Magacín

Acordes invertidos

En la novela “Rebelión en la granja” de George Orwell, bajo un cartel que habían colocado los cabecillas de la revolución y que ponía: “Todos los animales son iguales”, alguien había hecho una pintada que continuaba: “...pero algunos más que otros”.

En la música tonal/modal, podríamos afirmar que “Todas las notas son igual de importantes”, pero al parecer, no sin parte de razón, alguien podría añadir:”...pero algunas más que otras”. Y esto es aplicable a las notas que componen los acordes en lo que respecta a su sonoridad.

El acorde, en lo que llamamos su posición fundamental comienza por su nota principal. Dicho de otra manera: el acorde de Do comienza en la nota Do, el acorde de La en la nota La, etc...

Esta nota principal es la nota más grave del acorde, ya que los acordes se forman de abajo hacia arriba (de grave a agudo).

Esta es la forma más “estable” del acorde, el modo en que éste sonará más “suave”, “limpio”, como lo prefiramos llamar....La disposición del resto de notas no afectarán a esa “estabilidad”. Nos sonará igual de estable esta disposición del acorde de Do mayor, el cual vamos a usar como ejemplo: Do Mi Sol, que esta otra, Do Sol Mi. Aunque su sonoridad cambie. Si por el contrario cambiamos de lugar el bajo, por ejemplo: Mi, Sol, Do, observaremos como el bajo no “sostiene” con la misma facilidad el acorde al no ser éste su nota principal. Ese cambio que percibimos al cambiar la nota del bajo es lo que denominaremos “inestabilidad”.

Se consideran acordes invertidos aquellos en los que su nota principal no se encuentra en el bajo. Dependiendo de la nota del acorde que lo encabece éste podrá ser de 1ª inversión: si tiene la segunda nota en el bajo (Ej: Mi, Sol, Do), de 2ª inversión: si es la tercera (Sol, Do, Mi), de 3ª inversión: si es la cuarta (en acordes de más de tres sonidos), etc... Cuanto mayor sea el grado de inversión mayor será su inestabilidad.

Bien, entonces, si estos acordes son más “inestables” ¿por qué hacemos uso de los acordes invertidos? Pues aparte de que el término “inestable” en algunos contextos musicales es más que relativo, destacaré dos razones principales:

1- Para una mejor conducción de las voces del acorde, es decir que las notas se entremezclen mejor (que unas asciendan y otras desciendan cuando cambiamos de un acorde a otro), lo que técnicamente también favorece la interpretación al cambiar de acorde en los instrumentos polifónicos (guitarra, piano...) tanto desde un punto de vista creativo como práctico.

2- Para que la línea del bajo (el cual tiene un relieve importante en el acorde, ya que, como hemos visto, entre otras cosas es capaz de condicionar la “estabilidad” de estos) sea más “interesante” o disfrute también de un contenido melódico.

Veamos un sencillo ejemplo sobre este último punto. Tenemos esta simple progresión de acordes:

C G D G (Do, Sol, Re, Sol).

Al estar todos los acordes en estado fundamental los acordes sonarán muy limpios y potentes pero el bajo carecerá de interés melódico, lo estaremos usando exclusivamente desde un punto de vista armónico para sostener el acorde.

Si por el contrario hacemos uso de la inversión de algunos acordes podemos sacrificar algo su estabilidad o claridad sonora por una línea en el bajo mucho más melódica:

C G/B D/A G (Do en estado fundamental, Sol en 1ª inversión con el Si en el bajo, Re en 2ª inversión con la nota La en el bajo y por último Sol de nuevo, para acabar, en estado fundamental)

El bajo ahora se moverá descendentemente por movimiento conjunto (nota por nota).

Veámoslo en este video:

“...pero algunas más que otras”

En realidad, al igual que en la novela de Orwell, no hay notas más importantes que otras en el sentido estricto de la palabra, lo que cobra importancia es el lugar que ocupan en un determinado momento.

El bajo en la armonía tiene una función sonora destacada y la posibilidad de inversión le otorga una mayor libertad musical. El siguiente paso para enriquecerlo será el uso de notas extrañas: notas de paso, retardos, apoyaturas, etc...

Juan Ramos

www.juanramos.es

http://juanramosblog.blogspot.com.es/

Musicalisis

Artículos relacionados:

Los acordes básicos, análisis y deducción

¿Te gustó este artículo?
27
Comentarios

Regístrate o para poder comentar