Sintetizadores

Behringer Polyeight da la réplica al Korg Polysix

Ni la Semana Santa frena las ansias clonadoras de Behringer, que publica en pleno Viernes Santo el aviso de que acaba de montar su primer prototipo de Polyeight, una edición a 8 voces y 4 octavas del popularísimo sintetizador Polysix de Korg.

Behringer Polyeight
Polyeight
Behringer vía Facebook

El formato de 4 octavas, ya conocido de otros modelos como Deepmind, es el elegido por Behringer. Una línea que siempre lleva, tratándose de polifónicos, a que muchos extrañemos profundamente esa octava 'de menos'. Pero también quizá un indicativo de quienes son a día de hoy el público mayoritario de este tipo de sintetizadores. Muchos de los más 'músicos' entre los teclistas miran de forma preferente hacia los romplers y workstations, y el mercado de los sintetizadores analógicos con vocación de masas, como sin duda sucede con Behringer, es mucho menos sensible a esa pérdida.

Sea como fuere, bienvenido este otro clon. Ampliado de las 6 voces originales a un total de 8 mucho más desahogado para una interpretación polifónica. ¿No acababamos de hablar de un público más 'tocateclas' que 'teclista'? Realmente el coste sobre el conjunto de pasar de 4 a 6 u 8 voces no es tanto en un producto como este, y a cambio tiene el tirón importante de ese plus para convencer a los más resistentes.

Behringer Polyeight
Polyeight
Behringer vía Facebook

Como de costumbre, pocas pistas sobre cuándo llegará al mercado o cuál será su precio final. Confiamos en que no ande muy alejado del que corresponde a esos otros modelos como Deepmind o el vocoder/cuerdas VC340. Sin los efectos avanzados de Deepmind no vemos razón para que suba más allá de ese rango. No deja de ser un sinte cuyo coste en material y fabricación no sería superior al de aquellos. Hay un display, sí, pero no el gráfico generoso de Deepmind sino uno mucho más espartano, y más que suficiente para lo que no deja de ser un sintetizador que en cada una de sus voces cuenta con oscilador, filtro LPF resonante, y VCA acompañados de envolvente ADSR compartida para filtro y amplificación más LFO (llamado por Korg MG -modulation generator-). El suboscilador presente es el típico refuerzo seleccionable una o dos octavas por debajo y no la versión potenciada, casi un segundo oscilador, que la marca creó para Deepmind. Dando mayor presencia a los sonidos que pueden salir de un diseño como este, hay, como también sucedía en Polysix, un efecto básico común sobre la mezcla final de las voces con opciones de chorus, phaser y ensemble.

No falta la entrada para control CV de la frecuencia de corte del filtro (que en mi Polysix de aquellos años solía tener controlada desde un MS-20 para realizar efectos S&H a tempo con una caja de ritmos) y algún otra alegría en cuanto a conexiones que podéis ver en detalle ampliando las imágenes.

Behringer Polyeight
Polyeight
Behringer vía Facebook
Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
32
Comentarios

Regístrate o para poder comentar