El miedo escénico y las audiciones escolares

Por estas fechas, en las escuelas de música y conservatorios, los alumnos comienzan a preparar su audición de final de curso.

Estas actuaciones pretenden varios objetivos pero el más importante es la formación práctica del alumno. Esto es algo así como el que hace prácticas en otro tipo de carreras y estudios. Para afrontar un concierto en el futuro no sólo nos servirá con todas las horas de ensayo, también con nuestra experiencia en el escenario y nuestro control de la situación.

Siempre he tenido esto en cuenta pero comencé a darle la importancia que realmente tenía cuando hace unos años uno de mis alumnos se “escapó” corriendo (literalmente) segundos antes de tocar, siendo además uno de los mejores músicos de su nivel aquel curso.

Las audiciones escolares lo tienen todo a favor para que alumno las “use” como aprendizaje (y si en alguna escuela no es así, debería serlo). Esto es algo que a veces no se tiene en cuenta y muchos estudiantes, sobre todo a los que se les transforma esto en un mal trago, lo plantean más como una obligación (cierto que también en muchos casos lo es) y en el mejor de los casos como un reto para sí mismos.

En realidad esto debe de afrontarse como una clase más. En ella el alumno debe observarse antes, durante y después de la audición para aprender y conocerse a sí mismo. Ser espectador de sus emociones, nervios, miedos, etc para tenerlos identificados y así poder ir poco a poco controlándonos hasta que desaparezcan o se atenúen lo suficiente, algo que ya simplemente al ir acumulando actuaciones y experiencias se va ir consiguiendo.

Pero sobre todo llevar a la práctica la técnica más importante a la hora de interpretar música en público: la concentración. Hacia ella deben de ir todos los esfuerzos y ejercicios que se realicen para convertir el miedo a actuar en la mejor interpretación que pueda dar de sí el alumno.

Un músico que toca en público debe lograr realizar sus mejores interpretaciones precisamente cuando actúa. Los atletas baten sus mejores marcas personales en las competiciones importantes ya que la emoción y tensión de estos eventos la transforman en energía. Ese es nuestro reto.

Para algunos alumnos que se ponen muy nerviosos (recuerdo como un alumno y amigo se equivocaba al tocar la guitarra de tanto que esta se movía al temblarle la pierna sobre la que la apoyaba) hacer técnicas de relajación puede ser útil pero es algo que yo no suelo recomendar salvo en casos exageradamente extremos (que los hay). Demasiada relajación puede “adormecernos” y alejarnos del objetivo principal que, como apuntaba, es la concentración.

Siempre dedico al menos una clase monográfica dedicada a este tema que pretende transformar toda la tensión, nervios, miedo, etc, que en definitiva es mucha energía, en concentración y emoción positiva.

En la mayoría de los casos el “rollo” está en lo que se nos pasa por la cabeza antes de actuar: “me voy a equivocar”, “se van a reír” (sí, muchos pensáis eso), “me quedaré en blanco” y una larga serie de pensamientos muy “constructivos” que poco ayudan a que la pieza que toquemos (sea de otro autor o nuestra) suene al nivel de como somos realmente capaces de ejecutarla.

Por tanto, una de las cosas que trabajamos es la sustitución de esos pensamientos “chungos” por otros que intervengan activamente en una mejor interpretación.

Si te pido que no pienses en un enano cojo con chistera de color verde durante unos treinta segundos casi con toda seguridad que no harás otra cosa que pensar en él, aunque nunca te hubieras planteado hacer tal cosa. En cambio, si te pido a continuación que pienses en un elefante simpático de color azul dejarás de pensar en el enano. Quizá a nuestra mente le cueste mantener el pensamiento en el elefante y mire de vez en cuando hacia al enano. Precisamente en evitar eso consiste el ejercicio.

Cuando uno toca en público quizá no pueda eliminar los pensamientos negativos que le distraen, asustan y en definitiva lo desconcentran, pero sí puede cambiarlos por otros del tipo: “Aquí tengo que tocar de tal forma”, “tengo que mantener los dedos en esta posición”, “aquí tengo que transmitir esto...”, etc, etc...

Parece ser, (esto es muy interesante) que uno no puede eliminar un pensamiento (al parecer la cabeza no puede estar vacía) pero sí que puede sustituirlo por otro que le convenga más.

Esto en la práctica no se consigue de la noche a la mañana y por lo tanto es una de las cosas que debe trabajar el alumno y futuro intérprete. Resulta evidente que este control nos va a venir muy bien para muchas otras cosas en la vida por lo que vale realmente la pena trabajarlo.

Algo que ayuda mucho es la respiración, mantener una respiración por la nariz tranquila y tomar conciencia de ella cuando se alboroten nuestras neuronas nos ayudará a obtener una buena predisposición a dirigir nuestros pensamientos hacia donde más nos interese.

Personalmente miedo o pánico escénico creo que no he llegado a tener pero sí he llegado a pasarlo mal, por los nervios, antes de algunas audiciones de escuela cuando estudiaba. En aquella época le pregunté a mi profesor de guitarra, Jorge Orozco, que también impartía clases de miedo escénico, un consejo para superar ese miedo inevitable a la hora de actuar. Su respuesta fue que me imaginara ante un campo de melones y sandías. Por supuesto, no fue eso lo único (Orozco es uno de los mejores profesores que he tenido, no sólo de instrumento), pero comenzar por desdramatizar este tipo de “situaciones” puede ser un buen paso. Aunque este tipo de técnicas también tienen su riesgo. Creo que hay un capítulo de los Simpsons (yo no lo he visto pero me lo han contado) en el que a Homer le aconsejan relajarse antes de dar una conferencia imaginándose al público desnudo (una vieja técnica para humanizar al público y no verlo como una amenaza), pero él acaba imaginándose a sí mismo también desnudo y termina poniéndose mucho más nervioso.

Un gran músico, un gran guitarrista que conocí hace años, Zezo Ribeiro, me contó que cuando actuaba buscaba entre el público una chica que le gustara, a partir de ahí se imaginaba que estaban a solas los dos y realizaba todo el concierto sugestionado, pensando en que sólo tocaba para ella. Yo no sé cómo se sentiría esta chica con este hombre todo el rato mirándola (Zezo además gesticula mucho...) pero de esa manera, junto a su increíble técnica a la guitarra, él potenciaba todo el romanticismo del que van intensamente cargadas sus canciones.

A parte de los ejercicios que se pueden hacer y la búsqueda de la concentración, control de los pensamientos negativos, etc cada uno debe encontrar, si es necesario, las ideas que le ayuden a sacar lo mejor de sí mismo.

En Judo enseñan a aprovechar la energía del golpe del oponente en su contra. Nosotros debemos aprovechar la tensión, los nervios, miedo etc para darles la vuelta y que colaboren con nuestras manos o nuestra voz, pero sobre todo para que nuestra mente permita a nuestro corazón, alma, etc, (desde donde cada uno “saque” su música) dar su mejor concierto.

Juan Ramos

www.juanramos.es

www.musicalisis.com

Ilustracion de Santiago Ramos.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por dajrt el 04/06/2011
    Gracias Juan, como siempre, muy bueno!.
  • #2 por wallofpain el 04/06/2011
    "Un gran músico [...] me contó que cuando actuaba buscaba entre el público una chica que le gustara, a partir de ahí se imaginaba que estaban a solas los dos y realizaba todo el concierto sugestionado, pensando en que sólo tocaba para ella". Si yo hago eso me pongo a temblar como un flan, está claro que no a todos nos funciona lo mismo... A mí me funciona no mirar a nadie a lo largo de toda la actuación (y pensar de vez en cuando algún chiste de Eugenio para bajar la tensión) :-)
  • #3 por monex el 04/06/2011
    #2 Muy bueno jeje :D
  • #4 por Pablo Isidro el 04/06/2011
    Pues, esto es un golpe duro jaja. Yo dejé el conservatorio justo cuando estaba obligado a actuar para pasar de curso (En Tenerife en 2º de grado medio).

    La verdad es que antes de eso había realizado muchisimas actuaciones en una escuela de música, pero desde que pasé la prueba para entrar en el conservatorio, se apoderó de mi el miedo.

    Despues de eso toqué por mi cuenta y he actuado varias veces en algunos locales, y siempre con bastante miedo.

    Pero la verdad es que amo tanto la música y tocar para mí, que me duele pensar que tenga que afrontar algo así. Siempre que no sea mi profesión prefiero prescindir de público jaja.
    He ensayado muchísimo más desde que dejé el conservatorio.

    Pero es verdad, el miedo escénico es algo que hay que superar. Y más si es parte de tu trabajo.

    ¡Muy bueno el post! ¡Me apunto tus consejos! :-({|=
  • #5 por rebelionenlasondas el 05/06/2011
    gracias por el post!!

    La verdad esque en los conservatorios se pretende que uno, a base de acostumbrarse a hacer audiciones, le pierda ese miedo o respeto...pero pienso que es como tirarte a los leones y pensar que con el tiempo te convertirás en un aguerrido gladiador o gladiadora...

    a la fuerza, o nos convertimos en curtidos gladiadores o lo dejamos...o somos gladiadores caguetas durante todo el conservatorio sin llegar a superarlo...y pasándolo realmente mal...y tomando "la píldora del músico" antes de actuar.

    No estaría mal, ya que nos obligan a pasar por ello, que hubiera una asignatura que nos entrenara, que nos diera esos consejos, y que buscara el truco personalizado para revertir ese mal trago en una verdadera experiencia enriquecedora para cada alumn@. (Hay una optativa, pero se da en 5º curso o 6º!! cuando estás acabando...pasando de puntillas por la cuestión).

    También tienen derecho a estudiar música (una carrera bien dura, por cierto) aquellas personas tímidas que no deseen tocar nunca en público, o aquellas otras que no desean ser concertistas, pero sí compositores, profesores o profesoras de instituto o de análisis en un futuro...y en cambio todas ellas han de pasar por la experiencia de ser un frustrado Lang Lang al que le tiembla la pierna y le sudan las manos...jejej tienes que pasar por la sutil tortura de serntirte un zoquete cagueta inseguro...delante de la gente.
    Y lo mejor...jugarte tu nota en ello...

    porque el conservatorio no contempla otras opciones ni otros itinerarios alternativos, como hacen otras carreras...(algunos diréis...sí...en el superior...pero yo pienso...no es ya demasiado tarde, para el asunto que no ocupa?)

    el conservatorio es muy duuuuuuuuro...creo que es una carrera a la que tienes que acceder desde pequeño...para que no te plantees ciertas cosas, como estas...no las juzgues...
    el que entra ya de mayor, como es mi caso,(yo estuve de pequeña, desde los 5 años...pero salí huyendo entre otras cosas por los exámenes de tribunal y las audiciones) el que entra de mayor, como digo...esque no tiene dinero para pagarse una academia!! jajajajjj...o un profe particular...o necesita el título oficial...

    yo por mi parte, estaría encantada de estudiar como hizo Chano Dominguez, que nunca pisó un conservatorio...y le va tan bien...

    saludos!!

    la rebe
  • #6 por Tecladista el 05/06/2011
    Excelente tema! Felicidades!

    A mi me pasaba que en las audiciones escolares lograba controlar los nervios perfectamente, pero estaban ahí, el caso es que al terminar de tocar me ponía que me moría del susto, y las manos me temblaban, menos mal que ya había tocado... pero me ponía re mal, sin embargo hasta eso lograba disimular. Mi maestro de piano me enseñaba un poco sobre "actuación" pianística, eso de ser expresivo con las manos y el cuerpo, cosa que hoy en día es lo contrario, pero ese tipo de cosas sirven también para que haya comunicación entre el público y el artista, por lo que me preocupo mas si estoy actuando y no logro establecer esa comunicación, incluso con los demás músicos con quienes estoy tocando, sea rock, jazz, clásico.

    Si uno se concentra mas en la música, en comunicar y expresarse hay mas concentración y los nervios se olvidan. Como lograr esto? : estudiando el contexto de lo que se toca, así uno no estaría solamente "puyando" las teclas ó lo que sea... estaría transmitiendo sentimientos basados en el conocimiento de ese contexto del autor, historia, etc.

    He asistido a recitales ó conciertos donde el artista tiene tal dominio
    que uno como espectador se puede llegar a sentir "juzgado" por el artista, es impresionante hasta donde puede llegar la entereza y la fuerza del arte.
  • #7 por Soundscapes el 05/06/2011
    Uno de los grades fantasmas que tenemos todos.

    Por cierto, de Zezo Ribeiro me ha gustado mucho lo que he visto en You Tube. Pone el sentimiento por encima de la técnica, es de los mios, jeje.

    Saludos!
  • #8 por Monster el 05/06/2011
    Joer, cuánto se aprende por aquí, gracias.
  • #9 por Republican el 05/06/2011
    Muy interesante. Gracias
  • #10 por tinkle el 05/06/2011
    Fenomenal post.

    En realidad todo pasa por quitarle trascendencia y ser honesto consigo mismo. Si nosotros no nos reimos de los demás cuando se equivocan, no lo pasaríamos mal pensando en que se van a reir de nosotros. Hay que distinguir el plano profesional del aficionado. Los aficionados tenemos derecho a equivocarnos, no pasa nada la música está para disfrutarla y cada uno tiene que ser consciente de su nivel. El miedo escenico se puede llegar a dominar pero no es facil, depende de la personalidad de cada uno, y es un componente mas que distingue a los "buenos" de los "menos buenos". No solo hay que ser capaz de tocar bien, si no de tocar bien en el momento adecuado. Esto para un profesional es muy importante porque vive de ello. Para los aficionados no debe impedirnos tocar en público y disfrutar. Todo el mundo comete errores, y yo el que mas, y no pasa nada, ese debe ser el pensamiento positivo. Una forma de tocar en publico mas relajado es tocar siempre un repertorio un par de puntos por debajo de tu nivel, si vas justito con un tema, en publico te va a salir mal seguro.

    Saludos.
  • #11 por Jose Ramón el 05/06/2011
    Solo para abrir alguna línia de debate: no creeis que la mayoría de miedo escénico que sufren algunos músicos ( generalmente del mundo "clásico") viene de lejos? Creo sinceramente que uno de las grandes causas del TRAK o del pánico escénico viene de "como se conciben las audiciones en el mundo de los conservatorios".
    Creo que de alguna manera, los alumnos interiorizan desde muy pequeños que los van a juzgar, que todo tiene que ser "perfecto" porque la música clásica es "perfectamente lógica" y no que una audición es una fiesta, un momento en que una persona, orgullosa del trabajo que ha hecho, ofrece música a un público? Creo que con unas buenas dosis de motivación en este campo, se solucionarían muchos problemas de miedo a los escenarios.
    Lo que explico lo digo porque ahora mismo acabo de acabar los estudios superiores de pedagogía de la guitarra y durante estos cuatro años he ido a ver audiciones clásicas por un lado y audiciones de jazz y modernas (combos, solistas, etc...) y la diferencia en el ambiente es sustancial. Estas ultimas audiciones son distendidas, y la gente se mueve al ritmo del swing y aplauden cuando hay un solo. En una audición clásica, parece que un músico se encuentra solo porque "el protocolo" del evento no prevé que el público, por ejemplo aplauda después de una super-escala en un estudio de chopin. Esto lleva a hablar entre la brecha que se produce en algunos conciertos entre intérprete y público (cosa que no pasa en otras culturas...véase Gamelan)


    Nada, solo quería lanzar estas líneas de discusión que creo que nos pueden abrir horizontes...


    Un abrazo
  • #12 por Pablo Isidro el 05/06/2011
    #11 +1 Si la gente confía en ti desde el principio, como en un concierto en un local.

    Esos nervios son más fáciles de superar que en una audición en la que te están examinando
  • #13 por MoveYourBody el 05/06/2011
    Al fin y al cabo si te pones nervioso en un directo és porqué no estás seguro de ti mismo o no tienes claro lo que tienes que hacer ni como creo yo. Una vez superado esto el resto és pan comido, pensar que la gente capta lo que tú transmites, ya sea inseguridad, timidez,etç.

    Muy interesante artículo por el que todos hemos pasado como artistas de directo, #2 genial jajajaja. También está la técnica esa de pensar que todo el mundo esta desnudo..como bien comentas en el post (Simpsons) pero en mi caso eso no me funciona ya que me pongo más nervioso aún...main que rikas! jajaja.
    A mi los nervios me vienen 1 minuto antes de empezar y 1 minuto ya empezado, luego todo va solo, me mentalizo que estoy solo o con un grupo de amigos que les gusta lo que hago y ya solo con eso me relajo y me dejo llevár.
  • #14 por igny el 05/06/2011
    Hay que currarselo mucho. Gracias maestro.
  • #15 por yume el 05/06/2011
    Esta genial el artículo. Yo me pongo nerviosa antes de actuar, pero sólo dura los primeros minutos, luego ya sale todo solo.
    Creo que lo de los Simpsons te lo conté yo, me suena jajaja

    Nota mental: pensar en elefantes azules simpáticos ;)
  • #16 por Midnavi el 06/06/2011
    Digo lo mismo que Yume XD al principio es terribleeee, pero cuando ya te lanzaste, te relajas y comienzas a disfrutar lo que realmente te apasiona :)

    Les cuento mi historia, yo tengo un pánico escénico terrible. me fascina la música y el canto, pero no puedo hacerlo delante de la gente, porque me pongo mal... La semana pasada, decidida a romper el miedo, canté en un auditorio pero los nervios me jugaron tanto en contra, que sentí una presión en mi pecho que no me dejó cantar bien... el aire me duraba poco y mi colocación era pésima. Después de un rato me relajé y todo salió mucho mejor :) incluso saqué buenos aplausos.

    Por eso, la experiencia me dice que no importa tanto el cómo lo hagas, sino lo que transmitas... una persona insegura en un escenario transmite esa inseguridad a la gente, y por más bien que haga lo suyo, no llegará de la mejor forma al público, y mucho menos a sí mismo.
    En cambio una persona que está menos tensa, que disfruta la presentación, aunque tenga algunos errores (vamos, nadie es perfecto!) tendrá un mejor feeling con la gente y sobre todo, estará bien consigo y la próxima presentación la hará seguramente con más seguridad hasta que poco a poco, se perfeccione técnicamente y el miedo se vaya perdiendo.

    Gracias por el tema, realmente me sirven bastante sus comentarios y consejos.
  • #17 por El Cronista el 06/06/2011
    El artículo es fantástico, plagado de sabios consejos y experiencias. Estoy totalmente de acuerdo en su contenido. Pienso que la mejor manera de combatir a tus miedos es enfrentarte a ellos. No podemos dejar que un puñado de nervios impida salir toda la magia que atesoramos en nuestro interior.
    Muy bien, enhorabuena por tu artículo.
  • #18 por JFelipe el 07/06/2011
    A mí siempre me dan muchos nervios antes de comenzar pero cuando empiezo ya me digo a mí mismo "ya me tiré al algua, no puedo parar... hasta el final".

    Hay varias cosas que se pueden tener en cuenta:

    1. Practicar hasta que te sepas la canción con los ojos cerrados: Debo decir que la vez que más nervios tuve fue cuando no practiqué lo suficiente y estuve en todo el recital pensando "se me va a olvidar, la voy a cagar, no practiqué..."

    2. Estar tranquilo: Nadie te va a matar o golpear si te equivocas. A TODOS mis artistas favoritos los he visto equivocarse.

    3. Practicar con alguien viéndote: llama a tus amigos peludos, a tu tía, tu mamá, al vecino... a que te vean tocar. No es lo mismo que un público pero sí sirve, yo siempre lo hago.

    4. Toca lo más simple que puedas: usualmente el público no escucha todos los detalles de la canción, no te mates haciendo cosas que el público ni se va a dar cuenta. Personalmente yo como pianista, simplifico los bajos y me da igual proque nunca me han dicho nada. Eso sí, si es una audición o es el profesor de música revisando cómo tocas... toca completo jeje :D
  • #19 por dawson el 07/06/2011
    Claro, una audición donde estás tú solo y se te está examinando es diferente de un concierto en que tocas con más gente.

    A mi los nervios de tocar en público creo que se me pasaron, pero un poco por pasotismo, porque luego ves que la mayoría no se entera mucho de los errores (bueno, de los cantantes que olvidan la letra o desafinan sí) y luego por chulería, porque te das cuenta que los grupos que no miran a la cara al público o miran al suelo son un palo y no queda nada profesional.

    Personalmente, donde más nervios he pasado en la vida fue en examen práctico de conducir. Almenos las 3 primeras veces que lo hice :-D
  • #20 por darrell666 el 08/06/2011
    Yo siempre he disfrutado esa adrenalina pero al mismo tiempo algo tenso por la responsabilidad de no defraudar.
  • #21 por esevece el 08/06/2011
    Gracias por los consejos. Me son de mucha utilidad porque estoy comenzando una banda y soy quien canta, así que necesario éste tipo de consejos.
  • #22 por Victorvg el 13/06/2011
    hola a todos...

    Yo estudio en el conservatorio y la verdad siento mas nervios cuando practicamos en clases q a la hora de presentar la audición, pienso en lo q tengo q hacer para q salga bien teniendo en cuenta los errores cometidos en clases.

    Gracias x tus consejos...
  • #23 por Henry el 23/11/2011
    Confiar en ti mismo es la clave, tomártelo con tranquilidad y disfrutar de el momento también si eres cantante interactuar con el publico ayuda bastante.