Informática musical

Walker 1955 Steinway, redefiniendo el deep sampling de un piano

Casualidades de la vida, volvemos a la carga tras la última review con un piano más, en este caso uno muy especial por el desarrollador que lo ha lanzado y por el nivel de detalle y control que ofrece: Walker 1955 Steinway, de Embertone. Comentábamos en la anterior revisión “pianística” que los pianos virtuales ofrecen todo tipo de fabricantes, pianos históricos, pianos con un timbre específico… El piano Walker se enmarca también dentro de esta nueva tendencia, ya que, aunque es un piano Steinway (el fabricante más muestreado junto a Yamaha), es un instrumento especial, con mucha historia detrás y con una provecta edad: nada menos que 60 años.

Embertone se ha caracterizado en sus instrumentos por llevar el nivel de detalle, personalización y “tocabilidad” de sus instrumentos muy lejos, a un precio asequible, como vimos en la anterior review del violín de Joshua Bell. El Walker 1955 no es diferente, dado que ofrece la personalización de todos sus parámetros, una barbaridad de detalle que veremos un poco más adelante, y un sistema de precios para adquirir el instrumento muy novedoso.

¿Qué es el Walker 1955 Steinway?

El Walker 1955 es un Steinway modelo D, el piano de concierto por antonomasia, pero es un Steinway D muy particular, ya que fue utilizado en los estudios Zenph con el sistema exclusivo de transmisión de datos digitales al piano de concierto. Estos estudios de grabación y su fundador, el ingeniero de software John Q. Walker, que da nombre al piano, iniciaron un proyecto de recuperación de datos de grabaciones originales con la ayuda de ingenieros de Sony. Estos datos de las grabaciones los convertían en datos de interpretación que este piano podía reproducir en tiempo real, al estilo del sistema Disklavier de Yamaha. Dentro de ese proyecto se recuperaron datos de grabaciones originales de Art Tatum, Glenn Gould o el mismísimo Rachmaninov. Aunque este proyecto del fundador de Zenph tuvo entusiastas y detractores y posteriormente quedó en un relativo olvido, el sistema digital del Steinway creado por John Walker lo ha aprovechado muy bien Embertone, que ha convertido este piano en una bestia para Kontakt Player 5.7, con 36 capas de velocidad para todas las articulaciones, liberaciones de notas adaptativas que se ajustan a la intensidad y duración de las notas que toquemos como un piano real, con muestras staccato específicas y grabado con varias posiciones de micrófono diferentes, entre otras especificaciones.

Descarga, instalación e interfaz

La librería está disponible como descarga directa desde Embertone, y se realiza a través de la aplicación Continuata. Importante detalle, Continuata ofrece ahora la posibilidad de descargar e instalar simultáneamente, pero este sistema da error en mitad de la descarga, por lo que antes de iniciarla hay que seleccionar la opción de “solo descarga” y una vez que tengamos todos los archivos comprimidos, descomprimirlos nosotros mismos. Como el 1955 Walker es un instrumento para Kontakt Player, podemos añadirlo a la pestaña libraries de Kontakt.

Una de las novedades de este instrumento es que cada posición de micrófono es un patch de kontakt diferente, porque la cantidad de muestras utilizadas en cada posición ya ocupa el máximo disponible de un NKI. Si adquirimos la versión completa del instrumento, las diferentes posiciones de micrófono se gestionan a través de un multi, de modo que los parámetros globales del multi modifican los parámetros individuales de cada NKI.

La interfaz es sencilla, con cuatro pestañas diferentes que gestionan el modo de interpretación, el color, la respuesta del instrumento y los detalles para la gestión de controladores y purgado de muestras, respectivamente. Un detalle de la interfaz que me ha encantado es que en la pestaña principal aparecen los macillos del piano en la parte inferior, como si uno estuviera delante de ellos, pero lo mejor no es eso, sino que ¡dichos macillos están animados y al tocar se mueven igual que ocurriría en un piano de verdad! Esto es un detallito sin importancia, pero muy agradable y curioso.

Interfaz del piano virtual Walker 1955 Steinway
Interfaz del piano virtual Walker 1955 Steinway
www.embertone.com

Walker 1955 en uso

Hay dos cosas fundamentales en este nuevo instrumento de Embertone: la cantidad de muestras usadas en todos los sentidos y el sonido específico y propio de este piano con las técnicas de grabación que han usado. Para que os hagáis una primera idea, ha aprovechado un tema que tenía de hace un tiempo, y lo he rehecho utilizando el 1955 Walker Steinway, aprovechando su enorme rango dinámico:

Para escribir esta review, he utilizado el instrumento básico, que sólo incluye una posición de micrófono básica, un par de AKG C414 XLS colocados a poca distancia de la tapa del piano y en posición clásica ORTF para capturar parte del sonido mecánico del instrumento junto con una buena representación del espacio de grabación. El sonido que producen estos micrófonos es cálido, con mucha personalidad y nada árido o estéril, cosa que añade a la experiencia de tocar el instrumento. Unos graves potentes y unos agudos cristalinos es poco decir, y especialmente está conseguidísimo el sonido y la respuesta de las octavas centrales del piano, donde se tocan el 80% de las notas. Las octavas centrales tienen el equilibrio perfecto entre calidez y sonoridad. En suma, el piano que se ha utilizado para crear este instrumento es un piano de categoría, con solera y con personalidad. No ha sido una decisión arbitraria, y pone de manifiesto que escoger bien el instrumento a muestrear sigue siendo importantísimo, el paso número uno para crear un buen instrumento virtual.

Por el lado de las especificaciones técnicas, el instrumento es una barbaridad. En un resumen rápido: 36 capas dinámicas para cada nota y cada articulación del instrumento (normal con y sin pedal, una corda con y sin pedal), liberaciones de nota adaptativas, que dependiendo de la velocidad y la duración con que interpretemos una nota nos ofrece un release diferente, igual que un piano real, y un juego completo de muestras stacatto, también con 36 capas dinámicas y 2 repeticiones para cada velocidad... Una auténtica barbaridad que en este caso no está reñida con la tocabilidad. Para que os hagáis una idea, cada posición de micro ocupa unos 30 GB, más de 12.000 samples para las articulaciones básicas y otros 10.000 más para los release samples y las muestras stacatto. Lo dicho, una barbaridad.

Además, en este instrumento puede ajustarse cada parámetro. En la pestaña Performance podemos activar o desactivar los samples una corda o stacatto – que además están controlados por un CC para activarlos directamente desde el secuenciador sin tocar la interfaz, así como activar los round robins. Además, en esta pestaña podemos elegir el número de capas dinámicas que utiliza el instrumento, desde 6 hasta 36, para aligerarlo en caso de utilizar un sistema con menos recursos. En caso de que las 36 capas supongan una carga excesiva para tocar en tiempo real, podemos reducir las capas con la consiguiente descarga en RAM, y activar de nuevo las 36 para hacer el render a audio, por ejemplo.

La pestaña Color nos sirve para ajustar el sonido del instrumento, desde modificar  su amplitud estéreo a intercambiarla (para dar la sensación de estar frente al piano o en la audiencia) o añadir algo de saturación, un compresor perfecto para tocar pop o rock u oscurecer su tono con el interruptor "Tone". Además, tenemos un EQ sencillo de tres bandas para ajustes más finos y el control de la reverb integrada en el instrumento, tanto en tipo como en cantidad del efecto.

Pestaña Color del Walker 1955 Steinway
Pestaña Color del Walker 1955 Steinway
www.embertone.com

La pestaña Response es algo más compleja, aunque tan intuitiva como las demás. Aquí podemos ajustar, obviamente, la respuesta del instrumento, modificando la curva de velocidad para adaptarla a nuestro teclado controlador, pero también ajustando la curva de volumen real, de modo que el mínimo de velocidad puede o no coincidir con el mínimo de volumen real. También podemos ajustar el inicio de los samples para hacer el sonido más afilado, aumentar el sonido mecánico del pedal y el volumen de los releases. Dos cuestiones acerca de estos dos últimos controles, por un lado, el ruido del pedal es sensible a la velocidad, de modo que si pisamos o levantamos el pedal rápidamente el ruido será mayor, mientras que si lo hacemos con suavidad, el ruido será casi inaudible. Los pianos acústicos también funcionan así a este respecto. El volumen de las muestras de liberación nos permite darle un poco más de inmediatez al sonido, “falsificando” un poco la sensación de cercanía de los micros. Tanto el ruido de pedal como el tipo y sonido del release le dan un gran realismo a la respuesta y el sonido del Walker 1955 Steinway.

Por último, la pestaña Detalles nos permite purgar cualquiera de las articulaciones, eliminando de la ram las muestras stacatto o una corda si no las vamos a necesitar, y definir que controlador MIDI CC controla cada uno de ellos. Es importante precisar que las muestras staccato no son las que utiliza el piano de forma automática, el stacatto “normal” se produce como en el resto de los pianos, ajustando mediante un script la duración y el release de las notas (y funciona de maravilla, la verdad). Las muestras staccato son un "bonus" añadido a este piano virtual, especificamente diseñadas para piezas o temas en las que necesitemos fundamentalmente esta articulación de forma realista, porque el sonido de muestras grabadas ex profeso es diferente, tanto en el ataque como en el sonido mecánico levemente perceptible. Basta con activarlas con el CC11 que tienen asignadas por defecto para escuchar claramente esto que digo.

A todo lo anterior, tenemos que incluir que estos controles son homogéneos para cada posición de micro, así que el número de ajustes totales es enorme. Podríamos ecualizar más grave los micros close y sin reverb, darle una reverb larga a los micros Room, y activar la saturación de los micros close para crear nuestro sonido de piano personal. No quiero dejar de mencionar lo maravillosamente que suenan las muestras una corda, perfectas para conseguir un sonido cinematográfico más íntimo, pero también para interpretar piezas donde el pedal una corda es fundamental. En este piano virtual, la una corda suena con su timbre particular pero sin resultar apagado o borroso, como pasa a veces. En este último tema, he aprovechado una pieza clásica para usar el pedal una corda todo el inicio y que se vea la diferencia de timbre cuando pasamos del una corda al "normal". Debo decir que esta pieza no necesita el pedal una corda tal y como la escribió el compositor, así que aquí me he permitido una licencia:

También añaden al realismo la función de re-pedal, que permite “cazar” notas pisando el pedal justo a continuación de soltar la nota, una simulación del pedal sostenuto por si tenéis que tocar a Percy Granger o Debussy. Los ajustes iniciales que recomiendo cambiar en el instrumento que se carga por defecto a fecha de esta review son: activar los round robins, desactivar los staccato, comprobar que las curvas de velocidad y volumen están en una rampa constante de 45º, y ¡tocar sin parar!

Las únicas dos omisiones del instrumento -parece ser que temporales – son, por un lado, la posibilidad de modificar la cantidad de resonancia simpática y, una vez más como en el caso de otros pianos virtuales, el medio pedal, que es imprescindible para tocar cualquier tema más o menos serio a piano solo, sea jazz o clásica. Los dos aspectos y algún otro más de menor importancia los está trabajando Embertone para poder añadir estas funcionalidades en una futura actualziación del instrumento.

En resumen

Walker 1955 Steinway es una librería de piano que pretende ser el piano tope de gama de Embertone, y para ello no han escatimado en la profundidad de muestreo y el cuidado de los detalles, al estilo de este desarrollador. El sonido del piano es tremendo, con la calidez en los graves y al tocar pp de un Steinway D bien conservado y asentado, y con la brillantez que debe tener al tocar el registro agudo o en ff. Las 36 capas dinámicas tanto con pedal como sin pedal aseguran que cada pequeña variación tímbrica del instrumento queda reflejada a la hora de tocarlo, y tenemos a nuestra disposición la posibilidad de modificar casi todo para que el piano suene y se sienta a nuestro gusto. Me parece que el Walker 1955 se va a hacer un hueco rápidamente entre las librerías de piano que no pueden faltar en nuestro arsenal. Al tiempo…

Pros

  • Un sonido de Steinway D espectacular, íntimo y cálido pero atronador cuando es necesario. No es un sonido estéril, sino lleno de carácter.
  • Casi que este piano da un nuevo significado a la frase “muestreado en profundidad”, con 36 capas dinámicas en todas sus articulaciones y el muestreo de todas las diferentes liberaciones de tecla.
  • Las opciones de compra son muy novedosas, como veremos abajo, de modo que es posible tener una muestra light de este piano a muy bajo precio o el piano básico a precio muy competitivo e ir añadiendo las posiciones de micro que necesitemos.

Contras

  • El peso del instrumento, en caso de que queramos hacernos con él al completo, es algo a tener en cuenta. Si adquirimos todas las posiciones de micro, nos vamos los 180 GB, y cada una de ellas tiene en torno a 30 GB. Haciendo la suma sencilla nos damos cuenta de que solo tres posiciones de micrófono, que es lo habitual en otros instrumentos, ocupan 90 GB de disco.
  • Por el momento, falta la posibilidad de controlar la resonancia simpática y sobre todo, el medio pedal, aunque Embertone está trabajando para incluir estas funciones con un update.
  • De momento no hay posibilidad de hacer un upgrade desde la versión lite a la versión completa, cosa que sería de agradecer para que cualquiera pudiera probar de forma más sencilla el piano y pasar a la versión completa cuando lo necesite. Embertone nos confirma que va a poner en marcha un plan de upgrade desde la versión lite muy próximamente.

Detalles y requisitos

Librería para Kontakt Player versión 5.7 o superior, con soporte e integración con el sistema NKS de Native Instruments. La división del instrumento es peculiar, ya que disponemos de una versión lite, una versión básica, y la versión completa. La versión lite es una muestra del instrumento, con “sólo” 12 capas de velocidad, sin muestras una corda y sin posibilidad de añadir más posiciones de micro, para un total de 12 GB por un precio oficial de 39$.

La versión "básica", que es la que he usado para realizar esta review, sólo consta de la posición de micro principal comentada, algo más de 30 GB, las 36 capas dinámicas y todos los demás detalles, por un precio oficial de 99$. Desde la versión básica podemos ir añadiendo al gusto las diferentes posiciones de micrófono extras a un precio de 15$ cada una. Si estamos seguros de que lo queremos todo, la versión "completa" contiene todas las posiciones de micro, en total 6 posiciones diferentes, para un total de aproximadamente 180 GB de peso, por un precio oficial de 175$. Es decir, podríamos hacernos con las 3 posiciones de micro que más necesitemos (por ejemplo, la Básica, la Close y la Room) por 129$, comprando el Walker 1955 "básico" y añadiendo las dos posiciones que deseamos por otros 30$.

Esta aproximación modular me parece una idea fantástica que deberían adoptar otros desarrolladores, porque bien por espacio de disco duro, bien porque hay posiciones de micrófono que no necesitamos de forma inmediata, podemos ahorrar espacio y dinero conforme a nuestras necesidades y limitaciones. Una gran idea desde Carolina del Norte por parte de la gente de Embertone.

Más información y vídeos en www.embertone.com

¿Te gustó este artículo?
6
Comentarios

Regístrate o para poder comentar