Magacín

Cada acorde tiene su opuesto: las dominantes secundarias

Podemos hacer muchas canciones sin salirnos de los siete acordes que genera la escala, muchos temas populares sólo recurren a ellos (muchos utilizan sólo dos o tres). Pero esto tan sólo es la base del lenguaje tonal, existe todo un mundo que explorar afuera.

Los acordes ajenos a la tonalidad más frecuentes que, sin llegar a modular, nos podemos encontrar en un tema son los denominados dominantes secundarios.

Me gustaría comenzar con un ejemplo, quizá un tanto peculiar pero que me ayudará a crear la perspectiva que quiero darle a esto (a mí, a la hora de componer, me resulta útil contemplarlo así). En una familia standard nos podemos encontrar un padre, una madre, hijos, abuelos, tíos, primos etc... Todos ellos forman un determinado rol dentro de una familia habitual. Así mismo, cada uno de ellos puede formar parte de familias distintas (yo formo parte de la familia de mi pareja y de mi propia familia, a su vez ambas familias tienen un punto de unión a través mio, de mi pareja y de mi hija, etc.). Aparte de eso todos somos "el primer eslabón de la cadena", ya que, todos somos hijos, todos tenemos un padre y una madre.

Con los acordes ocurre algo similar... pueden pertenecer a una tonalidad y a su vez, mediante la modulación, pertenecer a tonalidades vecinas, más o menos lejanas. Todos, a su vez, pueden ser, en el contexto adecuado, acordes principales, acordes de tónica. A partir de esta última idea comenzaré a hablar de esta pieza de la armonía.

 

Independientemente del acorde de dominante que se genera sobre el V grado de la escala y que tiende a resolver hacia el acorde de tónica, nosotros podemos crear “artificialmente” un acorde de dominante sobre cualquier grado de la escala. Dicho de otro modo, cada acorde tiene su “opuesto” a distancia de 5ª justa (3 tonos y medio). A estos acordes se les denominan dominantes secundarias.

Las dominantes secundarias más usadas son, con diferencia, las dominantes de las dominantes. El V del V. En tono de Do seria la dominante de Sol, cuyo acorde, en su versión más simple, seria Re mayor.

Ejemplo: Do – Fa – Re (V del V) – Sol (V) - Do

 

Estos acordes son mayores y aunque no es necesario, es frecuente usarlos o encontrarlos con alguna tensión añadida, como las 7ªas o las 9ªas.

En algún caso, la 7ª de dominante se hace imprescindible. Por ejemplo, la dominante secundaria de un IV grado es el I grado. En tono de Do la dominante del IV grado, Fa, es el propio Do. Do no puede hacer función de dominante, ya que él es la tónica. Una de las soluciones consistirá en añadirle una 7ª menor al acorde de Do, ya que el acorde de Do I grado tiene una 7ª mayor, pero un Do V grado (un Do dominante) tiene una 7ª menor.

Ejemplo: Do – Do7 (V del IV) - Fa (IV) – Sol - Do

 

Evidentemente en el momento en que usemos acordes que no se encuentran en la tonalidad principal del tema, la parte melódica se verá afectada. Durante el tiempo que dure el acorde de dominante secundaria no podremos usar la escala de la tonalidad principal, ya que el acorde “externo” que hemos introducido contendrá al menos una nota de diferencia.

Aquí nos encontramos con varias opciones. Algo que nos servirá para cualquier dominante secundaria de este tipo será usar la escala correspondiente al acorde de destino. En el caso del ejemplo que hemos puesto utilizaríamos durante el periodo que dura el acorde de Re mayor, la escala de Sol mayor. Una vez resuelva el acorde dominante secundaria volveremos a usar la escala perteneciente a la tonalidad principal del tema o de ese tramo del tema.

 

Es habitual generar cadenas de dominantes secundarias. Especialmente de dominantes de dominantes, donde cada acorde resuelve en el V del acorde siguiente.

Ejemplo: Do - Mi (V de La) - La (V de Re) - Re (V de Sol) - Sol (V de Do) - Do.

De alguna manera es como si aplicáramos la idea generacional que comentaba en la introducción. El V del V del V del V del...... (hasta que nos cansemos, o demos la vuelta completa)

 

Sobre las dominantes secundarias de cada grado podríamos dedicar capítulos enteros. Si os interesa el tema podemos hacerlo sobre algunos. De momento nos quedamos con la idea de que existe un “opuesto” para cualquier grado de la escala que podemos utilizar. Dicho de otro modo, cada acorde tiene su dominante particular, cada acorde puede ser un ying o un yang ;)

La idea que rodea al concepto de la dominante secundaria puede ampliarse muchísimo. Por ejemplo, un V grado tiende a resolver en el I grado, pero como vimos en entradas anteriores, y como veremos en algún capitulo que dedicaremos a las cadencias, el V grado puede resolver sobre cualquier otro grado. Una dominante secundaria también puede irse por otros derroteros. Un V puede resolver por ejemplo en un VI (tónica secundaria)... o simplemente no resolver. Debo dejar claro que esto no suele ser lo habitual. En la mayoría de casos encontraremos los V resolviendo sobre I. En nuestras realizaciones podemos hacer lo que queramos, al ampliar este concepto existe un importante margen para nuestra imaginación.

Por último, añadir que si una dominante suele ir precedida de un IV o un II grado, una dominante secundaria también puede en revesarse aún más (y aún mucho más) siendo precedida de su particular IV o II. Pero todo esto ya se merece un capitulo aparte.

 

Para ilustrar esta entrada he compuesto un pequeño tema de dos partes en tono de Do sobre el que he incluido algunas dominantes secundarias.

El tema se llama "Radioaktiv" y este seria su esquema armónico:

Parte A: Do (I grado) – Lam (VI grado) – Re (dominante de Sol) – Sol (V grado) y Do (I).

Parte B: Reb (dominante de Solb) - Solb7 (sustituto -ya hablaremos de ello...- de la dominante de Fa) Fa (IV grado) – Re (dominante de Sol) Sol (V) Do (I) Fa (IV) Re (Dominante de Sol que ahora resolverá en el III grado de Do y que también es tónica secundaria de Sol) Mim y Mi7 (dominante del VI grado: Lam, pero que al final no resuelven dejando el tema en suspensión)

 

Para que sirva de ilustración correctamente primero he subido un video donde escuchareis la cadena de acordes desnuda ,a modo de esqueleto:

A continuación el tema que he desarrollado sobre esa progresión de acordes.

La temática de la pieza esta basada en el desastre nuclear de Chernóbyl (me ha dado por ahí...) por lo que tengo que advertir que la he "adornado" con algunas imágenes que pueden herir la sensibilidad.

Juan Ramos

www.musicalisis.com

www.juanramos.es

 

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios

Regístrate o para poder comentar