Informática musical

Cherry Audio DreamSynth DS-1, original con sabor clásico

Cherry Audio, creadora del entorno software Voltage Modular, lleva ya tiempo lanzando recreación en plugin de diversos teclados de renombre. Ahora se atreven con un diseño propio, que en su combinación de elementos ya conocidos apunta buenas maneras. Original por tanto en cuanto a que no clona a nadie, pero con un profundo sabor a clásico en sus funciones y posibilidades, que la propia marca vincula al momento de la década prodigiosa de los sintes. Esos 80s del pasado siglo en el que se materializaron infinidad de ideas en instrumentos electrónicos en una sucesión de oleadas mucho más agradable pero igual de insistente que la que nos ha traído el famoso Covid.

Habla Cherry Audio de modelos como el Ensoniq ESQ-1, la serie K de Kawai, o el Sequential Prophet VS como inspiración para este DS-1. Sintetizadores en los que, debido a las tecnologías disponibles entonces, se combinaban osciladores digitales cada vez más y más capaces, con filtros analógicos (eran entonces aún caros de resolver en digital).

Cherry Audio DreamSybth DS-1
DreamSynth DS-1
cherryaudio.com

Lógicamente hablamos aquí de un plugin enteramente digital, pero con la experiencia acumulada por la marca creando modelos de diferentes analógicos de los 60s, 70s y 80s.

Cuenta con 430 formas de onda con las que alimentar sus 3 osciladores, y que pasan por ondas de sintes analógicos, otras grabadas de instrumentos, pequeños bucles y varios transitorios y sonidos de tipo 'single shot'. Cada oscilador puede combinar dos ondas en una mezcla modulable bajo cualquiera de los múltiples controles, ofreciendo así variedad desde el mismo momento de salir del bloque de osciladores. Son al final 6 ondas en juego simultáneamente, lo que lleva fácimente si se desea al terreno de aquello que se llamó en su día 'síntesis vectorial'. Es además una mezcla estéreo dado que los osciladores pueden combinarse en diferentes posiciones de panorámica, por supuesto modulables.

Los filtros son multimodo y resonantes, pero además estéreo, imprescindible para mantener esa ruta estéreo que tanto es de agradecer y que en muchos diseños 'retro' queda en el olvido. Esos filtros están basados en el diseño de tipo Oberheim y ofrecen caída de 12 dB/octava.

Pero además, la sección de sinte con su polifonía de 16 voces se combina con otra de tipo máquina de cuerdas. Esa sección es polifónica (a 16 voces) y no parafónica: el volumen de cada una de las voces sigue su propia envolvente. Se admite uso en capa o en split respecto al sintetizador, cada uno con sus efectos, selecionables de una amplia paleta.

Es bien generosa la dotación de LFOs, con tres principales y libres para usarse como moduladores, y otros tres asociados a cada uno de los osciladores. Por comparación, se queda un poco escasa la presencia de solo dos envolventes.

De partida llega con más de 1000 sonidos de fábrica listos para usar, incluso aprovechando sistemas de control de tipo MPE (MIDI Polyphonic Expression). El `recio durante la campaña de lanzamiento es de 39 dólares USA.

Más información | cherryaudio.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios

Regístrate o para poder comentar