Informática musical

California Keys de Q Up Arts: vuelta a los 60

California Keys

Dentro de las innumerables librerías de piano y pianos eléctricos que hay en el mercado, que abarcan todo tipo de timbres, fabricantes y dinámicas, Q Up Arts ha lanzado una librería muy completa y con algunas particularidades llamativas: California Keys.

Sobre pianos virtuales, prácticamente está todo dicho, escrito y escuchado, y desde hace un tiempo los desarrolladores se están enfocando a muestrear pianos de fabricantes más desconocidos, o pianos con un timbre especial, o simplemente dar una vuelta a lo que supone el muestreo en profundidad del rey de los instrumentos. Desde pianos verticales en su dinámica más suave, pianos más amaderados, o simplemente el muestreo de modelos o marcas menos frecuentes o más allá de los ubicuos -por buenas razones- Yamaha C7 y Steinway D.

California Keys se enmarca dentro de esta nueva tendencia, e incluye tanto un piano de cola como varios electromecánicos y órganos, para redondear una colección completa “hecha para teclistas”. El piano de cola es un Fazioli F308, el más alto de la gama del fabricante italiano, y además pertenece a una leyenda viva del piano, y uno de los ídolos de quien os escribe: Herbie Hancock.

Junto a este ilustre piano se incluye además una completa colección de electromecánicos y órganos. En los electromecánicos se incluyen los básicos Rhodes, Wurlitzer y el mítico clavinet Hohner D6, y en órganos se incluye no solo el Hammond A100 sino también un Vox Continental y un Farfisa, para llevarnos de vuelta completa a los 60 y 70.

¿Qué es California Keys?

California Keys es una librería de teclados en su sentido más amplio, para Kontakt Player 5.5 y superior, por lo que no es necesaria la versión completa del sampler de NI. Tiene todos los controles NKS integrados para el uso de la librería con los teclados de la serie Komplete kontrol. La joya de la corona de la colección es un Fazioli F308 muestreado en profundidad con múltiples posiciones de micrófono que nos permiten mezclar en 5.1 y 7.1 (y con presets a tal efecto además de instrumentos simplemente estéreo). Aunque este sea el instrumento más llamativo, se han incluido todos los instrumentos esenciales para un teclista, electromecánicos y órganos, para redondear la colección.

Los electromecánicos y órganos se han muestreado con el mismo cuidado y mimo que el acústico, para colocarlos en la primera división de su categoría, como veremos más adelante. La librería tiene un peso en el ring de aproximadamente 40GB, y los samples se proporcionan en 24b/ 44K para mantener la máxima fidelidad para con la grabación original.

Descarga, instalación e interfaz

La librería está disponible como descarga directa desde http://www.quparts.com, Descargamos un buen montón de archivos comprimidos y los descomprimimos en la carpeta de nuestra elección. Una vez listos los archivos, basta con abrir Kontakt Player y añadir la librería a la pestaña Libraries con la opción de add library.

Al explorar la librería, veremos que hay multitud de patches diferentes, sobre todo porque se proporcionan diferentes versiones del piano acústico preparado para entornos de mezcla 5.1 o 7.1. además de patches con las capas dinámicas más bajas para conseguir el sonido cinematográfico en boga. Los electromecánicos y órganos, como es natural, tienen patches específicos con todos los controles y efectos más habituales.

La interfaz, no me duelen prendas en decirlo, es tirando a fea y podrían haber simplificado y mejorado el aspecto visual, aunque tiene todos los controles a mano, tanto en el acústico como en el resto de los instrumentos de tecla. Nada de submenús ni pestañas dentro del instrumento de kontakt, así que pura filosofía WYSIWYG. Los diferentes micros, la curva de velocidad, el control ADSR y un grupo de efectos adaptado a cada instrumento están todos al alcance de un clic. Eso sí, los controles son muy sensibles y el tamaño de la interfaz de Kontakt no ayuda, así que hay que utilizar sí o sí el truco de mantener pulsado Ctrl al mover el ratón sobre cualquiera de ellos para hacer ajustes finos.

Los instrumentos: todo lo básico para un teclista

Fazioli F308

Este es el instrumento más pesado de la librería debido a la multitud de capas dinámicas y las 5 posiciones de micrófono diferentes. Se han incluido una gran variedad de micros: cercanos sobre los macillos, un micro mono bajo el piano para capturar los graves, dos parejas de micros Room, un ORTF clásico y dos micrófonos Player para capturar mejor el panorama estéreo tal y como lo percibe el intérprete. Todos los micros pueden mezclarse al gusto para modelar el sonido que queramos extraer del piano, y desde la propia interfaz se pueden manipular el volumen y el panorama de cada grupo de micros. Seleccionar cualquiera de los micros los pone en modo ‘solo’ para escucharlo exclusivamente. Los micros son muy diferentes entre sí, mucho más que en otras librerías, la verdad, por lo que una buena combinación nos permite conseguir sonidos muy, muy diferentes, tanto para clásico, como para jazz, como para pop-rock.

Interfaz Piano California Keys
Interfaz del piano Fazioli de California Keys
Q UpArts

Hablando de los ajustes para pop-rock o latino, es importante tener en cuenta los dos controles a la derecha de la interfaz: curve y filter. El control curve nos permite comprimir la curva de velocidad para adecuarla a nuestro teclado, y el control de filtro nos permite jugar con, adivinad, un filtro que “exagera” la opacidad de las dinámicas más bajas manteniendo el timbre de las dinámicas más altas. Para emplear el filtro hay que activar el control del corte de filtro, claro, si no el filtro no hace efecto. Jugando con estos dos controles tenemos mucho ganado, y podemos tanto adecuar la respuesta del piano a nuestro teclado controlador, como jugar aún más para conseguir un sonido más oscuro de estilo cinematográfico sin necesidad de acudir aún a la EQ.

Se incluyen además un ADSR para experimentar, y una cadena de efectos con chorus, phaser, reverb de tres tipos (decente para ser interna de kontakt).

El piano suena muy bien, se nota que tiene multitud de capas dinámicas. No es tan brillante como otros Fazioli sampleados, y además es fácil potenciar los graves al gusto gracias al micro mono situado debajo del piano. La resonancia causada al levantar los pagadores está perfectamente reflejada, dado que se han grabado muestras con el pedal pisado, y además se puede modificar la brillantez y el tono general del piano para oscurecerlo o hacerlo más brillante. Además, para aumentar la resonancia de los apagadores tenemos un potenciómetro llamado sustain que aumenta o reduce la cantidad de resonancia simpática de las cuerdas.

Lo único que echo de menos, siendo pianista, es la posibilidad de usar el medio pedal, que para mi gusto al tocar clásica o jazz es importantísimo, mucho más cuando es piano solo o el piano está muy expuesto. En un piano que se presupone para tocar todos los géneros y con el nivel profundo de muestreo que tiene, el medio pedal para un pianista es imprescindible.

Aquí os dejo un ejemplo de cómo suena el piano Faziolli de California Keys:

 

Electromecánicos

Los electromecánicos me han gustado mucho. El sonido tanto del Rhodes como del Wurlitzer y el Clavi están conseguidísimos, y sirven para redondear muy bien la colección de California Keys. Los controles en estos tres instrumentos son similares a los del piano acústico y muy similares entre sí: ADSR, cadena de efectos y algunos controles específicos de cada instrumento, para el Rhodes y el Wurly fundamentalmente el delay y el vibrato (esenciales siempre en estos teclados).

En el caso del Rhodes, lo único que echo de menos es la posibilidad de modificar el volumen del ataque de las púas para darle un ataque más afilado para el funk y uno más dulce para el soul, por ejemplo. Es posible acercarse a este sonido con los efectos y jugando con el ataque, pero hubiera sido una buena inclusión controlarlo de forma directa. Tanto el delay como el vibrato tienen sus controles separados, para jugar con la profundidad y el rate de cada uno de estos elementos. El vibrato le da vida al Rhodes y al Wurlitzer, y añadiendo un poco de chorus nos vamos directos a la mejor época del funk. Un poco de delay y el ataque algo retrasado en el ADSR y estamos en el terreno del Bitches Brew de Miles. Una gozada.

Interfaz Rhodes California Keys
Electromecánico Rhodes de California Keys
Q Up Arts

El clavinet incluye el delay y además un simulador de amplificador para añadir distorsión y el imprescindible wah wah para convertirnos en Stevie Wonder. Su sonido es exactamente lo que esperamos de un buen clavinet de Hohner, mucho mejor tocado con teclado sin contrapesar, como está mandado.

Aunque puede obtenerse probablemente mejor con nuestro propio simulador de amplificador, sí que hubiera estado bien incluir la distorsión en el Rhodes y el Wurlitzer. Es fácilmente “esquivable” añadiendo un efecto del DAW como inserto o como envío, pero le hubiera dado un punto más de consistencia a los instrumentos electromecánicos, y al final la distorsión también es uno de los efectos más utilizados en Rhodes y Wurlitzer, no solo en el clavinet.

En general los electromecánicos suenan muy bien y tienen la suficiente flexibilidad como para usarlos en muy diferentes contextos. La inclusión de snapshots en Kontakt es siempre un buen añadido, de modo que podemos orientarnos con los parámetros del instrumento cargando uno de los “ejemplos” a través de un snapshot.

En este siguiente ejemplo he usado tanto el Wurli como el rhodes, aunque el wurli he jugado con el ADSR y los efectos para convertirlo en un pad. El arranque del tema tiene el pad de wuritzer y el Fazioli, y después el Rhodes.

 

Órganos

En los órganos de la librería es donde me he llevado una sorpresa muy agradable. Lo primero de todo porque se han incluido los tres modelos míticos y no solamente el Hammond. Entiendo que el Hammond es el estándar organístico por excelencia, pero alguna vez me he encontrado con la necesidad del sonido específico de Farfisa o Vox Continental y no hay tantísima oferta en el mercado.

Los órganos son, básicamente, muy versátiles. Los organistas de verdad (no yo, que soy un simple aficionado) son muy exquisitos a la hora de valorar los VSTs de órgano, porque no suenan igual y porque la cantidad de parámetros ajustables en un órgano, más allá de los tiradores, es enorme. En el caso del Hammond, la reproducción del clic, del Leslie, de los armónicos de cada tirador, el tipo y calidad del vibrato y un largo etcétera, hacen que el órgano emulado suene lo más parecido al real para un organista. En este sentido, sin llegar a algunas barbaridades en cuanto a control que he visto, el Hammond A100 de California Keys tiene casi de todo, bien conseguido, y con algún detalle específico muy, muy bueno.

Interfaz A100 de California Keys
Interfaz del Hammond A100 de California Keys
Q Up Arts

 

Podemos controlar el vibrato, su tipo y amplitud, por supuesto controlamos en tiempo real -asignable a cualquier MIDI CC y por lo tanto a cualquier deslizador de nuestro controlador- todos los tiradores del órgano. Tenemos una rueda para escoger el tipo de vibrato, escoger el tipo de cabinet y ecualizar al gusto el sonido, añadir distorsión a nuestro “ampli” y además un delay completo con todos sus parámetros. Dentro de los efectos está la reverb y además una simulación del altavoz giratorio Leslie. Uno de los ases debajo de la manga está precisamente aquí. No solamente activamos o desactivamos el efecto Leslie, sino que podemos controlar la distancia a la que está el altavoz y modular el grave y el agudo del mismo, y, lo mejor de todo, podemos decidir la aceleración del altavoz hasta alcanzar su rotación normal. Esto no es lo normal, y es un gran añadido, dado que quien haya utilizado un Leslie de verdad sabe que el altavoz no se lanza a girar de golpe a su velocidad normal, sino que tiene un período de aceleración. En el A100 de California Keys podemos regular esa tasa de aceleración, y eso le da un punto al efecto Leslie que no he encontrado en otras librerías de órgano (máxime si no son librerías o VSTs específicamente dedicados al Hammond).

Además del Hammond, se incluyen otros dos grandes clásicos de los organistas y el siglo XX, por un lado el sonido Doors del Farfisa y por otro nuestro querido y europeo Vox Continental, el órgano de transistores más legendario de los 60 y 70. En este caso, dado que la colección de teclados sampleados era una colección privada californiana, probablemente el modelo de “Connie” usado es la edición norteamericana de mediados de los 60.

El Farfisa o el Vox no son órganos para utilizar en todas las ocasiones, o al menos no tanto como el sonido Hammond, pero sí que es verdad que el sonido es tan inconfundible que, si en algún momento hace falta o queremos dar un aire diferente a nuestros temas, es un gran añadido tener un par de órganos clásicos bien muestreados.

¡Ahora sólo falta que alguien haga un buen instrumento de órgano de teatro Wurli Style-D! (si sabéis de alguno muy bueno, ¡decídmelo en los comentarios, por favor!)

En resumen

California Keys es una colección completa de los instrumentos esenciales para un teclista: piano acústico, electromecánicos y órganos. La calidad del muestreo es muy buena, con un peso acorde al nivel de capas dinámicas de 40 GB. La flexibilidad del piano ascútico es tremenda gracias a la cantidad de posiciones de micrófono diferentes, y además, es prácticamente el único que desde el momento de la grabación se ha diseñado pensando en el 5.1 o 7.1. Para cualquier trabajo en surround, ya tenemos patches directamente diseñados dentro de California Keys. Los electromecánicos y órganos no se quedan demasiado atrás en cuanto al nivel del acústico, aunque probablemente haya alguna librería específica mejor si sólo vamos a usar el Rhodes, o el Wurlitzer o un Hammond. Además, el Hammond no es un B3 clásico, sino un A100, con la diferencia en sonido entre ellos.

Pros

  • Completa colección “para teclistas”, con un buen acústico, buenos electromecánicos, un Hammond muy flexible y la ventaja de la inclusión del Farfisa y el Vox Continental.
  • El piano está muestreado en profundidad, y desde su misma incepción está pensado para usar en formatos surround, con patches de Kontakt específicamente diseñados para ello.
  • El Hammond, aunque es un A100 y no el más tradicional B3, tiene unas posibilidades de manipulación bastante avanzadas, incluyendo el poco habitual control sobre la distancia y la aceleración del Leslie.

Contras

  • La interfaz tiene un diseño bastante pasado de moda, aunque incluye lo esencial para poder manipular los instrumentos e incluye snapshots, sin embargo, alguna posibilidad como el purgado de micrófonos para reducir el consumo de RAM podría haberse implementado mejor.
  • Los electromecánicos y órganos suenan muy bien, pero en algunos casos faltan detalles que sí tienen librerías dedicadas: el key click del Hammond, el control del pickup o el ataque de la púa en el Rhodes o el Wurli…
  • Para el piano acústico, eso sí que sí, es imprescindible añadir la funcionalidad de medio pedal. Imprescindible.

Detalles y requisitos

Librería para Kontakt Player versión 5.5 o superior, con soporte e integración con el sistema NKS de Native Instruments. 40 GB de contenido de muestras en 24b/44K, repartidos entre siete instrumentos vintage (Fazioli F308, Rhodes, Wurlitzer, Clavinet, Hammond A100, Farfisa y Vox Continental). El piano acústico ha sido grabado con técnicas de surround e incluye numerosos presets para utilizar en mezclas 5.1 y 7.1.

La librería está disponible para por un precio de oferta (en el momento de escribir esta review) de 199$.

Más información y vídeos en www.quparts.com

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar