Informática musical

IK Multimedia Modo Bass, modelado físico para síntesis de bajo

Acaba de presentarse oficialmente el primer producto de la gama Modo, con el nombre de Modo Bass, y que bien podría ser completado más adelante con Modo Guitars y Modo Drums. Con la línea Modo, la italiana IK Multimedia profundiza en su apuesta por el modelado físico. Aunque hace una semana ofrecieron un teaser nulo en detalles pero prometedor sobre los resultados, hemos esperado a hoy, día del lanzamiento, para ofrecer la noticia ya con más datos. El teaser en vídeo ofrecía un sonido realista de bajo, batería y guitarra, aderezados con algún complemento de piano eléctrico. Investigando a partir del teaser localizamos en los registros de marcas información complementaria con la que hacernos una idea: entre las marcas registradas por IK Multimedia aparecen Modo Bass, Modo Guitars, y Modo Drums. Registradas hace tres meses, ahora, con la reserva de nombre ya garantizada, se produce la aparición del primer producto.

Modo Bass
ikmultimedia.com

Modo Bass recrea desde modelado digital el proceso completo de interpretación en un bajo. El sonido no parte de muestras, sino de simular la generación, captación, amplificación y tratamiento de 12 modelos de bajos diferentes.

Cada cuerda es modelada con un resonador no lineal que tiene en cuenta la interacción con el diapasón, el cuerpo y las pastillas, y por supuesto la actuación del bajista en determinadas áreas de la cuerda con diferentes materiales y técnicas. El sonido así creado pasa después por modelos de amplificador y efectos que ya son tradicionales en la marca.

A los 12 modelos de bajo disponibles hay que añadir la elección del tipo de toque: finger, slap, o pick (moviendo la púa hacia arriba, abajo o alternativamente), a los que puede sumarse cuando lo deseemos la acción mute. También seleccionable el punto de ataque a la cuerda, desplazándolo desde el puente al cuello.

Los parámetros propios del toque están disponibles para su automatización vía MIDI, como por ejemplo el vibrato (tanto intensidad como velocidad), la elección finger/slap/pick, o la aplicación de mute, la realización de slides, y la incorporación de ruidos propios de la ejecución sobre el instrumento, o la posición en la que estamos excitando la cuerda.

Se puede especificar el número de cuerdas (4 o 5) y sus parámetros tales como calibre, envejecimiento, tipo de construcción (entorchado plano, entorchado redondo, etc.) para poder así definir el timbre y el ‘sustain’. Hay opción de ubicar un diapasón, e incluso de alargar/acortar el propio mástil, o de regular la mayor o menor presencia de sonido de trastes como cuando las cuerdas están a menor o mayor altura respecto al mástil.

La posición y tipo de pastillas (una o dos, con 20 tipos para elegir) y el uso o no de micrófono piezoeléctrico en el puente se suman a las posibilidades para jugar con el tipo de sonido final del instrumento.

Y tras todo ese arsenal aparecen los ajustes relativos a modelos de amplificador (con dos tipos: 15’ a válvulas o 4x10’ de estado sólido) y uso de efectos (octaver, distortion, chorus, compressor, delay, envelope filter, graphic EQ), no menos configurables.

No deja de ser curioso tener la sede en Módena (Italia) y generar un producto llamado Modo basado en el modelado físico. Más allá de las casualidades buscadas o no, lo cierto es que el modelado físico ha sido atendido ampliamente por algunas universidades italianas y puesto en mercado por empresas de ese país. La propia IK Multimedia entre otras a través de varios productos en los que se modelan micrófonos, amplificadores, o determinadas características de pianos acústicos y electricos. Guitarra, bajo y percusión, a los que parece enfocarse la nueva línea, son instrumentos que se encuentran entre los que mayores cotas de avance han tenido en materia de modelado físico, gracias a ser sonidos percutidos/pulsados, en los que la existencia de una excitación impulsiva en lugar de continua, simplifica algo las cosas en la creación del modelo.

Modo Bass es el primer producto de Modo, y enfrenta al el eterno problema de los sistemas de modelado físico: para llegar a un realismo avanzado, el control se vuelve casi tan complejo como lo es en el instrumento original. La interacción que permite un teclado es mínima en comparación con la riqueza del control en un parche o en un plato, en una guitarra o en un bajo. Dónde y cómo atacamos con la púa, con qué fuerza, con qué material, si estamos frenando o no la cuerda en algún punto, ... un amplio juego de opciones que generan variaciones de sonido esenciales para la amplia expresión en esos instrumentos. Más toda la variedad de instrumentos y materiales de construcción, pastillas, cuerdas, etc.

El camino por tanto para sacarle el máximo provecho a Modo Bass no es sencillo, pero para quienes buscan un máximo de expresividad y realismo desde una recreación en software del papel de un bajista y un bajo, al menos ofrece un grado de detalle que no es posible con las más convencionales librerías de muestras. El acierto en los resultados habrá que juzgarlo por los ejemplos de uso, que abundan en forma de vídeos en la web de IK Multimedia.

Puede funcionar como aplicación autónoma o como plugin AU, VST, AAX, y su precio de lanzamiento es 181.49€ (362.99€ posteriormente).

Más información y vídeos | Modo Bass

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios

Regístrate o para poder comentar