DJ

Formación para DJs (II): La opción privada

En nuestro anterior artículo de formación para DJs nos centramos en la Formación Profesional de Grado Medio, concretamente en el título de Técnico de Video Discjockey y Sonido, y estuvimos explicando tanto la creación de esa titulación (y toda la polémica que conllevaba) como la manera en que se impartía en un instituto público de la provincia de Valencia. Uno de los puntos interesantes de estos estudios, es que no se centraban únicamente en enseñar exclusivamente a ser DJ a pesar del nombre de la titulación, e incluían una enorme cantidad de materias relacionadas con el sonido en general, tanto en lo relativo a cuestiones de sonido directo, como a sonido en estudio. El resultado es que el estudiante tenía más salidas profesionales que únicamente pinchar.

A pesar de ser una buena opción formativa, no es la única, ya que desde hace años hay bien implantadas en España varias escuelas privadas de formación orientadas al sonido, la producción musical, las técnicas de DJ... y ofrecen titulaciones propias que cuentan con reconocido prestigio en el sector. Hemos visitado dos de esas escuelas, para que nos explicaran de cerca alguno de los cursos que ofertan y que hemos considerado interesantes dentro de la temática de la formación idónea para DJs actuales, concretamente hemos visitado el SAE Institute y Microfusa, ambas escuelas en la ciudad de Barcelona.

SAE Institute

El SAE Institute es una institución creada en 1976 en Australia. Se ha centrado siempre en la formación de las diferentes áreas del sonido profesional, poniendo especial énfasis en la formación práctica empleando equipamiento del más alto nivel. En el año 85, y tras abrir 5 escuelas en Australia, SAE comenzó a abrir escuelas en países de todo el mundo, primero en Londres, un año después en Múnich, otro año más tarde en Austria, posteriormente Berlín, París, Zúrich, Nashville... hasta llegar al año 2001 que es cuando SAE llega a España, inaugurando primero ese año su sede en Madrid y luego en 2004 la sede de Barcelona en la calle Perú, que fue la que hemos podido visitar.

Lo cierto es que las instalaciones de SAE en Barcelona tienen una muy buena impresión desde el primer golpe de vista. Nada más entrar y justo detrás de la recepción se puede observar el Computer Lab, un aula totalmente acristalada con estaciones de trabajo individuales para que los alumnos puedan realizar prácticas. En general las distintas salas con las que está equipado el SAE Institute tienen un aspecto magnífico, no sólo por el equipamiento que tienen (cuentan con una sala de postproducción para Protools, otra con una consola ICON, salas con consolas SSL y Tascam, dos salas para tocar en vivo...) que permiten que el alumno pruebe casi cualquier cosa que se pueda encontrar en un entorno profesional, sino también por el buen acondicionamiento acústico y la apariencia moderna y profesional del entorno. De entre los distintos programas de SAE, estuvimos hablando sobre el Electronic Music Producer (SAE mantiene bastante terminología anglosajona para denominar sus estudios) con la gente de SAE que nos recibió. Vi interesante hablar de este curso porque apenas tiene requisitos previos de acceso (no se exige la posesión de ningún título) y se puede iniciar con 16 años cumplidos, y los contenidos por encima los vi parejos a muchas de las cosas que se enseñan en el ciclo de Grado Medio del que hablamos en el anterior artículo.

Nos explicaron que el curso tiene una duración inicial de 4 meses, durante los cuales se asiste a clase dos veces a la semana, cada día de clases son 3 horas. Las clases teóricas van respaldadas siempre por prácticas que el alumno debe realizar empleando un número específico y limitado de horas. Las prácticas se realizan de forma individual, mientras que las clases teóricas son en grupos de unos 20 alumnos, en ocasiones alguno más. Cuentan con una sala específica para las prácticas de este curso, y también los alumnos pueden emplear la sala Computer Lab. Además del tiempo que pueden emplear para las prácticas (las llaman “reservas oficiales”) los alumnos pueden reservar las salas para realizar más prácticas siempre que estén libres y que la reserva sea el mismo día que la clase teórica o al día siguiente (esto es llamado “reserva de último minuto”).

Respecto a los contenidos teóricos, se comienza por teoría del sonido, ruteo de señales, procesado de señales, principios básicos de manejo de una consola de mezclas, edición digital, algo de teoría musical, técnicas microfónicas, MIDI y secuenciadores, cableados, algo de mastering, síntesis (cuentan con Reaktor, Nord Modular, Virus...). Se nos hizo bastante hincapié en la importancia que se le da a las clases teóricas, y que aunque a algunos alumnos al principio les pueda costar un poco, generalmente no pierden interés ya que inmediatamente están realizando prácticas en las que ponen en marcha lo aprendido.

Tras finalizar los 4 meses iniciales que dura el EMP, el alumno puede elegir especializarse durante un mes realizando un Advanced Course, que puede ser sobre Logic Pro o Ableton Live. Esta especialización no es obligatoria, aunque nos explicaron que es altamente recomendable, y especialmente se recomendaba Ableton Live en caso de que el alumno tuviera interés por llevar a cabo trabajos de tipo escénico o directo. También el alumno puede optar (pagando más, evidentemente) por hacer dos meses adicionales y especializarse en ambos programas. Pregunté por una tercera opción de especialización que aparecía en la información disponible en su web, que era la de Técnicas Deejay, pero me explicaron que actualmente SAE Barcelona no ofrecía esa opción, pero SAE Madrid sí.

Respecto a costes, realizar el EMP y el mes recomendado de especialización con un Advanced Course, sale por 1.950€, este precio incluye las prácticas, materiales, etc. La propia escuela ofrece opciones de pago a plazos, concretamente en 4 plazos. Aunque SAE tiene un programa anual de becas llamado “Tu futuro digital”, estos estudios quedan fuera del programa de becas.

El punto fuerte de SAE son sus instalaciones y equipamiento, es bastante evidente que el centro se interesa en mantener su tradición de enseñar de la manera más práctica posible y con el mejor equipamiento. Los contenidos teóricos de sonido del temario recuerdan bastante a los que vimos para el ciclo de grado medio, y además SAE incluye en su temario contenidos de producción musical y música electrónica, algo que algunos chavales del instituto público comentaban que echaban en falta. No obstante debo reconocer que guardo ciertas reservas con respecto al número de horas que se dedican para las clases teóricas y el temario que pretende abarcar, más aún teniendo en cuenta que los grupos son de 20 alumnos. No pretendo decir que sea imposible, pero si que exige llevar un buen ritmo lectivo y que nadie del grupo se quede rezagado. Quizá las prácticas individuales compensen esto. Por otra parte es una lástima que no cuenten con la especialización de DJ que publicitan en su web, hubiera hecho más “redondo” el curso. No obstante todo lo que se puede aprender en SAE respecto a producción de música electrónica no deja de ser fundamental para un DJ hoy en día, ya que a fin de cuentas tal y como nos demuestra la industria musical cada vez es más indivisible la figura del DJ de la del productor de música electrónica de baile y remixer.

MICROFUSA

Microfusa es una gran empresa dedicada al sonido profesional. Cuentan con tiendas de equipamiento musical y sonido en Madrid y Barcelona (y tienda online) y también desarrollan soluciones audiovisuales a medida para cualquier empresa que requiera sus servicios. En Barcelona Microfusa tiene una escuela privada que lleva 25 años formando en diversas especialidades relacionadas con el sonido, la producción musical y las técnicas de DJ. Además de sus propios cursos, imparten los cursos de certificación oficial de conocidas aplicaciones como Logic, Protools o Ableton Live. La escuela se encuentra en la Ronda Guinardó, y ocupa toda la primera planta de un edificio a la que se accede desde uno de los bajos comerciales. Toda la planta de la escuela, diseñada por los arquitectos Bárbara Balanzó y Toni Barceló, cuenta con 9 salas preparadas acústica y técnicamente como estudios, con diferentes equipamientos según la finalidad de las prácticas que se realicen en ellos. Además cuenta con dos aulas de informática con estaciones de trabajo independientes. En estas instalaciones nos recibieron y estuvimos hablando, precisamente pudimos sentarnos a charlar en el Estudio 4 de Microfusa que es donde se imparten las clases del curso Certificación Profesional DJ Productor.

El motivo para hablar de este curso era era que en sus contenidos se aunaban tanto materias relacionadas con las técnicas clásicas y actuales de discjockey, junto a materias relacionadas con la producción. Según nos explicaban le dan importancia en la escuela a diferenciar entre la Producción de Música Electrónica (que se estudia bajo ese nombre en otro curso) y lo que ellos llaman DJ Productor, ya que los conocimientos de producción que se estudian en el curso de DJ Productor están totalmente enfocados a música para pistas de baile y también a poder llevar el trabajo de producción a directo.

El curso dura un año, pero nos aclararon que “Está dividido en 3 niveles, si se tienen ciertos conocimientos de DJ se puede comenzar por el segundo nivel”. Cada nivel tiene una duración de 3 meses, y se puede realizar y pagar individualmente. En el primer nivel se conocen los equipamientos básicos que emplea un DJ, estructura y géneros musicales, ecualización, principios básicos de mezcla... me hizo gracia un comentario, “Primero se les enseña a hacerlo con los platos de toda la vida.” Me pareció gracioso ya que algo así contentará a algunos puristas del foro de Hispasonic que en el anterior artículo sobre formación se quejaron porque no vieron unos Technics en ninguna de las fotos que mostramos del instituto que visitamos. También en este nivel se trabaja la mezcla con CD’s y la preparación de sesiones.

A partir del segundo nivel se comienzan a trabajar aspectos de producción musical, configuración del estudio (nos condujeron a uno de los estudios en los que no había un solo cable y nos comentaron que los alumnos deben saber ponerlo todo ellos solitos), empleo de loops, secuencias MIDI, sintes, samplers, cajas de ritmo... también se trabaja con Reason y Ableton Live. En este nivel también se trabaja con Traktor y Serato + Live. En el tercer nivel se continúa con producción, trabajando procesadores de dinámica, EQ, efectos, mezcla multipista, automatización... También se trabajan cuestiones de remixing e incluso mastering. Se tratan además cuestiones teóricas sobre contratación, propiedad intelectual y autopromoción.

El primer y tercer nivel son 60 horas mientras que el segundo son 90. Se va a clase dos días a la semana, cada día son 3 horas de clase y hay turnos de mañana y tarde. Hacer el curso completo con los 3 niveles cuesta 3.460 euros. Lo que me pareció más interesante y competitivo fueron dos cosas: los grupos de alumnos son de entre 4 y 6 personas, algo fabuloso pues garantiza una atención totalmente personalizada y favorece que se pueda llevar un buen ritmo de clases sin que nadie se quede rezagado. Lo segundo era que, aparte de las prácticas propias del curso, los alumnos pueden disponer de las instalaciones para realizar prácticas siempre que estén libres, sin límites de número de horas. Respecto al profesorado me explicaron que eran todos DJs profesionales de trayectoria contrastada. Pregunté sobre si tras los estudios ofrecían bolsa de trabajo o algún tipo de prácticas, y me comentaron que actualmente no hacían nada de eso, reconociendome además que hoy por hoy en el sector es realmente complicado ofrecer algo así. En el tema de becas actualmente tampoco ofrecen nada, aunque para gente con algunos problemas para pagar de golpe los estudios sí que tienen opciones de financiación.

Me llevé una buena impresión del equipamiento disponible para las clases enfocadas puramente a técnicas DJ, contaban con todo lo necesario, desde los típicos Technics y mixers, hasta todo tipo de controladores (creo que tenían toda la gama de Native Instruments), reproductores Pioneer, ordenadores... y por descontado todo tipo de equipamiento en los estudios de Microfusa para el aprendizaje de todos los contenidos de producción musical. Nuevamente me asaltaron algunas dudas, y era sobre el tiempo que quizá tenía dedicado a los aspectos más teóricos del sonido y el trabajo en estudio, quizá era poco tiempo, aunque con la ventaja de los grupos de alumnos tan reducidos, el aprovechamiento del tiempo sea bastante bueno.

Algunas conclusiones

Tras haber pasado en esta ocasión por dos escuelas privadas con programas de estudios propios y haber pasado previamente por una escuela pública con un programa de estudios oficial es hora de extraer algunas conclusiones. La primera y más evidente, es que en este tipo de escuelas se paga por algo muy determinado: el poder aprender materias muy concretas de manera muy práctica desde el primer momento. Además ese aprendizaje práctico se realiza empleando el mismo equipamiento tecnológico (hardware y software) que luego el alumno puede encontrar trabajando, no hay ninguna diferencia, así que el alumno no se va a sorprender de nada. En el caso de los cursos concretos que hemos visto, centrados más en producción de música electrónica y técnicas DJ, quizá el equipamiento necesario no sea tan exclusivo, pero sí que los centros cuentan con equipamiento de un nivel muy bueno para estos cursos. El poder estar en contacto directo con todo este equipamiento, es realmente la justificación del precio de este tipo de cursos, hay que tener en cuenta que en estos centros de enseñanza deben realizar grandes inversiones en adquirir el equipamiento y en mantenerlo actualizado (algo complejo, cada año salen cosas mejoradas) y al ser un centro privado, la financiación evidentemente sale exclusivamente de lo que pagan los alumnos. Ya os comenté en el anterior artículo que el equipamiento del centro público que visité no estaba mal, aunque en este caso debo decir que el equipamiento e instalaciones de ambos centros es sencillamente espectacular, y me quedo corto con el adjetivo. Por otra parte también se paga por el profesorado, que suele ser gente que obtiene el trabajo por una trayectoria profesional contrastada. Muchas veces estos profesores continúan teniendo una actividad profesional en el mundo audiovisual que compaginan con su actividad docente. Lo mejor de aprender algo de manera práctica es que te lo enseñe alguien que lo ha hecho antes que tú muchas veces, que lo ha hecho bien, y que además lo sigue haciendo.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
11
Comentarios

Regístrate o para poder comentar