Cuéntame… Cómo te ha ido

Os propongo un pequeño viaje, un viaje al pasado, al año 1992. Un año en el que por ejemplo Barcelona se vistió de gala para albergar sus olimpiadas, o en el que Bill Clinton llegó a ser presidente de los Estados Unidos de América, y el Papa Juan Pablo II levantó el edicto de la inquisición sobre Galileo Galilei.

Pero no son esos sucesos, ni muchos otros igualmente importantes, los que instigan estas líneas. No, yo más bien estaba pensando en acercarnos a Anaheim (California), al NAMM Show de aquel 1992 y más concretamente al stand de Atari, el cual podemos recorrer brevemente gracias a un vídeo que PC Audio Labs ha colgado en su canal de YouTube.

Aunque el vídeo es algo corto y no entra en demasiados detalles, arroja suficiente información para darnos cuenta de cuanto ha cambiado la industria de la tecnología musical en estos 20 años y, sin duda, ha cambiado mucho.

Si en estos días vemos como cualquier fabricante presenta herramientas que son capaces de manejar cientos de pistas MIDI y audio en alta calidad, que incluyen avanzados instrumentos virtuales y efectos profesionales, entre otras muchísimas opciones, por aquel entonces se tenían que conformar con aplicaciones como Notator de C-Lab (precursor de Logic) o el más que conocido Cubase con los tan sólo se podían secuenciar unas cuantas pistas MIDI, o con Digital Master Workstation, un software con el que los más intrépidos podían grabar y reproducir ¡DOS PISTAS DE AUDIO! y todas para ellos solos.

Mención especial de lo que se muestra en el vídeo merece el Hotz MIDI Translator, un ingenio desarrollado por Jimmy Hotz que gracias a una base de datos de escalas y acordes permitía a los músicos menos capaces tras un teclado generar complejas interpretaciones.

Tengo que admitir, que en aquel momento yo era un pre pubescente imberbe que a la tierna e inocente edad de 10 años no tenía ni la menor idea de lo que era un secuenciador, un sintetizador y, apurando, no tenía ni idea de lo que era casi nada en esta vida y seguro que muchos de los hispasónicos estaban en similar tesitura a la que describo o no habrían ni nacido.

Pero seguro que hay otros que por aquel entonces ya estaban “en la onda” y que poseían o anhelaban tan sugerentes ambrosías y han visto evolucionar esta industria que tan drásticamente ha crecido en no demasiados años.

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios

Regístrate o para poder comentar