Informática musical

Balkan Ethnic Orchestra, instrumentos tradicionales hechos librería

    En este artículo...

Hoy nos detenemos en otra de las librerías del estilo que más me gustan, muy novedosa y dedicada a instrumentos muy particulares, en este caso instrumentos balcánicos, con una enorme cantidad de instrumentos y variedad: Blakan Ethnic Orchestra de Strezov Sampling. Strezov Sampling es una compañía nacida en 2012 bajo la dirección del compositor búlgaro George Strezov, y se ha hecho un hueco en estos años por varias de sus librerías, especialmente las librerías corales como Arva, Wotan o Storm Choir.

La filosofía de mantener las pequeñas imperfecciones de las interpretaciones, que Strezov comparte con algunos otros desarrolladores, dan a sus librerías un aire de naturalidad muy especial, y esta Balkan Ethnic Orchestra no es diferente. La gran cantidad de contenido de la librería se divide en varios apartados, que van desde una banda de metales balcánica tradicional, a instrumentos étnicos (aunque no sé si la palabra adecuada sería mejor folclóricos) de los Balcanes, pasando por percusión o una completa colección de pads para incorporar a nuestras composiciones.

Se ha intentado mantener el espíritu tradicional que anima a estos instrumentos y su peculiar forma de interpretación en algunos casos, pero veremos que estos sonidos son mucho más polivalentes de lo que podría pensarse.

Lo cierto es que en Europa hay pocas regiones como los Balcanes con tanta tradición en cuanto música folklórica se refiere, probablemente por ser una región de confluencia entre las culturas otomanas y musulmanas, eslava, gitana y centroeuropea. Desde los cantos y armonías tradicionales, estudiados desde principios del siglo XX por Béla Bartók y Zoltán Kodály, hasta la gran cantidad de diferentes instrumentos folclóricos, muchos de ellos presentes -con pequeñas diferencias- en todos los países balcánicos, oriente medio y muchos países eslavos como Rusia o Ucrania, probablemente los Balcanes sean la zona con mayor y más específica tradición musical propia de Europa (junto con España y nuestra confluencia propia de culturas, claro). Así que si te gusta Goran Bregovic, la música klezmer o la música tsigan, ¡sigue leyendo!

¿Qué es Balkan Ethnic Orchestra?

Balkan Ethnic Orchestra es una librería para Kontakt Player 5.7.1 (no es necesaria la versión completa de Kontakt, aunque también funciona en la versión completa, claro), con un peso de algo más de 28,6 GB comprimidos en el formato propietario de Native Instruments (para la instalación hacen falta 50GB libres en el disco duro). Al ser librería para Kontakt Player, es compatible con el hardware de Native Instruments y está adaptado al sistema NKS.

La librería está dividida en 5 partes claramente diferenciadas, cosa que también nos indica la cantidad de instrumentos y contenido diferente que ofrece. Estas 5 partes diferentes son las siguientes: banda balcánica (con los instrumentos tradicionales de una banda de metales balcánica), Coro étnico (un cuarteto vocal), instrumentos étnicos (incluye 20 patches de instrumentos balcánicos), pads (numerosos pads derivados de las grabaciones acústicas y divididos entre las familias “futuristas” y “fantasía”) y una última categoría dedicada a la percusión (incluyendo batería y todo tipo de percusión tradicional balcánica).

La librería se ha grabado en Sofia Session Studio, en Bulgaria, y todos los instrumentos incluyen dos posiciones de micrófono, una cercana y una de sala (con bastante ambiente). La mayoría de instrumentos incluyen true legato y todos están muestreados en profundidad.

Descarga, instalación e interfaz

La librería está disponible para compra y descarga en la página www.strezov-sampling.com, y se realiza a través de enlaces de descarga que aparecen en tu cuenta de usuario. Con el tamaño de la librería, hay que descargar las 12 partes en formato .rar, y una vez descargadas las partes se descomprimen en la carpeta de nuestra elección. Una vez hecho esto, simplemente copiamos nuestro número de serie que también está siempre en nuestra cuenta de usuario en Strezov) en Native Access, y al abrir Kontakt ya tendremos la librería en la pestaña libraries.

La verdad es que a pesar del requisito de estar conectado a internet que tiene Native Access, no comparto los problemas o dudas que ha suscitado entre los usuarios (a excepción de que borre automáticamente los instaladores del disco duro, cosa que parece ser que NI va a cambiar). Todas las instalaciones que he hecho con Native Access han ido perfectas y sin problema.

La interfaz de Balkan Orchestra es muy sencilla, y el desarrollador ya explica que han querido potenciar la “tocabilidad” y la sencillez de uso, con menos keyswitches, menos complicación en la interfaz en cuanto a controles, y algún otro truco dependiendo de los patches (sobre todo en el coro y la sección de percusión).

Interfaz básica de Balkan Orchestra
Interfaz básica de Balkan Orchestra
Strezov sampling

La interfaz presenta los controles necesarios: las dos posiciones de micrófono con opciones de mute, solo, purge y la posibilidad de escoger la salida de cada una, los controles del legato y la reverb incluida, y un control para panoramizar el micro close (buen añadido siempre, ya que permite ubicar el instrumento dentro del panorama y utilizar el micro Hall para darle mayor o menor ambiente de sala sin interferir con la posición del micro close). Esta es la interfaz básica, sencilla a más no poder. La única pega que le pondría, aunque entiendo que es una decisión de marketing, es que la interfaz se carga por defecto en modo “ampliado”, con el logo de Balkan Orchestra a la izquierda, aunque es posible minimizarla al tamaño clásico de kontakt con un par de clics. La interfaz de la sección coral y de percusión tiene algunas peculiaridades que veremos.

Las diferentes familias de la librería

Balkan Band

La primera familia que nos encontramos en la librería es la dedicada a una banda tradicional balcánica, e incluye diferentes instrumentos de metal, junto con un contrabajo, un acordeón y una guitarra. Arrancando con estos tres últimos instrumentos, el contrabajo es el que más me gusta, con su sonido crudo, crudísimo, casi un instrumento de percusión y con un cuerpo tremendo. Al cargar el instrumento aparecen diferentes zonas del teclado de Kontakt coloreadas. En la parte inferior están las notas del contrabajo, el Mi de la octava central dispara un golpe sobre las cuerdas, y en las octavas superiores hay una colección de slides arriba y abajo para todas las notas. Funcionan muy bien para dar variedad a la línea que estemos tocando (igual que el slap).

El acordeón suena -correctamente - a acordeón antiguo, machacado y folky en el mejor sentido. Cambiar de la articulación sustain a staccato hace que se puedan tocar también notas ornamentadas dependiendo de la velocidad (las velocidades superiores de pulsación disparan un staccato ornamentado). Los staccatti ornamentados merecen mención aparte, ya que están presentes en muchos de los instrumentos de la librería, fundamentalmente para obtener un sonido más auténtico en los sonidos cortos. Las bandas tradicionales balcánicas (búlgaras, húngaras, bosnias, etc) rara vez interpretan los staccati de forma clásica, con las notas bien definidas y separadas, sino que suelen hacerlo con una pequeña apoyatura, una especie de pequeño slide hasta la nota prevista. Los instrumentos con staccati ornamentados funcionan todos igual: la articulación sustain o legato aparece por defecto al cargar el instrumento, y el rango del instrumento aparece en azul en el teclado de kontakt; al cambiar la articulación a staccato, aparece un segundo rango marcado en verde en las octavas superiores del teclado, de modo que los staccati “normales” están donde deben estar, y los staccati “ornamentados” aparecen en las octavas superiores. De esta manera es fácil alternar entre los dos tipos de staccati o utilizar uno u otro manteniendo el rango dinámico completo del instrumento (cosa que no hubiera ocurrido si se hubieran mapeado los ornamentos a la velocidad). La guitarra también tiene un sonido auténtico, pero echo en falta la posibilidad de tocar todas las notas, ya que el muestreo es de las notas graves para hacer una línea de bajo y después, en las octavas superiores, una triple colección de acordes (mayores, menores y disminuidos) para poder hacer un acompañamiento realista. Ya que se muestreaba una guitarra, se podían haber añadido las notas cromáticas, aunque también es cierto que no faltan instrumentos de cuerda punteada en la sección étnica.

El resto de instrumentos de la Balkan Band son metales, todos con la denominación gypsy delante (porque las bandas tradicionales balcánicas han tenido históricamente muchísima influencia e innumerables intérpretes de etnia gitana). De tesitura grave a aguda, tenemos una tuba, dos trombones diferentes, un bombardino, un fliscorno y dos trompetas diferentes. Es decir, tenemos la tesitura completa de una banda de metales, y todos los timbres presentes (el añadido de bombardino y fliscorno es un plus, porque son instrumentos muy poco muestreados)

La tuba tiene un sonido redondo y bastante grueso, como debe ser, un poco de micro hall (o mucho), le da una enorme profundidad. Al final en los instrumentos de metal el micro Hall es más importante que en otras familias, porque la interacción sonora del instrumento con la sala es especialmente importante en los metales. Siguiendo con los graves, los dos trombones son muy tocables y tienen un sonido que servirá incluso para temas más jazzísticos, porque están interpretados con un poco de vibrato, cosa que en los trombones orquestales jamás ocurre. El segundo trombón tiene un poco más de vibrato, pero los dos trombones son muy expresivos. Eso sí, se ha considerado el punto de vista tradicional, y los instrumentos que en las bandas tradicionales dan el apoyo armónico no tienen legato. Los trombones pueden tocarse de forma polifónica para interpretar acordes dulces a modo de pad, y suenan de maravilla.

El bombardino me encanta, con su timbre entre trompa y trombón, digamos. De hecho, el bombardino (o eufonio) está poco muestreado en general, y es un instrumento con un sonido bastante particular, que puede interpretar las partes de una trompa, un fliscorno o incluso una trompeta baja. Incluso a nivel de librerías orquestales es un instrumento que aparece muy poco, y es útil (casi diría que imprescindible) para hacer música de banda. Basta con mirar las obras de Sousa para ver que los bombardinos tienen mucho protagonismo. Caso parecido es el del fliscorno, un instrumento muy usado en bandas de marcha y en jazz, con un timbre más aterciopelado que la trompeta (y un registro algo más grave). Con el fliscorno me pasa como con el bombardino, que precisamente por estar poco representado en el mundo de las librerías y tener un timbre muy cálido, y siendo un instrumento utilísimo para hacer arreglos de banda y para dar un color diferente a los metales de la orquesta. El fliscorno de Balkan Orchestra suena genial, sin el tono afilado de la trompeta. Arreglar un acorde con los sustains del bombardino y el fliscorno produce un timbre aterciopelado perfecto como “colchón” para un solista. Los dos instrumentos tienen los staccati normales y ornamentados, así que, si queremos que nuestra banda suene balcánica, basta con utilizar los staccati ornamentados para transportarnos de golpe a los Cárpatos o las Ródope.

Las dos trompetas son muy diferentes. La trompeta legato permite realizar melodías con un tono muy especial y expresivo, porque se han interpretado las notas con una intención muy particular, podéis escucharlo en el primer tema demo. La segunda trompeta tiene el añadido en las octavas graves de varias frases pregrabadas (también presentes en otros instrumentos de la librería), tanto para añadir frases reales a nuestras composiciones como para aprovechar la librería y enseñar un poco de musicología (cosa que agradezco especialmente), para poder escuchar al intérprete tradicional y la esencia de la música balcánica.

Sección étnica

Junto con la banda balcánica, la sección étnica creo que es la joya de la corona de la librería, sobre todo porque se ha querido ser respetuoso con los instrumentos y formas de interpretación tradicionales. Las otras secciones de la librería son fantásticas, entendedme bien, pero a mi particularmente el hecho de que Strezov se haya tomado el trabajo de muestrear todos estos instrumentos tradicionales con tanto cariño para mostrar los sonidos de su país natal me parece brillante. Vaya por delante, todos los instrumentos de la sección étnica suenan de maravilla, y termina siendo un tema de gusto personal la preferencia por unos sonidos u otros.

Básicamente se han muestreado un conjunto representativo de los instrumentos balcánicos tradicionales: varios instrumentos de viento-madera (sobre todo de doble lengüeta, que serían equivalentes a nuestra dulzaina o a nuestra gralla), instrumentos de cuerda frotada como el violín y la gadulka, la tambura como instrumento de cuerda pulsada y además diversas flautas tradicionales y típicas de Bulgaria o Macedonia.

Lo primero que encontramos es una familia completa de Duduk, en dos variantes diferentes. Por un lado, tenemos dos instrumentos búlgaros, de sonido bastante diferente al del Dziranapogh armenio (el instrumento mundialmente conocido como Duduk desde Gladiator), y por el otro una familia completa del mencionado Duduk armenio. Se ofrecen un Duduk búlgaro grave y otro agudo, con un tono entre el Duduk armenio y una flauta, o más similar al Ney persa. La verdad es que es un instrumento muy expresivo, y me ha gustado más el grave, me parece más “usable” teniendo un registro algo más amplio.

Los tres Duduk armenios tienen un sonido bastante más directo y natural que los Duduk habitualmente hiper-procesados de otras librerías, la verdad. Hay tres opciones, contralto, tenor y bajo. Los Duduk tenor y bajo tienen frases pregrabadas maravillosas, y además el legato es ornamentado, de modo que la primera nota de una frase legato, si pulsamos con suficiente velocidad, tiene un giro u ornamento típico de este instrumento.

El otro instrumento de madera muestreado es una flauta tradicional de Bulgaria, pero también de Turquía, Grecia, y el resto de países balcánicos, el Kaval. Esta es una flauta de madera abierta en los dos extremos, con un sonido profundo y amaderado (como no podía ser de otra manera). Es de la misma familia que el Ney persa, aunque con un registro más agudo. También se proporcionan frases, giros ornamentados en el legato, y adicionalmente una octava que hace diferentes efectos típicos del instrumentos para añadir a la interpretación (efectos que son difíciles de conseguir programando samples separados).

Kaval
Kaval búlgaro en Re
Radoslavpaskalev

El último instrumento de madera muestreado es la Zourna, un instrumento de doble lengüeta que se utiliza en diferentes variantes desde los Balcanes hasta Afganistán o el Magreb, con un sonido muy potente, pero también muy estridente. Realmente es tan estridente que no lo consideraría un sonido melódico, pero este sonido seco y de graznido es útil para determinadas aplicaciones (mucho más cinematográficas).

Dentro de la familia de cuerda, tenemos dos patches dedicados a la Tambura, instrumento muy utilizado en todos los países balcánicos, similar a una mandolina o a nuestro laúd. El primer patch es de quintas, teniendo las quintas cortas en las octavas inferiores del teclado, y las quintas largas en las octavas superiores. Como las notas interpretan quintas, en un patch perfecto para grabar fácilmente acompañamientos sin que éstos interfieran en el contenido armónico de los demás instrumentos. El otro patch es una Tambura solo, con las articulaciones legato, staccato y tremolo. Este instrumento se ha convertido a la primera en uno de mis favoritos.

También dentro de la cuerda frotada tenemos dos instrumentos, la Gadulka y el Kemane. La Gadulka es un instrumento de cuerda con varias cuerdas melódicas y muchas cuerdas que vibran por simpatía, pariente directo del Kemençe o el Gusli. El sonido es muy característico y permite ejecutar efectos muy diferentes, desde pizzicato, hasta drones extrañamente orgánicos, y por supuesto sirve para interpretar melodías o ejecutar partes rítmicas. Los diferentes patches dedicados a la Gadulka nos ofrecen todo tipo de notas cortas, clusters, legato, en solo o en conjunto de tres gadulkas. El Kemane es más parecido a lo que sería un violín moderno, pero con un sonido bastante más agresivo y natural, menos refinado en el mejor sentido.

También se han incluido tres instrumentos “clásicos” pero con un modo de interpretación enormemente folk: dos variedades de violín, un clarinete y una voz humana. Las dos variantes de violín, tocadas “a la zíngara”, producen un sonido maravilloso, alternando en el legato entre la nota normal, sul ponte y armónico, sin solución de continuidad. El clarinete tiene un sonido nasal muy tradicional también, aunque hubiera agradecido que el legato permitiera tocar pasajes muy rápidos también, pero a un tempo rápido, las transiciones suenan menos naturales. La voz Gypsy me recuerda a una voz flamenca, salvando las distancias y los giros, pero es una voz masculina que en el registro agudo se le nota a plano pulmón, definitivamente una voz rota y bastante flamenca.

La colección de instrumentos llamados étnicos en la librería es completísima, y son sonidos que sin duda pueden utilizarse en diferentes géneros, fundamentalmente porque son timbres poco oídos. Al natural, o aplicando cualquier efecto a nuestro gusto, tenemos disponibles instrumentos desconocidos para la mayoría de la gente, timbres muy peculiares, y muestreados en profundidad y con multitud de opciones.

Coro, percusión y pads

Las otras tres secciones de la librería también son muy completas. El cuarteto vocal incluye tres patches, dos legatos con “ah” y “eh”, y un patch constructor de palabras. Los dos instrumentos legato tienen una sonoridad oriental increíble, que nos recuerdan a los coros búlgaros en toda su expresión. Las muestras tienen incluido un vibrato muy “étnico” en las dinámicas más fuertes. Además, los dos instrumentos llevan poli-legato, de modo que pueden tocarse las diferentes voces de un acorde y realizar líneas legato juntas, moviendo independientemente cada voz. Funciona de maravilla, la verdad, y lo cierto es que tanto los patches legato como el patch de palabras tienen un sonido muy directo y definido, gracias a que es un cuarteto vocal y no un coro completo. Para aquellos que tengan alguno de los últimos coros completos de Strezov, el cuarteto de Balkan Orchestra es totalmente compatible y añade detalle al coro completo, o sirve para realizar partes en cuarteto que contrasten con el coro completo.

El instrumento con el constructor de palabras es muy flexible y tiene una enorme cantidad de opciones, desde construir las palabras con las sílabas disponibles, cambiar su duración, aplicar legato entre ellas, activar un legato ágil para poder continuar una línea con la vocal de la sílaba, y otro montón de posibilidades. Lo mejor es consultar el manual para ver todo lo que se puede hacer.

Los Pads lo cierto es que me han encantado, y eso que hay cantidades ingentes de pads en muchísimas librerías. Lo bueno de los pads de esta librería es que es claramente perceptible el material original que han manipulado, por lo que tienen una cualidad orgánica poco frecuente. No se han manipulado los sonidos hasta hacerlos digitalmente irreconocibles, sino que la gadulka se escucha en alguno de ellos, los sonidos más aéreos tienen componentes del Kaval y el Duduk, y así sucesivamente.

Están divididos en dos categorías, futuristas y fantásticos, los primeros más contemporáneos y modificados, y los segundos más orgánicos y perfectos para cualquier colchón de fondo para un instrumento melódico si tenéis que poner música a algo mágico, o a un tema de chill-out. Los pads se cargan en un solo instrumento, y se navega por los diferentes sonidos gracias a los snapshots de Kontakt. Esto permite simplificar la categorización y ahorrarnos navegar por carpetas y tener que cargar cada instrumento de kontakt por separado dentro de nuestra instancia.

La percusión también utiliza los snapshots para ahorrar RAM y poder cargar cualquier combinación de forma directa en un solo instrumentos. Incluye varios instrumentos tradicionales y étnicos, como los chans o el klepalo, pero también una batería folclórica y la darambuka (el equivalente balcánico a la darbuka) con multitud de articulaciones.

Interfaz nki de percusión de Balkan
Interfaz de los instrumentos de percusión
Strezov sampling

El instrumento de percusión se carga en diferentes zonas, que se visualizan en el teclado en diferentes octavas y colores, y en 6 zonas con tres controles idénticos en la interfaz. A la izquierda tenemos las dos posiciones de micro igual que en los demás instrumentos de la librerías, pero a la derecha aparecen las 6 zonas mencionadas con tres potenciómetros debajo. El primero afecta a la afinación de cada zona, de modo que es posible afinar al gusto solamente la caja de la batería, o el bombo, o afinar más profundos o más agresivos los diferentes sonidos de la darambuka. Además del control de afinación, tenemos control sobre los transientes tanto del ataque de las muestras como del sustain, de modo que podemos hacer las percusiones más saltarinas o agresivas simplemente moviendo los potenciómetros de la interfaz. Muy sencillo.

Para entrar en una edición más completa, basta con pulsar en alguna de las secciones, y entraremos en una segunda parte de la interfaz donde podemos personalizar cada zona (y por ejemplo crear nuestro propio instrumento combinando zonas de los diferentes instrumentos de percusión), aplicar diferente EQ a cada zona, y salvar nuestros instrumentos editados. Si simplemente queremos cargar y tocar los instrumentos, no es necesario nada de todo esto, basta con cargar el nki de percusión, escoger nuestro instrumento con los snapshots, y sobre la marcha si necesitamos modificar la afinación o la EQ de algún elemento en particular, acceder a la segunda parte de la interfaz.

En cuanto al sonido, todos los instrumentos de percusión tienen el mismo sonido directo y crudo, totalmente folk, de sus acompañantes melódicos de la librería. Especialmente útiles de primeras son la Darambuka, con muchísimas articulaciones muestreadas en profundidad, el Tupan, la batería, y el conjunto de chans (pequeñas campanas afinadas).

En resumen...

Balkan Orchestra es una librería con muchísimo contenido, y gracias al cuidado en el muestreo y la programación, nos da la posibilidad de utilizar instrumentos balcánicos muy realistas en nuestras composiciones. Nos sirve para realizar música balcánica, otomana o incluso klezmer de la manera más tradicional posible (aunque para determinadas músicas la inclusión de la posibilidad de utilizar afinaciones diferentes sería un plus que se está contemplando en una actualización). La calidad de los instrumentos melódicos como el Kaval, la Tambura o la Gadulka, o la percusión del Tupan y la Darambuka, nos permiten además utilizar estos sonidos en producciones muy diferentes, en el momento en que queramos usar un sonido poco habitual o dar un aire diferente a una composición orquestal o para audiovisuales. Para encajar los instrumentos, el añadido de las dos posiciones de micro nos facilitará la vida.

El único instrumento que echo de menos en la librería, aunque no sea un instrumento específicamente búlgaro o serbio es el címbalo, que hubiera sido un añadido muy interesante para poder hacer música de cualquier punto de los Balcanes, varios países eslavos, e incluso utilizar los sonidos (si se incluye la microafinación) en música del medio oriente.

Como a mi me encanta la música balcánica, y me encanta que muchos de sus temas tradicionales estén en 5/8 o 7/8, la librería, en resumen, me encanta.

Pros

  • Todos los sonidos necesarios para hacer música balcánica, otomana o klezmer de forma realista. Además, muchos instrumentos melódicos van a dar un color diferente a nuestras composiciones.
  • Enorme librería, que incluye desde pads o percusión a multitud de instrumentos melódicos, rítmicos o armónicos, todos magníficamente muestreados.
  • Se nota el cariño que ha puesto Strezov, compañía búlgara, en el muestreo de sus propios instrumentos nacionales, así que la librería es casi, casi, una lección de etnomusicología para quienes no estén familiarizados con esta música y estos instrumentos. Esto también puede convertirse en una contra para algunos: si alguien busca un clarinete o violín “normal” o sonidos muy procesados y “occidentalizados”, no lo encontrará aquí.

Contras

  • Ya he comentado que sería muy bueno añadir la microafinación en una actualización, ya que la Gadulka, el Duduk o la Tambura pueden usarse para hacer música oriental, pero para ello es imprescindible afinar algunas notas en microtonos.
  • El único instrumento que echo de menos (dentro de la multitud que ya hay) es el címbalo, para poder realizar música tsigan, húngara o eslava con el perceptivo címbalo. Es verdad que hay unos cuántos en el mercado, y que la música tradicional de verdad búlgara incluye normalmente Kaval, Tambura, Gaida, Tupan y Gadulka (nada de címbalo, pues).
  • Esto es una tontería, pero como de momento no hay demasiados instrumentos de Kontakt que aprovechen el nuevo ancho de interfaz, preferiría que por defecto la librería se cargara con el ancho “tradicional”.

Detalles y requisitos

Librería para Kontakt Player 5.7.1 (no es necesario el Kontakt completo). 28,6 GB de contenido dividido en cinco familias: banda, étnico, pads, coro y percusión.

Contiene muchísimos instrumentos balcánicos tradicionales, incluidos muchos que nunca se habían muestreado, y se mantiene la interpretación más fiel a la tradicional folclórica de los Balcanes. Muchos instrumentos tienen legato y también frases pregrabadas.

Balkan Orchestra tiene 2 posiciones de micro diferentes que podemos combinar para darle más ambiente de sala o tener los instrumentos más cercanos en nuestra mezcla.

Ahora mismo, hasta primeros de 2018, tiene un precio especial de lanzamiento de 329$ (su PVP será después de 399$)

Más información, demos y vídeos en www.strezov-sampling.com

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios
  • casquinha
    #1 por casquinha hace 3 semanas
    Guapisimo.
    1
  • Mister Carrington
    #2 por Mister Carrington hace 3 semanas
    Fenomenal revisión de esta librería.

    Me estoy animando... Si logro vender alguna cosillas de las que tengo en el mercadillo lo mismo cae ésta.

    Un saludo.
    1
  • Iskra
    #3 por Iskra hace 3 semanas
    Gracias chicos!
    La verdad es que la librería desde que se anunció tenía muy buena pinta, y no defrauda. ;-)
  • Plodustol Pegalups
    #4 por Plodustol Pegalups hace 3 semanas
    Gracias, Iskra. Mira qué contentos se han puesto con la noticia...

  • alvaro
    #5 por alvaro hace 3 semanas
    Interesante ver cómo el sistema NKS logra cada vez más adopción en terceros.
    1
  • Iskra
    #6 por Iskra hace 3 semanas
    Cada vez más, es verdad. Casi que juraría que desde la versión 5.7 del player es obligado por NI (o quizá lo hagan ellos mismos en el proceso de encoding para player, al fin y al cabo les interesa potenciar sus controladores), porque desde esa versión no creo haber visto ninguna librería para player sin compatibilidad NKS...
    Pero hablo por hablar por lo que he visto, no tengo confirmación de NI, así que no me toméis la palabra en esto; -)