R y les cuesta leer discos grabados a mucha velocidad; lo ideal es probarlos con CD-R grabados a la mínima velocidad posible de tu grabadora. Aparte de la correcta lectura de discos, comprueba que no hay ruidos cíclicos extraños ni sonidos de roce al meter el CD. Tus discos podrían acabar dañados.

Y ahora pasemos a hablar de modelos concretos. Junto al nombre de cada modelo puede encontrarse un rango de precios aproximado por el que suelen encontrarse de segunda mano de forma habitual.

Reproductores de mayor antigüedad

CDJ-500, 500II, y CDJ-500S (30-100€)

Es poco frecuente encontrar ya unidades de segunda mano de estos modelos por su antigüedad, a la vez que su compra es poco recomdable porque dicha antigüedad equivale a grandes posibilidades de avería en poco tiempo y algunas dificultades para encontrar repuestos. Además las averías en modelos muy antigüos pueden suponer una reparación de coste mayor que comprar otra unidad usada, más que nada por el coste que supone la mano de obra.

Las características de estos modelos son enormemente básicas comparadas con las de los reproductores actuales, simplemente reproducen CD’s de audio, tienen control de pitch –en el modelo 500S tienes dos rangos de 8% y 16%–, puedes hacer un loop manual, fijar un punto de cue, y la función Master Tempo que sirve para mantener la tonalidad aunque cambiemos la velocidad. Los tres modelos emplean el antiguo sistema de la carga superior para introducir CDs, en todos los modelos posteriores se introdujo la carga mediante ranura frontal.

El modelo 500II es algo más rápido que el 500, tiene mejor sonido usando la función Master Tempo, y permite loops más largos. El modelo 500S es de tamaño mucho menor al 500II y 500, y cabe la posibilidad de encontrar unidades de menor antigüedad, ya que se estuvo fabricando hasta 2005.

La recomendación para estos modelos antigüos es comprarlos únicamente en mano y con una prueba a fondo del equipo, revisar a fondo todos y cada uno de los controles, y probar diversos CDs y CD-R de audio para comprobar el buen estado del sistema de lectura.

Recomendado para: escucha doméstica de música, ambientación musical, sesiones en las que el DJ no necesite hacer florituras.

No recomendado para: todos aquellos que quieran un reproductor que valga para algo más que reproducir una canciones manipulando su velocidad.

Nota: si encuentras un CDJ-700 no es otra cosa que la versión para el mercado norteamericano del 500II.

CDJ-100 (30-100€)

El CDJ-100 es otro modelo bastante antiguo de la marca, y aunque hay bastantes unidades circulando en mercados de segunda mano con marcas de uso y desgaste bastante profusas, tienen fama de estar muy bien fabricados y sufrir pocas averías. Uno de los problemas más comunes que daba era que en ocasiones el mecanismo de expulsión de los CDs se atascaba y era necesario recurrir al “pincho extractor” que viene acomplado bajo cada CDJ para poder sacar el disco.

Las características de este modelo son similares a las del 500S, pero añadiendo las funciones de Auto Cue, Fader Start, y tres sencillos efectos de sonido.

Recomendado para: escucha doméstica de música, ambientación musical, sesiones en las que el DJ no necesite hacer florituras.

No recomendado para: todos aquellos que quieran un reproductor que valga para algo más que reproducir una canciones manipulando su velocidad.

CDJ-200 (100-150€)

El CDJ-200 supuso el reemplazo del modelo 100, y es al igual que su predecesor un reproductor de características básicas a pesar de haber llegado al mercado cuando otros modelos de la marca tenían funciones mucho más avanzadas. Este modelo fue uno de los primeros de la marca en reproducir archivos MP3 almacenados en un CD-R.

Aparte de las funciones del anterior modelo, la resolución de su pitch fue mejorada llegando a pasos de 0.02. Sus principales defectos en unidades usadas suelen estar en el jogwheel, que frecuentemente termina con ejes en mal estado y rotaciones extrañas en las que el jog no responde bien, por lo que la inspección en persona de estos modelos en caso de compra es bastante pertinente. Como curiosidad, fue el último reproductor que lanzó Pioneer en el que no se puede hacer scratch con el jog.

Recomendado para: tener un reproductor barato de de CDs y MP3 para escuchar música en casa. Fiestas caseras low-cost entre amigos, ambientación musical de locales y como unidad de emergencia o reemplazo en discomóviles y similares.

No recomendado para: gente que necesite funciones de reproducción avanzadas o manejar una gran cantidad de archivos MP3 dado que es algo lento.

CDJ-1000MK1 y MK2 (175-250€)

Son las dos primeras encarnaciones del CDJ-1000, modelo icónico de la marca y que fue su buque insignia durante unos años. Se pueden encontrar algunas unidades en buen estado, aunque dado el uso profesional que principalmente se le daba a este modelo es algo largo dar con una pareja ideal para comprar.

En el CDJ-1000 se introdujo por primera vez el jogwheel de gran tamaño con la iluminación giratoria interior. Es muy probable que te encuentres unidades de este modelo que aunque estéticamente estén bien necesiten lubricación en el jogwheel, algunos incluso dan la sensación de que tienen arena dentro. Es importante comprobar el estado de los botones, especialmente de los de Cue y Play. El aparato utiliza un lector de tarjetas MMC para almacenar puntos de cue e información de las canciones, asegúrate de que funciona. Los botones Cue y Play del MK1 se averiaban con bastante facilidad, compruébalos.

El modelo MK2 se diferencia funcionalmente del primero en que dispone de un modo de pitch llamado Wide (100%), una mejor y más rápida respuesta del jogwheel, y su salida digital puede usarse para pinchar –en el anterior modelo sólo servía para escucha continua–.

Recomendados para: reproductor de escucha doméstica con estilo, también pueden servir como controladores decentes si les cargas unos CDs con timecode.

No recomendados para: si necesitas reproducir MP3 mejor mira en otra dirección. Estos modelos no pueden.

CDJ-1000MK3 (300-350€)

Se pueden encontrar todavía bastantes unidades en buenas condiciones estéticas y funcionales de este modelo, pero al igual que en los dos versiones posteriores de este reproductor.

Este modelo además reproduce archivos MP3. Además su representación general de la forma de onda es mucho más detallada que la de los modelos anteriores.

Especial atención a los botones de navegación por archivos y carpetas, por los mismos motivos que el CDJ-200. También especial atención a la unidad lectora de discos, importante probarla con archivos MP3 y a ser posible grabados con archivos MP3, ya que algunas unidades muy desgastadas se enganchan al leer estos archivos.

Más allá del tema del MP3, este modelo introdujo la posibilidad de grabar loops en la función de hot cue, además de ser el primer reproductor Pioneer que permitía ajustar la resistencia mecánica del jogwheel. También se eliminó el uso de tarjetas MMC para pasar a las SD, que por cierto dieron algunos problemas ya que en ocasiones los cues guardados se borraban por arte de magia. También fue el primer modelo en incorporar una representación de la forma de onda de la canción medianamente decente gracias al aumento de la resolución de la matriz de puntos de la pantalla.

Recomendado para: Montarte un buen sistema timecode. Si funcionan correctamente se pueden usar para pinchar en muchas situaciones incluso de ámbito profesional.

No recomendados para: si quieres pinchar con pendrive hay que subir un escalón más.

CDJ-800 y 800MK2 (190-230€)

La gama 800 siempre representó la versión “doméstica” de la gama 1000. Similar aspecto y funciones a sus hermanos mayores, pero un recorte importante en características. Personalmente recomendaría olvidar los modelos 800 y centrarse sólo en los 800MK2, la diferencia de precio con la que se encuentran hace que no merezca la pena fijarse en los 800 de primera generación; la evolución MK2 soporta MP3 y permite guardar más de un punto de cue por canción.

A diferencia de la gama 1000, los 800 tienen menor resolución de pitch, teniendo pasos de 0.05%, y además no cuenta con salida digital ni lector de tarjetas MMC o SD, así como tampoco representación alguna de la forma de onda de la canción.

Fue muy popular en su momento por su semejante aspecto y funcionamiento a la serie 1000 y el mercado está bastante lleno de unidades de segunda mano en estados muy variados. Al igual que otros reproductores de la época, es recomendable la inspección visual y en persona de todos los controles –son frecuentes los botones de cue y play “aplastados”– y comprobar el óptimo funcionamiento de la unidad lectora de CDs. Y al igual que todas las unidades de la época hay que tener en cuenta también el potencial riesgo de avería por su antigüedad a la hora de comprarlos.

Recomendado para: de forma similar a la serie 1000, está bien para un sistema timecode. Usables en muchas situaciones de sesión low-cost.

No recomendado para: lo mismo que ocurre con la serie 1000, si quieres usar pendrive tendrás que subir más escalones.

DVJ-X1 y DVJ-1000 (350-450€)

Estos dos modelos estaban basados en la serie 1000, y fueron las únicas unidades que Pioneer fabricó orientadas al uso del DVD Vídeo. Permitían pinchar con DVDs como si fueran CDs de audio, pudiendo scratchear la imagen, poner un fragmento en loop o saltar a diversas partes.

El DVJ-X1 salió primero y se basó en el CDJ-1000MK2, aunque tenía un tamaño algo más aparatoso. No soporta MP3. El modelo realmente interesante es el DVJ-1000, que se basó en el CDJ-1000MK3, con lo que soporta MP3 no sólo en CD-R si no en DVD-R, lo cual es realmente práctico porque en un DVD-R puedes muchísima música y ahorrarte el intercambio de discos durante una sesión si has planeado bien cómo grabas los discos. Además el DVJ-1000 tenía un tamaño más compacto, como el de su primo el 1000MK3, y una pantalla más brillante y de mayor resolución.

Estos dispositivos se calentaban bastante, así que si pruebas uno y lo notas muy caliente no tiene por qué ser una avería, sencillamente son así. Es recomendable comprobar como todo lo perteneciente a esta época todo el aparato personalmente, y en estos modelos la salida de vídeo no se nos debe olvidar. No obstante estas unidades fueron lo más “premium” que fabricó Pioneer en su momento, y se emplearon componentes de muy buena calidad, con lo que se encuentran en el mercado de segunda mano unidades en condiciones bastante decentes.

Recomendado para: quien no le importe no usar pendrive y tampoco le importe grabar DVD’s con la música .

No recomendado para: si quieres pinchar con vídeo lo harás hoy por hoy infinitamente mejor con un ordenador.

CMX-3000 (350-450€)

Este reproductor doble fue de gran éxito en su momento ya que aunque contaba con jogwheels pequeños, casi todo el resto de sus características estaban extraídas de los reproductores CDJ-1000MK2 y era mucho más económico que comprar dos unidades.

Reproducía con perfección dos CDs con total control sobre ellos y permitiendo tres hotcues o hotloops, además de tener una función de loop automático de 4 tiempos que era bastante precisa. Sus pantallas muestran una forma de onda general muy básica pero al menos muestra algo. Sus botones de goma y su construcción totalmente en metal lo convierten en una unidad tremendamente robusta que soporta muy bien el paso del tiempo. Cuenta con salida digital, pero sólo sirve para escucha normal, no funciona cuando se usan las “funciones DJ” de la unidad.

Este modelo ha sido ampliamente usado en discomóviles, con lo que si cae uno en tus manos comprueba que no ha sufrido los rigores típicos de esos entornos: exceso de polvo y arena en mecanismos y botones, unidad lectora que coja discos sin problemas, y que tanto el cable que conecta los dos módulos del aparato como sus puntos de conexión están correctos y no se producen desconexiones súbitas o problemas de control entre las unidades. El uso a la intemperie de estas unidades también se refleja en los botones, que al ser de goma amarillean y se cuartean, huye de unidades que muestren mucho esta degradación.

Recomendado para: los que quieran gastar poco en tener doble reproducción de CDs, ideal para discomóviles que aún funcionan con CD-R.

No recomendado para: al igual que modelos anteriores, los que quieran MP3 o usar pendrive tendrán que seguir subiendo escalones. A pesar de estar basados en el 1000MK2 sus jogwheels ni de lejos el scratch que puedes hacer con sus jogwheels te servirá para turntablism.

CMX-5000 (300-350€)

Este modelo de doble reproductor, a pesar de su nombre, es de características muy inferiores al CMX-3000, ya que ni tiene hotcues ni tampoco la función de loop automático, así como tampoco función de scratch –sólo moverte por frames– ni de mostrar la forma de onda. A decir verdad, así como 3000 estaba basado en el CDJ-1000MK2, este modelo podría decirse que es como un doble CDJ-100. Es de los pocos modelos de este artículo en los que no me voy a extender más porque sencillamente no recomiendo a nadie que lo compre.

CDJ-400 (220-300€)

El 400 fue uno de los modelos más vendidos de Pioneer en su momento, y no le faltaron motivos. Pioneer embutió en una carcasa de tamaño compacto un reproductor de CDs y de archivos MP3 que podía leer la música también de un pendrive. Además le pusieron la misma función de scratch que los modelos con jogwheel grande, seis efectos, reproducción inversa, un jogwheel con detección mecánica… su único defecto fue que no lo hicieron compatible con Rekordbox porque salió a la venta antes de que Pioneer introdujera este sistema.

Este modelo a pesar de su antigüedad puede usarse como controlador HID con Traktor y Rekordbox –repito, sólo como controlador en Rekordbox, no soporta pendrives con música preparados en este software–. Además es un modelo que sobrevive bien al paso del tiempo y del que no es complicado encontrar unidades bien cuidadas.

En estas unidades es buena idea comprobar que el puerto para los pendrive funciona bien y no tiene demasiada holgura ni se producen desconexiones aleatorias del pendrive.

Recomendado para: los que quieran un modelo que ocupe poco espacio, tenga capacidad para leer la música del pendrive y además sirva como controlador.

No recomendado para: quienes prefieran dispositivos de grandes dimensiones y los que sólo sepan pinchar empleando sync.

MEP-7000 (500-600€)

Este modelo de doble reproductor estaba basado en el CDJ-400, e incluso se le añadieron mejoras que dicho reproductor no tenía como una pantalla a todo color. A pesar de que no fue especialmente popular, este dispositivo era muy completo en cuanto a funciones, ya que además de todas las del CDJ-400, podía leer no sólo archivos MP3 si no también AAC, y gracias a su pantalla a color de mayor tamaño, mostrar mucha más información sobre la música en reproducción.

Adicionalmente es capaz también de leer DVD-R y cuenta con 3 puertos USB para los dispositivos de almacenamiento. Como remate, es compatible con discos CD-G de karaoke y tiene una salida de vídeo. Al igual que su primo el CDJ-400, aunque lee archivos musicales en dispositivos de almacenamiento no es compatible con la música preparada con Rekordbox.

Se puede usar como controlador HID de Scratch Live, Traktor y Virtual DJ, aunque curiosamente no con Rekordbox.

Estos reproductores también han sido habituales en discomóviles con lo que las comprobaciones que deberías hacer son las mismas que el CMX-3000.

Recomendado para: discomóviles, locales pequeños, ambientación musical de cualquier tipo de negocio, pinchar en casa.

No recomendado para: los que quieran usar Rekordbox tendrán que seguir subiendo peldaños. Los que gusten de controles grandes quizá vean algo incómodo este aparato.

CDJ-2000 (750-800€)

Con la llegada del primer modelo de la serie 2000 a finales de 2009 y la introducción de Rekordbox, se inició una nueva era en los reproductores Pioneer. A partir de este modelo todos los reproductores Pioneer emplean un puerto USB donde conectar dispositivos de almacenamiento con música preparada con su software de gestión Rekordbox, y pueden aprovechar otra información obtenida por el software, como velocidad en BPM, rejilla de pulsos para funciones de cuantización, sincronía, cues, loops, mostrar mayor cantidad de información de cada canción en la pantalla o una representación de la forma de onda más detallada, así como tambiénvisualizar el artwork del archivo musical en reproducción.

Se introdujo también a partir de este modelo el protocolo ProDJ Link, que emplea puertos RJ45 y cables de red para conectar entre sí los reproductores y que puedan compartir las unidades de almacenamiento y la información de pista en reproducción. También a partir de este modelo se pueden conectar los reproductores al ordenador no sólo para usarlos como controlador, si no para cargar la música del ordenador como si este fuera una unidad de almacenamiento más.

Otra de las mejoras importantes introducidas a partir de este modelo, fue la duplicación de la resolución de los reproductores leyendo el audio. Mientras todos los modelos anteriores tenían una resolución de 75 frames por segundo, a partir del 2000 fue elevada a 150 frames. También se elevó la capacidad de reproducción tanto de este modelo como de los futuros, pudiendo leer archivos WAV y AIF de 24 bits y 48khz, y la posibilidad de cargar los archivos musicales desde el puerto USB, un CD-R o DVD-R, una tarjeta SD o a través del protocolo ProDJ-Link.

A nivel de controles, se introdujo a partir de este modelo una tira táctil para las funciones de needledrop, iluminación adicional en el aro externo del jogwheel, y un tamaño de pantalla considerablemente mayor de 6.1 pulgadas.

En estos modelos –y en casi todos los posteriores– es recomendable comprobar el encoder que hay junto a la pantalla, suele tener mucho uso y es normal que se vuelva bastante suave e incluso que en ocasiones hagan algún desplazamiento tocándolos muy poco; sin embargo si cuesta mucho avanzar por listas con este encoder, es que es momento de cambiarlo. No es una reparación cara. El puerto RJ45 y el USB para las unidades de almacenamiento también conviene comprobarlos. Este modelo tuvo muchos problemas con pendrives “baratos” o de gama baja.

Recomendado para: aquellos que quieran un buen reproductor con –casi– todas las funciones actuales.

No recomendado para: si quieres ver la forma de onda en detalle, sigue subiendo peldaños. Es posible que uno de estos tenga más funciones que las que necesites, comprueba otros modelos antes de comprarlo por si por menos dinero encuentras algo que se ajuste.

CDJ-900 (600-700€)

El primer CDJ-900 llegó a la vez que la nueva serie 2000, y fue una versión “doméstica” y más barata del modelo insignia de la marca. Los “recortes” de este modelo con respecto al 2000 consistieron en una pantalla mucho más simple, sin representación de forma de onda ni muestra del artwork, ausencia de hot cues, imposibilidad de usar tarjetas SD o DVD-R, y un jog sin ajuste de resistencia mecánica ni iluminación adicional. Sin embargo mantiene una de las funciones más importantes de los reproductores actuales, y es el uso del protocolo ProDJ-Link, y también cuenta con salida digital.

Este modelo introdujo la función Slip, que aunque no fue incluida en el primer 2000, dado su éxito se comenzó a implementar en muchos de los modelos posteriores.

Las recomendaciones son las mismas que en el modelo 2000.

XDJ-Aero (300-350€)

El doble reproductor digital XDJ-Aero fue una auténtica sorpresa para el sector, ya que Pioneer se sacó de la manga un doble reproductor muy barato que funcionaba con dispositivos USB con música preparada en Rekordbox, y además contaba con su propio punto de acceso inalámbrico para poder conectarte con un dispositivo móvil que lleve instalada la aplicación de Rekordbox y cargarle desde ahí la música. A pesar de ser el primer dispositivo de Pioneer que prescindía de la unidad lectora de CDs –y en inaugurar la serie XDJ–, este aparato fue muy bien acogido en discomóviles y por DJs itinerantes, ya que aunque no cuenta con pantallas que muestren mucha información, su bajo coste, tamaño compacto y ligero, y buen funcionamiento, le convirtió en todo un favorito. Y encima podía usarse como controlador MIDI, de hecho con Traktor funcionaba realmente bien.

Cuenta con unos sencillos efectos y un curioso modo sampler al que se le puede sacar algo de provecho. Se le pueden conectar dispositivos reproductores externos y usarlo como mezclador, y sobre todo es un aparato realmente fácil y sencillo de usar. Respecto a deficiencias, no soporta hot cues ni tampoco almacenar más de un punto de cue por canción.

Entre los inconvenientes en este modelo de segunda mano, puedes encontrar encoders muy desgastados y jogwheels también algo deteriorados. Algunos tienen un poco renqueante la iluminación de la pantalla.

Recomendado para: cualquier tipo de DJ que tenga que trabajar en movilidad, ambientación musical de todo tipo de locales, pinchar en casa.

No recomendado para: si quieres funciones de reproducción avanzadas no las encontrarás aquí. Tampoco es de los modelos con mejor sonido.

Reproductores más actuales y que aún se venden en tiendas

CDJ-350 (400-450€)

Este modelo de CDJ fue en su lanzamiento la versión más doméstica de la nueva generación de reproductores que funcionan con Rekordbox. Aunque este modelo comparativamente con el 400 tiene algunas funciones menos –no tiene efectos ni iluminación en el jog–, tenía por otra parte detalles añadidos como poder cargar archivos WAV y AIF de 24bits y 48kHz y el tan esperado soporte para dispositivos con música preparada con Rekordbox.

A pesar de soportar música de Rekordbox, no tiene funciones de cuantización o looping basadas en la información del programa ni de sincronía automática. Tienen fama de ser bastante resistentes y también ha recogido mucha aceptación además de en cabinas domésticas, en discomóviles y locales pequeños. De todos modos es conveniente revisar el correcto funcionamiento de todos los botones en las unidades más antiguas.

Recomendado para: pinchar en casa, ambientación musical de todo tipo de locales, discomóviles.

No recomendado para: si quieres funciones avanzadas de Rekordbox o visualizar gráficamente la música este no es tu aparato.

CDJ-850 (400-550€)

El CDJ-850 es un modelo peculiar por varios motivos. Por un lado salió posteriormente al CDJ-900 y al CDJ-2000 e incorporaba compatibilidad con música preparada con Rekordbox –incluyendo archivos WAV y AIF de 24/48– y tamaño en sus controles de sus hermanos de gama más alta, pero por otra parte mantenía la antigua resolución de 75 frames por segundo y al igual que el modelo 350 no aprovecha las funciones avanzadas de cuantización de Rekordbox, ni incorpora conexión ProDJ-Link.

Sin embargo a diferencia del 900, sí que muestra una representación en matriz de puntos de la forma de onda; además permite funciones como almacenar diversos cues o loops de cada canción o la creación de las Tag List. Por otra parte actualmente su precio de segunda mano es bastante interesante y se llega a encontrar por la mitad o menos de lo que todavía cuestan nuevos.

Las unidades de segunda mano de este reproductor suelen adolecer de desgaste en el encoder que hay junto a la pantalla, ya que al tener sólo 3 líneas de texto es necesario usarlo bastante, por lo demás suele ser bastante resistente.

Recomendado para: el que quiera un reproductor con las dimensiones de la gama alta y que sea moderadamente actual. Discomóviles, locales de todo tipo y cabinas domésticas.

No recomendado para: los que necesiten mucha información gráfica deberán mirar en modelos algo más recientes.

XDJ-R1 (800-900€)

Este doble reproductor de Pioneer sería como el resultado de juntar dos reproductores CDJ-350 y una mesa DJM-350 en un único aparato. A pesar de ser una idea interesante, salir al mercado con buen precio en su momento, y de contar incluso con una app propia para controlar algunos aspectos de los FX del aparato, el XDJ-R1 salió de fábrica con muchísimos bugs críticos que a Pioneer le costó solventar a lo largo de muchas actualizaciones de firmware, e incluso hoy por hoy queda alguna cosita que no ha quedado perfecta del todo.

Explicar las características del aparato sería como volver a explicar lo que es un CDJ-350 –aunque con una salvedad importante, y es que el XDJ-R1 sí dispone de hotcues– con lo que no me extenderé más describiendo sus cualidades.

Es un modelo que tiene relativamente poco tiempo y no se puede decir que tenga averías habituales conocidas, simplemente se le deben hacer las inspecciones generales si lo vas a comprar y puedes revisarlo en persona.

Recomendado para: gente con poco espacio en casa que necesite algo compacto y funcional para practicar, discomóviles y DJs con mucha itinerancia, pequeños clubes o locales de ocio.

No recomendado para: los que quieran ver mucha información gráfica tendrán que ir a los dispositivos de última generación.

CDJ-2000NXS (1.000-1.200€)

A partir de este modelo comienza lo que podríamos denominar la generación actual de reproductores Pioneer –aunque este modelo ya ha sido sustituido emplea mismo tipo de tecnologías que modelos actuales– que se caracterizan por tener todos pantalla a todo color con representación gráfica en detalle de la forma de onda, y además la muestra en movimiento.

Además de la mejora mencionada en la pantalla, este modelo tiene también mejoras en el sonido, la velocidad con la que carga la música, la tira táctil tiene funciones adicionales como controlar el tamaño de los loops, la función de conteo de compases y tiempos, la función Slip y la posibilidad de conectarse a ProDJ-Link usando un punto de accedo inalámbrico, botones para Sync.

El poder visualizar la forma de onda en detalle y otras mejoras de la interfaz dieron a este equipo y los posteriores un aspecto que lo hacía más amigable para quienes venían de usar software, lo cual sirvió para terminar de disparar la popularidad de la marca.

Estos últimos años ha sido totalmente normal encontrar este modelo de reproductor en todo tipo de clubes, discotecas y festivales de música; podría decirse que ha sido uno de los aparatos más demandados por profesionales en su rider técnico. Dado que su uso ha sido principalmente profesional, a la hora de comprar unidades de segunda mano, vigila bien el estado de todas las conexiones ya que el estar montando y desmontando los aparatos puede haberlas deteriorado. Vigila también que no tenga signos de haber recibido derrames de líquidos ni que tenga muestras de golpes.

Recomendado para: quienes quieran tener un reproductor profesional de última generación para disponer de las funciones más avanzadas. Clubes, discotecas y cabinas domésticas para ensayar actuaciones.

No recomendado para: si no eres profesional o no necesitas todas las funciones que ofrece, probablemente puedas encontrar lo que necesites gastando menos dinero.

CDJ-900NXS (800-900€)

La serie 900 también evolucionó al mismo tiempo que la serie 2000 y al nuevo reproductor lo bautizaron añadiendo la coletilla Nexus al final. La evolución que sufrió el 900NXS fue bastante más radical que la de la serie 2.000, ya que se le añadió pantalla a todo color también con representación gráfica de la forma de onda, haciendo que externamente las diferencias ya no fueran tan grandes entre el modelo insignia y el siguiente en el escalafón.

A diferencia de la serie 2000 este modelo no incorpora hotcues y mantiene el jogwheel de gran tamaño pero sin el ajuste de dureza ni la iluminación exterior, tampoco dispone de tira táctil, ni de lector de tarjetas SD, y mantiene algunas diferencias en diversos controles que son de inferior tamaño o con iluminación más simple. También es necesario indicar que este modelo incorpora conversores de audio de una calidad ligeramente inferior a la de la serie 2000.

Este modelo ha sido usado ampliamente también en el sector profesional, con lo cual las recomendaciones son las mismas que con el 2000NXS, tanto en lo que fijarse a la hora de comprarlo, al igual que el tipo de público para el que podría estar destinado.

XDJ-1000 (750-950€)

Este fue uno de los productos más sorpresivos de Pioneer y que ha gozado de una gran popularidad. Este reproductor es de características similares al 900NXS y el 2000NXS, pero Pioneer decidió montar en el dispositivo una pantalla táctil y trasladas ahí gran número de controles y funciones, así como también eliminó el lector de de CDs, haciendo que ambas cosas sirvieran para ofrecer un reproductor de características similares a la gama Nexus, pero de precio muy inferior.

Este primer modelo del XDJ-1000 no llegó a estar ni dos años en el mercado, y está especialmente bien cotizado de segunda mano por ser uno de los pocos modeloso de reproductor Pioneer que en la actualidad es compatible con TODOS los programas para pinchar mediante el protocolo HID.

Este reproductor es similar en características al CDJ-900NXS, aunque sí dispone hotcues y de la función beatjump y loopmove, además de que siempre he tenido la sensación de que maneja más rápido la carga de canciones. Fue el primer dispositivo de Pioneer en ofrecer un sistema de búsqueda rápida mediante un teclado táctil en pantalla, algo francamente práctico.

A la hora de comprar este modelo –y otros con pantalla táctil de Pioneer– es importante revisar el estado de la pantalla táctil. Si tiene alguna marca o hendidura de golpe, es probable que sufra por ahí averías pronto, así que o bien rechaza el reproductor o pide una importante rebaja en el precio. También es importante revisar todas las conexiones.

Recomendado para: es un modelo ideal para practicar en casa y tener sensaciones muy similares a las que tendrías con el equipo Nexus de un club. Profesionalmente se le puede dar uso en casi cualquier situación.

No recomendado para: los que necesitan usar CD.

XDJ-700 (500-550€)

Este modelo lleva relativamente poco tiempo en el mercado y no suelen verse muchas unidades de segunda mano por ese motivo, además de que mucha gente está satisfecha con ellos y parece que pocos se quieren desprender de los suyos. Básicamente es una versión compacta del XDJ-1000, las funciones son prácticamente las mismas. sólo le han quitado las funciones beatjump y loopmove. El jogwheel es del tamaño de los que montaban los modelos CDJ-400, y algunos botones también son algo más pequeños, por lo demás es prácticamente igual a un XDJ-1000… salvo que este modelo no tiene certificación de control HID para usarse con Traktor y Serato, aunque sí para todos los demás programas que hay en el mercado.

Las recomendaciones son las mismas que con el XDJ-1000

XDJ-RX (1.000-1.150€)

Otro de los productos de éxito de Pioneer de los últimos tiempos. Siguiendo la estela de los anteriores reproductores dobles XDJ, este modelo podría ser comparable a coger dos XDJ-700 y una mesa de mezclas DJM-350 en un sólo aparato. Su pantalla no es táctil, por cierto.

Los jogwheels de este modelo son bastante diferentes a lo visto en otros reproductores, ya que emplea los mismos jogwheels que el controlador DDJ-SX, que en lugar de llevar un mecanismo de presión, son capacitivos –“táctiles”– y a pesar de ser pequeños cuentan con la iluminación interior.

A pesar del enorme éxito de este modelo, ha recibido algunas críticas por tener unos conversores de calidad algo inferior, con la correspondiente menor calidad en el sonido –sin llegar a considerarse un mal sonido– y también una conectividad limitada para el protocolo ProDJ-Link. Como controlador es algo limitado, hay mapeo MIDI oficial para Traktor –que desaprovecha totalmente la pantalla– y es compatible mediante HID con Rekordbox; y nada más. No obstante comprar este aparato pensando en usarlo como controlador es algo un poco absurdo.

Recomendado para: cualquiera que quiera tener un pequeño setup Pioneer en casa que sea compacto y ofrezca experiencias similares a las del equipo de club.

No recomendado para: si planteas ir comprando equipo para ampliar setup, es mejor no empezar por un todo en uno y desde el principio adquirir un setup modular.

CDJ-2000NXS2 (1.700-1.800)

La última evolución de la serie 2000 ha dejado el aspecto externo del aparato prácticamente igual, pero Pioneer se centró en “potenciar” sus tripas. Este modelo fue el primero en poder asignar 8 hotcues por canción y además soportar la reproducción de archivos FLAC y ALAC. Además se le introdujo una pantalla de mayor resolución que además puede mostrar las formas de onda con mayor paleta de colores y detalle, y un nuevo sistema de búsqueda por filtrado y etiquetas. En este modelo se han vuelto a mejorar los conversores y la calidad sonora.

Ojo porque este modelo no tiene certificación para usarse como controlador HID en Traktor, únicamente en Serato y Rekordbox.

Recomendado para: personalmente la gama más alta de Pioneer pienso que debe tener un uso exclusivamente profesional, pero si tienes la suerte de poder comprarte unos para casa, adelante.

No recomendado para: puede ser una gozada pinchar con ellos en casa pero, ¿seguro que los necesitas?

XDJ-1000MK2 (1.100-1150)

El XDJ-1000MK2 es una evolución que llegó muy rápido dado el éxito del primer XDJ-1000. Básicamente se introdujo la pantalla de mayor resolución del CDJ-2000NXS2 y su representación en color de las formas de onda, su sistema de búsqueda, la capacidad de reproducir FLAC y ALAC, los 8 hotcues y la iluminación externa del jogwheel. Es lo más aproximado a un 2000NXS2 sin pagar lo que vale ese modelo, y por supuesto sin el lector SD, el lector de CDs, muchos de los controles físicos, sin ajuste de dureza en el giro del jog, y con un sonido algo inferior.

Estas unidades son muy nuevas y no se les conocen averías concretas, las recomendaciones son prácticamente las mismas que para el XDJ-1000.

XDJ-RX2 (1.400-1.450)

Es el último dispositivo reproductor Pioneer en haber llegado al mercado, y Pioneer lo ha hecho evolucionar aportándole características del CDJ-2000NXS2 y del XDJ-1000MK2, como son la pantalla táctil de alta resolución, la representación de formas de onda con colores, el sistema de búsqueda y el poder utilizar 8 hotcues. Este modelo no ha sido bendecido con todas las funciones del protocolo ProDJ-Link, algo que se le ha criticado.

Al ser un modelo muy reciente las únicas unidades que se pueden encontrar de segunda mano son de compradores que al poco de adquirir el producto no han quedado satisfechos y se quieren deshacer de él, con lo que los que se puedan encontrar probablemente estarán en buen estado y tendrán poco uso.

Cualquier recomendación para el anterior modelo de XDJ-RX es válida para este.

Hasta aquí nuestra guía de compras de reproductores CDJ y XDJ de segunda mano. Te damos algunos consejos pero, lo que hará totalmente completa y útil esta guía es que aportéis en los comentarios vuestras distintas experiencias con cada modelo, así como vuestros trucos para saber el estado en que se encuentra un equipo usado de estas características.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios

Regístrate o para poder comentar