Informática musical

SONAR Home Studio, la apuesta de Cakewalk por la producción de audio asequible

En los últimos años la democratización de herramientas y posibilidades de producción audiovisual se ha ido acrecentando notablemente, no solo en términos de abarcar cada vez más personas sino de refinarse en los métodos y creatividad, generando mayor exigencia en quienes producen vídeo a diario para un canal de YouTube, crean documentales caseros o crean un poco de música para algún proyecto personal.

La mayoría de estos procesos sólo requieren opciones sencillas y básicas que simplemente hagan el trabajo requerido en el momento, sin muchas complicaciones, además a un precio coherente con el formato de producción. A la hora de producir audio, es por ello que los grandes DAWs no suelen ser elecciones muy populares en estos casos, donde se prefieren soluciones mucho más simples aunque no por ello de mala calidad, tipo Garageband y similares.

Pues bien, parece que la gente de Cakewalk, toda una veterana en la creación de software para producción musical, está interesada en ahondar en este sector, o al menos eso refleja en su renovado SONAR Home Studio, un DAW básico pero completo para la producción de audio en Windows, que a un precio de introducción de $34,99 aparece como una interesante opción para aquellos en busca de un software con opciones de edición, procesamiento, secuenciamiento y mezcla de audio que sin ir al extremo de la complejidad, permita opciones que superan los editores más básicos.

SONAR Home Studio permite hasta 64 pistas de audio, viene con 700 loops, 400 samples one-shot y efectos, integra su versión del simulador de amplis de guitarra Overloud TH3, posee un sistema de mezcla básico por módulos de un potenciómetro, control de ecualización dedicado y todo tipo de ediciones de edición de audio y MIDI, incluyendo su conocida Smart Tool. Soporta formato REX y ACID, y plugins VST2 y VST3, además de incluir de fábrica varios efectos (Reverb, delay, chorus, compresor/puerta, filtros, phaser, ecualizador, modulación entre otros) y una suite de instrumentos que incluye bajo, piano eléctrico, batería y cuerdas.

El software viene optimizado para control táctil como el resto de la familia SONAR, incluyendo por ello opciones de teclados en pantalla y funciones de control táctil. Y por si fuera poco, también dispone el sistema de secuenciamiento por clips Matrix y un secuenciador por pasos dedicado. Cuenta también con opciones de configuración detalladas en Windows 10 y capacidades de exportado directo a plataformas como YouTube y SoundCloud.

Cakewalk

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
5
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar