Sonido en vivo

Los necesarios límites en el nivel de presión sonora (SPL)

Límites SPL

Tengo la suerte de que una significativa parte de mi trabajo como técnico FOH lo realizo fuera de nuestras fronteras. Lejos ahora de querer valorar la dinámica de trabajo, la existencia real de un sector, etc., quiero centrarme en un aspecto importante que en nuestro país hemos denostrado de manera sistemática: los límites de SPL durante el concierto.

Cuando trabajas en nuestro país cada vez es más habitual encontrarte con el amigo CESVA. Por razones que no vienen a cuento, pero tremendamente similares a la actitud política de quienes nos gobiernan, el CESVA es más un sistema de represión que de ayuda a la convivencia. La mayoría hemos padecido sus efectos: a partir de un nivel de SPL dado a veces aleatoriamente se ejecuta sin precisión ni ternura el castigo pertinente: una reducción abismal de dB cuya recuperación suele venir dada por las mismas premisas absurdas que parecen justificarlo todo. Apenas un pequeño visualizador en la consola.

Fuera de nuestro entorno, el castigo se convierte en ayuda. He trabajado con bandas que “demandan” de un nivel de presión sonora alto (punk, rock). Como técnico de sonido que mezcla, parte del trabajo es conseguir una sensación de volumen a la par que mantenemos a raya las limitaciones de presión. Ya hace tiempo que, por el tipo de banda con la que más giro, los propios asistentes de PA suelen indicarme una y otra vez los valores de trabajo de cada espacio, por ejemplo: 103 dB A con un LAeq de 15 minutos o 98 dB A con un LAeq de 5 minutos. Lo bonito es cuando a medio concierto se tranquilizan, ya que normalmente consigo no sólo no superar esos límites sino mantener esa sensación de volumen a veces 2 o 3 dBs por debajo de lo permitido. Algo que, curiosamente, en nuestro país es tremendamente difícil de conseguir. ¿Y eso?

En muchos casos, y hablo de la Europa no española, no es sólo un valor de SPL dado y ya está, sino un elenco necesario e importante de datos: un histórico, un RTA, una buena calibración realizada y varios datos de trabajo todos ellos eficientes. Así, puedo saber en un momento dado mirando el histórico qué margen de dBs todavía tengo dentro del LAeq dado, la respuesta de mi mezcla para con la medición o algo tan simple como qué frecuencia es la que está imponiendo esos valores altos de SPL. En la mayoría de casos, por ejemplo, puedo ganar un par de dBs de presión apenas bajando un par de dBs una frecuencia dada. Sólo una.

Límites SPL

Conseguir la sensación de volumen sin tener que recurrir a altos niveles de presión es más sencillo de lo que parece, aunque para ello necesitamos la complicidad de la propia música (en realidad, de los arreglos). Así, da más sensación de presión conseguir una mezcla donde todas las frecuencias audibles lleguen a un mismo nivel (y, si además, tenemos esa curva de la felicidad entonces ganamos en impresión subjetiva) que esas mezclas donde un rango muy estrecho de frecuencias, sobretodo entre 800 y 4.000 Hz (es decir, la zona donde más sensibles somos), consiguen altos niveles de volumen en comparación al resto, lo que aunque para un lado pueda mejorar la inteligibilidad, obliga a la distorsión o, en el normal de los casos, la ejecutoria típica de un CESVA típico: destrucción temporal.

Si somos capaces de mezclar una música manteniendo todas las frecuencias más o menos iguales en nivel de intensidad, nuestro sistema auditivo imperfecto (recordad Fletcher-Munson) ya se encargará de batir el reto de la inteligibilidad. Si, además, el resto de instrumentos o los arreglos musicales tienen en cuenta esto y se “reparten” el pastel frecuencial (aunque muchas veces está más en nuestras manos), la sensación de volumen es sensacional, mientras que al mantener a raya el nivel de SPL no sólo ganamos la batalla a los limitadores sino que, además, reducimos al absurdo la fatiga auditiva por doble partida.

Lo peor del sistema que aquí utilizamos es su sistema represivo, pero también lo que ha generado en nuestro sector: una necesidad de comprimirlo todo, con la clara aunque inútil intención de arañar un par de dBs a una mezcla que, al final, suena estridente, desequilibrada, distorsionada. Además, eso sí aumenta la sensación de fatiga auditiva y, aunque el CESVA de turno se encargará de no dañar seriamente el sistema auditivo del público, la fatiga convertirá esa posible sensación agradable (léase, la música) en una experiencia otra vez bochornosa. 

Límites SPL

¿Cuál sería la solución? Por una parte la legislativa permitiendo el concurso de sistemas de medición más complejos y acordes a las normativas, aunque más beneficiosos tanto para los trabajadores como para el público. Segundo, formarnos un poco más nosotros mismos a la hora de trabajar con este tipo de retos (aunque a fecha de hoy ya son lo habitual).

Lo asequible es utilizar un RTA, como mínimo en la salida de mesa, para verificar qué estamos ofreciendo a la PA y conseguir esa mezcla coherente desde una perspectiva matemática. Estar atentos al rango de 800 a 4-5.000 Hz intentando no dejar “escapar” nada y esperar, aunque ya es habitual, que quien ha ajustado el CESVA lo haya hecho bien. Lo caro (pero mucho más efectivo) es utilizar un sistema propio de análisis de la presión sonora, tipo 10Eazy SW (sólo software por 300 € aprox) o la nueva versión venidera de SMAART que lo integra.

R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
15
Comentarios
  • #1 por oriolp hace 3 semanas
    " el CESVA es más un sistema de represión que de ayuda a la convivencia"

    Bueno, eso lo dirás por ti, claro. Dudo que el vecino que está a menos de 50 metros piense lo mismo.

    "a partir de un nivel de SPL dado a veces aleatoriamente"

    De aleatorio, nada. Los límites de emision se fijan segun los mapas de capacidad acústica y segun la sensibilidad acústica en recepcion.
    2
  • #2 por oriolp hace 3 semanas
    "¿Cuál sería la solución? Por una parte la legislativa permitiendo el concurso de sistemas de medición más complejos y acordes a las normativas"

    Los sistemas de medicion no tienen nada que ver. Cuando se limita un concierto se hacen mediciones en ambiente exterior en las fachas de los edificios más afectados mientras dura el evento. Medir en esas condiciones muchas veces es realmente complicado por el ruido de fondo implicado en la calle, resultando complicado evaluar el contaminación que aporta el concienrto. Asi que no tiene nada que ver los sistemas de medicion en emision (control) ya que lo que importa es lo que se mide en recepcion.
    1
  • #3 por El_Ingeniero hace 3 semanas
    Alguien escribió:
    Por razones que no vienen a cuento, pero tremendamente similares a la actitud política de quienes nos gobiernan

    Te respeto y me encanta aprender contigo, pero jamás se puede hacer esto en un texto técnico de divulgación. Hay que ser objetivo con los datos que se tienen y evitar pensamientos superfluos y subjetivos que nada tienen que ver con lo que se está planteando. Es que sólo faltaba incluir política de forma indirecta entre líneas. Por favor.
    2
  • #4 por Martín Tolosa hace 3 semanas
    Mucho tecnicismo sonoro, pero en la mayoría mayoría mayoría de los eventos sonoros es insoportable el excesivo volumen de la amplificación. A ver si se dan cuenta de una vez por todas los 'ingenierus técnicus sórdicus' de lo perjudicial que resulta para la salud del tímpano y el coração estas barbaridades acústicas.
    3
  • #5 por bosetuno hace 3 semanas
    Un poquito de por favor...
  • #6 por Inxu hace 3 semanas
    #3 Pues yo estoy bien de acuerdo con lo que dice.

    Aqui en Mallorca tenemos unos ejemplos estupendos y paso a comentar el mas sonado.
    El ayuntamiento de Calvia (zona hotelera) obliga a TODOS los locales con música a renovar o implantar limitadores , "los nuevos limitadores decian".
    Pues bien , los nuevos limitadores son los mismos viejos cesva con una entrada USB a modo tacografo para que la policia local pueda recoger un registro de niveles de x tiempo.
    En esta normativa se incluye a todo dios, incluidos todos los que trabajan en interior y han invertido grandes cantidades en insonorizar sus locales para no causar molestias.
    Incluidos todos los que abrieron el año pasado y gastaron en los "viejos" Cesva y este año han tenido que volver a comprar los "nuevos" Cesva.

    Luego la calibración en muchos hoteles es simplemente ridícula, un ejemplo de esto , un hotel de la zona en el que según el jefe tecnico del hotel , la calibración se ha hecho marcando un nivel fuera del hotel, en la calle, de 55db,,,, ¿estamos locos? 55 db esta por debajo de lo que emite mi boca cagandome en los cesva por lo bajini.
    A pie de escenario 90 db, pero ni ponderación en x tiempo ni nabos, un pico por encima de eso y te da con la fusta a lo bestia. Vamos , que no da ni para un karaoke.
    Al final , los hoteles con mas capacidad económica se saltan el limitador para los shows en vivo y asumen lo que venga. Los pequeños locales se lo comen con patatas o cancelan todos los shows.

    ¿en 2017 no hay ningún sistema mejor que este , de verdad, un autoregulador que te mantenga a nivel por ej?

    Nada lo dicho , que me cago en los cesva. :satan:
    2
  • #7 por robinette hace 3 semanas
    Alguien escribió:
    Te respeto y me encanta aprender contigo, pero jamás se puede hacer esto en un texto técnico de divulgación. Hay que ser objetivo con los datos que se tienen y evitar pensamientos superfluos y subjetivos que nada tienen que ver con lo que se está planteando.

    Si con los datos que se tienen se es objetivo, todo apunta a la normativa en cuestión y, por lo tanto, a los que la redactan.
    Ya me dirás tú cómo se puede tratar el tema sin entrar en alusiones a la administración de turno, únicas responsables de toda esta gestión..

    Un saludo.
    1
  • #8 por oriolp hace 3 semanas
    Alguien escribió:


    A qué datos objetivos te refieres? Lo siento pero yo no veo ninguno.
    Aquí se está criticando la normativa. Bien. De los que critican la normativa, alguien se la sabe, cómo funciona y cómo aplicarla? Es cómo si nosotros, que no somos juristas, nos ponemos a criticar las leyes. Una opinion la podemos tener, faltaría más, pero no podemos discutirla con datos objetivos porque no somos juristas. Pues con ésto pasa lo mismo. Hay mucha critica y bulo urbano sin conocimiento de causa porque quin la critica no es ingeniero/consultor acústico.
    Las normativas de acústica medio ambientales estan hechas para proteger el descanso de todos nosotros. No tiene otra finalidad.

    Por ejemplo, alguin que criica a ido a medir en casa de un vecino que vive encima de una discoteca, un pub o un simple restaurante? evidentemente que no. Aqui en Catalunya la normativa establece que la maxima inmissión sonora producida por una actividad es de 25 dB(A) en un dormitorio. He medido infinidad de veces y llegando 20 dB(A), se oye clarisimamente la baja frecuencia de un bombo, por ejemplo. Alguin sabe lo que es vivir así e intentar dormir cada dia y sobretodo en fin de semana? Pensarlo un poquito. Me encuentro muchas veces que la actividad cumple con la normativa pero se oye y el vecino me dice que esto no puede ser. No le queda otra que "joderse".
    Creeis ahora que las normativas son unas medidas de represion?... Os diria incluos en segun qué casos son demasiado permisivas. Pero evidentemente no pueden gustar a todo el mundo y llegan una solucion de compromiso.

    Yo no defiendo a los ayuntamientos, critico a quien se queja (intentando no ofender a nadie) sin conocimiento de causa.
    1
  • #9 por R. Sendra hace 3 semanas
    Bueno... veo que es un tema de comprensión lectora.
    1
  • #10 por robinette hace 3 semanas
    oriolp escribió:
    A qué datos objetivos te refieres? Lo siento pero yo no veo ninguno.

    oriolp escribió:
    Aqui en Catalunya la normativa establece que la maxima inmissión sonora producida por una actividad es de 25 dB(A) en un dormitorio. He medido infinidad de veces y llegando 20 dB(A), se oye clarisimamente la baja frecuencia de un bombo, por ejemplo.

    Ahí tienes los datos. :D
    Luego falla la normativa. Es parte de lo que se está debatiendo.


    oriolp escribió:
    critico a quien se queja (intentando no ofender a nadie) sin conocimiento de causa.
    :desdentado:
    1
  • #11 por oriolp hace 3 semanas
    Comprension lectora??
  • #12 por El_Ingeniero hace 3 semanas
    #9

    Esa es buena... la próxima se la planto al profesor si veo que me pone un 4 :desdentado:
  • #13 por Rayos-y-Truenos hace 2 semanas
    Buen artículo, sí. Yo no he sido nunca técnico de directo (a excepción de un par de ocasiones hace ya millones de años...), pero sí que soy bastante insoportable con éso de los volúmenes...
    Pero para cambiar las cosas, hay que hacérselo saber a los partidos políticos y a los legisladores, si hubiera una especie de coelgio de técnicos de sonido, se podría crear un sistema para equilibrar la vida del técnico, la salud del público y con una legislación basada en el conocimiento del problema y de las posibles soluciones, que sería lo ideal...
    1
  • #14 por Mister Carrington hace 2 semanas
    Bueno, abundando en el tema de la legislación del Reino de España, no es ni más ni menos que el reflejo de nosotros mismos. A saber: Legislación municipal, provincial, autonómica, nacional, y europea sin trasponer.

    Sobre la formación a la que alude el autor, siempre estaré de acuerdo ahí. (Sobre legislación me pegué una buena empollada en varios cursos de Brüel & Kjaer). Pero la triste conclusión es que tenemos demasiada tolerancia.

    A priori, la legislación europea es clarita y sencilla. Otra cosa es eso de la 'trasposición legislativa'.

    ¡¡¡Harto del exceso de decibelios (presión sonora) en los directos!!!
    1