Sonido en vivo

Mackie FreePlay, el monitor/PA personal evoluciona

Para ensayos, monitorización personal y PA ante audiencias pequeñas como las de bares y pubs o incluso en la calle gracias al uso posible incluso con pilas o batería interna opcional, FreePlay es la nueva propuesta de Mackie que acierta a combinar un juego de posibilidades que por lo atractivo que hacen al resultado, veremos seguramente imitar por otros fabricantes.

La principal novedad es contar dentro de este formato compacto con la posibilidad de control y audio vía bluetooth. Eso permite separar (sin hilos) la ubicación de FreePlay respecto a un dispositivo (iOS y Android) desde cuya pantalla estemos controlándolo y desde el cual estemos pudiendo lanzar unas bases audio. Por lo demás no faltan ecualizaciones para cada entrada y global, efectos con envío regulable, o antifeedback.

Freeplay (aprox. 450€ y 7Kg de peso) es un sistema de amplificación compacto, con un cono de 8 pulgadas para graves y dos de 1 pulgada para agudos (sí, es estéreo). La radiación tiene una apertura, tendente a lo justito, de 90º. Los amplificadores (todos en clase D, como cabe esperar en un sistema tan portable y llamado al uso desenchufado) entregan para un 1% de THD potencias de 75W RMS en graves, y 2x 37 en agudos, cifras que se doblan para potencia pico.

El corte está situado relativamente elevado, a 3KHz. La respuesta del conjunto a -3dB se extiende de 80Hz a 20KHz (ampliado por debajo a 65Hz si consideramos las medidas a -10dB), y para situaciones que demanden una mayor extesión/potencia en graves puede usarse la salida hacia otro sistema de subwoffer o PA complementaria con la que cuenta.

Se cuenta con dos entradas mono combinadas micro/línea con el ya clásico conector que admite tanto XLR como jack, y una entrada estéreo en el formato minijack típico de reproductores MP3 y móviles. Personalmente hubiera preferido una entrada más orientada a teclados (dos jack L y R). La elección del minijack estéreo tiene sentido pensando en músicos solitarios que llevarán bases grabadas en un dispositivo móvil, pero no es menos cierto que esos dispositivos a día de hoy cuentan con bluetooth, y que FreePlay puede recibir el audio de ellos por esa vía inalámbrica.

En cada una de esas tres entradas (dos mono y una estéreo) puede configurarse una EQ graves/medios/agudos (80Hz, 2.5KHz, 12 KHz) con excursión de +/-15dB en saltos de 3 dB. Existe además una EQ maestra con 4 respuestas preajustadas: plana, DJ, instrumento, y locución.

La aplicación FreePlay Connect para iOS y Android es la que permite controlar remotamente todo, sin necesidad de acudir físicamente al panel trasero del equipo, en el que también podrían realizarse los ajustes. Tanto los ajsutes de nivel de cada entrada, como la activación del antifeedback, la selección entre los 16 tipos de efecto y el envío a los mismos,

Puede usarse enchufado o bien con baterías estándar, aunque los interesados en el uso sin red eléctrica a mano cuentan con una batería opcional recargable que permite mayor duración (se citan 10h, si bien depende del nivel de amplificación que exijamos). Otros accesorios son diversos tipos de pié en ángulo para suelo/mesa o para soporte/pié, o una bolsa de transporte con bolsillos para el cableado.

Más información | Web Mackie

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar