Informática musical

UVI Relayer, un multidelay de 32 etapas

Las características de Relayer son llamativas. El mero hecho de contar con 32 etapas altamente configurables puede llevarlo más allá del terreno que nos evoca el término 'delay' y extenderlo al diseño de primeras reflexiones, reberveraciones. Cuando además apreciamos la presencia de modulación, feedback, efectos,... quizá podamos entender la pretensión de UVI de que este puede ser el último delay que necesitemos jamás.

Cada una de las 32 etapas es configurable en tiempo, ganancia, panorámica y envío a dos multiefectos parametrizables. La visualización, como se aprecia en el vídeo, acierta a hacer más digeribles y entendibles algunas de las posibilidades. Por ejemplo, la interacción entre los taps y el feedback. En el fondo con las 32 etapas diseñamos un juego de reflexiones, pero al márgen de ello, hay un lazo de realimentación global, a modo de un delay realimentado más y cuyo tiempo puede ser ajustado para que las repeticiones arranquen con el tap que prefiramos. Algo que cuesta más contar que ver en la interfaz que presenta Relayer. En el fondo el grupo de las 32 reflexiones puede ser objeto de tratamiento 'repetitivo' como grupo, incluso solapando esas reiteraciones.

Hay un buen número de opciones para poder pintar y alterar la definición de los taps, en cada una de sus pestañas (time, gain, etc). No sólo eligiendo uno a uno los valores, sino con funciones que ayuda a crear rampas, ping-pongs, fades, etc. También inversión del patrón en el tiempo, estiramiento o compresión en tiempo o en valor... Un buen juego de opciones para permitir la construcción ágil de patrones.

Aunque por defecto los taps se encajan en una rejilla 'a tempo' (con distintas bases que incluyen por supuesto tresillos, etc.) pueden realizarse desplazamientos individuales, correcciones sometidas a swing, y todo tipo de manejos, incluyendo resultados de tipo 'bouncing-ball'.

Ajustes de mezcla y filtrado por doquier, pero también ajustes de 'drive' para forzar algo de saturación (de hecho con varios tipos de respuesta saturante), así como una sección 'color' que permite aplicar varias respuestas impulsivas para impartir una sensación evocadora de la acción de filtrado de diferentes sistemas y entornos. 'Color' no es desde luego de un sistema de convolución para reverberación compleja y larga, sino un sistema para aplicar respuestas de corta duración que realizn acciones de filtrado.

El botón 'input gate' permite habititar/cortar manualmente el paso de la señal hacia el delay, para poder reservar su acción a determinados momentos (como ciertas sílabas, finales de frase, etc.).

La vocación de UVI por convertir a Relayer en el único delay que necesitemos por los siglos de los siglos puede ser exagerada, pero no deja de ser cierto que tiene mucho que ofrecer y que puede dejarnos jugando un buen rato, casi una eternidad.

Disponible para Mac y Windows (VST, AU and AAX) con un precio de lanzamiento de aprox. 80€ (hasta 31 de julio).

Más información | Web UVI

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar