Sonido en vivo

Un sector machista

Michelle Sabolchick Pettinato
Michelle Sabolchick, FOH con las Indigo Girls en 1998

En plena vorágine del día de la mujer trabajadora, 8 de marzo, me doy cuenta que el sector del sonido en vivo está dominado totalmente por los hombres. Apenas hay mujeres y las que hay, ¡vaya machotes! Siento que nuestro sector es la excusa que domina la tendencia y que resta en el olvido, ajeno a las críticas del sector feminista, en cuanto han sido ellas las que sí o sí han ido evitando entrar en este mundo copado, por necesidad e imperancia, por el hombre. Claro. No es que nuestro sector sea machista, es que está hecho por y sólo para hombres… o eso parece.

Podríamos empezar por la necesidad de ser fuertes. Somos auténticos hombres de hierro capaces de cargar y descargar camiones a velocidad punta, sin necesidad de palés ni montacargas especiales. Lo hacemos porque queremos, a veces para demostrar quién manda en la jaula. Una mujer no podría ni tan siquiera meter el rack de compresores entre los remontados subs y la caja de las cegadoras. Y luego remontar esas PAs de 100 kg por caja una encima de la otra o algo tan sencillo como enclavar, hoy en día, los pines de un array de 12 cajas por lado. ¡Si hasta cuando no podemos nos llamamos nenazas los unos a los otros! Lo que nos jodería que una mujer nos ayudara ¿verdad?

O con los horarios. Jornadas interminables día sí y día también de 20 horas. Ahí, con la misma ropa que nos quedó limpia tres días atrás, bañada en ese sudor de machote que nos hace característicos. ¿Cómo van a poder ellas si además cuando vuelvan tendrán que preocuparse por sus qué haceres? Nosotros procreamos pero no podemos tener cuidado de nuestro hijos… Por eso tenemos este sueldo, para que una vez en casa nos traten como reyes (aunque de enero a abril ‘buscamos oportunidades de trabajo’).

¿Y qué me decís de la responsabilidad? ¿De ese carácter que muchos tenemos para con los técnicos y músicos visitantes? Sin esa mala leche y frente arrugado nos tomarían el pelo… con ellas todo sería más complicado: se atreverían a sucumbir a las exigencias de aquellos supertécnicos de papel que no saben más que nosotros.

La verdad es que podría seguir largo rato enumerando la cantidad de tonterías que he ido escuchando durante años en nuestro sector. Sin duda alguna sí, trabajo (y amo) un sector tremendamente machista, ejemplo de lo que no puede ni debe ser en una sociedad moderna como en la que queremos convivir. Más bien al contrario: cada vez que veamos una mujer en nuestro sector deberíamos alzarla en un altar y pedirle disculpas, por ese acto heroico que es querer compartir en un mundo machista. Pero hacerlo en silencio, puesto que las que conozco que trabajan en este sector lo hacen con la misma pasión que nosotros, o quizá más visto que tienen que renunciar a muchísimo más. Lo que menos esperan de nosotros, los hombres, es que perdamos el culo ayudándolas (que no ayudándonos… que hay muchísima diferencia), lo que demuestra este carácter machista que nos define.

Los hombres hemos sacrificado mucho para poder trabajar en este sector, pero son muchos más los sacrificios que estas todavía escasas mujeres están ejerciendo de forma tímida pero espero que constante. Muchas de ellas seguramente han renunciado a estándares sociales que deberíamos haber dilapidado años atrás. Dejan de lado responsabilidades que antes creíamos exclusivas de ellas para entrar en un mundo donde, en realidad, todavía les exijimos mantener. Son ellas las que seguramente retrasan o, simplemente, descartan tener descendencia, conscientes que hacerlo podría suponer el fin de su carrera. Y no sólo me refiero al mundo del directo, pues en estudio todavía espero encontrarme con una ingeniera de sonido, dueña y maestra de su saber hacer. Si sois capaces de nombrar a una, pensad que es la excepción.

No, no lo tienen más fácil hoy que antes. Soy el primero que temía tener que remontar esas MSL-3 por miedo a no ser capaz de alzarlas. Incapaz de hacer más de tres flexiones seguidas, no me veo capacitado para decir que una mujer no tiene capacidad de ello. No, no por ser quienes son no tienen la capacidad negociadora y de control que creemos exclusivo del hombre. A veces, os diría, tienen esa mano izquierda y falta de prejuicio que a muchos nos determina nuestro carácter. Si algo deberíamos querer de ellas es aprender mucho más.

El día de la mujer trabajadora es un fuerte varapalo para nosotros, para los técnicos de sonido del directo, de estudio… y hasta diría —pero no me atrevo a afirmarlo tan tajantemente por desconocimiento— del sector musical. Estamos muy atrasados en lo que a dignidad laboral se refiere, pero justamente algo que podemos solucionar, como este atávico machismo, parece que tampoco nos apetece solucionarlo.

R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
21
Comentarios

Regístrate o para poder comentar