hasta que punto influye la madera en una electrica?

  • 1
#1 por Alternativo22 el 04/12/2005
pues eso, que leyendo hilos me asalta la duda de hasta que punto puede afectar al sonido la madera de una guitarra eléctrica
Subir
#2 por danikdj el 04/12/2005
Pues hombre la madera en una eléctrica no es tan fundamental como en una española o una acústica, pero después de las pastillas es lo más importante para que el sonido sea agradable. Eso es lo que dicen muchos, y es lo que yo creo, aunque se han hecho por ahí pruebas en guitarramania.com en las que intentan diferenciar guitarras Fender Stratocaster de copias baratas y algunos no le encuentran diferencia al sonido.
Subir
#3 por Alternativo22 el 04/12/2005
Gracias por tu respuesta, yo esq no me termino de creer que la madera afecte al sonido de una eléctrica, en fin, a ver si hay alguna opinion mas...
Subir
#4 por solker el 04/12/2005
A ver, en princpio si que influye y te digo el porque ... Las pastillas recogen la vibracion de la cuerda, las cuerdas a su vez resuenan o vibran distinto, dependiendo del tipo de madera, por lo tanto suena diferente. Ahora bien, ¿suena igual una caoba de honduras, que una caoba de otro sitio? pues realmente no creo que haya mucha diferencia, algunos dicen que un matiz, que no se que, pero ahi yo creo que entramos en pijadas varias. Que del aliso a la caoba haya diferencia, pues vale, pero muchos afirman que entre distintos tipos de caoba suena diferente, y que incluso del mismo tronco, depende de donde sea el corte tb suena diferente, la verdad ... no lo se, no he podido probar una gran suma de guitarras en mi vida, pero realmente lo dudo bastante. Desde luego se a hablado mucho del tema, y se seguira hablando, yo desde luego no tengo el supuesto nivel para diferenciar estas cosas.

Y si a esto le sumamos que entre la guitarra y el ampli (o el ordenador) le metemos 15 pedales de efctos, emuladores, y un millon de historias, pues dudo mucho que se note, tanta diferencia, y mas si hablamos de una guitarra media de cierta calidad.

Con la guitarra directamente al ampli de valvulas si que hay diferencia, lo digo pq yo antes usaba un pod y ahora uso un mesa boogie, y cada guitarra que enchufo suena diferente, y cada tipo de pastilla tb. En el pod todas sonaban extremadente parecidas.

Yo creo que lo de las maderas es ma pijeria que otra cosa, queda mejor decir que tienes caoba de honduras y tapa de arce AAAAA, que ahi si que sabemos que contra mas AAAAes son por la estetica, ya que entre un arce A con uno AAAAA, en diferencias tonales no hay ninguna aportacion, pero es mas vistosa. Lo que si que es cierto, es que a ciertos niveles, la aportacion de un matiz pequeño, se traduce en montones de euros (si es que realmente hay ese matiz, que yo no lo tengo claro, desde luego)

Visita La construcción de mi estudio
LMDL en Facbook
Move-sound studio

Subir
1
#5 por Ludwig21 el 04/12/2005
De acuerdo con Solker
Subir
#6 por trovadorhelm el 04/12/2005
¿de qué tipo de guitarra eléctrica hablamos?. y ¿para qué tipo de música?.

Si hablamos de una guitarra para rock, no sólo no importa, sino que hay guitarras de otros materiales. Porque es un sonido diferente del acústico,es un instrumento diferente a la guitarra,como decirlo, a la guitarra-guitarra.Lo importante es un sonido puro que luego tratamos, como bien han dicho aquí, y lo importante son los efectos y la amplificación.

Si habláramos de jazz, sí es importante. La guitarra de caja entera es más parecida a la acústica, y la de media caja menos, pero aquí buscamos respetar el sonido de los armónicos naturales.



Si hablamos de folk-rock, buscamos un sonido más parecido también a las acústicas.

De hecho hay muchos grandes guitarristas que desean que su guitarra se aleje lo más posible de una guitarra acústica.Una fina lámina y marchando.La calidad está en los circuitos de las pastillas, y hombre, claro, una perfecta calibración y una buena comodidad para tocar.

Resumiendo, en el 90 por ciento de los casos , en la eléctrica carece de importancia.
Por éso , yo personalmente me río de los precios que pueden alcanzar unas guitarras Strato o Les Paul,.

En las de jazz es otra historia. Porque no deja de ser una acústica amplificada eléctricamente
Subir
1
#7 por Ludwig21 el 04/12/2005
Tambien de acuerdo con trovador
Subir
#8 por Alternativo22 el 04/12/2005
mmm, al final me vais a convencer, pero a medias. Lo q todavía no entiendo es q si una guitarra es de una madera o de otra ¿no afectará el pintarla a las supuestas propiedades de la madera? , muchas gracias por las respuestas
Subir
#9 por Messa_enginered el 04/12/2005
Hola, que tal.

En mi opinion, la madera es lo mas importante en una guitarra electrica, aunque parezca mentira. La madera influye en el sonido de estas directamente. Asi como si queremos un sonido brillante en medios y agudos debemos elegir una guitarra de madera de aliso (fender, Ibanez...) al ser una madera ligera y poco densa. Si lo que queremos es una guitarra muy grave, muy cañera para metal debemos inclinarnos por una madera de caoba que es muy compacta y muy pesada, y tiene mucho mas sustaine que una de aliso.

A parte del sonido que queramos, cuando compramos una guitarra, debemos fijarnos en la madera de esta, que no tenga nudos y que no tenga ninguna fisurita, ya que estos, hace bajar la calidad del sonido de manera considerable. Si no, ¿por que una gibson Lespaul Studio vale menos que una Standart o mas que una Epiphone, si ambas llevan el mismo hardware? Pues por que segun la calidad de la madera es mejor cuanto mas cuesta. Si teneis oprotunidad comprobarlo, Una Standart seguro que no tiene ningun nudo y en la madera no se ve sin dibujos raros en la beta de la madera, sin embargo en las Epiphone si. Ademas, ¿Por que no hay ninguna Studio sin colores que tapen el dibujo de la madera? A mi esto me da que pensar.

Bueno mi opinion es que cuando se compra una guitarra debemos fijarnos en la madera ya que las pastillas etc... se pueden cambiar y poner a tu gusto, sin embargo la madera no.
Subir
#10 por solker el 04/12/2005
Pues segun mucho, si que afecta la pintura, y el tipo de pintura :mrgreen:

Hay 2 tipos de acabdo en las guitarras (bueno 3) uno natural, con algun tipo de aceite o cera, otra con laca nitrocelulosica, y otras con creo que poliuretano ... muchos sostiene que este ultimo es como "plastificar" la guitarra y la madera no respira, y por lo tanto no envejece como debiera. Por eso las mas caras van en nitro, el problema de la nitro es que se deteriora ... se desconcha, se cuartea o se gasta mas facilmente, amen del cambio de tono, por envejecimiento, pero deja respirar y enevejecer a la madera de forma natural, y por ende, mas acentuado en acabados naturales. De ahi viene la admiracion par la guitarras vintage, ya que supuestamente la madera de estas guitarras tiene mas vibraciones encima ... La verdad que yo ne se que hay de cierto en todo esto, pero segun los expertos si que influye ...

Visita La construcción de mi estudio
LMDL en Facbook
Move-sound studio

Subir
#11 por espasonico el 05/12/2005
Es interesante probar las eléctricas sin enchufar. Te suele decir mucho del sonido base de la guitarra. Como han dicho antes por ahí, las pastillas las puedes cambiar y tampoco son muy caras, pero el cuerpo y mastil...

Salut!!
Subir
1
#12 por ganzua el 05/12/2005
Alguien escribió:
En mi opinion, la madera es lo mas importante en una guitarra electrica, aunque parezca mentira.


En mi opinion tambien. Existen muchos tratados sobre los distintos tipos de maderas para guitarras electricas y como afectan al sonido, aqui va uno corto;

La madera en la guitarra y el bajo: Tipos y tonos.

Cuerpos


Tilo Americano (Basswood)
La madera del tilo americano es blanda, aunque con un granulado bastante compacto. De todas las maderas que se suelen utilizar para la construcción de guitarras, es la que resulta relativamente más barata. Además, es un material muy fácil de lijar y de encolar, que no presenta grandes dificultades para las tareas de fresado y es muy agradecido con los acabados. No obstante, esa misma suavidad se traduce en la pérdida de los agudos más altos, que suenan un tanto mortecinos, anulando ese sonidito tan especial que normalmente se asocia a los trémolos más afilados. Lo mismo sucede con el rango de sonidos más graves. Es una madera ligera, aunque no debido a una gran porosidad, sino a que se trata de un material poco denso en sí. El tilo no tiene capacidad para hacer que resuenen los graves más bajos y orgánicos. Esa reducción en las frecuencias más extremas hace que los sonidos medios disfruten de una curva de respuesta hipotéticamente mayor. Es un material muy adecuado para conseguir el sonido de guitarra estándar, y muy recomendable para las guitarras solistas por la inmediatez y franqueza de un timbre que atenúa los matices complejos y los agudos en beneficio de un fuerte tono fundamental.

Notas de producción: Parece que algunas fábricas japonesas, como las de Ibanez, utilizan una variedad de tilo más oscura y uniforme, mientras que otras factorías asiáticas recurren a una madera de menos calidad, más áspera y de un tono amarillento. Esto es importante, porque parece que existe una notable diferencia tonal entre ambas: las maderas más oscuras ofrecen una mayor sonoridad, mientras que las más amarillentas tienden a manifestar las indeseables cualidades tonales del álamo. Los puentes fijos pueden contribuir a enfatizar un poco la reducida dinámica de las frecuencias extremas.

Aliso (Alder)
Esta madera, al igual que la del tilo, es ligere y de porosidad suave y compacta. No obstante, el tilo se caracteriza por un patrón granulado en forma de espiral con anillos y secciones más fuertes: imagínate una textura como la del tilo con toda su superficie aderezada con anillos de dureza superior. Esta peculiaridad incrementa la rigidez del material y enriquece la complejidad de los tonos, de modo que conserva una gran parte de los agudos que el tilo amortigua y ofrece un mayor margen de graves. Como el espectro de tonos es más amplio que el del tilo, los medios no resultan tan sonoros.

Notas de producción: No hay muchas diferencias de producción en lo que a fábricas se refiere.

Fresno de los Pantanos (Swamp Ash)
El fresno de los pantanos, que no debe confundirse nunca con el fresno duro del norte (northern “hard ash”), tiene unos poros grandes y abiertos que se alternan con capas duras y blandas en cada anillo del árbol. En resumidas cuentas, se trata de un esqueleto muy rígido con una superficie salpicada de poros abiertos, más blandos. Conserva su capacidad resonante a lo largo de todo el espectro de frecuencias, con agudos cristalinos, medios bien definidos y bajos vigorosos. En lo que se refiere a las frecuencias medias, esta madera suele desplegar un cierto rango de alteraciones aleatorias que varía entre el sonido de una guitarra y otra mucho más de lo que sucede con el tilo o el aliso: es mucho más probable encontrar diferencias entre el sonido de dos cuerpos de fresno que entre dos cuerpos de las maderas anteriormente mencionadas, que ofrecen un tono mucho más consistente. Las piezas de fresno más pesadas, o bien aquellas que proceden de las partes más altas del árbol, suelen ofrecer un sonido mucho más apagado y mortecino, ya que la madera es mucho más dura y con una densidad mucho más uniforme. Esto deriva en la pérdida de la dulzura propia de los poros abiertos, con lo que sólo queda el sonido comprimido de un material rígido y sin respuesta, carente de la brillantez y el sustain de las maderas más duras o de la franqueza de las más blandas.

Notas de producción: En el caso de las guitarras de serie producidas en Asia, siempre es conveniente comprobar el peso y, si el acabado lo permite, la porosidad del instrumento. El fresno que se emplea en las grandes factorías tiene un mayor porcentaje de piezas de poca calidad que el que puedan utilizar pequeños luthiers o fabricantes estadounidenses, que probablemente utilizarán madera americana.

Caoba (Mahogany)
La caoba, de grano abierto y poros amplios, ofrece un granulado y una densidad mucho más uniforme que el fresno. De hecho, su densidad es constante tanto en el interior de sus anillos como en el paso de uno a otro, de modo que su rigidez es inherente a su composición y no a la existencia de un “esqueleto” rodeado de secciones blandas. Esta misma cualidad contribuye a una cierta compresión de los tonos medios, lo que produce un sonido un tanto denso, con buenos bajos y medios-bajos. El hecho de que los medios no destaquen tanto a pesar de su buena respuesta a la dinámica hace de estas guitarras verdaderos “muros sonoros”. No es que carezcan de medios tonos, puesto que estos cuerpos resuenan perfectamente con esas frecuencias, sino que su respuesta no es tan buena como la del aliso o el fresno. No obstante, ofrecen un magnífico equilibrio entre fundamentales y matices, muy recomendable para solos en un registro más o menos alto. Las notas agudas son mucho más ricas y densas que las de las maderas antes mencionadas.

Notas de producción: Hay muchos tipos diferentes de caoba pero casi todos suenan más o menos igual, a excepción de algunas guitarras japonesas y americanas que parecen tener un brillo especial. Las piezas más bonitas tienen una cualidad iridiscente que suele ir acompañada de una especie de franjas anchas, de modo que da la impresión de que el cuerpo está formado por multitud de tiras de una pulgada. En los catálogos de fotos a menudo se observa que los endorser reciben una pieza más bonita que la de los instrumentos de serie.

Nogal (Walnut)
El nogal es una madera oscura, con un granulado parecido al del fresno pero con una densidad uniforme, como la caoba. Sin embargo es más dura y más densa que ésta, de modo que su tono es más brillante. Los granos abiertos la proporcionan un rango de medios muy complejo, que a unas frecuencias parece comprimido y a otras dinámico. Su respuesta ante los ritmos es más bien nasal, mientras que en los solos las notas vuelan. El nogal tiene un montón de ventajas sobre las demás maderas habituales para la construcción de guitarras: tiene un ataque mordiente y unos bajos tan sólidos como el fresno, unos agudos tan suaves como los de la caoba y unos medios tan bien definidos como los del aliso. Sus principales inconvenientes son que es mucho más pesada y tiene un sonido bastante “terco”, de modo que no responde bien ante cualquier cambio de pastillas y éstas tendrán que ser cuidadosamente elegidas para que se adapten bien a la guitarra. Los cuerpos de nogal imponen la rúbrica tonal del instrumento mucho más que cualquier otra madera. Además, las piezas más pesadas amortiguan los medios y producen un sonido demasiado nasal y apagado, por lo que es necesario asegurarse de que sean ligeras y tengan un grano bastante amplio para conseguir que las principales frecuencias de la guitarra resuenen bien.

Notas de producción: De nuevo habrá que tener cuidado con los cuerpos muy pesados. El exceso de peso no aportará nada bueno al instrumento excepto, quizás, algo más de sustain (pero no olvides que esa ya es, de por sí, una cualidad muy abundante del nogal).

Koa (Koa)
La madera de Koa es un poco más aceitosa que la caoba o el nogal, y dada su composición, es más densa que aquella y no tan brillante como éste. Se trata de una madera oleosa, como el palo de rosa, lo que hace que algunos agudos no resulten tan brillantes en el ataque. No obstante, su composición los compensa un poco. Para que te hagas una idea, los agudos están presentes, pero suenan como si estuvieran comprimidos: no van a salir como para reventar una copa de cristal, pero van a tener una naturaleza en cierto modo omnipresente, y siempre en el rango de los medios más altos que en el de los agudos. Si buscas algo más fundamental te dará un sonido muy musical, pero si tocas blues machacón la encontrarás poco expresiva.

Notas de producción: La madera de koa es muy rara y muy cara, y sus precios tienen la mala costumbre de fluctuar muchísimo. Suele tratarse de una mejora muy cara. La koa ornamental es muy cara, más rara todavía, y sólo se utiliza para las tapas.

Korina (Korina)
De alguna manera, la madera de korina es una especie de “super-caoba” o “caoba deluxe”, ya que su granulado es muy similar al de aquella, al igual que su sonido. También se dice que tiene un rango de medios mucho más dulce y que su respuesta es mucho mejor. Aunque el grano es muy parecido, el material en sí es ligeramente menos denso, por lo que si un cuerpo de korina pesa más que uno de caoba del mismo tamaño, es más probable que la diferencia se deba a un mayor contenido de humedad que a una mayor densidad.

Notas de producción: Esta madera se utiliza muy poco, y es mucho más rara y cara que cualquier variedad de caoba de vivero. Los precios de las guitarras de korina suelen reflejar esta diferencia, junto con algún que otro plus.



Arce Blando (Soft Maple)

De uso muy extendido en Corea, no es tan duro como el arce duro (valga la redundancia). Es bastante pesado, con unos tonos medios-altos muy brillantes y unos bajos algo grises. Los agudos mordientes no aparecen por ningún sitio, porque sus poros son tan compactos que las notas altas se comprimen. No obstante, si se utilizan unas pastillas adecuadas, de esta madera pueden extraerse algunas buenas cualidades, como un cálido y descarado rango de tonos medios ideal para los bridges o un sonido rítmico pulcro y seco.

Notas de producción: A las fábricas coreanas les encanta esta madera, ya que, por algún motivo, les resulta barata y de fácil acceso. Resulta un poquito más dura para la fresadora que el tilo, pero parece que por aquellas tierras no les preocupa demasiado que los agujeros queden más o menos limpios, y da la impresión que no les compensa afilar o reemplazar los cabezales un poco más a menudo.



Arce Duro (Hard Maple)

Esta madera chilla. Es muy alta, y tiene un rango de medios-altos muy fuerte, unos agudos brillantes y unos bajos sólidos, si bien algo escasos. No obstante, cualquier pastilla que produzca buenos bajos podrá arrancárselos a un cuerpo de arce duro, aunque éstos serán muy compactos y no se llevarán bien con un cabezal grave.

Notas de producción: Esta madera es muy pesada y resulta muy dura para las herramientas, por lo que las fábricas apenas la utilizan. Es muy recomendable para las guitarras de cuerpo delgado.



Picea (Spruce)

La picea es muy suave al tacto, y resulta extremadamente rígida debido a su densidad global. Al igual que el aliso, se trata de una madera con un esqueleto duro rodeado de carne blanda. Así pues, en forma de cuerpo sólido produce una gran resonancia, con un rango de medios muy amplio a la vez que conserva las altas frecuencias en el ataque y un buen registro de bajos. A causa de su baja densidad, el sonido no resulta menos rico en medios que el del tilo, sino todo lo contrario: su riqueza y dinamismo se suma a la claridad de sus tonos agudos y graves. Los cuerpos de esta madera son, probablemente, los que aceptan el mayor rango de frecuencias.

Notas de producción: Se usa muy poco, porque al tratarse de un material tan blando normalmente necesita un acabado muy pesado o un “armazón” compuesto como el de las Parker. No obstante, estas guitarras no son el mejor ejemplo del sonido de la picea, ya que en su construcción se utilizan muchas técnicas exclusivas y materiales sintéticos. Funcionaría muy bien con un revestimiento o una tapa, y sería muy útil para contrarrestar el sonido comprimido que ofrecen las construcciones con el mástil a través del cuerpo (neck-through).



Lacewood Australiano (Lacewood)

La madera de lacewood destaca por ofrecer varias densidades a la vez: el esqueleto, de un color parecido al del ron, es duro como la koa o el nogal, mientras que el interior carnoso, de un tono gris tostado, se parece más al aliso. Esta dualidad contribuirá a aumentar algunas notas y a difuminar otras. Su sonido es más brillante que el del aliso, y más rico y más sólido que el del arce.

Notas de producción: Es una madera que puede resultar bastante complicada en lo que se refiere a los acabados, ya que no todas sus secciones los absorben de la misma manera. Los acabados oleosos o muy pulidos suelen ir mejor que los lacados más suaves de nitro-celulosa o acrílico. De hecho estos acabados terminan “hundiéndose” con el tiempo, dejando a la vista parte del granulado. (Explicación adicional: los lacados suaves, como la nitrocelulosa, nunca terminan de cuajar, de modo que mucho después de haber terminado la construcción del la guitarra, las lacas continúan con su proceso de secado. Con las maderas duras, como el arce, el resultado de este proceso es apenas perceptible, ya que la madera de debajo es muy suave y consistente. El lacewood, sin embargo, está compuesto de dos secciones bien distintas, y las partes más claras son también mucho más blandas. De este modo, con un lacado estándar esas partes más blandas absorberán más el acabado, de modo que ese “hundiéndose” de más arriba es literal: el acabado se hunde entre el grano, con lo que ese acabado bruñido que tanto costó conseguir termina perdiéndose, pues el brillo del lacado se verá empañado por zonas claramente perceptibles en las que el color y la textura del acabado cambian junto con los del grano, y es que, sencillamente, las secciones más blandas “se lo chupan”. Esto también sucede con otras maderas, como la caoba, pero el resultado es mucho más natural, puesto que el granulado es más uniforme. Creo que en el caso del lacewood merecía la pena mencionarlo porque puede llegar a resultar muy frustrante para un constructor novato invertir un montón de tiempo en el proyecto sólo para ver cómo el aspecto de su guitarra empeora poco a poco con el tiempo. Es por esto que yo recomiendo utilizar acabados pulidos o al aceite con esta madera).

Notas adicionales: Este material resulta muy adecuado para conseguir una mayor respuesta de graves, ya que su doble densidad proporciona un buen esqueleto que permite conseguir unos bajos compactos. Además, la calidez de las secciones más blandas hace que la relación inversa con las cuerdas más agudas no sea tan grande.


Tapas

Las tapas crean una circunstancia sonora en la que el ataque de las notas corresponde al de la madera frontal mientras que la resonancia y la decadencia corresponden a las de la madera trasera. El grosor y el corte de la tapa serán los que determinen en efecto de ésta sobre el sonido. Las piezas encoladas resultan siempre más rígidas que las piezas únicas, por lo que, generalmente, aumenta el sustain.



Tapa de Arce sobre cuerpo de Tilo

Dada su cualidad inherente para reducir las frecuencias altas, la madera de tilo resulta ideal para depurar el ataque y equilibrar los agudos del arce. Los graves se reducirán algo más, pero el resultado global será que la unión ambas piezas conseguirá cubrir un rango de frecuencias más amplio del que alcanzaban por separado. La dinámica no sufre ninguna reducción drástica a excepción del registro más alto, que es menos manifiesto que en los cuerpos puros de tilo. Así pues, la mejora radica en que la respuesta a los tonos altos está un poco más comprimida y no es tan crujiente y sensible como, por ejemplo, en el fresno de los pantanos.



Tapa de Arce sobre cuerpo de Caoba

Este es el prototipo de la construcción vintage. El arce le añade un punto crujiente a la caoba, que, por su parte, sigue conservando todo su juego de graves y medios-graves. Además, el arce difumina algunos de los medios más altos, no porque tenga alguna carencia en estas áreas, sino porque su tratamiento de las frecuencias medias-altas es totalmente distinto al de la caoba y se da una especie de conflicto entre las dos maderas que desemboca en la desaparición de algunas de esas frecuencias medias-altas. Esto explica en parte esa “suavidad” de sonido asociada a las guitarras Les Paul y PRS.



Tapa de Arce sobre cuerpo de Aliso

Confiere al aliso un tono cercano al del fresno de los pantanos, aunque sin la misma dinámica. La amplia resonancia del aliso se enriquece con el ataque más incisivo y la brillantez del arce de la parte trasera, consiguiendo un efecto similar al del tilo. Además, los medios altos del arce sobreviven a la combinación de maderas, ya que el aliso no anula ese rango de frecuencias.



Tapa de Arce sobre cuerpo de Fresno

Es un buen complemento para el fresno, aunque reduce un poco su amplia y rica dinámica. Atenúa el extenso rango de medios, aunque no llega a anular ninguna sección. Son dos maderas que funcionan muy bien juntas, y su combinación aporta al sonido global ese “aullido” comprimido propio de rock y country a costa de los complejos graves y medios-graves del fresno.



Tapas de Palo de Rosa (Rosewood)

Las tapas de palo de rosa añaden algo de sustain al conjunto gracias tanto a su densidad como al laminado. Su cualidad oleosa servirá para suavizar los ataques y las frecuencias agudas más altas. De este modo, el palo de rosa sobre la caoba dará un sonido muy suave, mientras que su combinación con el fresno conservará una buena parte de la resonancia de frecuencias medias. Utilizadas sobre el aliso o el tilo, estas tapas aumentarán notablemente el sustain sin apenas ningún efecto negativo aparte de la disminución de los tonos medios-altos, que, por otra parte, no deja de resultar redundante.



Tapas de Koa

Las tapas de koa natural o koa ornamental aportarán un sonido similar al de las tapas de arce, con la diferencia de que, por ejemplo en el caso de la caoba, no contrarrestará tanto el rango de medios-altos. Aunque la resonancia de estos tonos es mayor en el arce, una tapa de koa sobre un cuerpo de caoba tendría un menor efecto de anulación y compresión sobre esas frecuencias.



Tapas de Nogal

Como las de koa, las tapas de nogal tienen menos frecuencias altas que las de arce, pero combinadas con cuerpos de caoba reducen la anulación y la compresión.



Tapas de Lacewood Australiano

La madera de lacewood australiano tiene un esqueleto duro tipo “queso de gruyere” con los agujeros llenos de material blando. Debido a esta combinación de secciones blandas y duras, lo más probable es que la tapa adopte el tono general del cuerpo, y sólo las piezas más gruesas aportarán su rúbrica tonal al cuerpo. El resultado es parecido al que se obtendría al llenar una tapa de koa de taladros de media pulgada taponados con piezas de aliso: un buen rango de agudos y un buen sustain gracias al esqueleto rígido y unos medios y bajos bastante difuminados por efecto de las secciones más blandas de la tapa.


Mástiles



Arce

El arce es el material más habitual de que están hechos los mástiles de las guitarras eléctricas, ya que su granulado es uniforme, es fuerte y estable y muestra una reacción menor ante las variaciones ambientales que otras maderas duras. Su tono es muy “reflectante” y con una gran capacidad de proyectar energía al cuerpo de madera. En igualdad de condiciones, los mástiles de arce atornillados son menos un factor a tener en cuenta en el tono de la guitarra que un elemento enfatizador de las cualidades de la madera del cuerpo.



Caoba

Su densidad uniforme se traduce en mástiles sólidos, y sus poros más abiertos hacen que su respuesta sea algo mayor que la de los de arce. La caoba absorbe algo más la vibración de las cuerdas, por los que comprimirá un poco el ataque y los agudos.



Koa

Su tono es está a mitad de camino entre el de la caoba y el del arce, aunque con un pico de agudos algo más dulce.



Palo de Rosa

El palo de rosa es una madera pesada y oleosa que en forma de mástil aporta un excelente sustain y suaviza los agudos. Generalmente debería ser al contrario, y un mayor sustain debería traducirse en un pico de agudos más brillante, pero con el palo de rosa no es así, ya que esta madera anula los matices de frecuencia más alta y produce un sonido muy fundamental que, no obstante, sigue disfrutando de unos matices medios y bajos muy ricos.



Wengé (Wenge)

Rígido, fuerte y estable, el wengé reduce los matices más alto de un modo muy parecido al palo de rosa. Esta madera, que está constituida por “vetas” de distintas densidades, anula algunos matices de los tonos medios y bajos, de modo que su resonancia es mucho más fundamental.





Diapasón



El diapasón es, quizá, más importante que el mástil, ya que es desde su superficie desde donde se lanza la cuerda; es el otro puente de la guitarra. Las diferencias entre un tipo de diapasón y otro pueden ser tan importantes como las de un trémolo y un puente fijo.



Arce

El arce es muy brillante y muy denso, y por lo tanto muy “reflectante”. Cuando se utiliza en el diapasón, esta madera proporciona una enorme cantidad de matices agudos a la vez que sus bajos compactos, casi anulados, favorecen la presencia de armónicos y las variaciones en el ataque de la púa.



Palo de Rosa

La madera de palo de rosa es la más utilizada en los diapasones, ya que su naturaleza oleosa la hace muy apropiada para una superficie que experimenta un frecuente contacto humano. El sonido es más rico en notas fundamentales que el del arce, ya que sus poros absorben parte de los matices descarriados.



Ébano (Ebony)

El ébano tiene un ataque crujiente y mordiente con la densidad del arce, pero su granulado, algo más áspero y su cualidad oleosa hacen que su tono general sea mucho más fundamental que el de aquél. Despliega una tremenda cantidad de matices percusivos en el ataque de púa que enmudecen casi de inmediato para dejar paso a un enorme y larguísimo sustain.



Palo de Hierro (Pao Ferro)

Resumiendo, el palo de hierro es una madera que está a medio camino entre el palo de rosa y el ébano, y lo mismo sucede con su tono. Tiene un ataque más mordiente que el palo de rosa, un buen sustain y un sonido más cálido que el ébano. Hay quien dice que el palo de hierro es la perfecta conjugación de las mejores cualidades de las otras dos maderas.





Notas sobre los Rangos Extendidos



El tilo no es lo suficientemente rígido para conseguir un pico de bajos compacto y bien definido, especialmente en una escala más corta. Las notas bajas tienen buenos armónicos y una buena fundamental, pero el tono global tiende bastante hacia los medios.



El aliso tiene un pico de bajos más compacto que el tilo, con unos graves ligeramente más profundos.



El fresno de los pantanos es los suficientemente rígido como para conseguir un pico de bajos crujiente sin que llegue a sonar sucio. Sus poros abiertos contribuyen a la resonancia de los tonos graves. Los matices agudos resultan más aparentes en los registros más bajos debido a su buen contenido armónico y a un ataque más mordiente.



La caoba produce unos graves cálidos y un sonido global bastante compacto, lo que se traduce en un rango extendido de graves muy lleno que a veces puede ensuciar la señal de salida, ya que las notas bajas son muy fuertes y a menudo pueden llegar a saturar la pastilla. De este modo, para este tipo de guitarras son muy recomendables unas pastillas activas crujientes que templen el pico de bajos.



El nogal ofrece unos graves compactos y una reducida dinámica de medios, lo que le convierte en un material muy adecuado para los rangos extendidos. No sacará un sonido sucio a no ser que se trate de un espécimen pobre, con áreas más blandas de un amarillento color naranja.



Como el nogal, la koa es una buena alternativa a la caoba, pues ofrece un pico de bajo más compacto y con menos suciedad. Además los matices altos, ligeramente suavizados, contribuirán a un tono mucho más fundamental que el del nogal, si bien a costa del mordiente en el ataque.



La korina debería responder a los rangos extendidos del mismo modo que la caoba.



Los bajos apagados del arce blando también deberían traducirse en ausencia de suciedad en lo tocante a los rangos extendidos. Si tienes un interés especial en esto, podrías considerarlo como una alternativa al tilo. Tendrás que compensar el brillo de los medios-altos con las pastillas.



El arce duro es el que ofrece unos bajos más compactos para los rangos extendidos. Las notas graves tienen un ataque mordiente, multitud de armónicos y un excelente sustain.



La picea también es capaz de reproducir graves extendidos, aunque es demasiado blanda y el sonido suele resultar pastoso. La utilización de un mástil a través del cuerpo (neck-through), de una tapa laminada o de ambos podría proporcionarle la rigidez necesaria sin dejar de enfatizar sus virtudes. Cualquier tapa laminada con un ancho igual o superior a 1/8 de pulgada mejorará el pico de bajos. La presencia de láminas atenúa la suciedad de cualquier cuerpo, conservando las cualidades enumeradas en las descripciones de las tapas.





Notas sobre los mástiles a través del cuerpo (neck-through)



El método de fabricación neck-through proporciona un excelente sustain. El mástil de la guitarra tiene una gran influencia sobre el tono del instrumento, porque ocupa la parte más importante del cuerpo: su centro. Esta configuración le confiere al sonido una cierta cualidad diluyente, una nasalidad a menudo aumentada por la presencia de una tapa de madera. En este caso, las otras maderas no son tan influyentes sobre el tono como lo son en el caso de los mástiles atornillados o encolados. Con este tipo de guitarras primero tienes que considerar el tono del mástil como si fuera el de un cuerpo de madera, y luego acentuarlo o contrarrestarlo con el material de los laterales. De este modo, un mástil neck-though de arce duro resultaría muy brillante y mordiente. Si quisieras darle un tono más cálido, tendrías que utilizar maderas de tilo o picea para los laterales, pero si te gusta esa cualidad, podrías recurrir al fresno o al arce blando. El efecto de esta construcción también es muy diferente al que se consigue con las tapas. El sonido de una tapa de arce sobre un cuerpo de tilo no es nada comparado al de un mástil neck-through de arce con laterales de tilo, cuyo timbre es mucho más parecido al de un cuerpo sólido de arce. Por lo general, las maderas más blandas son excelentes para la construcción de laterales, ya que proporcionan una mayor resonancia del pico de bajos, de la que adolece esta configuración, y suavizan un poco los agudos

de meditación transcendental en el Himalaya

Subir
#13 por sergeeo el 05/12/2005
(joder)

No tengo ni idea de maderas, pero el tipo de Muse lleva media guitarra vacía para meter las placas de los circuitos de los efectos y a mi me encanta su sonido.
Subir
#14 por Alternativo22 el 06/12/2005
Vaaale, aceptamos madera como material q influye en el sonido de la eleeectrica. ;-), gracias por las respuestas
Subir
#15 por texvo el 06/12/2005
hola:

es logico que influya, la madera vibra con las cuardas y se suman sus armonicos... en teoria una cuerda vibrando sola carece de armonicos (no es asi.. digamos que serian armonicos puros http://www.xtec.es/centres/a8019411/caixa/f_cor_es.htm ), estos se los sumaria la madera...


pero no solo es la madera si no el "todo" es el sonido final...


el ejemplo extremo es un violin stradivarius... tienen un sonido unico.. se han tratado de imitar copiando exactamtne su forma, maderas, varniz, colas... no deberia ser dificil hoy en dia, con la tecnica que tenenos contruir una exacto.. pero los violines resultantes, copias exactas de un extradivarius no suenan como ellos.... ¿por que? eso habria que preguntarselo al lutier... creo que su oreja a la hora de escuchar y escojer las maderas, el tratamiento anterior a la contruccion .. etc ... en definitiva su forma personal de cocinar un violin es lo que les hizo diferentes.....


la madera si.., pero hay mas cosas... bastantes mas.

salud.

http://es.youtube.com/watch?v=Qa8iGweNCys

Subir
Respuesta rápida

Regístrate o para poder postear en este hilo