DJ

Review del Kontrol Z1

El pasado verano Native Instruments nos trajo el Kontrol Z1, un controlador para su línea de software Traktor que quizá a causa de la habitual dispersión de los aficionados y los medios en la época estival (en Hispasonic no tomamos vacaciones, por cierto) pasó un poco desapercibido y quizá llamó más la atención de los profanos en el arte de pinchar por su certificación Apple. Ahora que he conseguido que una unidad caiga en mis manos, es hora de probarlo un poco más a fondo y decidir si el Z1 es un juguete tal y como muchos vocearon nada más ver sus fotos o realmente puede considerarse una pieza modular para montar un moderno set de DJ digital.

Sensaciones diferentes

La caja del Z1 es igual que la de los controladores X1 y F1, pero hay una pequeña diferencia en su apariencia exterior: el codiciado logotipo con la certificación Apple de compatibilidad con iPad e iPhone. Nos encontramos al abrir la caja con una curiosa novedad, un transformador de 15v con los correspondientes adaptadores para todo tipo de enchufes. También viene con dos cables de regalo, uno de ellos es el cable USB estándar y el otro termina en la clavija de 30 pines que durante años Apple ha empleado en sus productos de pantalla táctil. Tanto el cable con el conector de 30 pines como el transformador únicamente son necesarios para usar el Z1 con un iPad o un iPhone, a la hora de emplearlo con un ordenador lo conectaremos con el cable de siempre y sin transformador, y de hecho al usarlo con el ordenador no existe ninguna diferencia entre usarlo con o sin transformador, la iluminación no disminuye ni el sonido pierde fuerza. A la hora de emplearlo con el iPad el transformador es necesario, lo cual es una lástima ya que resta movilidad al asunto, aunque el lado positivo es que el transformador además de alimentar el controlador también carga la batería del iPad.

En la caja también tenemos pegatinas corporativas de regalo y los códigos para descargar y activar Traktor 2 LE, y esta es otra de las diferencias. Con este controlador ya no nos regalan la versión Pro de Traktor, aunque junto con Traktor 2 LE nos dan también un cupón de 50€ de descuento para la compra de Traktor Pro, lo que hace que la actualización quede en 30€ aproximadamente.

Otra de las diferencias del controlador está en los materiales utilizados para su construcción, aquí no hay mezcla de aluminio y materiales plásticos, aquí solo hay plástico. La carcasa es la habitual de plástico, pero en la parte superior en lugar de tener la placa de aluminio, tenemos lo que parece ser una fina capa de metacrilato transparente que lleva por debajo plástico negro con los rótulos de los controles. Por lo menos esta vez las serigrafías van por debajo y no se va a repetir lo que pasó con el Z2, que con el uso se borraban. Respecto al metacrilato, debo decir que tiene un aspecto que me gusta (tuve una VCI-300 y era el mismo aspecto) pero lamentablemente se llena de huellas de dedos rápidamente y se queda con aspecto de pantalla de teléfono móvil, así que me hubiera gustado más la plancha de aluminio negro. No estoy de acuerdo con comentarios que he leído por la red de gente diciendo que NI se equivoca empleando este material, que da un aspecto de juguete, ya que estoy ya bastante acostumbrado a ver aparatos para DJs tanto de gama alta como baja con este mismo tipo de cubierta, tanto usado en algunas partes como para toda la cubierta.

Respecto a los controles, el aparato ofrece controles para dos canales de mezcla con los tres controles habituales de EQ por canal, ganancia, filtro y volumen por canal, crossfader, botones para activar la preescucha, crossfader, botones de activación de filtro, botón Mode, botones de activación de preescucha y knobs para mezcla de auriculares, volumen de auriculares y volumen principal. Cada canal tiene un sencillo vúmetro (prefader) de leds azules con los dos últimos segmentos en naranja para que sepas cuando lo estás haciendo fatal aunque estés totalmente sordo. Salvo el botón Mode y los controles de volumen principal y de auriculares, todos los controles envían datos en protocolo NHL (para Traktor) y en MIDI para cualquier programa de ordenador. No envía datos a ninguna aplicación de iPad que no sea Traktor, aunque igualmente puede emplearse como interfaz de audio.

Los knobs son los mismos a los que nos tiene acotumbrados NI, personalmente tienen un feeling al moverlos que me encanta, y los del Z1 todavía un poco más, ya que son un poquito más firmes y para mi rozan casi la perfección. Los de EQ son de tamaño normal, mientras que los empleados para los filtros se usan unos más bajitos y gorditos y para ganancia y volúmenes de salida unos más pequeños, son estos últimos los que no me han gustado mucho, aunque se pueden reemplazar por unos Chroma Caps de tamaño normal, que tienen exactamente la misma forma que los knobs que monta NI.

Sobre los botones poco nuevo que decir. Creo que los de goma empleados para la activación de filtros y el botón Mode, internamente emplean un mecanismo distinto a los botones de otros controladores de NI por el sonido que hacen, pero la firmeza y respuesta parece la misma. Los dos botones de activación de preescucha son de plástico duro, redonditos y pequeños, un tipo de botón que NI lleva montando en sus productos algo de tiempo y que al parecer les funciona bien porque los siguen empleando, así que no habrán tenido feedback negativo por parte de los usuarios. Bueno pues yo los odio desde lo más profundo de mi corazón, son demasiado pequeños. Por suerte sólo tiene dos.

Lo malo llega con los faders, aunque son muy firmes, algo que personalmente aprecio ya que no me gusta que se muevan accidentalmente por un toquecito, tienen un deslizamiento muy poco suave. Esperaba encontrarme los mismos faders que en el F1, que son firmes y con un deslizamiento suave, pero no ha sido así. Además da la sensación en ocasiones de que la poca suavidad de deslizamiento cambia un poco según la parte del recorrido en la que está el fader. Respecto a su longitud no pongo objeciones, 50mm siempre han sido suficientes para mi, quizá porque me acostumbré a trabajar con ese tipo de fader. Entiendo que a otros no le guste, pero hay también que entender que haber metido un fader más largo en este controlador seguramente habría arruinado la buena separación que hay entre todos los controles y que hace que el controlador sea cómodo de usar para manos de todos los tamaños.

Respecto al crossfader, podemos decir cosas buenas y malas, por una parte es bastante suave, aunque tiene un poco de oscilación vertical, da la sensación de estar un poco suelto. A pesar de todo, tiene un cut lag sorprendentemente bueno (como de 1mm) y digno de usarse en turntablism, eso sí, no tengo claro lo que tardaría un turntablista experto en descacharrarlo...

Usando Z1 con Traktor Pro

Si usas un Mac no tendrás que instalar nada para usar el Z1, únicamente tener actualizado Traktor Pro (o el Traktor LE de regalo). En Windows es necesario descargar de la web de NI un driver e instalarlo, ya que no viene ningún CD en la caja que lo contenga. Al arrancar Traktor reconocerá directamente el Z1 y podrás usarlo directamente como controlador. Para emplearlo como interfaz de audio tendrás que seleccionarlo manualmente en las preferencias de audio.

Dejadme hablar primero del Z1 como interfaz de audio de 24bits y 96khz, ya que me ha sorprendido gratamente. El sonido que saca es realmente bueno, o dicho de otra forma, es igual de bueno que el de los interfaces de audio que ha sacado NI hasta el momento. Rango alto del espectro con una definición excelente, graves con presencia y nada coloreados, buena apertura del estereo… por lo que se paga en el Z1 no se puede pedir absolutamente nada más, tened en cuenta que el interfaz Audio A2 cuesta 99€, ofrece la misma resolución e igualmente dos salidas independientes. La latencia a la que puedes trabajar con el interfaz a la máxima resolución es bajísima, 2.2ms, y sin ningún problema de ruidos o interrupciones en el audio. El punto flojo de la interfaz llega en la conectividad, la salida de auriculares es un minijack y la principal es una salida RCA no balanceada. Es algo que además de lamentar me ha extrañado mucho, y tras darle vueltas solo he encontrado dos explicaciones posibles: una es que hayan tratado de abaratar costes, aunque no tengo claro que el abaratamiento sea muy elevado, y la otra es tener más espacio libre dentro del cuerpo de la unidad. Hay que tener en cuenta que esta gama de controladores de NI son muy delgados (de ahí que les haya venido tan bien sacar soportes para elevarlos), esta unidad mantiene esa delgadez y además de ser controlador también incluye en sus tripas la interfaz… pienso que los conectores grandes de jack para los auriculares y la salida principal, hubiera necesitado mayor espacio interno, espacio que no debe haber sido fácil para los diseñadores e ingenieros repartir. A fin de cuentas, tampoco es tan grave que la salida principal sea RCA, si usas un cable corto con buenos conectores y bien apantallado no deberías tener demasiado problemas.

Respecto al Kontrol Z1 como controlador en Traktor, no hay nada malo que decir. A pesar de no gustarme la poca suavidad de los faders, hay que decir que hacer ajustes de precisión no es nada difícil. Los botones guardan un par de sorpresas, la primera es que pulsando Mode antes de activar el filtro, puedes cambiar el tipo de filtro, siendo posible elegir entre el Z y el ladder. La segunda es que manteniendo pulsado Mode los botones de Cue A y Cue B sirven como controles de Play/Pause. Los knobs como ya he comentado tienen un tacto que me encanta, puedes moverte con ellos con total precisión desde -100% hasta +100% con un paso de 1%, es decir, tienes gracias al protocolo propietario de NI una resolución de 200 pasos en lugar de los 128 habituales del MIDI. En este dato hay cierta discusión entre los expertos en electrónica, ya que muchos defienden que en lugar de usar protocolos propietarios como hace NI con su protocolo NHL, habría que emplear MIDI de 14 bits que por sí solo proporciona mayor resolución que esos protocolos. El argumento que empresas como NI emplean para defender el protocolo propietario es que además de una mayor resolución pueden ofrecer al usuario con este tipo de protocolos opciones más sencillas de mapeo personalizado en sus propios programas… y es cierto, si tratas de remapear los controladores de NI en Traktor verás que en lugar de invocar un control por el comando que envía, lo invocas por su propio nombre rotulado en el aparato (Cue A, Filter B On, etc), lo mismo que para activar un led en un botón o el color del led, todo se hace eligiendo las cosas por su nombre en un menú. También es cierto que el lado negativo de estos protocolos es que se pueden emplear para respaldar modelos de negocio cerrado en torno a los programas y el hardware. El Z1 no obstante puede usarse para enviar MIDI fuera de Traktor con cualquier otra aplicación (Mode + Cue A + Cue B activa el modo MIDI), probé a mapearlo en Cross y no hubo problema.

El Z1 como elemento modular

Usar el Z1 con el ordenador supone necesitar emplear más controladores que añadan funciones de transporte o efectos. Lo lógico es pensar en el resto de controladores de NI, como el X1 y el F1, que ya sea con sus funciones mapeadas de serie o con las que nosotros queramos asignar, sirven perfectamente para complementarse mutuamente. Aunque claro, hacer combinaciones modulares con los 3 cacharritos de NI puede suponer también hacer un ejercicio matemático de comparación de precios, y con esto me refiero a que la gente puede pensar que sale más barato comprar un solo controlador que integre todo lo necesario, y precisamente NI ya vende también eso. Así que muchos pueden pensar que los productos de NI rivalizan entre ellos… pues yo creo que no, que atienden a necesidades diferentes.

Veamos, la primera aproximación a esto, y que ya he leído en varios foros, sería el hecho de que el Z1 + X1 (el nuevo) cuestan 390 euros… y una S2 cuesta solamente 100 euros más y tiene jogs, salidas balanceadas y algunas funciones más. Bueno, para algunos la S2 valdrá, pero para mi no. Ni me gustan los jogs que monta NI (si no haces scratch además los veo muy inútiles hoy por hoy), tampoco me gustan los botones pequeñitos redonditos de plástico duro que tanto abundan en la gama “S”, ni me gusta que la S2 no tenga controles de filtro dedicados… y como yo debe de haber unos cuantos que piensen parecido. Y también gente que prefiera la S2. O la S4.

La extraña relación del Z1 e iOS

La característica más comentada del Z1 es su compatibilidad con iOS y concretamente (o únicamente) con la aplicación Traktor DJ. Sobre esto, que así dicho suena muy simple, hay que explicar bastantes cosas. La primera es que el Z1 no es un dispositivo que envía MIDI normalmente y que se conecta de cualquier manera al iPad y que gracias a Core MIDI y Core Audio todo está resuelto… el Z1 tiene la certificación Apple y eso en realidad lo ha jodido (lamento la palabra pero es la que mejor lo define) todo, porque a partir de esa certificación hay que hacerlo todo al estilo Apple sazonado con dosis del estilo NI. Eso quiere decir que tienes que usar por narices el cable de USB a 30 pines con el logotipo de NI que viene en la caja, ni se te ocurra usar un cable USB de tu propiedad con el Camera Connection Kit ni tampoco un cable de USB a Lightning conectado directamente al Z1 porque no va a funcionar. Si tu iPad o iPhone es de nueva generación y emplea conector Lightning, por narices vas a tener que comprar un adaptador de 30 pines a Lightning (29€ más de gasto) que deberás conectar obligatoriamente al cable suministrado en la caja del Z1. En caso de no hagas esto tal y como lo he descrito, Traktor DJ no reconocerá el Z1. De hecho aunque hagas todo esto, otras aplicaciones únicamente reconocerán el Z1 como interfaz de audio, pero no como controlador MIDI, y es al parecer ese afán de cerrar el dispositivo a otros usos en el iPad por parte de Native Instruments lo que ha hecho que el Z1 solo funcione de la manera descrita. Algún moderador del foro de soporte de NI ya ha reconocido que el cable incluido con el Z1 es un cable propietario. ¿Y si pierdes el cable? Pues NI ya ha dicho que pronto se podrán comprar cables sueltos en su web… pero todavía no están disponibles. Otro asunto es el tema del transformador, que es totalmente obligatorio. Es el mismo transformador de 15v que también se emplea con el Z2 y con la maschine, así que si lo pierdes sí que puedes adquirir otro oficial. Hasta cierto punto es normal que haya que usar un transformador, no solo debemos alimentar un controlador con lucecitas, hay que darle energía a un interfaz de audio con dos salidas independientes. La pena es que no haya por el momento ningún tipo de batería externa compatible para poder tener una experiencia móvil total. El punto bueno del transformador con el Z1 es que te carga el iPad más rápido que con el transformador de Apple.

El uso del Z1 con Traktor DJ está dentro de lo predecible. Todos los controles actúan como uno espera, y el movimiento de los controles hardware se replica en movimiento de los controles en pantalla. En Traktor DJ no hay dos filtros seleccionables, pero el botón Mode puede emplearse conjuntamente con los botones de activación de filtro para activar los efectos y controlarlos con el mismo knob, aunque la selección del efecto debe hacerse sobre la pantalla táctil. El botón Mode combinado con los de preescucha aquí sirve también como control Play/Pause. Si hubieran incluido alguna forma de controlar los loops desde el Z1 (me resulta odioso controlar los loops con gestitos en la pantalla táctil) creo que la cosa ya hubiera sido casi perfecta. Los hot cues se manejan en Traktor DJ muy cómodamente desde la pantalla, así que no hay necesidad de integrarlos en el dispositivo.

Paradojas de la tecnología

Resulta muy paradójico usar Traktor DJ con el Z1, especialmente si usas un iPad Mini o un iPhone, lo que hace el setup todavía más pequeño. Se hace raro ver que con algo tan simple se puede pinchar a dos decks con unos resultados muy decentes. Incluso puedes grabar tus sesiones y compartirlas con todo el mundo. Cuando ya lo analizas fríamente no es tan raro… a fin de cuentas la potencia de procesador contenida en los últimos dispositivos iOS es mayor que la de los primeros ordenadores que hicieron correr las primeras versiones de Traktor, que ya servían para hacer un trabajo de DJ excelente. Otra cosa es la concepción que el público pueda tener del asunto… ¿sería ridículo ver a un DJ con un iPad y este controlador trabajando en directo delante de miles de personas? La verdad es que esa cuestión daría para un artículo de varias páginas, pero tratando de dar una respuesta corta diría que sería visualmente extraño (e incluso ridículo) por la costumbre que tiene la gente de ver al DJ rodeado de grandes elementos… pero desde un punto de vista sonoro poco (y en algunos casos nada) iba a cambiar. La gran mayoría de los DJs pincha a dos decks, de hecho una encuesta publicada en DJWorx hace poco así lo confirmaba, dejando al descubierto que sólo un 11% de los encuestados realmente pincha a 4 decks. Así que esa necesidad de tener un mixer o un controlador de 4 canales es en muchos casos una cuestión de escenografía. La información que aparece en las pantallas de los CDJ-2000 (por nombrar el trasto más grande que se me ocurre) la tenemos en la pantalla del iPad… no necesitamos jogs porque todo va sincronizado automáticamente (y los que pinchan con CDJ-2000 casi que también hacen lo mismo), muchos de los controles de un CDJ los estamos replicando al tocar la pantalla táctil… Que nadie se equivoque ni trate de hacer demagogia, no estoy tratando de decir que un iPad y un controlador de 200 euros sea algo tan bueno como una pareja de CDJ y un mixer, pero sí pretendo explicar como mucho de lo necesario para que un DJ haga su trabajo de manera normal, puede encontrarse en un setup tan aparentemente simple y de reducido espacio. Es lo que tiene la electrónica digital.

A pesar de todo esto, tengo interés en ver como evoluciona la relación entre Apple y Native Instruments, que por el momento es un poco rara. Aunque el Z1 tiene la certificación Apple, por el momento no lo he visto a la venta en las Apple Store, donde curiosamente sí he visto el DDJ-WeGo de Pioneer. Además en su publicidad Apple no emplea Traktor como ejemplo de aplicación para pinchar, emplea Djay (que es compatible con DDJ-WeGo). Sin embargo para celebrar el cumpleaños de la AppStore la aplicación que estuvo como gratuita durante un tiempo fue Traktor… También tenemos el lanzamiento reciente del X1 MK2, que inicialmente se rumoreaba que sería compatible también con iOS, e incluso el día de su lanzamiento durante un tiempo se pudo observar en la web oficial de NI un renderizado de la caja del producto con una insignia en la que se podía leer que era compatible con iOS y Traktor DJ, aunque después ese render desapareció y fue sustituido por el actual de la caja y que corresponde a las funciones del aparato, que es no tener ninguna compatibilidad con iOS. Pero después la compatibilidad volvió desde los controladores S2 y S4 en versión MK2 que se llevaban muy bien con iOS 6 pero al actualizar a iOS 7 la cosa se les puso cuesta arriba y no iban finos en todos los aparatos con iOS… en fin, como digo, habrá que estar atentos al culebrón de Native Instruments con Apple. Es algo así como “quiero quererte pero tú no quieres que te quieran”.

Conclusiones

El Kontrol Z1 es un controlador ideal como pieza central de un sistema modular basado en controladores de NI o incluso de otras marcas. Su calidad de audio es suficiente como usarse al lado de otros equipos de gama profesional sin miedo alguno hacer el ridículo. A pesar del tacto de sus faders, sus controles son en general cómodos y permiten ajustes de precisión. Salvando la molesta cuestión de cables y conectores, la integración con Traktor DJ en iOS se puede explotar de muchas maneras interesantes.

Lo que nos ha gustado

  • Excelentes knobs.
  • Crossfader con un cut lag bajísimo.
  • Muy buena calidad de sonido.
  • Precio ajustado.
  • Diseño que permite ser combinado con otros controladores de NI.

Lo que no nos ha gustado

  • La poca suavidad de los faders.
  • La obligación de usar el cable suministrado para emplearlo con iOS.
  • La conectividad del interfaz de audio.

Alternativas

Xone K2 por 290€ podría ser una alternativa interesante, ofrece en una configuración de espacio similar el doble de canales y muchos más botones, pero sus controles están más juntos y su interfaz de audio solo es de 16bits y 44khz.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
7

Productos relacionados

Comentarios

Regístrate o para poder comentar